Connect with us

Efemerides Rafael Baldayac

Historia del automovilismo: Nino Farina 1er. campeón mundial F1

El piloto italiano Giuseppe Farina al volante de un Alfa Romeo ganó la histórica primera carrera del Campeonato del Mundo de Pilotos de Fórmula 1 en Silverstone, Inglaterra.

EFEMERIDES ESPECIAL 13 DE MAYO 1950:

Por Rafael Baldayac

La primera carrera en la historia del mundial de Fórmula 1 se disputó el sábado 13 de mayo de 1950 en el circuito de Silverstone el, una pista creada sobre una antigua base de la Real Fuerza Aérea Británica y donde 26 pilotos se dieron cita para el Gran Premio de Gran Bretaña.

Emilio Giuseppe Farina, más conocido como «Nino Farina» que con un único título del mundo, paso a la historia este dia tras convertirse en el primer campeón del mundo de la máxima categoría del automovilismo.

Con siete décadas y un recorrido  de más de mil carreras la Formula Uno disputó su primera temporada con un calendario de apenas siete eventos, muy diferente a los actuales que superan las 20 pruebas.

El final de la Segunda Guerra Mundial permitió el nacimiento del mundial de Fórmula 1, con el establecimiento de un reglamento en 1946 que prosperó hasta la creación de la máxima categoría y un primer calendario con paradas en Gran Bretaña, Mónaco, Indianápolis, Suiza, Bélgica, Francia e Italia.

Atrás quedaban los oscuros años 40. 1950 suponía el inicio de una nueva década, el establecimiento de un nuevo orden mundial, y la FIA quiso contribuir a ello. Un año después de la creación del Campeonato del Mundo de Motociclismo, se disputaría el primer Mundial de Fórmula 1, que sólo consistía del campeonato de pilotos, ya que el de constructores no se instauraría hasta 1958.

Un total de siete Grandes Premios, considerados los más prestigiosos del momento, otorgarían puntos para el campeonato: Reino Unido, Mónaco, Suiza, Bélgica, Francia, Italia y las 500 millas de Indianápolis.

 Esta última carrera norteamericana, que, a pesar de ser una prueba puntuable hasta 1960, fue absolutamente ignorada por los equipos europeos debido a los altos costes del viaje y a la incompatibilidad de sus coches con el reglamento de los Championship Car -actual IndyCar-.

Pero la Fórmula 1 no nació con ese nombre. De hecho, su primer registro fue Fórmula Internacional, aunque también era reconocida en Europa como Fórmula A, un escalón superior a la Fórmula 2 o Fórmula B.

El nombre final lo adoptó cuando la Fórmula 500cc, una categoría de monoplazas con motores similares a los de una moto, fue reconocida oficialmente como la Fórmula 3 en 1950. Esto originó que la Fórmula B mantuviera el estatus de Fórmula 2 y colocando a la Fórmula Internacional como la cima bajo el nombre de Fórmula 1.

EL NACIMIENTO DEL MUNDIAL

Durante la primera temporada de F1 que arrancó el 13 de mayo de 1950 en el autódromo Silverstone, el Gran Premio de Gran Bretaña, compitieron 26 pilotos de diferentes países.

La parrilla de 21 pilotos contaba con algunas particularidades. Por ejemplo, que la edad media de los pilotos presentes era de 39 años, siendo Geoffrey Crossley el más joven con 29.

En filas de 4 y 3 alternas, estaba liderada por los cuatro Alfa Romeo, con Nino Farina en la pole por delante de Fagioli, Fangio y el local Reg Parnell.

La superioridad de los Alfettas en carrera fue tal que, pasadas unas vueltas, se alternaron brevemente el liderato para entretener a la afición. Farina dominó la prueba y acabó imponiéndose, tras la retirada de Fangio con problemas de motor a ocho vueltas del final y un pequeño trompo que impidió a Fagioli pelear el triunfo.

A su lado estaban pilotos de gran experiencia como Luigi Fagioli, Louis Chiron y Philippe Etancelin, quienes sobrepasaban los 50 años. Giuseppe Farina tenía 43, mientras que el argentino Juan Manuel Fangio ya sumaba 38 primaveras.

Pero además de pilotos de amplio reconocimiento en la época, y que posteriormente se convertirían en históricos del deporte, una parte importante de la alta alcurnia se dio cita.

Estuvo engalanado el evento con la presencia de su real alteza, el Rey Jorge VI, así como de la reina Isabel, la princesa Margarita y los invitados Lord y Lady Mountbatten.

Y no solo con esta personalidades, sino también con la participación en pista del Príncipe de Tailandia Birabongse Bhanudej Bhanubandh, mejor conocido como Príncipe Bira, que corrió con un Maserati 4CLT/48. A su lado estuvo también el Barón suizo Emmanuel ‘Toulo’ de Graffenried con el mismo coche.

Un conocido músico de jazz, el belga Johnny Claes, también participó en el histórico evento al volante de un Talbot-Lago T26C con el que acabó la carrera a seis vueltas del ganador.

 

LA CARRERA  DE SILVERSTONE, INGLATERRA

El primer GP de la historia del Mundial, en un Silverstone muy distinto del actual, tuvo lugar un sábado, ya que en las Islas era una tradición no correr en domingo, y no contó con la presencia de Ferrari, que prefirió disputar una prueba de Fórmula 2 que ofrecía mejores premios económicos.

Tal como era de esperar, Alfa Romeo ocupó las cuatro primeras posiciones de la parrilla con sus cuatro coches oficiales. Los italianos Giuseppe Farina y Luigi Fagioli se llevaron la primera y segunda plaza, con un tiempo de 1:50.8s para el poleman.

El argentino Juan Manuel Fangio y Reg Parnell completaron los cuatro primeros lugares para la firma italiana, seguidos por el Príncipe Bira, quien llevó a su Maserati a la quinta plaza.

Con casi 120.000 aficionados, según datos de la Fórmula 1, 21 pilotos, representando a nueve países, tomaron la salida de la primera carrera de la historia del mundial.

Farina, Fagioli y Fangio ocuparon las primeras tres posiciones durante muchas vueltas, peleando por la victoria entre ellos. Sin embargo, oportunidades del piloto argentino se esfumaron cuando un problema de motor le dejó fuera en la vuelta 62.

El incidente del sudamericano abrió la puerta para que Farina, que lideró 63 de las 70 vueltas, consiguiera la victoria con 2.5 segundos de ventaja sobre Fagioli. El abandono de Fangio lo aprovechó Reg Parnell para escoltar a los dos italianos en el podio y completar el triplete de Alfa Romeo.

El premio lo entregó Jorge VI, siendo la última vez que un monarca británico en funciones asistió a una carrera de Fórmula 1 en su país.

Con su triunfo, Farina logró los primeros nueve puntos del campeonato, que posteriormente se convertirían en 30 después de dos victorias más en Suiza e Italia, suficientes para convertirse en el primer campeón de la Fórmula 1, superando por tres puntos a Juan Manuel Fangio.

Años más tarde, Fangio llegó a aseverar que Alfa Romeo le había proporcionado a Farina ese día un motor con más potencia, algo que quizá nunca se sabrá con certeza. Talbot acabó el año con dos coches de nuevo en los puntos, los de Rosier y Étancelin.

Así se desarrolló la Formula 1 en sus albores, y así fue como ‘Nino’ Farina se convirtió en el primer campeón del mundo, amparado por el dominio de su magnífico Alfa, en medio de una gran batalla con Fangio… pero, si algo quedó claro en Monza, es que Ferrari aún tenía mucho que decir. Por fin, Alfa Romeo tendría, en 1951, un rival a su altura.

 

EL CARRO  ALFA ROMEO

 

Los mejores tiempos llegaron para Alfa Romeo después del final de la guerra y los Alfetta 158 regresaron a la fábrica de Portello, se restauraron y prepararon para volver a competir.

No tardaron en tener éxito. Entre 1947 y 1948, Nino Farina gana el Gran Premio de las Naciones en Ginebra, Varzi fue el primero en cruzar la línea de meta del Gran Premio del Valentino en Turín, y Tossi se impone en el Gran Premio de Milán.

Hasta que llega el 13 de mayo de 1950. El Gran Premio de Gran Bretaña de Silverstone fue la primera de siete fechas que conformaron el primer Campeonato Mundial de Fórmula 1 de la FIA, dejando ser un triunfo histórico para Alfa Romeo.

Todo fue superioridad para la casa italiana. Desde el comienzo se veía que no tendrían rivales, más aún cuando los cuatro Alfetta 158 coparon los primeros cuatro lugares de la salida, con Giuseppe Farina adueñándose de la pole position.

Era tal la ventaja de Alfa Romeo que la prensa bautizó a Farina, Juan Manuel Fangio y Luigi Fagioli como “el equipo de las 3F”.

Esos tres pilotos ganaron todos los Grandes Premios en los que participaron, subiendo al podio en doce ocasiones y logrando cinco vueltas rápidas.

Como dijo Giuseppe Busso, histórico diseñador de Alfa Romeo y colaborador de Gioacchino Colombo, “nuestro principal problema era decidir cuál de los tres pilotos tenía que ganar la carrera”.

En Silverstone, con lo más alto de la monarquía británica entre los 200 mil espectadores, el triunfo fue para un descollante Nino Farina (luego el primer campeón de la F1), seguido por Luigi Fagioli y Reg Parnell, monopolizando así Alfa Romeo el primer podio de la F1.

 

PILOTO GIUSEPPE –NINO-FARINA, PRIMER CAMPEÓN DE F1

Giuseppe Farina, nació en Turín, Italia, estaba doctorado en Leyes, y era sobrino del diseñador Pinin Farina. Sus primeras experiencias en pista las hizo con Maserati, aunque su carrera comenzaría a florecer con su pase a Alfa Romeo, donde tuvo como compañero de equipo a Tazio Nuvolari.

A fines de la década del 30, Farina ganó varios Gran Premios menores, que le permitieron obtener el título de campeón italiano de pilotos durante tres años seguidos (1937-1939). A año siguiente lograría su primer triunfo grande, en el Gran Premio de Trípoli de 1940, en Libia.

Desafortunadamente, en el momento en que estaba llegando a su madurez como piloto, se desató la Segunda Guerra Mundial, y pasarían ocho años antes de que Farina pudiera ganar otro Gran Premio.

Este piloto de Fórmula 1 estuvo en activo entre los años 1950 a 1955, en esta modalidad. Natural de Turín, Italia, nació el 30 de Octubre de 1906 y falleció trágicamente el 30 de Junio de 1966.

Sus primeros contactos en el mundo de las carreras de coches fueron a los mandos de un Maserati, aunque no sería con esta marca con la que más se le conociera, sino posteriormente al pasar a Alfa Romeo.

VARIOS GRANDES PREMIOS MENORES

En los últimos años de la década de los 30 ganó varios Grandes Premios menores, lo que hizo que fuese proclamado campeón italiano de pilotos por 3 años consecutivos, entre 1937 y 1939. Y en 1940 logró ganar el Gran Premio de Tripolo en Libia, lo que sería su primer gran título a nivel mundial.

Desgraciadamente, en este momento en que alcanzaba su auge como piloto, comenzó la Segunda Guerra Mundial y hubieron de transcurrir 8 años antes de poder ganar otro Gran Premio.

Ya en la posguerra participó en varios Grandes Premios con un coche propio, un Maserati, consiguiendo ganar el Gran Premio de Mónaco en 1948.

En el año 1950 cuando la FIA anunció el comienzo del primer campeonato mundial de Fórmula 1, Farina se hizo con un asiento en el equipo Alfa Romeo, compartiendo escudería con Manuel Fangio y el italiano Luigi Fagioli.

En esta temporada Farina consiguió 3 victorias de los 7 Grandes Premios que componían el campeonato, logrando así su primer y único campeonato mundial, a los mandos del 158 Alfetta.

Los años posteriores de la vida deportiva de Farina transcurrieron como piloto de Ferrari, pasando después a otras categorías del motor.

 Tuvo varios parones debidos a accidentes de los que logró reponerse. En 1956 quiso regresar a las pistas en las 500 millas de Indianápolis pero una lesión de cuello en una carrera anterior se lo impidió.

Tras recuperarse de esta lesión quiso retomar su participación en Indianápolis pero presenció un trágico accidente que un compañero, que probaba el que sería su coche, esto le hizo dejar definitivamente la competición.

Farina destacaba por su manejo al volante y su extramada inteligencia y también por su vanidad y falta de respeto por sus rivales en la pista.

Por otro lado, pese a que sobrevivió a todos los accidentes sufridos en competición, Farina falleció en un accidente de tráfico al dirigirse con su auto al Gran Premio de Francia de 1966 como espectador, en Chambéry.

Emilio Giuseppe Farina (Turín, Italia, 30 de octubre de 1966) fue el primer campeón del Mundial de Fórmula 1.
///

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Advertisement

Trending

Advertisement

Opinión

Advertisement

More in Efemerides Rafael Baldayac