Connect with us

Toques

El que a hierro mata

Claro que eso debió suceder en la inauguración oficial del torneo de béisbol profesional en Santiago. ¡Pero no fue así!.

Juan Sánchez Peralta (Juanchy)/ Fuente Externa

Héctor García

Días antes de iniciar el torneo de béisbol profesional otoño invernal, conversé con varios amigos y los invité a un viaje al estadio Cibao de Santiago, para asistir a un homenaje que presumía, se le haría al fenecido Juan Bautista Sánchez Peralta (Juanchy), por la directiva de las Águilas Cibaeñas.

Preocupación me causó no mirar el anuncio en la prensa y quizás me adelante a los hechos, pues no sé si tienen en mente hacerlo.

Claro que eso debió suceder en la inauguración oficial del torneo de béisbol profesional en Santiago. ¡Pero no fue así!.

Sufrí en lo más hondo de mi alma el que se ignorara al fenecido Juanchy Sánchez ( Juventud), de tal manera.

Quedé como “perico en la estaca”, o sea, me dejaron “oliendo donde guisan” y me dejaron “sin pito y sin flauta”. O sea, sin nada.

¿Por qué hacen eso los ejecutivos de las Águilas?

¿Y dónde está el sentido del respeto a alguien que lo entregó todo por las águilas?

Y me pregunto: ¿Qué daño tan grande pudo haber cometido Juanchy que ofendiera tan profundamente a los actuales directivos de su querida Águilas Cibaeñas? Pues sólo así se explica ese desatino imperdonable.

¡No tengo la menor idea!

Quienes actuaron de esa manera, olvidando que el fenecido Juanchy Sánchez Peralta, contribuyó a que Águilas Cibaeñas, siguieran siendo una organización ganadora y respetada, recibirán algunos calificativos de muy mal gusto: mediocres, desagradecido, no sé. no tengo la menor idea.

Trabajó en la dirección de su padre, Juan Sánchez Correa, de Máximo Sánchez, José Augusto Vega Imbert, Carlos Bermúdez, Enriquez Valdez Sabater, Ricardo Tomás Hernández, Lionel García, Fabio Jorge y el (As) Winston Enriquillo Llenas Dávila (El Chilote), entre otros.

¡Que diferencia con algunos nombres de ahora!

Ojalá que Liga de Béisbol Profesional Dominicana (LIDOM), asuma el homenaje que debió hacer el equipo cibaeño, a un trabajador incansable del béisbol dominicano.

¿Qué era un empresario y que obtuvo beneficios por su labor?

¿Oh y quiénes invierten su tiempo y dinero sin algún retorno?

Es lógico que algunos no compartieran su metodología de trabajo, pero si nos acogemos a los resultados, Juanchy fue un hombre de mucho valor para el equipo mamey.

Con la esperanza de que el presidente de la Lidom, haga suyo el homenaje, termino mi entrega, cantándoles a quienes ignoraron la valía de Juanchy un estribillo de Rubén Blades y Willie Colon:

¡La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, ¡ay, Dios!

!La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida ¡ay, Dios!

!El que a hierro mata, a hierro termina!…..

2 Comments

2 Comments

  1. Frank Díaz

    noviembre 2, 2021 at 2:28 pm

    Totalmente de acuerdo contigo. Una publicación sin desperdicios. Lo dijiste todo y como debe de ser.

  2. Víctor Vega

    noviembre 2, 2021 at 4:46 pm

    Estoy totalmente de acuerdo y tiene muchas razones

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Toques

A %d blogueros les gusta esto: