Connect with us

Efemerides Rafael Baldayac

Un destino trágico: Graham Hill, bicampeón mundial de Fórmula 1

Según el informe dado a conocer un año después del trágico accidente aéreo, Graham Hill, que siempre fue un fanático de la seguridad en las pistas de los autódromos, se estrelló en el avión que piloteaba por no observar las reglas que son vitales en aeronáutica. Era uno de los pilotos británicos más brillantes de la Fórmula 1, bicampeón del mundo y el único en ganar la “Triple Corona”.

Pr Rafael Baldayac

EFEMERIDES ESPECIAL 29 DE NOVIEMBRE 1975:

Un dia como hoy 29 de noviembre de 1975, muere el gran piloto británico Graham Hill y demás pilotos miembros de la escudería Embassy Hill, compañía fabricante de autos de competición que llegó a disputar varias carreras del Gran Premio de la Fórmula Uno. 

Graham Hill, dos veces campeón mundial de automovilismo, perdió  la vida junto a otros cinco colegas cuando su avión privado se estrelló el  sábado 29 de noviembre de 1975 en medio de una niebla helada cerca del campo de golf Arkley, al norte de Londres.

La aeronave, un Piper Aztec, que él mismo piloteaba, se precipitó abruptamente a tierra cuando intentaba aterrizar en condiciones climatológicas adversas, mientras regresaba de una inspección en el circuito Paul Ricard de Francia.

Además de Hill, bicampeón del mundo de Fórmula 1, fundador y mentor de la escudería, en el fatal accidente aéreo falleció el prometedor piloto de fórmula uno Tony Brise, consagrado como figura principal del Embassy Hill team. 

También perecieron el director técnico Brinble Ray, junto a  los mecánicos  Tony Alcock y Ferry Richards y el diseñador estratégico Andy Smallman, todos integrantes de la cúpula de escuadra competitiva.

Tragedia londinense de Arkley: Hill, responsable de su muerte

 El departamento de aviación civil del Ministerio de Comercio británico elaboró un informe sobre las causas que motivaron el accidente de aviación que sufrió, y en el que perdió la vida, el sábado 29 de  noviembre de 1975, el piloto de fórmula 1 Graham Hill. 

Según el informe dado a conocer  un año después, el 4 de diciembre de 1976, Graham Hill, que siempre fue un fanático de la seguridad en las pistas de los autódromos, se estrelló en su avión por no observar las reglas que son vitales en aeronáutica.

Graham Hill y su personal importante regresaban a Inglaterra después de probar en Paul Ricard el nuevo Hill GH2 que estaban preparando para la temporada 1976; posteriormente, se produjo el  fatal accidente de aviación cuando la avioneta Piper Aztec que él mismo pilotaba, se perdió en la niebla cerca de Londres. Tony Brise viajaba con él y también falleció.

Entre las causas se mencionan la falta de visibilidad, las condiciones muy precarias que ofrecían la pista y exceso de confianza del piloto. Debido a su muerte y también de los miembros claves de Embassy Hill, no pudieron seguir con el personal que quedaba, y poco después el equipo desapareció.

Al fallecer, Hill dejó numerosas acreencias a su viuda Bette y a sus hijos Delma y Damon.  Este último tenía quince años y  seguirá sus pasos, convirtiéndose en el primer campeón F-1 hijo de un campeón pero esa será motivo de otras efemérides.

El funeral se llevó a cabo en Saint Albans Abbey, Reino Unido. Después de su muerte en Slverstone, aldea de la canción del mismo nombre, se designó una carretera en memoria de Hill, además de designar en su honor el Bend Brands Hatch.

Graham Hill looking like Ned Stark : formula1Embassy Hill fue fundada el 1973, cuando el veterano piloto británico decidió crear su propio equipo de F1 porque no se encontraba a gusto con su anterior escudería Brabham.

Según los conocedores del automovilismo, Graham Hill decidió abandonar su anterior equipo, Brabham, descontento con la atmósfera pesada que había allí. 

El anuncio se hizo a finales de 1972, confirmando públicamente que estaba empezando su propio equipo, en calidad de propietario y conductor. 

Hill, dos veces monarca mundial de F1, debutó con un chasis Shadow, compitiendo en el GP de España de la temporada 1973, carrera que se disputó el 29 de abril en circuito de Montjuic, donde no consiguió finalizar la prueba. 

Escudería automovilística Embassy Hill

Mientras que como equipo propio, Embassy Hill, debutó al GP de España de la temporada 1975con el piloto Rolf Stommelen, donde tampoco consigue finalizar la carrera. 

Entonces bajo nombre propio o recibiendo chasis de otros equipos tuvo presencia en la F1 durante tres temporadas 1973-75, disputando un total de 41 carreras (11 como equipo oficial) y consiguiendo tres puntos y un quinto lugar como mejor clasificación.

El 29 de noviembre de 1975, volviendo de unas pruebas realizadas en Francia, el propio Hill, el piloto Tony Brise y las otras cuatro personas más del equipo, murieron en el accidente aéreo cerca de Londres, hecho que provocó la desaparición del Embassy Hill como equipo.

Embassy Hill, la escudería creada por el dos veces monarca mundial, como equipo tuvo una corta vida de fórmula uno. 

El legendario Graham HillCon grandes perspectivas y un futuro promisorio tuvo un éxito limitado en tres temporadas de carreras (1973-75). Sin embargo todo se truncó por la muerte de Hill, junto a su mejor personal técnico, al accidentarse en un pequeño avión, apenas dos meses antes de la temporada de 1976.

La escudería contaba con el patrocinio de Imperial Tobacco’s Embassy, marcas de cigarrillos con la cual corrió durante su efímera existencia. Las cosas no estuvieron bien ese año: el mejor lugar que tuvo el equipo fue noveno en Zolder, logrando clasificar en último lugar entre 9 carros.

Los chasis de 1974 fueron comprados a la empresa Lola, hasta que en 1975 el equipo debutó con su propio chasis, el modelo diseñado por GH1, diseñado por Andy Smallman (inspirado en gran medida del diseño del año anterior, Lola). 

Desafortunadamente, el debut de la GH1 en el Gran Premio Español 1975  se vio empañado por alerón trasero de Rolf Stommelen, donde el puntal colapsó, estrellando el auto alemán contra la multitud, matando a cuatro personas. Stommelen resultó herido en el accidente y no regresó hasta la segunda mitad de la temporada.

Hill, al no poder clasificar en el 1975 durante el Gran Premio de Mónaco, una carrera que había ganado cinco veces, se retiró como piloto dejando a cargo de la conducción al prometedor volante Tony Brise. 

Brise, que estaba considerado como una estrella en ascenso, obtuvo el quinto lugar en el Gran Premio de Alemania 1975.

Alan Jones se hizo cargo del segundo coche para la mayoría de las carreras y con diseño de Stommelen, el australiano terminó sexto en el Gran Premio de Suecia 1975 y clasifica sexto en  el Gran Premio de Italia 1975. 

Lamentablemente todo terminó en el nublado y triste día del 29 de noviembre de 1975, cuando todo el personal de Embassy Hill regresaba de Francia, donde habían probado GH2, un modelo de vehículo para usar al año siguiente en el campeonato mundial. 

El pequeño avión se estrelló cerca de Londres y todo este valioso personal a bordo: Hill, Smallman y Brise murieron en el fatal accidente. En total la comunidad automovilística perdió a seis destacados miembros del Embassy Hill Team. 

Graham Hill, un destino trágico

El 29 de noviembre de 1975, el mundo de la F1 perdió trágicamente a un gran piloto y un verdadero caballero: Graham Hill, el señor de la ‘Triple Corona’.

Graham Hill, bicampeón del mundo de Fórmula 1, nació el 15 de febrero de 1929 y murió trágicamente el 25 de noviembre de 1975, en un accidente de avión al pasar por una zona nublada cerca de Londres.

Mónaco, Indianápolis, Le Mans, la trilogía perfecta que tuvo un solo ganador en la historia del motorsport.

Cada vez que asoman el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1 y las tradicionales 500 millas de Indianápolis, sumado a la proximidad de las míticas 24 horas de Le Mans, emerge indiscutible el nombre de Graham Hill.

Graham Hill, el «Señor de la Trilogía»

El británico, que tuvo su registro de conducir más allá de los 45 años de edad, fue tan conocido por sus dos campeonatos mundiales en F1 y por su enorme eficacia en el trazado urbano de Montecarlo, que muchas veces queda en segundo plano su enorme legado, como el único piloto de la historia que ganó las tres carreras más emblemáticas del deporte motor internacional.

Graham Hill, el "Señor de la Trilogía" Eran tiempos donde las grandes figuras mundiales podían correr en todas las categorías que quisieran, no había limitaciones ni tampoco existían los contratos de exclusividad de la actualidad, que hacen de los pilotos un producto más en la maraña empresarial en la que se han convertido la mayoría de los equipos de competición.

Antes, nada de esto existía, por eso la historia tuvo a un hombre como John Surtees, campeón del mundo en F1 casi inmediatamente después de haber ganado siete mundiales de motociclismo.

En la misma sintonía, pero con un destino trágico tenemos al talentoso Jim Clark, que falleció en un accidente mientras corría en Fórmula 2, cuando ya era un consagrado bicampeón del mundo y también ganador de las 500 millas de Indianápolis.

Imaginen hoy circunstancias como las que acabamos de mencionar.

Allí toma real dimensión el legado de Graham Hill, campeón del mundo en Fórmula 1 en 1962 y en 1968 y cinco veces ganador del GP de Mónaco, tres de ellas de forma consecutiva, encadenando las victorias en el principado en 1963, 1964 y 1965, sumando luego los triunfos de 1968 y 1969, razón por la que se lo conoció como Mr. Mónaco.

Sus números en la pista urbana más glamurosa fueron tan impresionantes, que solo pudo superarlos Ayrton Senna con seis triunfos, mientras que Michael Schumacher los igualó con cinco.

Las 500 millas de Indianápolis formaron parte del mundial de Fórmula 1 hasta 1960, casi siempre con dominio de pilotos estadounidenses. Sin embargo, en 1966, con un título mundial en sus espaldas, Graham Hill fue a por la hazaña y logró vencer pilotando un Lola.

El legendario Graham Hill

El palmarés de este extraordinario piloto añadió en 1972 el triunfo en las 24 horas de Le Mans, al comando de un Matra que compartió con Henri Pescarolo.

FOTO: Este libro sobre la vida deportiva del egendario piloto: “Graham Hill, Maestro del Deporte de Motor”  es de la autoría del periodista John Tipler, publicado en una 1ra. edición, (noviembre de 2002), por la editora Breedon Book Publishing Co.

Allí Graham cerró la trilogía perfecta y tres años más tarde, en 1975, su vida se apagó en un accidente aéreo mientras piloteaba su propia aeronave en compañía de Toni Brise, corredor de la escudería que había fundado el propio Hill.

Nadie jamás pudo lograr semejante proeza. Hay pilotos que se han acercado, ganando dos de las míticas pruebas, como Juan Pablo Montoya o, más recientemente, Fernando Alonso, pero ninguno más que Graham Hill, el hombre del casco negro azulado, con las mangas blancas (por el Club de Remeros de Lóndres) tuvo el honor de vencer en las tres.

Un dato más que por el momento tiene a la familia Hill como protagonista, da cuenta de que Damon Hill, campeón del mundo en 1996, fue el único hijo de un campeón que repitió este título en F1 hasta que Nico Rosberg logró lo mismo que su padre Keke en 1982 en la temporada 2016. ///

1 Comment

1 Comment

  1. Alfredo Muia

    octubre 11, 2021 at 9:19 am

    Excelente repaso de la historia de este gran piloto. No cualquier piloto gana en Mónaco, él lo ganó 5 veces. Felicitaciones por la nota. Saludos desde Argentina 🇦🇷

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Efemerides Rafael Baldayac

A %d blogueros les gusta esto: