Connect with us

Efemerides Rafael Baldayac

Jugar de noche revolucionó béisbol; Abrió negocio millonario TV

La franquicia de Cincinnati se anotó otro logro más en el béisbol, cuando el presidente Franklin D. Roosevelt encendió los arcos eléctricos del extinto Crosley Field, el cual apenas unos días antes había sido remodelado y equipado con luces para encuentros nocturnos.

EFEMERIDES ESPECIAL 24 DE MAYO 1935:

Por Rafael Baldayac

El desaparecido Crosley Field de Cincinnati se convirtió en el pionero entre los parques de pelota iluminados en el beisbol de las Grandes Ligas, al servir de escenario del primer juego nocturno, etapa que transformó el beisbol dando “luz verde” al mercado millonario de la televisión.

Los Rojos de Cincinnati se alzaron con el triunfo 2 por 1, en diez entradas, sobre los Filis de Philadelphia en este primer choque nocturno en la historia de MLB, celebrado el viernes 24 de mayo de 1935, siendo testigos los 20,422 aficionados que se dieron cita al estadio del “Viejo Cinci” en Ohio.

Un  hecho sin precedente, cuya iniciativa fue de Larry MacPhail, hizo que el presidente de los Estados Unidos, Franklyn D. Roosevelt encendiera las luces de 363 bombillas del estadio de los rojos.

La iluminación llegó  desde la Casa Blanca al oprimir el presidente el botón, switch o interruptor que se instaló  en la llamada “The White House”, residencia oficial del mandatario norteamericano.

Ben  Chapman en este primer juego nocturno  se embasó siete veces, dos dobles y cinco bases por bolas, record aún vigente en las mayores.

Fue un duelo de lanzadores apretado, jugado y emocionante, celebrado ante una multitud de 20,422, la tercera multitud más grande de la temporada para los Rojos con dificultades financieras. La asistencia promedio a los juegos diurnos en Cincinnati en 1935 rondaba los 2.000.

«No se hizo ningún juego de palabras, pero había electricidad en el aire: en el campo, en las gradas y en la caseta», dijo el primera base de los Rojos Billy Sullivan en ese momento.

Cincinnati esa temporada de 1935 jugó siete partidos nocturnos contra los restantes clubes de la Liga Nacional.

El día que la luz llegó al béisbol

El extinto Crosley Field de Cincinnati,  apenas unos días antes había sido remodelado y equipado con luces para encuentros nocturnos del viernes 24 de mayo de 1935.

Cuando el presidente Franklin D. Roosevelt encendió los arcos eléctricos del Crosley Field, la franquicia de Cincinnati se anotaba otro logro más en el béisbol.

Ellos fueron los pioneros en tener un equipo profesional, instituir el Día de las Damas, crear el servicio de sucursales, ser los primeros en viajar por avión y posteriormente los promotores en iniciar los juegos televisados de su novena.

FOTO: El Presidente Franklin D. Roosevelt, desde la Casa Blanca, oprimió el botón que encendió 363 bombillos que dieron luz al beisbol por primera vez.

Con este paso de jugar bajo luces, el béisbol mayoritario comenzó su transformación tecnológica y económica, ya que le abrió el camino a la televisión, cuyo primer encuentro fue transmitido el sábado 26 de agosto de 1939 con una doble cartelera entre los Dodgers de Brooklyn y los Rojos de Cincinnati.

140 años luces en ligas menores

La historia recoge que contando con la iluminación más a menos apropiada en las Ligas Menores y entre aficionados, se había estado jugando por la noche desde el 2 de septiembre de 1880. Es decir hace mas de 140 años.

Sin embargo, ha dicho que no era una luz tan apropiada para iluminar completamente el diamante por completo, lo que impedía un buen desempeño de los fildeadores.

Es decir que a pesar de la fanfarria que rodeaba el primer juego de grandes ligas bajo las luces, el béisbol nocturno no era en absoluto un concepto nuevo cuando se trataba de las Grandes Ligas hace 75 años.

El primer experimento en el béisbol nocturno tuvo lugar el 2 de septiembre de 1880, cuando dos equipos de grandes almacenes promovieron el concepto en Hull, Massachusetts, justo un año después de que Thomas Edison perfeccionó el diseño de la bombilla eléctrica.

Otros juegos nocturnos de ligas menores

Otro juego nocturno ocurrió por primera vez el 2 de junio de 1883, cuando visitando a Quincy (Illinois) derrotó a un equipo local en Fort Wayne (Indiana). Varios juegos nocturnos de ligas menores más se llevaron a cabo en el siglo XIX.

El primer juego nocturno en Cincinnati, entre dos equipos de Elks Club, se celebró en 1909, en el Palacio de los Aficionados, el estadio de béisbol de los Rojos antes de la construcción en el sitio donde más tarde se ubicaría Crosley Field.

Al año siguiente, se llevó a cabo un concurso nocturno en el Comiskey Park de Chicago, entre dos equipos semi-profesionales locales, ante 20,000 fanáticos.

Irónicamente, los Medias Blancas estaban en Nueva York, jugando un empate 6-6 en un juego llamado a causa de la oscuridad.

Liga negra fue pionera

Sin embargo, ninguno de estos esfuerzos pioneros ganó mucha tracción.

 Los verdaderos avances en la iluminación nocturna del béisbol se hicieron en los menores, las ligas negras y los clubes de tormentas, como el equipo de la Casa de David.

 

«Lo que son las películas para el cine, el béisbol nocturno será para el béisbol», dijo proféticamente J.L. Wilkinson, propietario de los Monarcas de Kansas City, una de las franquicias emblemáticas de las Ligas Negras y miembro del Salón de la Fama de 2006.

A principios de la década de 1930, Wilkinson creó un sistema de iluminación portátil que podía remolcarse detrás del autobús del equipo y establecerse en casi cualquier lugar, permitiendo a sus equipos jugar con más frecuencia y ganar más dinero para garantizar su supervivencia.

Más tarde, se registra como el primer juego nocturno de béisbol profesional, el realizado bajo un sistema de iluminación permanente que tuvo lugar el 2 de mayo de 1930 en Des Moines, Iowa, donde los Demons de la ciudad natal vencieron a los Aviadores de Wichita, 13 carreras por 6.

El juego fue transmitido a nivel nacional por la radio NBC, y el propietario de los Demons, Lee Keyser, le dijo a la nación que los jugadores y los fanáticos estaban felices, y que el juego nocturno «significa que las Ligas Menores ahora vivirán».

Doce mil fanáticos salieron esa noche, 20 veces el promedio de 600 asistentes a un juego de un día.

Antecedentes históricos de MLB

Cinco meses antes, el 11 diciembre 1934, la Liga Nacional votó para permitir jugar béisbol nocturno.

Ellos autorizaron en inicio un máximo de siete juegos para cualquier club que instale alumbrado.

Ahí comenzó el béisbol su más alta dimensión comercial.

La Liga Americana no garantizó el permiso para juegos de noche sino hasta 1937. Jugar de noche revolucionó el béisbol y le dio luz verde al mercado millonario de la televisión, donde se mueve el gran dinero.

FOTO: El futuro miembro del Salón de la Fama Larry MacPhail enciende las luces en Crosley FIeld para el primer juego nocturno de las grandes ligas el 24 de mayo de 1935. (Museo y Salón Nacional de la Fama del Béisbol)

John McGraw, bautizado en el mundillo del béisbol como “El Pequeño Napoleón”, era opuesto a que se jugara de noche, y el primer juego fue celebrado en Grandes Ligas un año después de su muerte el 25 de febrero de 1934.

Es si como el primer juego nocturno fue en el Crosley Field, de Cincinnati, el 24 de mayo de 1935, los Rojos de Cincinnati contra los Filis de Filadelfia. Exactamente 20,422 fanáticos asistieron al histórico partido.

Juegos nocturnos trajeron danzas de los millones

Esta fue una idea nacida casi en el momento en que la bombilla incandescente se hizo realidad.

Sin embargo, su ejecución requirió más de cinco décadas de perseverancia, ya que los avances tecnológicos, la necesidad económica y unos pocos hombres brillantes finalmente derrotaron a la oposición.

Hoy, los fanáticos del béisbol nacidos después de 1935 han crecido sabiendo casi nada más que béisbol nocturno. Pero durante más de 70 años, el béisbol de grandes ligas se jugó exclusivamente durante el día.

Tras los Rojos de Cincinnati organizar el primer juego nocturno en la historia de las grandes ligas el 24 de mayo de 1935, en Crosley Field contra los Filis.

En algunos círculos, el debate sobre sus méritos sigue vivo. 

El reportero de Cincinnati Enquirer, James T. Golden, Jr., escribió que el campo se veía mucho más verde por la noche que durante el día, y que las bolas que golpeaban alto en el aire «se destacaban contra el cielo como una perla contra el terciopelo oscuro».

La Depresión perjudicó las arcas de todos los negocios, y el béisbol no fue la excepción. Pero un aura de artimañas parecía ser parte de la experiencia nocturna del béisbol.

El béisbol nocturno atrapó rápidamente a los menores e hizo mucho para revitalizar la asistencia, ayudando a atraer a los fanáticos al aire nocturno más fresco en los días previos a la propagación del aire acondicionado en el hogar.

El rápido crecimiento del béisbol nocturno en los menores en la primera mitad de la década de 1930 no pasó desapercibido en los círculos de las Grandes Ligas de Béisbol.

Larry MacPhail tuvo la iniciativa

Larry MacPhail, quien encabezó el esfuerzo de llevar los juegos nocturnos de béisbol a las grandes ligas, fue elegido al Salón de la Fama en 1978.

El miembro del Salón de la Fama Clark Griffith, propietario de los Senadores de Washington, dijo una vez: “No hay posibilidad de que el béisbol nocturno se vuelva popular en las ciudades más grandes.

Las personas allí están educadas para ver lo mejor que existe y solo representarán lo mejor. «El béisbol de clase alta no se puede jugar de noche».

El Comisionado Landis dijo inicialmente al futuro miembro del Salón de la Fama Larry MacPhail, gerente general de los Rojos de Cincinnati en el momento del primer juego nocturno: «Joven … no en mi vida o en la tuya, nunca verás un partido de béisbol jugado en las Grandes Ligas en la noche . «

Sin embargo, frente a una perspectiva financiera nefasta en Cincinnati, el dueño de MacPhail y los Rojos, Powell Crosley, cambió la opinión del Comisionado, y permitió que los Rojos recibieran siete juegos nocturnos en 1935.

Los números crecieron rápidamente, y 11 de los 16 clubes de grandes ligas habían instalado luces, para cuando Estados Unidos entró en la Segunda Guerra Mundial.

Al final de la guerra, solo los Medias Rojas de Boston, Tigres de Detroit  y Cachorros de Chicago eran resistentes. Los Medias Rojas instalaron luces en el año de 1947 y los Tigres en 1948.

Impacto en el beisbol bajo luces

En estos casi un siglo  de historia, el impacto del béisbol bajo las luces está fuera de toda duda, como una de las innovaciones más importantes del juego del pasado siglo XX.

 

Eran las 8:30 de la noche cuando el presidente Franklin D. Roosevelt apretó un interruptor ceremonial en la Casa Blanca en Washington, y las luces se encendieron en Cincinnati.

«Tan pronto como vi las luces encendidas, supe que estaban allí para quedarse», recordó el difunto Red Barber, el locutor de los Rojos en ese momento, que ganaría el Premio Ford C. Frick en 1978. «Las luces eran perfectas». . No había sombras. Todo fue encantador.

Varios periódicos informaron que había una emoción en el aire similar a un Juego de Estrellas, un invento reciente en 1933.

El acomodador del estadio Ralph Ploews recordó en un artículo posterior que la audiencia estaba hipnotizada:

Wrigley Field y Chicago Cubs

 Poco a poco los equipos de Grandes Ligas fueron acondicionando sus estadios con iluminación, siendo los Cachorros de Chicago la última organización en contar con juegos de noche, lo cual ocurrió hasta el 8 de agosto de 1988 cuando los Cachorros recibieron a los Filis de Filadelfia.

El 8 de agosto de 1988, 8/8/88 los Filis visitaron a los Cubs y se encendieron las luces del Wrigley Field, último estadio en estrenar luces.

Harry Grossman, seguidor de los Cubs, oprimió el botón que encendió las luces a las 6:05 pm, pero en la cuarta entrada se abrieron los cielos con una tormenta que provocó, la suspensión del partido.

Al día siguiente, el editorial del Chicago Tribune comentó: “Parece que hay alguien arriba que se toma el béisbol diurno muy en serio”.

La historia de los cachorros

Phil Wrigley de los Cachorros resistió hasta 1988, diciendo que el béisbol debía jugarse al sol.

Wrigley había ordenado materiales de iluminación después de la temporada de 1941, pero cuando atacaron Pearl Harbor, inmediatamente donó todo el material al Departamento de Guerra para su uso en la iluminación de «campos voladores, plantas de municiones o plantas de defensa de guerra».

Los Cachorros finalmente agregaron béisbol nocturno a sus ofertas el 8 de agosto de 1988, aunque muchos de sus juegos en casa todavía se juegan en el día.

Sin embargo, hubo una noche doble de béisbol en Wrigley Field mucho antes de 1988. El 1 de julio de 1943, dos equipos de estrellas de la All-American Girls ‘Professional Baseball League, creación de Wrigley, jugaron una doble partida acortada bajo un sistema de iluminación temporal.

Las colecciones del Salón de la Fama se han enriquecido enormemente con donaciones relacionadas con el primer juego nocturno de grandes ligas en Crosley Field.

En 1970, los Rojos donaron sus archivos y registros relacionados con el desarrollo de la iluminación en Crosley Field al Salón de la Fama.

La colección incluye diagramas de juegos de pelota, correspondencia y propuestas de tres compañías para manejar la instalación: Westinghouse, Giant Projectors y la oferta exitosa de General Electric.

Al año siguiente, la Liga Nacional le entregó al Museo un álbum de recortes con recortes de prensa, fotos y dibujos animados editoriales que documentan el desarrollo del béisbol nocturno en cada una de las ocho ciudades originales de la Liga Nacional.

La Biblioteca del Salón de la Fama también alberga una colección de 30 fotografías del primer juego nocturno del mayor Bob Payne, un capellán retirado del Ejército y autor de un libro sobre el béisbol nocturno, cuyo padre, Earl D. Payne, fue uno de los Cincinnati Gas e Ingenieros de iluminación eléctrica que trabajaron en iluminar Crosley Field.

El Salón de la Fama tiene dos pelotas de béisbol de Crosley Field desde la noche de ese juego histórico. Uno fue mantenido por el futuro árbitro del Salón de la Fama Bill Klem, y el otro está firmado por una gran cantidad de jugadores y otros, e incluye la declaración: «Las luces están bien».

El miembro del Salón de la Fama Lee MacPhail donó una hermosa pintura titulada «El primer juego de Grandes Ligas que se jugó bajo reflectores», pintado por HM Mott-Smith para el calendario promocional de General Electric en 1936.

Parece que las palabras de JL Wilkinson han demostrado ser ciertas: las luces son para el béisbol lo que son para las películas.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Efemerides Rafael Baldayac