Connect with us

El Palenque de Dihigo

Los singulares zurdos

No es por casualidad que Ty Cobb, “El melocotonero de Georgia” y George “Babe” Ruth, dos extraordinarios bateadores de todos los tiempos en las Grandes Ligas fueran de la llamada “mano equivocada”.

    

Gilberto Dihigo.-

Nada humano me es ajeno

La diversidad de los seres humanos es lo que hace este mundo, a fin de cuentas, tan apasionante y encantador pero la sociedad nunca se acostumbra a sus seres singulares a quienes rechaza mientras logra entender su particularidad.

Y es que el primer sentimiento del ser humano ante lo que no comprende es el recelo, para posteriormente oponerse. La historia de la humanidad recoge cientos y cientos de casos donde privó la ignorancia frente a situaciones que hoy provocan risas, de no ser tan dolorosa su aceptación social.

Dentro de esos mártires incomprendidos estuvieron durante mucho tiempo los zurdos, catalogados  como “bichos raros” en los albores del andar humano. La zurdera en la Europa medieval se consideraba como asuntos de brujas y demonios y si los zurdos no se la ingeniaron en estos complicados tiempos podían ser llevados a la hoguera sin contemplaciones.

Algunos antropólogos para explicar la preferencia de la mano derecha sobre la izquierda, señalan que el hombre primitivo fue ambidextro y cuando utilizó el garrote u otra arma, empleo la mano derecha para enarbolarla y la izquierda en defensa de su corazón ante el ataque enemigo.

Esa tesis tiene lógica, sobre todo si sabemos que mientras no llegaron las eficientes cucharas y tenedores, ese hombre de antaño se benefició de las manos para comer. La diestra resultó la encargada principal en agarrar los alimentos, mientras que la izquierda se dejó para tareas menos pulcras de la limpieza humana como por ejemplo asear el ano.

Un médico estadounidense de la Universidad de Nueva York elaboró hace más de 50 años un estudio donde afirmó que según las reacciones emocionales tristes de los niños se sabía cuál lado dominaría. En pocas palabras, si el individuo era corto de ideas, medio estúpido y taciturno debería ser zurdo.

Por supuesto que semejante investigación era una barbaridad científica – si acaso de puede llamar ciencia- porque Julio Cesar, Alejandro el Grande, Carlomagno, Miguel Angel, Leonardo da Vinci (a decir verdad este último fue ambidextro) fueron zurdos y la estupidez no los caracterizó. Todo lo contrario.

Dentro del deporte los zurdos son una especie muy difícil para sus rivales, acostumbrados a la dinámica y reacciones del derecho. Una de las disciplinas deportivas en que los zurdos obtienen grandes satisfacciones es en el béisbol. En este deporte los bateadores de la mano izquierda tienen un paso de ventaja en el camino hacia la primera base.

No es por casualidad que Ty Cobb, “El melocotonero de Georgia” y George “Babe” Ruth, dos extraordinarios bateadores de todos los tiempos en las Grandes Ligas fueran de la llamada “mano equivocada”.

Hay más entre las décadas de los años 20 al 40 alrededor de 16 zurdos ganaron el campeonato de bateo y otros tantos el de jonrones de la Gran carpa.

Estudiosos aseguran que el zurdo tiene una ventaja natural, porque el 70% de los seres humanos posee mejor vista con el ojo derecho que el izquierdo y al batear a la izquierda, el ojo derecho queda más cerca del pitcher y sigue mejor los lanzamientos.

Aunque hay posiciones dentro del béisbol que no son cubiertas por los zurdos debido a la dificultad que entraña, eso no significa que no la puedan desempeñar. En el libro “Mi padre el inmortal”, dedicado al pelotero Martin Dihigo Llanos, miembro de seis salones de la fama, dice Dihigo: “en Cuba hubieron varios jugadores zurdos que han desempeñado distintas posiciones en el infiel. Alejandro Oms fue un magnífico cather en sus días juveniles», indica.

Y continúa el Inmortal: «Monzo Dominguez, junto a Carlos Moran formaron el mejor dúo en la posición de tercera base. Valentin Drake, antes de consagrarse como jugador estelar, que brilló como un maestro en el club Almendras patrullando el left field de ese club, fue uno de los mejores shortstop de la provincia de Matanzas para el club de su pueblo natal: Unión de Reyes», señaló.

Las carreras, tanto de hombres, perros o caballos, no ofrecen ventajas a los zurdos, ni derechos, porque las pistas están orientadas en forma inversa a las manecillas del reloj, no obstante un jockey llamado Bobby Permaneen sostuvo en las décadas de los 40 una interesante teoría.

Permanecen aseguro que como todos los jinetes eran derechos al pegarle con el  látigo a los caballos lo hacen en el lado derecho por lo que llega a formar un callo al noble bruto en ese lado, que crea una cierta insensibilidad. Un jockey zurdo al pegarle del otro lado lo hace asustarse y que corra más rápido.

Teorías y más teorías para ese 10% de la población que se vale de la mano izquierda, lo que la mayoría realiza con la derecha llamados zurdos, y que en el devenir de la humanidad fueron calificados desde brujos hasta estúpidos.

Nos vemos pronto, pero mientras tanto sean felices siempre hay tiempo. Aquí les dejo mi correo: cimarrón1952@gmail.com, por si quieren criticarme o saludarme, ambas propuestas son bien recibidas.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in El Palenque de Dihigo