Connect with us

Efemerides Rafael Baldayac

Pedro Martínez encabeza pitchers latinos ponches en MLB

El «Orgullo de Manoguayabo», subió a la colina de los sustos hace hoy 14 años para enfrentar a los Rojos de Cincinnati y logrando su ponche 3,000 de por vida en su primera salida donde salió victorioso luego de la operación y rehabilitación en su hombro derecho.

EFEMEFIDES ESPECIAL 3 DE SEPTIEMBRE 2007:

Por Rafael Baldayac

Los tres mil ponches del inmortal Pedro Martínez constituye la cereza del pastel a su impresionante currículum que registra 219 victorias, ocho apariciones en el Juego de Estrellas, tres premios Cy Young, una Triple Corona de Pitcheo de la Liga Americana.

Pedro El Grande, considerado uno de los lanzadores más dominante en la historia de las Grandes Ligas, la noche del lunes 3 de septiembre de 2007 se convirtió en primer y único pitcher hispano en lograr abanicar a 3,000 bateadores.

Martínez alcanzaba la mítica suma de 3,000 ponches, una hazaña nunca antes lograda por ningún lanzador latinoamericano,  vistiendo el uniforme de los Mets de Nueva York.

El «Orgullo de Manoguayabo», subió a la colina de los sustos ese lunes 3 de septiembre de 2007 para enfrentar a los Rojos de Cincinnati y logrando su ponche 3,000 de por vida en su primera salida luego de la operación en su hombro derecho.

Pedro no sólo retornó al diamante ese lunes, después de un año de rehabilitación, sino que lo hizo por la puerta grande: El serpentinero entró en la historia al convertirse en el 15vo pitcher  en “pasar por las armas” a tres mil bateadores en su carrera.

El pitcher de los Mets de Nueva York sólo requirió de dos strikes para alcanzar la marca. Engaño a Scott Hatteberg con una bola rápida para llegar a los 2.999 y luego completó la gesta ante Aaron Harang, con otra bola rápida de más de 140 kilómetros por hora (87 mph).

En este histórico partido  donde los  Mets vencieron a los Rojos de Cincinnati,  Pedro recorrió la distancia de cinco innings, aceptó 5 hits, 2 carreras limpias, 3 bases, 4 ponches y se anotó la victoria. Realizó 76 lanzamientos de los cuales 47 fueron strikes.

Cuando consiguió el ponche grandioso puso de pie a toda la fanaticada que se dio cita al estadio de los rojos. Martínez fue felicitado por el catcher Paul Lo Duca y los aficionados visitantes lo aplaudieron cuando apareció la estadística en el tablero electrónico.

Los Mets de Nueva York derrotaron esta tarde a los Rojos de Cincinnati 10-4, convirtiéndose en la primera victoria de la temporada de Martínez.

Antes de la hazaña de Pedro el último pitcher que alcanzó la marca de los 3.000 ponchetes fue Curt Schilling, para los Medias Rojas de Boston, en agosto del 2006.

Martínez, con 35 años y triple ganador del Cy Young, regresó ese dia tras una grave operación el 5 de octubre de 2006 que le tomó casi un año de recuperación.

Once meses después reapareció por la puerta grande, y en un escenario donde había tenido dificultades para ganar. En 2005 regaló un partido en este estadio de Cincinnati en el noveno inning.

Pero su retorno estuvo marcado por las sonrisas. Antes de comenzar su partido fue saludado efusivamente por sus compañeros y cuando abandonó el diamante se fue saludando los fanáticos.

En las gradas un fanático de los Mets tenía una pancarta que decía: «Ha vuelto».

Martínez se demoró un poco en encontrar fuerza en sus lanzamientos, ya que concedió un par de carreras al comienzo. Luego, con el brazo más en caliente, el dominicano demostró que sí estaba de regreso.

Desde entonces el dominicano, considerado por muchos como el mejor pitcher dominicano de todos los tiempos se mantiene como el único latinoamericano que ha superado dicha barrera, siendo miembro del exclusivo grupo de 18 serpentineros que ha podido hacerlo.

Luego de una etapa súper dominante con los Medias Rojas de Boston y Expos de Montreal, Pedro Martínez se marchó a los Mets de New York, donde superó los 3000 ponches en las Grandes Ligas.

EL MEJOR EN SU APOGEO DE CARRERA

El inmortal Pedro Martínez jugó en Grandes Ligas desde 1992 hasta el 2009, pero el clímax de su carrera se situó entre el 1997 y el 2003.

Esos siete años coincidieron con la más explosiva ofensiva jamás vista en la historia de las mayores. Fue el periodo del auge del uso de los esteroides.

En ese lapso, los bateadores pegaron 50 o más jonrones 15 veces, dieron 60 ó más vuelacercas en seis ocasiones y llegaron a 70 ó más dos veces.

Sin embargo, eso no fue obstáculo para que la leyenda dominicana fuera el amo de los bateadores.

El criollo, en esa fase de su carrera, tuvo una efectividad de 2.20, mientras que la MLB registró colectivamente 4.48.

«Pedro El Grande» entre las edades de 25 a 31 años, limitó a la oposición a un pírrico promedio de bateó de .198, cuando el average colectivo de la MLB fue de .267.

También, en esa etapa, las Mayores tuvo una media de 4.84 carreras anotadas por juego, mientras Martínez solo permitió 2.52.

En el intervalo de 1997-2003 Pedro Martínez se ganó con creces cada centavo de su salario (US $76 millones) justificándolo con 118 victorias y solo 36 derrotas para un porcentaje de .766.

El dominio absoluto del pequeño lanzador de 5′ 9″ de estatura se debió en gran parte a sus «agallas» y a un tremendo arsenal de pitcheos con una recta entre 95-97 mph, un cambio en círculo y una curva.

Durante el punto más alto de su carrera, obtuvo tres premios Cy Young (1997, 1999 y 2000) y una Triple Corona de Pitcheo, cinco veces fue al Juego de Estrellas, donde ganó el MVP en1999.

También, en ese momento fue el mejor en WHIP (boletos y hits por inning) con 0.94, en WAR de pitcheo (Victorias sobre Nivel Reemplazo) con 57.3 y en ponches por cada boletos con 5.59.

Además, conquistó cinco lideratos de efectividad, cinco de WHIP, cinco de ERA+ ajustada, cinco de FIP y tres de ponches.

Las estadísticas de Sabermetría, acentúan que Pedro Martínez ha sido el pitcher con el mejor apogeo de la historia.

Dentro de este método tenemos la efectividad ajustada (ERA + ajustada), donde el criollo en el citado tramo tuvo una ERA+ de 213, es decir, fue 113% superior respecto a todos sus semejantes en la gran carpa. La (ERA+ Ajustada), «ajusta» el promedio de carreras limpias de un lanzador al de su liga, su estadio y su época.

Desde 1900, la mejor ERA+ Ajustada en una temporada fue la que logró el nativo de Manoguayabo en el año 2000 con 291, y afirma que fue 191% mejor que el resto de los pitchers en esa temporada.

De los 18 años de Pedro Martínez en las Grandes Ligas, dentro de ese período, en 14 de ellos la MLB tuvo la mayor producción de carreras anotadas de su historia.

La marca de más carreras anotadas de la MLB se produjo en el año 2000 con 24 mil 971 y la segunda mayor en el 1999 con 24 mil 691, entre ambas campañas suman 49 mil 662 carreras.

Sin embargo, en esas dos estaciones Martínez solo permitió 91 carreras con una efectividad de 1.90 frente a una colectiva de 5.11 del pitcheo de la Major League Baseball.

También, en esos dos años ganó 41 juegos y perdió 10 con una ERA+ ajustada de 265, mientras la oposición solo le bateó para .186. Tuvo un WHIP de 0.830, un WAR de 21.5 y ponchó12.5 bateadores por cada 9 innings lanzados.

En esos años, de cerrar y abrir el segundo y tercer milenio, de la era cristiana, Pedro Martínez tocó las puertas del cielo para convertirse en el lanzador con el mejor apogeo entre todos los «dioses sagrados» del box.

NECESITÓ 16 TEMPORADAS PARA LOGRAR HAZAÑA

El tres veces CY Young de la Liga Americana, necesitó 16 temporadas para lograr esta hazaña en las Grandes Ligas, siendo el primer  y único latino en la historia de la MLB en ponchar a 3,000 o más bateadores.

Cabe destacar que Pedro Martínez fue 2 veces campeón de la Serie Mundial, 8 veces all-star, 5 veces líder en efectividad, ganador de la triple corona, y MVP del juego de estrellas en el 2004 de la MLB.

Gracias a todos esos méritos fue el segundo jugador de la República Dominicana en ingresar al salón de la fama, el primero fue Juan Marichal, quien tuvo una grandiosa carrera en la MLB.

El miembro del Salón de la Fama de Cooperstown culminó su carrera con 219 victorias y 100 derrotas en 476 partidos.

Trabajó a lo largo de 2,827.1 entradas y obtuvo un promedio de carreras limpias permitidas de 2.93, terminando con 3,154 ponches para ocupar el decimotercer puesto histórico en dicha categoría, a lo largo de 18 temporadas en MLB, donde militó con Los Angeles Dodgers, Montreal Expos, Boston Red Sox, New York Mets y Philadelphia Phillies.

Pedro Martínez tuvo uno de los picos de carrera más dominantes en la historia del béisbol, ganando múltiples premios Cy Young y ayudando a Boston Red Sox a romper la sequía de 86 años sin un campeonato en 2004.

Sus méritos lo colocan, tal y como fue dicho con anterioridad, como el mejor lanzador dominicano en la historia de las Grandes Ligas.

Sin embargo, desde que Martínez se retirara en el año 2009, la República Dominicana no ha podido llenar el vacío que su salida del béisbol ha dejado y continúa a la espera de que el próximo gran lanzador aparezca.

Varios dominicanos han tenido grandes momentos desde esa fecha, buenas temporadas y participaciones destacadas en equipos que han sido exitosos, pero nadie ha podido replicar el éxito de “Pedro El Grande”.

Sin embargo, la espera pudiese estar llegando a su fin, ya que la República Dominicana cuenta con lanzadores de calidad que se han podido establecer en las Grandes Ligas.

Además, en lo que ha sido llamada “la época dorada” de la producción de prospectos nativos del país, las posibilidades que el próximo gran pitcher dominicano esté por

Pedro debutó en Grandes Ligas el 24 de septiembre de 1992.

Jugaría para otros cuatro equipos » los Expos de Montreal, Medias Rojas de Boston, Mets de Nueva York y Phillies de Philadelphia » pero en sus 18 años de carrera, sus siete temporadas con el uniforme de Boston fueron los más inolvidables, incluso podría decirse que mágicos, y cimentaron su reputación como uno de los más grandes de la historia.

“No sabría cómo describir a Pedro en pocas palabras”, dijo Jason Varitek, su antiguo cátcher. “Él es probablemente el pitcher más competitivo que he tenido.

Tenía un repertorio de lanzamientos irreal. Tenía una habilidad sin precedente para ver todo como en cámara lenta y controlar el juego desde el montículo”.

Uno de los momentos icónicos de su carrera fue en la Serie Divisional de 1999. Algunos historiadores lo marcan como uno de los mejores juegos que lanzó en su carrera.

Había iniciado el primero de la serie, pero tuvo que abandonarlo por una lesión en la espalda. Con la serie en la tablita y el marcador empatado 8-8 después de tres entradas, Martínez estaba listo. Tras su lesión, él sabía que si quería ganar, tendría que reinventarse a sí mismo.

Lo hizo. Martínez, entrando de relevo en la cuarta entrada, lanzó una mezcla de lanzamientos lentos que mantuvo a ‘La Tribu’ en cero. Lanzó seis entradas sin permitir imparable, liderando a los Medias Rojas a ganar su primera serie en postemporada desde 1986.

Sorprendentemente, con todos los logros que acumuló a lo largo de su carrera, los únicos que se le escaparon fueron el juego perfecto y el sin hit, del que estuvo cerca.

Aun así, nadie podrá olvidar a los Medias Rojas del 2004 con Martínez después de su increíble regreso en la Serie de Campeonato en contra de los Yankees de Nueva York y la subsecuente barrida a los Cardenales de San Luis en la Serie Mundial.

Gracias a una gran aportación de Martínez, la ‘Maldición del Bambino’, de casi 100 años, se había roto.

LOS 5 PITCHERS LATINOS CON MÁS PONCHES EN HISTORIA MLB

1.- PEDRO MARTÍNEZ: El dominicano vistió 7 uniformes en sus 18 temporadas como jugador de Grandes Ligas, pero fue con los Medias Rojas de Boston con quienes se consagró como una estrella.  Martínez, miembro del Salón de la Fama, es centro de debate sobre si es el mejor lanzador latino de la historia y uno de los principales argumentos a su favor es el hecho de que es el latinoamericano con más ponches: 3.154, que lo ubican en el lugar 13 de por vida en la MLB. Martínez consiguió con Boston más de la mitad de sus ponches.

2.- JAVIER VÁZQUEZ: El derecho puertorriqueño lanzó por 14 temporadas en las mayores desde su debut en 1998 con los Expos de Montreal hasta su retiro en 2011 con los entonces Marlins de Florida. También jugó para los Yankees de Nueva York, Cascabeles de Arizona, Medias Blancas de Chicago y Bravos de Atlanta. Acumuló 2.536 y está en el puesto 34 de todos los tiempos. El uniforme de los Marlins fue el último que vistió Javier Vázquez en MLB.

3.- BARTOLO COLÓN: Camino a cumplir 49 años de edad en mayo próximo, Colon sigue negado a jubilarse tirando en la liga mexicana. Ahora está en boca de todos por un divertido comercial, pero el derecho también se prepara para lanzar en la Liga Mexicana de Béisbol con Acereros de Monclova.

Hasta 2020 tenía esperanzas de regresar a MLB a conseguir algunas metas pendientes. En 21 temporadas en las mayores, el dominicano ha abanicado a 2.535 bateadores, lo que le ubica en el puesto 35 de por vida.

4.- FÉLIX HERNÁNDEZ: Una molestia física del derecho venezolano retrasó su búsqueda de llegar a 3.000 ponches en su carrera en la MLB. Ahora mismo el veterano es agente libre tras probar suerte con los Orioles de Baltimore en la pasada primavera 2021, pero de igual forma está entre los cinco lanzadores latinos con más abanicados.

El venezolano de 34 años de edad espera volver a lanzar en las mayores y para eso debe reponerse de las molestias en el codo que le hicieron perder la oportunidad de hacer el equipo con los Orioles.

No lanza en Grandes Ligas desde 2019, cuando se despidió de su equipo de siempre; los Marineros de Seattle. Optó por no lanzar en 2020 por preocupaciones por el COVID-19, de otra manera, habría aumentado su cifra de 2.524 ponches de por vida (37 en MLB).

5.- LUIS TIANT: La leyenda de Cuba pasó 19 temporadas en las Grandes Ligas y aunque paseó su talento por seis organizaciones, fue en los Medias Rojas de Boston donde pasó la mayor cantidad de tiempo (8 temporadas). En sus casi dos décadas en las mayores sumó 2.416 ponches propinados, que le tienen entre los mejores 50 de la historia (47) y es uno de los argumentos que esgrimen quienes piden su exaltación al Salón de la Fama.

LISTADO COMPLETO DE LATINOS CON MÁS PONCHES DE POR VIDA EN LAS MAYORES

Pedro Martínez es el lanzador líder latinoamericano con más ponches propinados en el Big Show. Martínez termino su carrera con 3.154, ocupando el lugar 13 en el ranking de los máximos ponchadores de todos los tiempos. En la cima esta Nolan Ryan, con 5.714 ponches de por vida, en 27 temporadas.

Según los países los mejores lanzadores latinos con al menos 10 temporadas jugadas en la Gran Carpa, en este renglón son: Pedro Martínez, 3.154 (Rep. Dominicana); Javier Vázquez, 2.536 (Puerto Rico); Bartolo Coló, 2.535  (Rep. Dominicana) Félix Hernández, 2.524 (Venezuela); Luis Tiant Jr., 2.416 (Cuba); Dennis Martínez, 2.149 (Nicaragua) y Fernando Valenzuela, 2.074 (México).

Mediante un cuadro elaborado por Miguel Dupouy Gomez se observa, la distribución por países, para este grupo, es la siguiente: 13 lanzadores de la República Dominicana, 6 de Venezuela, 4 de Cuba, 4 de México, 2 de Puerto Rico y 1 de Nicaragua para un total  de treinta serpentineros.

TRES LANZADORES ESTAN ACTIVOS EN MLB

Tres de los lanzadores que aparecen en este listado todavía están activos en el beisbol de las mayores hasta hoy viernes 3 de septiembre 2021.

El veterano lanzador dominicano Ervin Santana con los Royals de Kansas City  con su 44 ponches de este año, su campaña 16 en la Gran Carpa,  ahora suma 1970 para colocarse a 30 de los 2,000 ponches de por vida

Johnny Cueto, también dominicano,  de los Gigantes de San Francisco, registra 124 ponches para un total de por vida de 1865 a 35 de los dos mil  en 14 estaciones.

Mientras que Oliver Pérez, nativo de Culiacán, Mexico,  con los Indios de Cleveland,  tiene cuatro para registrar 1,545 abanicados en su carrera de 19 temporadas en las mayores.///

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Efemerides Rafael Baldayac