Connect with us

El Palenque de Dihigo

Creer o no creer

Así detrás de cada uno de los descubrimientos e invenciones creadas por esos iluminados que surgen de siglo en siglo siempre estuvo la burla y el demonio de la duda. 

Nada Humano me es Ajeno.-

Desde que en este mundo nuestro surgió ese personaje contradictorio, apasionado, vengativo, emprendedor, soñador, ingenioso y medio loco llamado hombre, la humanidad siempre se debate contra el fuego devorador de la duda.

No creer, resulta ser un himno más práctico para la naturaleza humana que aceptar desde el principio una idea. Los cristianos en la antigüedad fueron perseguidos con saña y sin embargo al transcurrir el tiempo esa doctrina se convirtió en una de las religiones más practicadas en el mundo.

 Nadie creía en Cristóbal Colón y sus visiones de un país lleno de oro y plata. Al final Colón “la regó” y no llegó al fabuloso Cipango, pero gracias a eso estamos aquí los americanos (es decir todos los de este continente y no solo los rubios del norte). De igual manera le ocurrió a Galileo Galilei, quien se atrevió a decir que la tierra es redonda. “¿Y los que están abajo no se caen?, decían los detractores en son de burla.

Así detrás de cada uno de los descubrimientos e invenciones creadas por esos iluminados que surgen de siglo en siglo siempre estuvo la burla y el demonio de la duda. 

Claro, también hay inventos, descubrimientos e ideas instaladas de manera confortable en el cielo del ridículo, capaces de hacer titubear hasta al más crédulo de los mortales. Por ejemplo, el Instituto Técnico de Massachussets organiza los premios Ig Nobel, no tanto por Ignatius, sino por Ignominius, latinazo que significa en castellano Ignomioso.

Se llama de esa manera por qué los trabajo presentados parecen ser útiles para los locos y de escaso valor para la humanidad. Uno de los laureados fue el estadounidense John Mack, psiquiatra de la Universidad de Harvard, quien afirmó que aquellos secuestrados y violados por !extraterrestres¡ probablemente tengan razón. La psicoterapia de Mack los ayuda a recuperarse del trauma.

 ¿Qué les parece?, el único detalle es que ninguno de los pacientes de Mack explicó cómo “lo hacen” esos extraterrestres. Interesante incógnita. Tal vez dentro del espíritu de Mack o bajo esa luz de los genios, siempre despreciada por los descreídos cae el estudio hace 20 años del la experta estadounidense, Adienne Wiltol, perteneciente a la Universidad de Richmond, el cual afirma que un exceso de remates de cabeza pueden afectar las facultades mentales de los jugadores de fútbol.

Según la investigadora, aquellos deportistas seleccionados para este estudio, quienes al cabecear el balón más de diez veces por partido presentaron problemas de concentración y atención.

Wintol sugirió, para evitar esos posibles daños, el uso del casco protector. No es necesario ser un adivino para saber que el mundillo del fútbol despedazó, como jauría hambrienta, la propuesta y calificaron como loca a la pobre norteamericana que solo quiso lo mejor para los futbolistas.

 Así somos en este mundo descreído e irónico. Lo real es que si le dan casco a los futbolistas, sería necesario proteger más al portero. ¿Se imaginan  un jugador que posea una gran habilidad para cabecear con un casco?; lanzaría proyectiles, no cabezazos. 

Fue penosa la situación con la psicóloga Wintol, pero no queda más remedio que recelar de algunas recetas científicas, aunque en el futuro los historiadores nos llamen ignorantes, porque es tremendo seguir sus instrucciones.

Un buen ejemplo de receta fuera de lo común fue recomendado por las monjas de la ciudad brasileña de Belem, Estado de Paraiba, quienes aconsejan a las personas con problemas cardíacos, renales y venéreos que beba un litro diario de orina. Sí, no leyeron mal.. “orina” y el método se hace tres veces al día. Lo consolador de este medicamento “sui generis” es que uno bebe su propia orina.

Nada puede ser sorpresivo dentro de este loco mundo y al desacreditar pruebas que certifican como descabelladas y al siguiente elegirlas como geniales, seguimos el juego del enfrentamiento que ayuda al desarrollo de la humanidad y se basa en un sencillo principio: creer o no creer.

Nos vemos pronto, pero mientras tanto sean felices siempre hay tiempo. Aquí les dejo mi correo: cimarron1952@gmail.com, por si quieren criticarme o saludarme, ambas propuestas son bien recibidas.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in El Palenque de Dihigo