Connect with us

Efemerides Rafael Baldayac

Orel Hershiser dueño de una marca espectacular en MLB

Cuando estableció la marca de 59 episodios sin permitir anotaciones se arrodillo en el montículo en agradecimiento a Dios. Hershiser ganó en esa campaña de 1988 el premio Cy Young de la Liga Nacional (23-8), 15 juegos completos, 2.26 CLP., 8 blanqueadas. Pero detrás de todos estos premios estaba la mano del Señor pues Hershiser era cristiano y siempre le dio la gloria a Dios.

EFEMERIDES ESPECIAL 28 DE SEPTIEMBRE 1988:

Por Rafael Baldayac

Orel Hershiser estelar lanzador de los Dodgers de los Ángeles estableció una de las marcas más espectaculares en la historia de Grandes Ligas tras registrar 59 entradas consecutivas sin permitir anotaciones.

Lo hizo hace más de tres décadas, el miércoles 28 de septiembre de 1988, lanzando 10 entradas contra los Padres de San Diego en el estadio Jack Murphy.

Los Esquivadores desperdiciaron desafortunadamente el esfuerzo del diestro lanzador  tirando diez episodios en blanco para quedar sin decisión en el maratónico partido donde finalmente los azules sufrieron la derrota por 2-1 en 16 intensos capítulos.

El récord de Grandes Ligas para más entradas sin permitir carrera había sido de 58 innings y estaba en poder del legendario Don Drysdale, también de los Dodgers, desde 1968.

Drysdale había quebrado la marca que tenía 55 años vigente, con 55 entradas y 2 tercios impuesta por Walter Johnson de los Senadores de Washington en 1913.

La racha sin permitir anotación de Hershiser fue rota por un imparable productor del inicialista de los Rojos de Cincinnati, Todd Benzinger, en la primera entrada de la inaugural apertura de Hershiser en el comienzo de la temporada de 1989.

Además de la marca establecida, Hershiser ganó en esa campaña de 1988 el premio Cy Young de la Liga Nacional con marca de (23-8), 15 juegos completos, 2.26 de efectividad, 8 blanqueadas.

Sumó un total de  178 ponches, fue nombrado Jugador Más Valioso y añadió el Guante de Oro para un lanzador. Pero detrás de todos estos premios estaba la mano de Dios pues Hershiser era cristiano y siempre le dio la gloria a Dios.

Cuando estableció la marca de 59 episodios sin permitir anotaciones se arrodillo en el montículo en agradecimiento a Dios.

Después del juego final de la Serie mundial de 1988 le dijo a un reportero que había estado cantando canciones de alabanza a Dios a fin de calmarse y mantener la concentración.

Esa noche Orel dio testimonio en la televisión de Los Angeles diciendo; “este no es un programa religioso pero quiero darle las gracias a Dios”.

Se comentó que Orel nunca fue arropado por la altivez, “al contrario fue una persona buena, trabajadora, perseverante, determinada y humilde”.

Su pastor resaltó los siguiente: “Cuando le das las primicias a Dios eres enaltecido y colocado en un lugar especial en el corazón del Rey del Universo”.

EL HISTÓRICO JUEGO DE 16 ENTRADAS

Tuvo una carrera maravillosa, que incluyó una de las mejores temporadas, 1988, que un lanzador haya tenido. Hershiser rompió el récord de Don Drysdale con 59 entradas consecutivas sin permitir carreras con la presencia del legendario pitcher derecho.

Drysdale era comentarista de los Dodgers en la noche del 28 de septiembre de 1988.

«Cuando fui al montículo en la décima entrada [la entrada en la que rompió el récord], miré a la sala de prensa para saludar a Don, pero él no estaba allí», dijo Hershiser.

Lo habían enviado después de la entrada para entrevistarme. Lo hicimos en vivo, durante el juego, después de que me sacaron».

Hershiser rompió el récord a instancias del entonces manager Tommy Lasorda. Le imploró a su abridor que subiera al montículo en la décima entrada del juego sin anotaciones, lo cual fue en contra de los deseos de Hershiser, ya que prefería simplemente dejar empatada la marca de Drysdale.

Un lanzamiento descontrolado permitió que el primer hombre llegara hasta la parte baja de la décima, y ​​luego fue sacrificado a la posición de anotar. Hershiser finalmente enfrentó a los corredores en las esquinas con dos outs, cuando indujo un elevado para terminar la entrada.

Los Dodgers perdieron en 16 entradas, pero Hershiser consiguió la pelota histórica del último out de la décima entrada.

«Estábamos preocupados de que [el jardinero central] José González iba a lanzar la pelota a las gradas después de la entrada», dijo Hershiser, riendo. «Cuando Fernando [Valenzuela] ganó su vigésimo juego, José lanzó la pelota las gradas mientras Fernando miraba cómo la pelota se alejaba volando».

La racha de 59 entradas de Hershiser casi se detuvo después de 43 entradas, como le paso a Drysdale después de 45 entradas en 1968, cuando Drysdale golpeó a Dick Dietz de los Gigantes con un lanzamiento con las bases llenas, pero el árbitro Harry Wendelstedt dictaminó que Dietz no intentó salirse del camino, y lo cantó strike.

«Tuve corredores en primera y tercera con un out contra los Gigantes [23 de septiembre], y Brett Butler corrió fuera de la línea, y los árbitros lo consideraron una doble jugada automática.

Sin esa decisión, la carrera hubiese anotado», dijo Hershiser. «Esa es la única vez que algo así me sucedió como lanzador. Salí corriendo del campo gritando: ‘¡Tuve mi momento Dick Dietz!».

Hershiser tuvo una brillante postemporada en 1988, con marca de 3-0 y una efectividad de 1.05, dos blanqueadas y un salvamento. Lanzó el decisivo Juego 5 de la Serie Mundial contra los Atléticos, yendo a la distancia.

«Soy un llorón», dijo Hershiser. «A ley de un out en la novena, caminé por la parte posterior del montículo para frotar la pelota. Estaba a segundos de llorar. Tuve que volver a poner mi cara de juego y ejecutar.

Cuando ponché a Tony Phillips para terminar, tuve la reacción más extraña. No caí de rodillas y lancé mi guante al aire como Jesse Orosco. No levanté el receptor del suelo.

Solo levanté mi mano en el aire. Fue algo extraño. Y eso pasó porque bajé la guardia. Estaba pensando, ‘Tiene que haber otro out. Tiene que haber otra entrada. ‘‘

Hershiser ganó el Cy Young esa temporada. Después de la temporada, fue invitado a la Casa Blanca.

FOTO: Orel Hershiser jugó la mayor parte de su carrera con Los Dodgers. También lanzó para los Indios de Cleveland, Gigantes de San Francisco y Los Mets de Nueva York. (Foto Crédito: Jayne Kamin-Oncea-USA TODAY Sports).

La racha sin anotaciones de Hershiser comenzó el 30 de agosto de 1988, en su apertura número 29 desde inicio de temporada. Su salida contra los Padres fue la última de la temporada regular y se produjo después de que los Dodgers ya se habían asegurado la división.

Terminó el año, una campaña All-Star, 23-8 con una efectividad de 2.26 en camino a ganar un premio Cy Young. Por supuesto, Hershiser luego tuvo una de las actuaciones más notables en la historia de la postemporada, y finalmente ayudó a los Dodgers a derrotar a los Atléticos de Oakland en la Serie Mundial.

Hershiser fue nombrado MVP tanto de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional como de la Serie Mundial.

«Me invitaron a tres reuniones separadas con el presidente y la señora Reagan; por lo general, solo tienes una», dijo Hershiser. «Colin Powell me pidió mi tarjeta de mesa, era como la 32.

Me trasladaron a la Mesa 1. Y estaba sentado entre el presidente y Margaret Thatcher. Estaba teniendo una muy buena noche.

LOS QUE SE ACERCARON AL RECORD DE HERSHISER

La temporada de 1988 fue histórica para el exlanzador y legendario Orel Hershiser. Lanzador All Star, ganador del Cy Young, del MVP de la Liga Nacional en la serie de campeonato y el MVP en la Serie Mundial. Ese año se ganó también el Guante de Oro.

Ningún otro lanzador en la actualidad en la MLB ha logrado ganar todas esas distinciones en una misma temporada. Se suma a esto que  Hershiser se adueñó de la marca de 59 entradas consecutivas sin permitir carreras, aun vigente.

“El Bulldog”,  el apodo con que su manager Tom Lasorda lo bautizó, estableció esta nueva marca que parece irrompible y que ya ha cumplido los 33 años de permanencia.

Desde 1989 han habido lanzadores activos en la MLB que han estado arañando la marca de Hershiser, incluyendo a Zack Greinke que tiró 45 escones corridos y Hyun-jin Ryu, que llegó a 31 entradas consecutivas sin que le hagan carrera.

Sin embargo, el que ha estado más cerca es  Greinke, de los mismos Dodgers que llegó acumular a 45.2 entradas sin aceptar anotación  hasta el domingo 26 de julio de 2015.

Esta racha de ceros finalizó en 45 entradas y dos tercios cuando los Mets de New York anotaron la primera de dos carreras ante Greinke para vencer  a los Dodgers 3-2 gracias al sencillo del dominicano recién llegado, Juan Uribe,  que decidió el encuentro en la décima entrada en el Citi Field de Nueva York.

Greinke admitió una carrera en la tercera con el rodado productor de DeGrom, y otra en la sexta cuando el novato Michael Conforto recibió pelotazo con la casa llena.

Jacob deGrom superó a Greinke en el estelar duelo de lanzadores que cumplió con las expectativas, pero el cubano Yasmani Grandal empató el encuentro con sencillo en la novena.

De esta forma Los Angeles borraron una desventaja de dos anotaciones ante el cerrador dominicano Jeurys Familia, quien buscaba un salvamento de cuatro outs.

El coreano de Los Angeles Dodgers llegó a estas 31 tandas con tres juegos en blanco. Contra Atlanta (nueve entradas), Washington (ocho ) y Cincinnati (siete) sumó 24 innings en blanco, una racha que comenzó una salida antes, frente a los San Francisco Giants, donde ligó siete ceros tras admitir una carrera en la primera entrada. ///

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Efemerides Rafael Baldayac