Connect with us

Efemerides Rafael Baldayac

La Casa Blanca: Su historia en la natación presidencial de EE.UU.

Si bien la historia política de los presidentes norteamericanos se discute una y otra vez, la historia de su natación no es tan conocida. ¿Sabía usted que el sótano de la “White House” es en realidad una piscina en desuso que pocos conocen? Que Franklin D. Roosevelt construyó la primera piscina dentro de la Casa Blanca, y luego John F. Kennedy compitió con miembros del gabinete en esta alberca presidencial.

La Casa Blanca, portada/ Fuente Externa

EFEMERIDES ESPECIAL 2 DE JUNIO DE 1933:

Por Rafael Baldayac

La Casa Blanca (The White House),  residencia oficial y principal centro de trabajo del presidente de los Estados Unidos, ha experimentado muchos cambios en sus 231 años de historia, con testimonios que guardan una interesantísima memoria de la natación presidencial.

Franklin Delano Roosevelt que ejerció como 32.º presidente de Estados Unidos, al comienzo de su mandato, inauguró el 2 de junio de 1933 la construcción de la histórica  primera piscina dentro de la Casa Blanca, pileta que sirvió incluso para competencias deportivas entre miembros del gabinete.

La idea de una piscina en la Casa Blanca pertenece al capitán Joseph Patterson, editor del New York Daily News y un hombre acérrimo de Franklin Roosevelt.

Esta campaña dirigida por el New York Daily News de recaudar fondos para la construcción de esta piscina para el presidente Roosevelt, quien sufría de poliomielitis, se hizo porque a menudo el mandatario nadaba en alberca terapéuticas en su casa de Hyde Park, Nueva York o en un centro de rehabilitación en Warm Springs, Georgia.

Tras el éxito de la campaña,  se inauguró ese mismo año la piscina cubierta en forma rectangular, rodeada por techos abovedados y altas filas de ventanas en forma de media luna, dentro de la terraza oeste entre la Casa Blanca y el ala oeste, eliminando un antiguo lavadero.

Todo comenzó el 14 de marzo de 1933, diez días después de que FDR prestó juramento y en medio de la crisis bancaria, el Daily News anunció una campaña pública de recaudación de fondos para construir una piscina en la Casa Blanca para que el presidente afectado por la poliomielitis pudiera nadar cómodamente, una de las pocas actividades físicas que su aflicción le permitía disfrutar.

La piscina de la Casa Blanca, construida para el presidente Franklin D. Roosevelt inaugurada el 2 de junio de 1933. Fuente Externa

«Ayude a construir una piscina para Roosevelt», decía la leyenda de la portada junto con cuatro fotografías de la natación FDR. Franklin D. Roosevelt, que está sacando al país de la depresión, debe tener una piscina para su salud. No hay ninguna en la Casa Blanca.

Por eso, hoy News se compromete a actuar como medio para que los ciudadanos del Estado de Nueva York expresen cariño por FDR dándole una piscina”. Patterson prometió $ 1,000.  March of Dimes pronto se unió, animando a los escolares a enviar sus monedas. A pesar de la profundidad de la Depresión, se recaudó el dinero y se construyó la piscina en un tiempo récord, menos de tres meses.

FDR se sumergió por primera vez en la piscina el 2 de junio de 1933. «Una vez construí una piscina yo mismo e hice todo el diseño y todo el trabajo», les dijo a los trabajadores de la construcción en la ceremonia de inauguración, «y cuando la terminé, la piscina se cayó! La piscina que construiste se levantará”.

FDR usaba la piscina a diario cuando estaba en la Casa Blanca, y con frecuencia se unían a los principales asesores e invitados. Le ofreció a Joseph P. Kennedy la presidencia de la recién creada Comisión de Bolsa y Valores justo después de darse un chapuzón nocturno en la piscina.

Harry Truman también usaba la piscina con frecuencia, para las risas del personal de la Casa Blanca, que notaron que siempre nadaba con las gafas puestas. Eisenhower usó menos la piscina, a pesar de que el Dr. Howard G. Snyder, el médico de la Casa Blanca, quien se preocupaba por el corazón enfermo de Ike, lo alentó a hacerlo por el ejercicio.

«CREO QUE NADAR ES ALGO MARAVILLOSO». 

Franklin D. Roosevelt Jr. dijo una vez: «Creo que nadar es algo maravilloso». El padre de Roosevelt, Franklin D. Roosevelt (el 32º presidente de los Estados Unidos), nadó mucho durante su vida.

Pero FDR no fue el único de los presidentes norteamericanos  que disfrutó de la natación; de hecho, varios jefes de estado nadaron con bastante frecuencia, ya sea de forma competitiva o por placer. Si bien la historia política de los presidentes se discute una y otra vez, la historia de su natación no es tan conocida.

Varios presidentes y sus familias disfrutaron de esa piscina, incluido el presidente John F. Kennedy. Tanto así, que en 1961, el padre de JFK le regaló un mural junto al mar caribeño para que lo pintara a lo largo de tres de las paredes de la piscina. Fuente Externa

Los usuarios frecuentes de la piscina de FDR incluían a Harry Truman, quien, para entretenimiento de su personal, solía nadar con las gafas puestas.

Teddy Roosevelt John F. Kennedy se destacaron porque no tuvieron reparos en invitar a otros a unirse a ellos, incluido el personal y los embajadores.

Kennedy a menudo nadaba para aliviar su dolor de espalda y, a menudo, invitaba a otros a unirse a él, incluidas algunas mujeres que no eran la señora Jaqueline Kennedy.

John Fitzgerald Kennedy,  fue el trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos. Fue conocido como John F. Kennedy; «Jack» por sus amigos; o por su sobrenombre JFK. Elegido en 1960, Kennedy se convirtió en el presidente más joven de su país, después de Theodore Roosevelt. Ejerció desde el 20 de enero de 1961 hasta su asesinato en 1963.

Se observó que el presidente Kennedy nadaba dos veces al día y organizaba carreras con miembros del gabinete.

Los azulejos colocados en las paredes de la piscina han sido firmados por varias celebridades, dignatarios, medios de comunicación y miembros de administraciones pasadas.

Mientras que Lyndon Baines Johnson, (el hombre que ordenó la invasión a la Republica Dominicana en 1965),  nadaba desnudo en la piscina. Una vez invitó al famoso ministro evangélico  Billy Graham a hacerlo también.

RICHARD M. NIXON (1969-1974) CLAUSURO LA PISCINA

En la época de Richard Nixon, se necesitaba una nueva sala de prensa para adaptarse a la creciente prensa. Al preferir los bolos a la natación, Nixon decidió construir la nueva sala de prensa sobre la piscina. Sin embargo, al hacerlo, abandonó la piscina para que pudiera restaurarse fácilmente.

Nixon, el trigésimo séptimo mandatario de los Estaos Unidos entre 1969 y 1974, único presidente en dimitir del cargo,  levantó 37 años después  la construcción de una sala de conferencias de prensa sobre la antigua piscina para dar cabida a la creciente demanda de noticias de televisión.

Nixon era más un jugador de bolos que un nadador, y quería agregar más espacio para los medios de radio y televisión en crecimiento.

Cubrió la piscina con un piso nuevo y la sala se convirtió  en un salón de conferencias de prensa en 1970. Antes de la sala de prensa, los medios de comunicación a menudo se agolpaban en la Oficina Oval o llenaban los pasillos para hacerle preguntas al presidente.

Muchas veces el cuerpo de prensa de la Casa Blanca se reunía, en un pequeño teatro para escuchar los informes del secretario de prensa Nixon.

Es decir que la piscina que construyó Roosevelt en 1933 había sido cubierta y permanece debajo del piso del centro de prensa. Las puertas que se abrían al Rose Garden permitiendo a los miembros de los medios de comunicación un acceso rápido a los eventos al aire libre.

Hoy en día, las firmas de invitados especiales de la Casa Blanca se pueden encontrar alineadas en las baldosas de la antigua piscina debajo de la sala de prensa.

Por el contrario, se sabía que el sucesor de Nixon, Gerald Ford, era un ávido nadador que nadaba casi a diario. Ford inicialmente planeó trasladar la prensa a una nueva ubicación para reabrir el grupo de FDR, pero el costo de hacerlo lo asustó.

GERALD R. FORD, CONSTRUYÓ UNA NUEVA PISCINA

A medida que cambiaban los presidentes, también lo hacía la Casa Blanca. Es así como el presidente Gerald R. Ford, un ávido nadador, instaló  en 1974  una nueva piscina, esta vez al aire libre en los terrenos de la Casa Blanca.

Ford que instaló esta piscina al aire libre todavía la First Families continúa usando con frecuencia. Hoy en día, también existen allí una cabaña y un jacuzzi.

Ford fue el trigésimo octavo presidente de los Estados Unidos, que ejerció el cargo desde el 9 de agosto de 1974 hasta el 20 de enero de 1977, tras la dimisión de Richard Nixon por el escándalo Watergate.

El político republicano construyó esta nueva piscina en la Casa Blanca en los pocos meses que duró como jefe de estado, dejando intacta la vieja piscina sin agua que estaba debajo de la sala de prensa, en el «sótano», alberca original que todavía estructuralmente sigue inalterable.

Debajo del piso de la sala de conferencias de prensa James C. Brady, como se llama formalmente, se encuentra la piscina original de la Casa Blanca, en desuso desde que Richard Nixon la rechazó en 1969 para dar cabida a la creciente prensa televisiva.

Ese salón arriba de este hueco de la antigua piscina alberga servidores informáticos, junto con más de 500 millas de cables y alambres de fibra óptica para adaptarse a los medios.

La Sala de conferencias de prensa ha sido renovada varias veces, una durante la administración Reagan y nuevamente en 2007 durante la administración Bush.

El 11 de febrero de 2000, se le cambió el nombre oficialmente a Sala de conferencias de prensa James S. Brady, en honor al exsecretario de prensa que recibió un disparo y quedó paralizado durante un intento de asesinato del presidente Reagan.

INMERSIÓN EN PISCINA PRESIDENCIAL

Si bien muchos de los líderes de nuestra nación disfrutaron de la natación, algunos de ellos disfrutaron de nadar sin traje de baño. John Quincy Adams, el primer presidente conocido por la natación frecuente, es probablemente el más conocido por sus nados desnudos en el Potomac.

Todos los días, Adams se despertaba a las 5 am (4:30 en el verano), encendía un fuego, leía la Biblia y luego iba a nadar. En su época, se sabía que Adams era un poderoso nadador que se sentía cómodo en el agua.

Acerca de la natación Adams escribió una vez: «La he encontrado invariablemente propicia para la salud, y nunca he experimentado el menor inconveniente».

 Los baños matutinos diarios de Adams no eran un secreto para la sociedad de Washington. Entonces, supuestamente,  Anne Royall, una de las primeras mujeres periodistas, quiso entrevistar al presidente.

Para ello, bajó al Potomac mientras él nadaba y se sentó sobre su ropa. Ella se negó a irse hasta que él respondiera a todas sus preguntas. Al hacerlo, Royall se convirtió en la primera mujer en entrevistar a un presidente.

John Quincy Adams, quien llegó a ser el sexto presidente de los Estados Unidos (1825-1829),  fue hijo del segundo presidente norteamericano, John Adams y de su esposa Abigail Adams.

El sucesor de Adams, Andrew Jackson, también disfrutaba de nadar desnudo, después de lo cual le gustaba relajarse cavando y escardando en la Casa Blanca (vestido adecuadamente, por supuesto).

KENNEDY Y REAGAN NADADORES COMPETITIVOS…

 

Dos de los presidentes nadaron de manera competitiva durante sus vidas. Tanto Kennedy como  Ronald Reagan compitieron por sus respectivas universidades durante su juventud.

Aunque más conocido como actor, Reagan era en realidad capitán del equipo de natación de Eureka College. Mientras se desempeñaba como capitán en su tercer año, su entrenador sufrió un derrame cerebral.

El presidente de la universidad luego le pidió a Reagan que entrenara al equipo sin dejar de ser miembro.

Ese año en el campeonato de la conferencia, el corredor de espalda de Eureka no se presentó para el relevo combinado de 150 yardas (la mariposa y la braza no fueron golpes separados).

FOTO cortesía de la Biblioteca Presidencial Ronald Reagan

Reagan luego decidió nadar tanto en estilo espalda como estilo libre, enfureciendo a los otros entrenadores. En ese momento, sin embargo, no había ninguna regla que estableciera que eso era ilegal, y Reagan terminó llevando a su equipo al cuarto lugar en la conferencia después de haber terminado último el año anterior.

Por otro lado, Kennedy era miembro del equipo de natación de Harvard. Al principio, Kennedy jugaba en el equipo de fútbol, ​​pero después de no ser tan bueno en eso, se cambió a la natación.

Era un backstroker bastante bueno, pero según sus entrenadores era bastante frágil y un poco hundido en el agua. En particular, Kennedy fue miembro del primer equipo de natación de Harvard en derrotar a Yale.

REAGAN FUE SALVAVIDAS Y KENNEDY TAMBIÉN SALVÓ VIDAS

 

Además de competir en la natación, tanto Reagan como Kennedy pudieron llevar sus talentos al agua y usarlos para ayudar a salvar las vidas de otros. Ambos han sido elogiados por sus logros para salvar vidas.

Reagan se desempeñó como salvavidas desde 1927 hasta 1932 en Rock River en su ciudad natal de Dixon, Illinois. Durante su tiempo como salvavidas, Reagan salvó 77 vidas.

Los lugareños, sin embargo, bromean diciendo que algunos de los que Reagan salvó eran solo mujeres jóvenes que querían ser salvadas por el guapo salvavidas. Hoy su silla de guardia está en exhibición en la Casa y Museo de la Comunidad de Loveland en Dixon.

Kennedy también salvó vidas, pero lo hizo durante su servicio en la Segunda Guerra Mundial. En 1943, mientras se desempeñaba como teniente junior en la Marina de los EE. UU., Kennedy recibió el mando de un PT-109 con base en las Islas Salomón.

El futuro presidente John F. Kennedy  es el tercero desde la izquierda en la fila de atrás ( cortesía: biblioteca JFK). Fuente Externa

La noche del 1 al 2 de agosto de 1943, la lancha torpedera PT-109, que comandaba Kennedy como teniente, se integra en una flotilla de otras naves. Tienen la misión de interceptar los buques de transporte nipones, que cargados de tropas se dirigen desde Rabaul (Papúa-Nueva Guinea) a la isla de Nueva Georgia.

Como de costumbre, la lancha había partido en misión de vigilancia. Entonces el barco de Kennedy fue hundido por los japoneses. Kennedy usó su habilidad para nadar para llevar a su tripulación a la “seguridad” de los restos de su bote.

A la mañana siguiente, Kennedy llevó a su tripulación a nadar tres millas hasta una isla cercana mientras tiraba de un miembro de la tripulación herido mordiendo la cuerda de su chaleco salvavidas para que sus brazos estuvieran libres para nadar.

Después de unos días sin comida ni agua, Kennedy hizo otro nado largo hasta otra isla donde encontraron cocoteros. Por su servicio, Kennedy recibió la Medalla de la Armada y el Cuerpo de Marines (la más alta condecoración no combativa otorgada por heroísmo) y el Corazón Púrpura.

 

El expresidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, durante sus años de estudio en la prestigiosa universidad de Harvard, fue miembro del equipo de natación entre 1937 y 1938 y su entrenador fue Bob Muir, quien sería años más tarde el responsable del equipo olímpico de natación de EE.UU. en los Juegos Olímpicos de Melbourne (Australia) en 1956.

La capacitación y determinación que exhibió el joven Kennedy en sus prácticas como nadador le sirvieron posteriormente, cuando EE.UU. entró a la Segunda Guerra Mundial, tras el ataque japonés a Pearl Harbor.

THEODORE ROOSEVELT CONSTRUYO CANCHAS DE TENIS

 

Theodore Roosevelt agregó canchas de tenis detrás del ala oeste, y William Howard Taft las trasladó más al sur en 1910.

La cancha de tenis finalmente se convirtió en el sitio de la piscina al aire libre de la Casa Blanca, y se construyó una cancha de tenis diferente. El presidente George HW Bush amplió la cancha de tenis en 1989 y Melania Trump la renovó en 2020.

 

Teddy Roosevelt ganó fama liderando a los Rough Riders durante la Guerra Hispanoamericana. El futuro presidente siempre estaba preparado para un desafío, y llevó esa ambición y audacia a lo largo de su presidencia.

Rough Riders (‘Jinetes duros’, en español) es el nombre que recibió el primer Regimiento de Caballería Voluntaria de Estados Unidos durante la Guerra Hispano-Estadounidense, en 1898.

Mientras se desempeñaba como presidente, formó lo que se conocía como su Gabinete de Tenis, que inicialmente comenzó como un club de tenis.

El tenis resultó ser demasiado dócil para Teddy, por lo que recurrió a otra cosa. En cambio, él y su Gabinete de Tenis elegirían un punto en un mapa para caminar sin tener en cuenta los obstáculos, incluidos los cuerpos de agua.

Estas aventuras a menudo implicaban una cantidad decente de natación, incluida la natación a través de Rock Creek con hielo flotando sobre ella.

FOTO IMAGEN: El presidente Warren G. Harding observando a los jugadores de tenis en las canchas de la Casa Blanca en 1923. (Biblioteca del Congreso).

El último Roosevelt, FDR, aunque no tan atrevido y capaz, llevó a cabo eventos similares durante su presidencia. Conocidas como despedidas de soltero, el propósito de estos eventos era ganarse la buena voluntad de los demócratas del Congreso. Estas fiestas incluirían pesca, tiro al plato y, por supuesto, nadar desnudo.

EL ROSE GARDEN DE LA CASA BLANCA

Cada vez es más notable que interiores cambian más rápidamente que el exterior de la famosa mansión norteamericana de estilo neoclásico. Ellen Wilson, la esposa de Woodrow Wilson, estableció el Rose Garden en 1913.

El Rose Garden fue diseñado por George E. Burnap y Beatrix Farrand como un jardín formal de flores, antes de que el espacio se utilizara para eventos y conferencias de prensa. El jardín estaba organizado en hileras con césped en el centro.

Melania Trump acaba con el jardín que diseñó Jacqueline Kennedy. La primera dama ha modificado este espacio exterior y ha optado por un estilo menos colorido y más sobrio, que algunos asocian a un reflejo del actual matrimonio presidencial

FOTO: La Casa Blanca con su Jardín de Rosas en 1914. (Harris y Ewing / Biblioteca del Congreso).

Melania Trump., la pasada  primera dama de Estados Unidos acaparó toda la atención tras presentar su última modificación en la Casa Blanca. Se trata del Rose Garden (jardín de las rosas), el jardín que debido a la pandemia por el coronavirus estuvo siendo utilizado como base de las conferencias de prensa del presidente Donald Trump  y que Melania reformó por completo.

La polémica surgió porque este espacio no había sido restaurado en casi 60 años, siendo Jacqueline Kennedy  la encargada del último diseño que elaboró junto a la jardinera Rachel Lambert Mellon en el año 1961.

El jardín original lo formaban una colorida variedad de rosas, tulipanes y árboles grandes, donde destacaban los manzanos silvestres y con un cuidado césped cubriendo todo el suelo. La primera dama Trump optó por rebajar esa gama cromática con colores más suaves donde predomina el blanco.

La señora Trump también cambió los grandes árboles por pequeños setos y ha incluido un camino de piedra central.

Muchos de ellos han tachado la reforma de sobria e insípida debido a la elección de Melania Trump de retirar los fuertes colores así como los manzanos que proporcionaban una vista más campestre y ligera y lo han asociado a una metáfora con el actual matrimonio presidencial.

 “¿Podemos hablar de cómo el jardín de rosas de Jackie Kennedy era colorido, diverso y hermoso y que Melania lo ha dejado…blanco?”; “Melania Trump destruyó el Rose Garden de Jackie Kennedy.

///

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Advertisement

Trending

Advertisement

Opinión

Advertisement

More in Efemerides Rafael Baldayac