Connect with us

Efemerides Rafael Baldayac

Wilfredo Benítez, campeón más joven del boxeo hace 45 años

Con apenas 17 años el boxeador puertorriqueño Wilfredo Benítez derrotó al gran campeón de peso welter junior de la AMB al colombiano Antonio Cervantes-que agotaba su décima defensa del título- mediante decisión dividida en 15 asaltos en San Juan, Puerto Rico.

Por Rafael Baldayac

EFEMERIDES ESPECIAL 06 DE MARZO DE 1976:

Wilfredo Benítez, el campeón más joven de la historia, un record vigente desde hace 45 años, escribió momentos de gloria en el boxeo latinoamericano.

La noche del sábado 6 de marzo de 1976, aún con cuerpo y cara de adolescente, Benítez ganó la corona del peso welter junior de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) al vencer por decisión dividida al colombiano Antonio Cervantes ‘Kid Pambelé’, quien traía una foja de 81 peleas profesionales, entre ellas 10 defensas exitosas de su título.

El histórico combate que se fue hasta los 15 asaltos marcaba la décima defensa del campeón welter junior de la AMB, Antonio Cervantes, se llevó a cabo en el famoso coliseo ‘Hiram Bithorn’, de San Juan, Puerto Rico.

Benítez era local y por entonces ya un ídolo por su carisma y su estilo en el cuadrilátero, pues poseía una técnica depurada, una cintura ágil para esquivar los golpes, piernas rápidas y puños de hierro.

Es así como siendo un adolescente, derrotó a “Kid Pambelé”, para coronarse campeón mundial de los welters Jr. (140 libras) versión de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). 

loveboxingtvDe hecho, ya en aquel momento lo llamaban ‘el radar’, un apodo que se originó por su forma de boxear, dado que nunca se sabía por dónde iba a atacar a su oponente de turno.

Esto fue el principio de su leyenda porque “El Radar”, de la mano de su padre y entrenador Gregorio Benítez, abandonó los welters juniors en 1979 para buscar suerte en los pesos welter.

Benítez era entrenado por su padre, Gregory, quien lo inició en el boxeo a los 7 años. 

El día en que se proclamó campeón mundial subió al tinglado vestido con pantaloneta de colores blanco y celeste alrededor de la cintura. Sus botines, negros con vivos blancos, mostraron el andar firme y acompasado del púgil boricua.

Pambelé se presentó de pantaloneta negra con rayas blancas en la cintura y los bordes, y lució botines blancos con rayas rojas en la parte superior. 

Su cuerpo de 163 libras de peso se veía sin un solo gramo de grasa, dispuesto a un nuevo triunfo para completar 11 defensas del título que le había quitado el 28 de octubre de 1972 al panameño Alfonso ‘Peppermint’ Frazer.

Desde la campanada de inicio, el combate fue toda una sorpresa porque Benítez se mostró atrevido, exhibió constantes movimientos de cintura y de manos que confundieron al campeón, y además pegó los mejores golpes, lo que hizo estallar en gritos a la concurrencia.

El adolescente irrespetaba al monarca, 14 años mayor, que solamente hasta el noveno asalto del combate pactado a 15 pudo comenzar a tirar sus mejores golpes y a buscar el de gracia, el que lo sacara del embrollo y enviara a Benítez a besar la lona.

Pero no ocurrió así. Pese a que con su mano derecha inflamó notoriamente el ojo izquierdo del boricua, Pambelé se vio incómodo, sin encontrar la distancia precisa y apenas por algunos asaltos mandando en el cuadrilátero. 

El jovencito se estaba saliendo con la suya y el público deliraba cada vez que conectaba un golpe pleno en el rostro del colombiano.

En las tarjetas, el árbitro Isaac Herrera dio una puntuación de 148-144 y el juez puertorriqueño Roberto Ramírez, una de 147-142, ambas a favor de Benítez. El juez venezolano Jesús Celis dio 147-145 para Pambelé. A los 17 años, el boricua era el nuevo monarca welter junior de la AMB.

“El día que perdí con Benítez cometí el error de comer pierna de jamón y lebranche media hora antes de la pelea, por lo que me sentí pesado y sin buen ritmo”, confesó Pambelé en una entrevista posterior, dada al desaparecido diario ‘La Prensa’ de Bogotá.

“Fui atrevido y seguí la estrategia que me indicó mi padre; creo que eso me ayudó a ganar”, afirmó Benítez a los medios, ya con el fajín de campeón mundial.

Pambelé y su séquito pidieron la revancha inmediata. Benítez y el suyo no se la dieron, por lo que la AMB dejó vacante la corona, que recuperó después el colombiano y ciñó hasta 1981.

Benítez adujo que no podía mantener el peso y en consecuencia subió al welter, en el que también fue campeón del mundo y protagonizó combates memorables frente a Roberto ‘Manos de Piedra’ Durán, a quien venció, y Sugar Ray Leonard, que lo noqueó en el decimoquinto asalto.

Contra Thomas Hearns un combate para recordar 

Thomas Hearns derrotó a Wilfredo Benítez el 3 de diciembre de 1982 y ganó el título superwelter CMB. Hearns apodado «La Cobra» fue campeón del mundo en los pesos wélter, superwélter, mediano, súper mediano, semipesado y crucero. 

Esa pelea es considerada de catálogo en la historia del boxeo moderno y en todo caso la mejor del “Radar” Benítez.

El mayor obstáculo era la presencia del mexicano Carlos Palomino, un campeón sólido que había destronado a John H. Stracey, un hombre al que los mexicanos le guardaban rencor por haber arrebatado la corona a José “Mantequilla” Nápoles.

Mientras Bob Arum, promotor de Benítez, andaba en la búsqueda de una pelea titular, Palomino llegó a defender su título ocho veces, hasta que finalmente fue convencido de viajar a Puerto Rico para arriesgar su corona del CMB.

Benítez llegaba invicto (36-0 y un empate) y tenía clara ventaja en alcance y estatura por lo que desde temprano dictó el pleito para dominar a Palomino por decisión.

De manera que este fue el segundo título mundial en su tremenda trayectoria y después de perder el cinturón y el invicto ante “Sugar” Ray Leonard se constituyó el legítimo desafiante de “Mano de Piedra” Durán en los superwelters.

Aquella noche en el Caesars Palace de Las Vegas, el nativo de El Bronx de apenas 24 años le dio una lección al siempre combativo Durán y le quitó el título mundial de las 154 libras versión del CMB. Fue desde entonces el más joven boxeador en ganar tres títulos mundiales en distintas categorías.

Entonces apareció la oferta de enfrentar al temible Thomas Hearns en New Orleans. El “Hitman” de Detroit, llevaba ventaja física apreciable y venció sin reparos a Benítez el 3 de diciembre de 1982.

La victoria sobre Benítez por decisión mayoritaria de los jueces fue celebrada en el Superdome,  de New Orleans, Louisiana, logrando de esta forma ceñirse el cinturón superwelter CMB, y mejorando su record a 36-1.

Benítez, con este revés, que se produjo antes de cumplir 25 años se quedó sin título mundial y ya no volvería a codearse con la gloria. 

WILFREDO BENÍTEZ, UN GENIO DE LA DEFENSA

Benítez fue un niño prodigio en el boxeo, que se hizo profesional a los 15 años y llegó a ser campeón mundial a los 17. Asombró al mundo desde 1973 cuando se estrenó en el boxeo a la paga y hasta 1990 cuando decidió colgar los guantes.

WILFREDO BENITEZ "EL RADAR" UNA HISTORIA DESGARRADORA - YouTubePor su excelencia defensiva, que lo convertía en un blanco imposible de localizar para sus rivales lo llamaron “El Radar”.

 Sin embargo Wilfredo Benítez fue mucho más que las virtudes defensivas que enmarcaron su estilo y exhibió asimilación y pegada suficientes para hacer parte de “los cinco magníficos” junto a  “Sugar” Ray Leonard, “Mano de Piedra” Durán, Marvin Hagler y Tommy Hearns, que firmaron una época legendaria para el boxeo durante dos décadas.

En una época en la que Alfredo “Salsero” Escalera y Wilfredo “Bazooka” Gómez eran la punta de lanza del gran boxeo de Puerto Rico, Benítez puso su nombre en la galería de los grandes escenarios después de coronarse campeón mundial en 1976.

Una  derrota ante Thomas Hearns marcaría el declive de su carrera al extremo de que tras ganarle a Tony Cerda perdió con Mustafá Hamsho y Davey Moore.

Al final de 1986 las cifras de Benítez le marcarían el retiro. Tenía cinco derrotas y cinco victorias en sus recientes 10 peleas y ya no quedaba mucho para darle al boxeo.

Los primeros signos de daño a su salud aparecieron y aunque intentó regresar dos veces, (una de ellas junto a Manny Stewart) antes de cumplir 32 años, su carrera estaba terminada.

Un grande de una época maravillosa y otro de los nombres que le han puesto lustre al boxeo boricua.

Tanto a Benítez como a Pambelé la vida los ha tratado a los golpes después del retiro. El boricua sufre de encefalopatía traumática crónica, una enfermedad asociada a los boxeadores. 

También despilfarró su fortuna. Actualmente vive de una modesta pensión prácticamente inmovilizado por el daño a su cerebro tras años de golpes en el ring. 

Vive en Chicago (Estados Unidos) y se mueve en silla de ruedas, pues ya no puede caminar ni hablar.

El colombiano abandonó hasta hace poco las drogas y el alcohol, que lo tuvieron varias veces internado en centros de recuperación y por mucho más tiempo del que duró su reinado de 9 años.

Ambos hacen parte del ‘Hall de la Fama’ del boxeo y quedarán en la historia. Benítez, por ser el campeón mundial más joven. Cuando le ganó a Pambelé tenía 17 años, 5 meses y 23 días. 

Ficha técnica de Wilfredo Benítez

Nombre completo: Wilfredo Benítez

Apodos: El Radar, Bible of Boxing

Fecha de nacimiento: 12 de septiembre de 1958

Lugar de nacimiento: El Bronx, Nueva York

Récord: 53-8-1 y 31KO’s

Títulos mundiales: Welters Junior AMB (1975-1979), Welter CMB (1979), Peso Superwelter CMB (1982)

Contra peleadores mexicanos: Enero 14 de 1979  Carlos Palomino (Ganó por decisión) y en  Agosto 3 de 1990  Ariel Conde (Ganó por KO en siete as altos).

Defensa de la corona: Defendió la corona con éxito dos veces, ambas ante exitosos exponentes del boxeo: el futuro campeón mundial Carlos Santos y el legendario excampeón ligero y wélter del mundo Roberto Durán. Ambos fueron derrotados por puntos en quince asaltos en Las Vegas, Nevada.

La pelea con Santos fue la primera vez en la historia del boxeo en que dos puertorriqueños se medían por un título mundial. 

Declive de su carrera: 

Pierde esta corona del mundo el 3 de diciembre de 1982 ante Thomas Hearns. De ahí en adelante, la carrera de Benítez y su salud fueron deteriorándose paulatinamente. En 1987, Benítez visitó Argentina para una pelea. 

Cuando su dinero y sus documentos les fueron robados, tuvo que pasar un año en ese país antes de poder regresar a Puerto Rico.

Enfermedad: Benítez vivió con su madre, Doña Clara Benítez, en Puerto Rico, hasta la muerte de esta en el 2008. Benítez requiere de asistencia médica constante debido a los golpes sufridos durante sus años como boxeador. Entre otros, Félix Trinidad y Héctor Camacho (este último antes de fallecer en el 2012) le han brindado ayuda.

Record vitalicio: Benítez tuvo un registro de 53 victorias, un empate, con 31 triunfos  por la vía del nocaut. Sufrió 8 derrotas (4 por KO, la mayoría de ellas cuando ya estaba en declive de salud). 

Desde 1996, Benítez es integrante del Salón de la Fama Internacional del Boxeo.

///

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Advertisement

Trending

Advertisement

Opinión

Advertisement

More in Efemerides Rafael Baldayac