Connect with us

Efemerides Rafael Baldayac

¿Cuál fue el punto de partida de Juan Marichal hacia Cooperstown?

Una fecha memorable: Con apenas 20 años de edad, Marichal -ante de lanzar en los Estados Unidos- debutó en el beisbol profesional dominicano con los Leones del Escogido enfrentando a las Águilas Cibaeñas, en un partido bajo las luces del estadio Trujillo, hoy “Quisqueya Juan Marichal”.

Juan Marichal. Fuente externa

 

Por Rafael Baldayac

La carrera hacia Cooperstown del inmortal Juan Marichal tuvo como punto de partida la calurosa mañana del lunes 16 de septiembre de 1957, hace 65 años.

Una fecha inolvidable para comenzar a trillar el camino que lo llevaría a la perpetuidad de su nombre en el beisbol de las Grandes Ligas.

“Nunca voy a olvidar ese 16 de septiembre de 1957 cuando se presentó el señor Horacio Martínez, buscatalento de los Gigantes de San Francisco, acompañado de don Francisco –Paco- Martínez Alba, al campamento de Fuerza Aérea Dominicana a buscarme para firmarme”, rememora don Juan Marichal.

Con una mente lúcida Marichal se remonta hacia el pasado, como si el episodio estuviera ocurriendo en estos momentos, “recuerdo perfectamente que fuimos a una casa en Hainamosa, donde firmé”.

“Ese día pasé de amateur a profesional. Ahí comienza mi carrera como lanzador”, recuerda Marichal mostrando su gratitud a su madre “por ayudarme a conseguir mi sueño”, y a Francisco Pichardo (Viruta) por ser su instructor.

Marichal recibió un bono de $500 dólares por el scout Horacio «Conejo» Martínez, con el visto bueno de los ejecutivos de la organización mayoritaria, los directores Frank «Polluelo» Genovese y Alex Pómpez.

Horacio Martínez, quien era conocido como “El Divino Rabbit”, un campocortista que brilló en Liga Negra con New York Cuban de 1935 hasta el 47, además de Marichal firmó para esa organización a los tres Alou (Felipe, Mateo y Jesús).

El sueño a la cúspide comenzó en Manzanillo, provincia de Montecristi, lanzándole un partidazo al equipo de la Aviación Militar Dominicana, en el marco del campeonato nacional de beisbol amateur.

“Le gané ese partido dos carreras por una; eso fue un domingo y el lunes, tempranito, alguien llamó a la puerta, era un teniente con un telegrama”, recuerda Marichal.

Ese telegrama decía: ‘‘Repórtese inmediatamente a la Aviación Militar Dominicana’’, firmado por Rafael Trujillo hijo (Ramfis).

Señala que el día que llegó a San Isidro, fue recibido por el general Sánchez, y me dijo: ‘‘Bienvenido  al equipo de la Aviación’’, y ahí permanecí 14 meses.

Ramfis Trujillo, hijo del dictador Rafael Leónidas Trujillo, fue uno de los principales patrocinadores del equipo de la Fuerza Aérea Dominicana, conocido como Aviación Militar Dominicana.

Marichal se mantenía en la base aérea, como jugador de beisbol, pero nunca voló ni mantuvo aviones ni participó en la defensa del país.

Él no era ningún piloto ni aviador convencional. Lo único que hacia Marichal era lanzar cada domingo para el equipo militar, mejorando allí ese control preciso que era una de sus marcas registradas.

Hizo su debut profesional durante el invierno de 1957-58 con los Leones del Escogido de don Paco Martínez Alba, cuñado del generalísimo. Los rojos tenían un acuerdo de trabajo con los Gigantes de New York, que luego de mudaron a San Francisco California en 1957.

Marichal tuvo uno de los inicios más impresionantes en el beisbol profesional dominicano. En su debut con los Leones enfrentó a las Águilas Cibaeñas, el  domingo 29 de diciembre  de 1957, en un partido bajo las luces del estadio Trujillo (actualmente Quisqueya Juan Marichal).

Los cibaeños que tenían su sede en la ciudad capital en esa temporada, en vista de que todavía no estaba construido lo que es hoy el estadio Cibao, (obra de la que se dio el primer picazo el 15 de julio de 1957), se alzaron con la victoria 7-0, siendo el lanzador ganador Billy Dufour y la derrota para Ron Negray. En este partido Dick Stuart disparó su jonrón 12 de la estación.

Ese jovencito de apenas 20 años de edad llamado Juan Marichal en este partido subió a la colina de los sustos sin siguiera sospechar que se convertiría, sin peros, sin quizás y libre de cualquier dudas, en el más grande serpentinero de nuestra pelota y en uno de los lanzadores de mayor dimensión en América Latina, consagrándose como  primer dominicano en el Salón de la Fama de Cooperstown.

Marichal en el beisbol dominicano tuvo su primera presentación en el noveno inning, cuando el dirigente del Escogido Salty Parker le entregó la pelota para que enfrentara a Dick Stuart a quien ponchó con tres lanzamientos, al quinto bate Ray Shearer también lo ponchó, le dio transferencia a Frank Verdi y ponchó a Howard Goss.

Así debutó en la pelota nuestra el inmenso Juan Marichal. Esa primera temporada en que vio acción en nuestro beisbol el joven lanzador montecristeño solo actuó en tres partidos con los escarlatas, uno como iniciador.

Tuvo marca de 0-1 y 4.39 de efectividad,  tirando cuatro y un tercio de entradas en que permitió 5 hits, dos carreras limpias, con tres ponches y una base por bolas. /

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Efemerides Rafael Baldayac