Connect with us

Efemerides Rafael Baldayac

Jesús, Mateo, Jiménez, Castillo y Fermín mejores bateo contacto

En la Liga de Béisbol Dominicana.

Mateo Rojas Alou/ Fuente Externa

EFEMERIDES ESPECIAL 27 DICIEMBRE 1968:

Por Rafael Baldayac

 

Todos sabemos que el mundo del béisbol ha cambiado mucho y en los últimos años se le da más importancia al poder que a la calidad de los turnos al bate.

Ofensivamente ya no abundan los valiosos bateadores capaces de realizar la más básica de las tareas del béisbol: hacer contacto para poner la bola en juego.

Vivimos la época en la que los mejores bateadores del juego no temen ser retirados por la vía de los tres strikes. Es parte del juego.

Mateo, Jesús y Felipe Rojas Alou/ Fuente Externa

Los toleteros ya no ven el hecho de poncharse como una vergüenza, y a la misma vez, los equipos quieren que los pitchers abaniquen a cuantos rivales sea posible. Para bien o para mal, estamos en la era dorada de los ponches.

Es evidente que todo esto ha hecho más escasos y provechosos a esos bateadores que se especializan en hacer contacto y tener un bajo porcentaje de ponches por turnos al bate.

Cuando la pelota se pone en juego las posibilidades de embasarse son mayores, al poncharse esa oportunidad se reduce casi a cero.

Ademas con corredores en base, sobre todo si está ocupada la primera almohadilla, se acrecienta el riesgo de producirse una doble matanza.  En esta época, chocar la bola tiene un valor adicional.

Mateo Rojas Alou, uno de bateadores más fino en la historia del beisbol dominicano, en un partido celebrado el viernes 27 de Diciembre 1968 logró llegar a 132 turnos consecutivos antes de ser puesto out vía ponche por primera vez en la campaña.

Esa noche el derecho criollo Silvano Quezada, de las Estrellas Orientales, logró eliminar por la vía del tercer strike a Mateíto, que fue el primero de solo dos ponches que registró en el campeonato 1968-69 donde tuvo 167 visitas al pentágono.

Quezada, que puso su récord en 6-3 en la campaña, terminó esa noche blanqueando 2-0 a los Leones del Escogido, con una magnífica labor monticular donde apenas permitió dos hits, uno de ellos de Mateo.

Mateíto ese año  finalizó siendo campeón de bateo de la liga dominicana con elevado promedio de .390 fruto de 62 indiscutibles en 159 visitas oficiales al plato, 10 dobles, un triple, 20 carreras anotadas, 21 impulsadas, ocho bases por bolas y tres bases robadas en 42 partidos.

GRUPO ÉLITE DE BATEADORES DE CONTACTO

Una estadística propia del veterano investigador Tony Piña Campora revela que esa pericia fue una especie de sello de identidad de  los tres hermanos Rojas Alou.

Expone que al igual que Mateo, tanto Felipe como Jesús tenían esa característica como bateadores. Incluso el menor de los Alou posee el récord para una temporada y de por vida en el circuito local.

A Jesús Rojas Alou, en 1971-72 con los Leones del Escogido, sólo lo poncharon una vez, lean bien, una vez, en 142 turnos al bate, en 36 juegos jugados.

Mateo Rojas Alou, en 1967-68, con los Leones del Escogido, fue ponchado dos veces, lean bien, dos veces en 234 turnos en 59 partidos. O sea, cada 117 turnos le dieron un ponche.

Zoilo Rosario es otro de los casos dignos de citarse y en 1955-56 recibió un ponche en 118 turnos.

Manuel Emilio Jiménez en la campaña de 1959-60 estableció una marca que está vigente.

Concluyó 116 turnos al bate en forma consecutiva sin poncharse. Le tocó a uno de los lanzadores más ponchadores de esa etapa lograr hacer out por esa vía al jardinero de las Estrellas Orientales.

Guayubín Olivo, lanzando para el Licey, en juego en el que ganaron tres a dos, ponchó a seis rivales, entre ellos a Jiménez.

Manuel Mota, en 1976-77, se ponchó en una ocasión en 106 visitas al pentágono.

El último de estos prodigios en actuar en el béisbol dominicano fue torpedero Felix  Fermín, de las Aguilas Cibaeñas.

Félix Fermín, mánager de las Águilas Cibaeñas, en 1989-90 en 103 turnos recibió un ponche.

La temporada final en la que intervino localmente Fermin fue 1998-99 y en la de 1994-95 se ponchó cinco veces en 152 turnos, una frecuencia de 30.4 VBxK. Ha sido el último con ese nivel en una campaña.

Jesús Rojas Alou/ Fuente Externa

En 1993, Fermín en 480 turnos actuando para los Indios de Cleveland solo fue ponchado 14 veces, una de la menor cantidad recibidos entre los jugadores que hayan agotado una cantidad similar en una estación.

En Grandes Ligas, en 2,767 turnos Fermin fue anestesiado solo en 147 ocasiones.

En el beisbol invernal dominicano a partir del 2000, torneos en los que se ha mantenido una serie regular con cierta uniformidad, el bateador que había demostrado mayor capacidad de contacto era Robinzon Díaz.

Robinzon, un catcher y bateador designado, ya retirado de la pelota local en 2009-10 se ponchó seis veces en 141 veces al bate, frecuencia de 23.5.

Manuel Emilio Jiménez

HERMANOS ALOU EN GRUPO ELITE

La trilogía de los hermanos Alou forma parte del grupo elite de bateadores de contacto en la liga dominicana.

Jesus Alou, de por vida, tuvo 2,860 veces al bate recibiendo 106 ponches, una frecuencia de uno cada 27 turnos.

Le sigue en ese sentido Mateo con noventa out por vía de los strikes en 2,070 veces, frecuencia de uno cada 23.0.

En el noveno lugar de esa lista está Felipe con 114 ponches en 1,875 turnos, uno cada 16.4.   La habilidad de hacer mucho contacto con la bola es muy valiosa en un  bateador.

CUADRO HISTÓRICO DE MEJORES BATEADORES

DE CONTACTO  EN HISTORIA DE LIDOM

(Con un mínimo de mil turnos oficiales agotados en Serie Regular)

No.JUGADOR EQUIPO TURNOS PONCHES FRECUENCIA VB x K 
1.-Jesus AlouEscogido-Licey2,860 DxV106 KUn K cada 27.0
2.- Mateo AlouEscogido2,070 DxV090 KUn K cada 23.0
3.- ML E. JiménezEO-Aguilas1,204 DxV055 KUn K cada 21.9
4. Bonny Castillo Licey-EO2,137 DxV098 KUn K cada 21.8
5.- Felix Fermin Aguilas 1,577 DxV077 KUn K cada  20.4
6.- Mario Guerrero Escogido 1,365 DxV068 KUn K cada  19.5
7.- Manuel Mota Escogido-Licey2,400 DxV128 KUn K cada 18.8
8.- Olmedo Suárez Licey 1,243 DxV075 KUn K cada 16.6
9.- Felipe AlouEscogido1,875 DxV114 KUn K cada 16.4
10.- Nelson Norman Aguilas-Caim.1,990 DxV129 KUn K cada 15.4
11.-Junior Noboa Escogido-Caim.1,666 DxV111 KUn K cada 15.0
12.- Elvio Jiménez Licey 1949 DxV136 KUn K cada 14.3

MATEO MEJOR EN POSTEMPORADA LIDOM

En series finales de Lidom Mateo Alou,  con los Leones del Escogido, solo se ponchó tres veces en 225 apariciones al plato, según los datos suministrados por Piña Campora.

“No fue para menos, la hazaña se lo merecía; pero esta se amplía cuando se agrega que en las dos series semifinales que actuó y se efectuaban en la época, agotó 41 apariciones más sin poncharse”, señala el destacado historiador de beisbol.

Bonny Castillo/ Fuente Externa.

Eso quiere decir que en total, en las postemporadas locales se presentó a batear 266 veces y únicamente en tres fue hecho out en el plato.

DOMINICANOS EN GRANDES LIGAS

Si este análisis se extrapola a los resultados de los dominicanos que en grandes ligas han realizado por lo menos tres mil apariciones al plato, se mantienen los mismos protagonistas.

La trilogía Rojas Alou es parte de los nueve que tienen una frecuencia de más  de diez turnos por ponche, encabezando Jesús con 16.3, seguido de Mateo que logró 15.4. Felipe ocupa una sexta posición con 10.4. A ese nivel también se distinguieron Plácido Polanco con una frecuencia de 13.4 y Dámaso García 12.2.

Finalmente, para fines de comparación, la marca en Liga Mayor en esa habilidad pertenece a Joe Sewell, un campo corto de los Indios de Cleveland que bateaba a la zurda y  e destacó en el decenio de los años veinte del siglo pasado.

En su carrera de catorce años únicamente se ponchó 114 veces en 7,132 turnos, un ponche cada 63 veces. Entre los activos, pasó este año a encabezar la lista, al llegar a las tres mil apariciones, Norichika Aoki, con frecuencia de un ponche cada 10.53 turnos al bate.

De manera que Jesús y Mateo Rojas Alou ocupan un anaquel de luxe de acuerdo a Bienvenido Rojas al destacar que estos exhiben esta  cualidad muy especial, la de no conocer la vía del ponche,

Y es que en las Grandes Ligas y en la Liga Dominicana figuran jugadores que el abanicar un tercer strikes no fue su divisa.

Mateo Rojas Alou/ Fuente Externa

En 1941, Ted Williams tuvo menos ponches que jonrones, en 456 turnos al bate se ponchó 27 veces y disparó 37 jonrones.

Albert Pujols en el 2006 por poco logra algo similar a lo de Williams, con 49 jonrones. No volveremos a ver algo así en esta época. Pero estos son los más duros de ponchar.

El bateador dominicano más difícil de ponchar en Grandes Ligas ha sido Jesús Alou. En 4,345 turnos al bate solo se ponchó 267 veces, o sea cada 16.3 ocasiones ó 6.1 por cada cien.

Le siguen en ese aspecto su hermano Mateo con 377 ponches recibidos en 5,789 turnos y de la generación siglo XXI, Plácido Polanco que fue ponchado en 538 oportunidades en 7,214 turnos.

FERMIN MEJOR EN ULTIMOS 40 AÑOS MLB

Félix Fermín/ Fuente Externa

El dominicano Félix Fermín es el bateador con menos ponches en los últimos 40 años en las Grandes Ligas. Se ponchó 14 veces en la temporada de 1993. El récord es de Joe Sewell con tres, en 1932. (Fuente externa)

Si bien Fermín era un gran chocador de bolas, la mayoría de los fanáticos de la Tribu en 1993 andaban más pendientes de lo que hacían Kenny Lofton o Albert Belle en el plato.

Joe Sewell, tiene el récord del porcentaje más bajo de ponches en la historia de Grandes Ligas.

Se ponchó sólo una vez cada 63 turnos al bate, el promedio más bajo para cualquier jugador en la historia de las grandes ligas.

Y tuvo una racha de 115 juegos consecutivos sin un ponche. También tiene el récord para la menor cantidad de ponches en una temporada completa, con 3, logrado en 1932, jugando para los Yankees de New York.

En las Ligas Mayores, existen infinidad de récords, muchos de ellos se establecieron en los primeros años del siglo veinte.

PORCENTAJE MAS BAJO DE PONCHES EN HISTORIA MLB

Los dos hermanos Waner, Paul Glee, el mayor que nació en 1903 y fue bautizado como “Big Poison” y Lloyd James como “Little Poison”.

Este último se caracterizó en ser muy difícil de ponchar, pues en 7,772 veces al bate de por vida, lo poncharon 173 veces y Paul en 9,459 fue ponchado en 376 ocasiones.

Resulta que el menor, Lloyd, estuvo 18 temporadas, de las cuales 15 fueron con los Piratas de Pittsburgh y tuvo dos campañas con solamente 5 ponches.

La primera fue en 1930, pero fue en 260 veces al bat, pero lo que hizo en 1936, no tiene parangón. Se paró a batear en 414 veces y solo lo poncharon en cinco ocasiones. Lo que representa una marca, imposible de empatar y menos de superar.

Con los bateadores enfocándose cada vez más en maximizar su tiempo en el plato para batear con poder, uno pensaría que va a pasar mucho tiempo antes de que veamos a otro toletero con cerca de 500 viajes al plato y menos de 100 ponches.///

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Efemerides Rafael Baldayac