Connect with us

El Palenque de Dihigo

Martín Dihigo sin fama en Venezuela

Cuando fui corresponsal del periódico El Nacional, uno de los diarios importantes del país sudamericano, en mis visitas a Caracas numerosos seguidores del béisbol que peinan canas y periodistas especializados elogiaban a tonos mayores al hombre llamado “El Inmortal”

Martin Dihigo. Fuente Externa.

Por Gilberto Dihigo

Nada humano me es ajeno

Durante muchos años, diversos cronistas e historiadores – me incluyo en el listado-  escribieron sin reparos que Martín Dihigo se encuentra en el salón de la fama de Venezuela y resultaba lógica esa presunción debido a que el cubano sin lugar a dudas fue uno de los peloteros que llevo el beisbol en Venezuela a otro nivel de atracción en los estadios por su calidad indiscutible que disfrutaron los aficionados de ese país.

Cuando fui corresponsal del periódico El Nacional, uno de los diarios importantes del país sudamericano, en mis visitas a Caracas numerosos seguidores del béisbol que peinan canas y periodistas especializados elogiaban a tonos mayores al hombre llamado “El Inmortal” en su paso con el famoso equipo “Concordia”, el cual de una manera u otra sembró la semilla de las futuras Series del Caribe, ya que la novena del coronel Gonzalo Gómez, hijo del entonces presidente-general, Juan Vicente Gómez, fue el primer equipo venezolano en salir al exterior a jugar beisbol y no solo eso, sino que derrotaba sin piedad a equipos de Puerto Rico, República Dominicana y Estados Unidos.

Por tres años y medio Dihigo se desempeñó en Venezuela donde dejó excelentes números. Un minucioso artículo del historiador venezolano Miguel Dupouy, que aparece en Internet, describe año por año el accionar del integrante de seis salones de la Fama – Cuba, Cooperstown, México, Mundial, República Dominicana (Latino) y el museo de la Herencia Hispana (sin contar el del Palmar del Junco, Cuba) y comprueba lo que afirma el propio Dupoy en su trabajo investigativo : “Lamentablemente, ha sido una gran injusticia que este gran pelotero cubano no haya sido exaltado aún al Salón de la Fama del Béisbol en Venezuela. Deseo, que algún día, Martín Dihigo sea incluido al Templo de los Inmortales de mi país, porque indudablemente tuvo sobrados méritos para ello. Su actuación en nuestra tierra y representando a Venezuela en el exterior fue muy destacada y relevante para el futuro, progreso y desarrollo de nuestro béisbol. Y eso, creo yo, es indiscutible”, afirma.

 

Pues es un hecho, Dihigo no se halla en el salón de la fama venezolano y el error en incluirlo hace reflexionar a quienes nos dedicamos a escribir y desempolvar viejos archivos que no debemos copiar un dato por muy importante que sea un libro o un investigador sin verificar a totalidad si es cierto su argumento. Eso en mi caso lo tengo mas que comprobado, porque hay publicaciones que señalan el nacimiento del pelotero en 1905 y fue un año después que llegó al mundo, otras aseguran que su primer grito ocurrió en Cruces, Cienfuegos, cuando fue sin dudas en Matanzas, en el desaparecido ingenio Jesús María, cercano a Limonar. Otras publicaciones, como “The Biographical Encyclopedia of the Negro Baseball Leagues”, indica que al llegar a Cuba fue nombrado Ministro de Deportes, dato extremadamente falso y ligero, nunca ocupo ese cargo, solo le adjudicaron la responsabilidad de organizar la Liga Azucarera. Es mas, luego de 44 años, en el 2005, el autoritario gobierno cubano nombró al primer negro como presidente del Instituto Nacional de Deportes y Recreación (INDER), al escoger a Cristian Jiménez. 

De igual forma, otro libro sobre su vida marcado por el oficialismo mas ramplón, afirma que su retiro en la isla ocurrió por los ajetreos sufridos en la vida deportiva profesional. Gran mentira, el sentirse olvidado, soslayado y enviado hacia el ostracismo por el gobierno cubano, el cual no le perdonó su franqueza y proverbial rebeldía, aceleró su decrepitud. El propio Carlos Rafael Rodríguez en el libro “Mi padre el Inmortal”, reconoció que Dihigo fue apartado por el régimen cubano.

De esta manera nos encontramos con este error de anotarlo en el salón de la fama venezolano y por ello ofrezco mis disculpas al seguir de manera robótica el dato. Dihigo llegó a Venezuela en 1931 con 25 años cumplidos, ya todo una sensación dentro del béisbol cubano y de las Ligas Negras y al año siguiente establecieron salarios en ese béisbol que solo Gonzalo Gómez podía sostener debido a su riqueza y el propio Dihigo aseguró que todos los deportistas contratados ganaban salarios fabulosos para la época. Alojados muchos en la hacienda “ La quebrada”, del pueblo La Victoria, propiedad de Gómez, en sus charlas me dijo que recordaba con mucho agrado sus tiempos en Venezuela por lo especiales que resultaron los aficionados y personas del pueblo La Victoria.

De su andar deportivo solo diré que su primer sin hit, sin carreras lo realizó en Puerto Rico bajo los colores del Concordia y un año después de arribar a Venezuela en 1932 demostró su valía al promediar 0.29 de promedio de carreras limpias e inició su legendaria actuación llena de momentos inolvidables tanto en el box como al bate. No regresó más a esa nación hasta 1952 que llevó como manager a los Leones del Caracas al ganar el gallardete del campeonato, pese a los malos inicios y la crítica despiadada.

No obstante a la  excelentes opiniones de muchos venezolanos y su hoja de expediente profesional, quienes deben seleccionar a ese salón de la fama nunca no lo tomaron en cuenta y aceptaron de manera silenciosa el error de quienes colocaron a Dihigo en ese meritorio recinto. La cruda realidad es que no se encuentra y por tanto en vez de siete, solo se encuentra en seis salones de la fama, lo cual sin dudas sigue como un hecho notable y ahora la pelota queda del lado venezolano que debe decidir esta pregunta.¿Merece o no no Martín Dihigo entrar al salón de la fama de Venezuela?, el tiempo dirá. 

Nos vemos pronto, pero mientras tanto sean felices siempre hay tiempo. Aquí les dejo mi correo cimarrón1952@gmail.com, por si quieren criticarme o saludarme, ambas propuestas son bien recibidas.

 

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in El Palenque de Dihigo