Connect with us

Efemerides Rafael Baldayac

Tri-Cornered War Bond: Un juego de MLB inolvidable e irrepetible

Los tres clubes de la Gran Manzana en aquel entonces — los Yankees, Gigantes y Dodgers – midieron fuerzas juntos en un solo partido con el fin de recaudar fondos para el esfuerzo de Estados Unidos durante la II Guerra Mundial.

EFEMERIDES ESPECIAL 26 DE JUNIO 1944:

Por Rafael Baldayac

La Segunda Guerra Mundial fue un hito clave para la cultura y la sociedad norteamericana. La lucha contra el fascismo generó una valoración y autoestima en el ciudadano norteamericano, involucrando de esta manera a su pasatiempo favorito: el beisbol.

Esta guerra no sólo dejó millones de muertos, sino que produjo una debacle económica. El coste final de la Segunda Guerra Mundial para los Estados Unidos fue de 317 mil millones de dólares.

Una crisis económica  generada por los altos salarios que recibían en mayor proporción que el costo de la vida, los trabajadores de las fábricas así como los soldados y el coste de suministrar a los aliados con el equipamiento armamentístico necesario.

De las penurias que generó la Segunda Guerra Mundial surgieron cosas increíbles en la historia del béisbol de Grandes Ligas, incluyendo la primera liga de béisbol femenino; las hazañas de Pete Gray, quien patrulló los jardines por los Carmelitas de San Luis brevemente en 1945 pese a que tenía un solo brazo.

Un espectáculo único e irrepetible  se llevó a cabo en la ciudad de Nueva York el lunes 26 de junio de 1944, 20 días después del Día D (Invasión de la Europa Nazi de parte de los Aliados): Un juego entre tres equipos.

Como una manera de contribuir a mejorar la situación ese 26 de junio los Dodgers, los Gigantes y los Yankees modificaron las reglas para que los tres equipos de la ciudad de Nueva York pudieran jugar entre ellos en el Polo Grounds en un juego benéfico.

Este histórico partido denominado popularmente como » Juego de las Tres Esquinas”. (The Tri-Cornered War Bond Baseball Game) fue un esfuerzo por recaudar fondos para bonos de guerra.

Los Gigantes de Nueva York, los Dodgers de Brooklyn y los Yankees de Nueva York se enfrentaron en este extraño juego de seis entradas en el Polo Grounds. Asistieron más de 50,000 fanáticos.

Cada equipo jugó entradas sucesivas contra los otros dos equipos y luego se sentaría una entrada. La pizarra final fue Dodgers 5, Yankees 1, Giants 0.

El juego especial se celebró apenas 20 días después que las fuerzas aliadas desembarcaron en las costas de Francia en la invasión del Día D, el desembarco de Normandía durante la Segunda Guerra Mundial y que culminó con la liberación de los territorios de Europa occidental ocupados por la Alemania nazi.

El mundo se centró en los frentes de batalla del Pacífico y Europa, pero en el frente interno estadounidense, un Comité de Deportes (Sports Committee) desarrolló una serie de actividades para vender Bonos de Guerra (War Bonds).

Uno de estos eventos multitudinarios el partido del subway conocido como Tri-Cornered Game o el Juego de las Tres Esquinas.

Los boletos para el Tri-Cornered Game eran bonos de guerra de $ 50 y $ 100. Cada entrada contó con tres partes mientras un profesor de matemáticas de la Universidad de Columbia orquestaba una rotación que requería que los equipos cambiaran entre bateo, fildeo y descanso.

El juego recaudó casi $ 4.5 millones cuando los Dodgers vencieron a los Yankees y blanquearon a los Giants en una victoria por 5-1-0 en seis entradas.

El plan de asistencia para el Tri-Cornered Game requería que cada fan comprara un War Bond como boleto. Habría 40.000 boletos sin reserva a un costo de $ 25 cada uno (el valor de vencimiento del bono), 5.809 asientos reservados en las gradas inferiores, cada uno con un costo de un bono de $ 100, y 3.796 asientos de palco por $ 1,000 bonos cada uno.

Eso en sí mismo sumó 49,605 fanáticos que prometieron $ 4,416,925. Para poner esta cantidad en perspectiva, un bono de guerra de $ 25 en 1944 en realidad le costó a cada fan $ 18,75 (el bono vencido podría cambiarse por $ 25); $ 25 valdrían alrededor de $ 334 en 2014, si se multiplican por los aumentos porcentuales anuales en el índice de precios al consumidor.

La cantidad de $ 4,416,925 prometida por los fanáticos en 1944 superaría los $ 60 millones en el 2021. Además de la cantidad recaudada por los fanáticos, el alcalde de Nueva York, Fiorello La Guardia, anunció que la ciudad compraría $ 50 millones en bonos de guerra.

 Mel Ott comenzó para los Giants, se suponía que Babe Ruth aparecería (pero no lo hizo) y 50,000 fanáticos pudieron experimentar un evento de béisbol único en la vida mientras ayudaban a su país, proclamando ¡EE.UU! ¡EE.UU! ¡EE.UU!.

RECAUDAR FONDOS PARA EL ESFUERZO DE LA GUERRA.

Los tres clubes de la Gran Manzana en aquel entonces — los Yankees, Gigantes y Dodgers – midieron fuerzas con el fin de recaudar fondos para el esfuerzo de la guerra.

Durante nueve innings, los tres rivales municipales se enfrentaron estilo “round-robin.” Cada equipo bateó y jugó defensa seis veces, tres contra cada uno de sus dos oponentes. Ninguno de los equipos vio acción en más de dos entradas consecutivas. (Los organizadores del evento tuvieron que acudir a un profesor de matemática en la Universidad de Columbia para elaborar un formato).

Con la excepción de los 500 soldados heridos que fueron trasportados de hospitales del área para presenciar el curioso partido, para la mayoría de las 50,000 personas que asistieron, el costo de entrada al Polo Grounds de Manhattan fue un bono de guerra valorado entre US$25 y US$1000.

 Pero la concurrencia esa noche no vio a Joe DiMaggio en los jardines ni a Pee Wee Reese ni a Phil Rizzuto en las paradas cortas. La gente tampoco vio a Johnny Mize en la primera base. Los cuatro se encontraban entre las grandes estrellas de la Gran Carpa cuyas carreras se vieron interrumpidas por el servicio militar.

Aun así, el béisbol organizado siguió adelante durante la guerra con el visto bueno del Presidente de los Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, quien expresó en una carta al Comisionado de Grandes Ligas, Mountain Kennesaw Landis, que consideraba que el deporte sería beneficioso para la moral del país en ese período de incertidumbre.

Pero el béisbol también aportó a la causa estadounidense de manera más concreta, participando en eventos para recaudar fondos como el partido entre los Yankees, Dodgers y Gigantes.

Los Gigantes eran el equipo de casa para dicha jornada y a los Yankees y Dodgers les tocó compartir el dugout de visitante. Entonces, dos managers que al final serían exaltados al Salón de la Fama — Joe McCarthy de los Yankees y Leo Durocher de los Dodgers — se vieron en obligados tramar uno contra el otro de lados opuestos de la misma banca. (A los Gigantes también los dirigía un futuro Salón de la Fama, Mel Ott, un manager-jugador que fungía como el jardinero derecho del equipo en ese momento.)

COMPETENCIAS PREVIAS AL JUEGO

Aproximadamente una hora antes del juego, se programó la llegada de 500 militares heridos para ver el juego. Se llevó a cabo un concurso de tiro desde los jardines y un lanzador de 18 años de Brooklyn llamado Cal McLish ganó el evento con un tiro de 416 pies y 5 pulgadas.

Era la temporada de novato de McLish, pasó 1945 en el servicio militar, lejos del béisbol. Para su familia, era conocido como Calvin Coolidge Julius Caesar Tuskahoma McLish.

 En una competencia de lanzamiento por precisión para receptores, Bobby Bragan de los Dodgers estuvo más cerca de lanzar la pelota desde el home a un barril en la segunda base, superando a otros cinco backstops.

Hubo tres eliminatorias en una competencia de velocidad. Stirnweiss Snuffy, quien lideraría la Liga Americana en bases robadas en 1944, venció a Johnny Rucker de los Gigantes, registrando un tiempo de 7.8 segundos.

Snuffy también tuvo la única base robada en el juego. En las otras dos competencias eliminatorias, los velocistas de los Dodgers Eddie Miksis y Luis Olmo superaron a Buddy Kerr de los Gigantes y Johnny Lindell de los Yankis, respectivamente.

Antes del juego, durante la práctica del cuadro, el famoso príncipe payaso del béisbol, Al Schacht, entretuvo a la multitud. Milton Berle «introdujo ruidosamente» números musicales proporcionados por la banda de la Guardia Costera de los Estados Unidos con sede en Manhattan Beach.

 El ex alcalde de la ciudad de Nueva York, James J. Walker, presentó un contingente de estrellas diamante de los equipos de Nueva York, incluidos Zack Wheat, Nap Rucker, Otto Miller (todos de los Dodgers), Wally Schang, Bill Dickey (todavía activo pero ausente en la Marina) y Herb Pennock (de los Yankees), y Roger Bresnahan, George «Hooks» Wiltse y Moose McCormick (de los Gigantes). Se había programado la aparición de Babe Ruth, pero no se presentó.

LA ACCIÓN DURANTE EL  EXTRAÑO JUEGO

 

Los Dodgers y los Yankees se apretujaron en el banquillo del dogout de los visitantes, mientras que los Gigantes jugaron desde la cueva de local.

Los tres managers fueron Joe McCarthy (Yankees), Mel Ott (Giants) y Leo Durocher (Dodgers). Como todos los equipos de las Grandes Ligas, los tres clubes de Nueva York habían perdido jugadores en la guerra, lo que resultó en que los de 16 años jugaran junto a los veteranos de 41 años.

En cuanto al juego, Brooklyn superó a sus dos rivales. En seis entradas  anotaron cinco carreras. Los Yankees lograron una sola carrera, y los Giants solo consiguieron dos hits y fueron blanqueados.

Escribió el The New York Times, «Con la oposición de los Yankees en la primera entrada, los Dodgers inmediatamente empezaron con el pie derecho al cortar a Al Lyons para una carrera en un trío de sencillos de Goody Rosen, Augie Galan y Dixie Walker”.

Walker se desgarró un músculo de la pierna y el futuro miembro del Salón de la Fama Paul Waner lo reemplazó en el jardín derecho.

En la segunda entrada, los Dodgers volvieron a batear, esta vez contra Johnny Allen de los Gigantes. Mickey Owen trabajó una caminata y Eddie Stanky conectó un doble, conduciendo en Owen hasta al plato. Frenchy Bordagaray conectó un sencillo para impulsar a Stanky, y los Dodgers tuvieron dos carreras más.

En la octava entrada, bateando contra Frank Seward y los Giants, Luis Olmo de Brooklyn conectó sencillo, Jack Bolling triplicó y Eddie Stanky condujo a Bolling a casa con un elevado.

Los Dodgers salieron apresurados ya que tuvieron que tomar un tren para llegar a Chicago para una doble cartelera el 28 de junio. Hal Gregg, Les Webber y Ralph Branca se combinaron para las tareas de pitcheo de los Dodgers.

Buddy Kerr cometió dos errores de los Giants contra los Yankees en la novena entrada, lo que permitió a los Yankees anotar su única carrera.

Presumiblemente, solo una causa tan grande como un beneficio de War Bond de la Segunda Guerra Mundial podría haber reunido a los tres equipos de Grandes Ligas de Nueva York en un solo campo para un juego inolvidable y probablemente irrepetible.

El dinero recaudado en el juego

El dinero recaudado en el juego fue entregado a un comité para cubrir los gastos de la guerra, pese a que el territorio, la población civil y la infraestructura de los Estados Unidos no se vieron tan afectados, pero aún así hubo 12 millones de soldados e infantes de marina estadounidenses que participaron en la guerra.

Esta es una cifra significativa para una población de 132 millones, o el 12% de la población, incluidas 100.000 mujeres.

Hubo 405.000 estadounidenses muertos y 670.000 heridos. No es la guerra más mortal para los Estados Unidos, la más mortal es la Guerra Civil de 1861 – 1865 que mató a 620.000 personas.

Hasta 1941 Estados Unidos no entró en la Segunda Guerra Mundial. ¿La razón? Sus habitantes lo veían como una guerra europea y no veían correcto que el país entrase en la guerra.

Sin embargo, hubo un hecho que hizo que el país decidiese por fin tomar las armas y entrar en el conflicto de la mano de los aliados: el sorpresivo ataque al puerto de Pearl Harbor, en la isla de Hawái, causando 2,400 muertes y la destrucción de 7 acorazados, unos 90 barcos, 250 aviones.

Estados Unidos declaró inmediatamente la guerra a Japón y a las fuerzas del Eje, mientras que el Congreso estadounidense votó a favor de movilizar a todos los hombres sanos de entre 20 y 44 años de edad.

///

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Efemerides Rafael Baldayac