Connect with us

Efemerides Rafael Baldayac

Hal Chase, el pelotero más corrupto en la historia MLB

Sus compañeros de equipo, los lanzadores Jimmy Ring y Mike Regan, así como el jardinero Greasy Neale de los Rojos, en una audiencia testificaron en contra Chase por “arreglar juegos” al igual jugadores rivales como el serpentinero Pol Perritt y el manager John McGraw, de los Gigantes de Nueva York.

EFEMERIDES ESPECIAL 09 DE AGOSTO 1918:

Por Rafael Baldayac

Hal Chase, primera base de los Rojos de Cincinnati,  considerado como el jugador más corrupto en la historia del beisbol de Grandes Ligas, fue suspendido el viernes 9 de agosto de 1918, en  una controversial decisión tomada por el manager rojo Christy  Mathewson, por «jugar de forma displicente y medalaganaria» y por estar supuestamente implicado en el arreglo de juegos.

Chase, un californiano engreído y tolerante, fue la primera estrella de cosecha propia de los New York Highlanders (más tarde los Yankees), pero agotó su bienvenida con ellos, como lo hizo con casi todos los demás equipos para los que jugó durante sus quince años en las Mayores.

Cuando llegó a Cincinnati el manager Mathewson estaba convencido de que Chase estaba «arreglando» juegos en conexión con los apostadores. No fue la primera ni la última vez que se acusaba a Chase de sospechoso y el año siguiente fue cambiado a los Gigantes de New York.

Los cargos contra Chace fueron presentado por el propio manager Mathewson, pero cuando comenzaron las audiencias a puerta cerrada ante el presidente de la Liga Nacional, John Heydler, a principio  de enero de 1919, el dirigente rojo estaba cumpliendo el servicio militar con el ejército norteamericano en Europa.

En esta audiencia sus compañeros de equipo, los lanzadores Jimmy Ring y Mike Regan, así como el jardinero Greasy Neale de los Rojos testificaron contra Chase al igual que el serpentinero Pol Perritt y el manager John McGraw de los Gigantes de Nueva York.

Perritt afirmó que el día de una doble cartelera en Cincinnati el 17 de julio de 1918, Chase le había preguntado qué juego iba a lanzar. Perritt dijo que no lo sabía, por lo que Chase dijo:

«Me gustaría que me avisaras, porque si sé qué juego lanzarás y puedo conectarme con un grupo determinado, no tendrás nada que temer».

 

Ese comentario hizo que el pitcher Perritt le informó esto a McGraw diciendo que «los jugadores deberían sacar a Chase del béisbol».

 

TESTIFICARON EN SU CONTRA POR “ARREGLAR JUEGOS

Jimmy Ring testificó que en 1917 se le pidió que lanzara en relevo con el marcador empatado y dos corredores encendidos. Mientras calentaba, Chase se acercó desde la primera base y dijo: “Tengo una apuesta de dinero en este juego. Hay algo para ti si pierdes”.

Ring no estuvo de acuerdo, pero perdió de todos modos. En el vestíbulo del Hotel Majestic en Filadelfia a la mañana siguiente, Chase pasó por Ring y dejó caer un billete de 50 dólares en su regazo. Ring informó del incidente al manager Mathewson.

Greasy Neale dijo que Chase se jactó, después de una derrota en una doble cartelera en Filadelfia en 1918, de haber ganado $ 500. Más tarde, Chase le aconsejó a Neale que apostara $ 200 por los Rojos, diciendo que «este es el día para que los Rojos ganen».

Mathewson dijo en una declaración jurada que después de observar detenidamente a Chase durante la temporada, estaba convencido de que estaba «vendiendo los juegos».

El periodista deportivo de Nueva York Sid Mercer apareció como testigo a favor  de la defensa de Chase, señalando que este solo había apostado por el resultado de dos juegos de béisbol en su vida: un juego de postemporada entre Cincinnati y Cleveland, y una vez cuando fue espectador en el Polo Grounds.

Ninguno de estos testimonios se hizo público hasta el 1 de octubre de 1920, pero el 5 de febrero de 1919, el comisionado Heydler declaró que: “El testimonio muestra que Chase actuó de manera descuidada, tanto en el campo como entre los jugadores”.

Agregó que se justificaba que el club presentara los cargos, en vista de los muchos rumores que surgieron de la conversaciones del primera base con otros jugadores que intento persuadir para entrar en la trama.

En esencia, el jugador fue acusado de realizar apuestas contra su club en los partidos en los que participó. En justicia a Chase, me siento obligado a afirmar que tanto las pruebas como los registros de los juegos a los que se hizo referencia refutan completamente esta acusación”.

Sorprendentemente, dos semanas después, el 19 de febrero, Chase fue cambiado a los Gigantes de John McGraw por el veterano receptor Bill Rariden.

Mientras el inicialista zurdo Walter Holke era enviado a los Bravos de Boston para abrirle espacio a Chase.

RETIRÓ DEMANDA CONTRA ROJOS Y FIRMÓ CON GIGANTES

Chase abandonó su demanda por pago retroactivo con Cincinnati y firmó con los Giants el 4 de marzo. Irónicamente, Mathewson, quien había regresado a los Estados Unidos, firmó con los Giants como asistente del gerente y coach el mismo día.

Durante la temporada de 1919, Chase jugó regularmente hasta el 4 de septiembre; se torció la muñeca y fue reemplazado al día siguiente por George Kelly. Volvió a jugar los días 6 y 15 d septiembre de 1919.

Según el fallecido historiador del béisbol Lee Allen, poco tiempo después Chase desapareció misteriosamente, y McGraw explicó que el Príncipe Hal seguía jugando en una liga en California.

Este no era el caso. Fue McGraw quien dejó el equipo el 17 de septiembre después de que Cincinnati venciera a los Giants para hacerse con el banderín.

Mathewson se hizo cargo del club por el resto de la temporada y Chase se convirtió en coach de primera base, sirviendo allí al menos hasta el penúltimo día de la temporada el 27 de septiembre.

El 25 de septiembre, en el segundo juego de una doble jornada en Boston., Chase conectó un doble emergente e impulsó una carrera en su última aparición en las Grandes Ligas.

Se ha afirmado que Chase y el infielder Heinie Zimmerman (otro jugador controvertido de esta era), habían sido eliminados silenciosamente de la lista de Gigantes en septiembre, pero ambos estaban en la lista de reserva del equipo publicada por el comisionado Heydler el 18 de octubre de 1919.

Hubo muchos rumores y especulaciones sobre los dos durante el invierno en el New York Times y Baseball Magazine.

El 29 de febrero de 1920, el Times informó que los dos veteranos no estaban en la fiesta de entrenamiento de primavera que partió hacia Texas el día anterior. Se informó que Chase se dirigía a California.

HUBO MÁS DENUNCIAS Y ESPECULACIONES

Hubo más especulaciones el 23 de marzo cuando Lee Magee, ex jardinero de los Cachorros, dijo “El sábado haré públicos los cargos en los que la Liga Nacional basa su acción al excluirme de su circuito.

Amenazó con mostrar documentos “tanto a mi favor como en mi contra y dejaré que el público juzgue si me han tratado con justicia”.

Añadió: “Voy a quemar mis puentes detrás de mí y luego saltar de las ruinas. Si me prohíben, me llevaré a bastantes personas notables conmigo”.

 “Mostraré a algunas personas por los trucos realizados desde 1906. Y habrá música alegre en el mundo del béisbol”, advirtió.

 El 14 de abril, Magee presentó una demanda contra los Cachorros por su salario de 1920 más $ 5,000 en dinero perdido de la Serie Mundial si los Cachorros ganaban el banderín.

Las presentaciones preliminares de Magee se hicieron públicas el 2 de junio e indicaron que este había confesado e implicado a Chase ante el presidente de Cub, William Veeck y Heydler el 10 de febrero de 1920.

Durante el juicio de dos días, que terminó el 9 de junio a favor de los Cachorros, se reveló que Magee, entonces con los Rojos, y Chase apostaron $ 500 cada uno contra Cincinnati en su juego contra Boston el 25 de julio de 1918.

A pesar de sus (falta de) esfuerzos, los Rojos ganaron 4-2 en 13 entrada. Irónicamente, Magee tuvo que anotar la carrera ganadora con un jonrón de 2 carreras de Edd Roush.

En agosto, estalló un escándalo de juego en la Pacific Coast League y a Chase se le prohibió ingresar a los parques de este circuito conocido como Liga Costa del Pacifico a nivel de AAA, por supuestamente intentar sobornar al lanzador de Salt Lake City, Spider Baum, antes de un juego en Los Ángeles.

El mismo día que Chase fue expulsado por la Mission League, donde había estado jugando.

Chase, que vivía en Los Ángeles en ese momento, llamó periódico Angeles Examiner esa noche y negó las acusaciones en su contra, culpando a sus «enemigos en el béisbol».

POR MALA FAMA PROHIBIDO EN OTRAS DOS LIGAS

Chase también fue prohibido en otras dos ligas de California cuando se hicieron esfuerzos para ficharlo.

Chase fue vinculado por primera vez con el escándalo de los Black Sox en el testimonio de Rube Benton el 23 de septiembre de 1920.

Benton, pitcher zurdo de los Gigantes de New York, acusó a Chase y Zimmerman de intentar sobornarlo  con $800 dólares para lanzar un juego contra los Cachorros de Chicago, un año antes cuando los tres estaban con los Giants.

Confrontado las declaraciones juradas de Art Wilson y Tony Boeckel de los Bravos, estos confesaron que Benton les había revelado conocimiento interno de la supuesta solución de la Serie Mundial de 1919, admitió que Chase le había avisado de que los Medias Rojas habían perdido los dos primeros juegos de la Serie Mundial y el resto de la contienda.

FOTO: El equipo de los Medias Negras de Chicago de 1919. (Cortesía de la Biblioteca del Salón de la Fama del Béisbol Nacional, Cooperstown, NY)

Además Benton testificó que Chase recibió varios telegramas de Bill Burns (uno de los arregladores de la Serie) y ganó más de $ 40,000 apostando por la Serie.

El 26 de septiembre, Heydler hizo una declaración pública alabando a McGraw por deshacerse de Chase y Zimmerman y mencionó que le habían ofrecido a Bennie Kauff $ 500 para deshacerse de los Cardenales, pero Kauff se negó y se lo informó a McGraw.

El 29 de septiembre, McGraw compareció ante el Gran Jurado en Chicago y reveló que liberó a Chase por consejo de Meydler.

Este último le había dicho que Magee había confesado a puerta cerrada que Chase lo había sobornado para que se deshiciera en ciertos juegos, y Zimmerman había intentado sobornar a Kauff y Fred Toney.  Finalmente, se conoció la historia de por qué los Gigantes habían dejado a los dos.

CHASE Y ZIMMERMAN ACUSADO POR UN GRAN JURADO

Chase fue acusado por el Gran Jurado del Condado de Cook el 22 de octubre y en abril, el fiscal de distrito de la fiscalía del condado de Cook emitió órdenes para arrestar a todos los peloteros y apostadores acusados.

Ante esta situación Chase fue arrestado saliendo de un teatro en San José el 25 de abril, pero California se negó a permitir la extradición, por lo que Chase nunca fue juzgado.

En 1941, Chase dijo que había estado dispuesto a testificar en las audiencias del Gran Jurado en Chicago, pero quería $ 500 para gastos, que no se ofrecieron.

 Tenía dificultades matrimoniales y estaba «harto del este». Dijo que había hablado con el jugador Bill Burns dos veces antes de la Serie Mundial. En una entrevista de 1947, admitió la mayor parte de la historia de Benton, pero negó que se beneficiara mucho del resultado del juego.

Chase supuestamente estudió ingeniería, aunque no hay evidencia que sugiera que alguna vez puso un pie en un salón de clases. Chase pasó la temporada de 1904 con los Angelinos, jugando en la primera base, bateando un sólido pero poco espectacular .279 y llamando la atención de los cazatalentos de los clubes de las Grandes Ligas.

El mandato de Chase como manager no fue un éxito, y se le permitió renunciar después de la temporada de 1911.

Se las arregló para no meterse en problemas hasta principios de la campaña de 1913, cuando tuvo problemas con el manager de los Yankees, Frank Chance fue canjeado a los White Sox por el primera base Babe Borton y el infielder Rollie Zeider , quien estaba preocupado por problemas en los pies.

El reportero Mark Roth escribió cáusticamente que “Los Yankees cambiaron a Chase a los White Sox por una cebolla y un juanete”.

Chase con los Rojos de Cincinnati de la Liga Nacional comenzó la temporada de 1916 y pasó a disfrutar de su mejor temporada en las mayores, liderando la Liga Nacional en bateo (.339) y hits (184) y terminando segundo en carreras impulsadas (82) y porcentaje de slugging (.459) y tercero en bases totales (249).

JOHN MCGRAW LO TRAJO A LOS GIGANTES

 Sin embargo, dos años después, volvió a tener problemas por ofrecer sobornos a compañeros de equipo y oponentes, para influir en el resultado de los juegos en los que había apostado.

Para sorpresa de prácticamente nadie, el príncipe Hal recién exonerado rápidamente firmó con los Gigantes de McGraw, que necesitaban urgentemente un primera base.

La defensa de John McGraw de Chase decía que el «Príncipe Hal» era un bromista práctico amante de la diversión al que le gustaba agitar las cosas. Pero durante ese período con los Giants, ni siquiera McGraw pudo mantener a Chase a raya.

En septiembre de 1919, Chase estaba al margen, aparentemente debido a una muñeca lesionada, pero en realidad porque una vez más, junto con el tercera base de los Gigantes Heinie Zimmerman, habían estado intentando sobornar a sus compañeros de equipo.

Se comenta que pasó la última parte de la temporada en el banquillo, probablemente menos por mala jugada que por jugadas sospechosas. Chase nunca volvió a jugar en las Mayores.

Y aunque ya estaba fuera de las grandes ligas para entonces, cuando los Medias Negras fueron a juicio por lanzar la Serie Mundial de 1919 a los Rojos bajo la dirección de varios jugadores profesionales y gánsteres, surgió el nombre de Chase, a pesar de la falta de evidencia en su contra él.

En la primavera de 1920, estaba de regreso en California jugando pelota semiprofesional cuando su ex compañero de equipo en Cincinnati, Lee Magee, reveló que él y el príncipe Hal habían conspirado para arreglar juegos durante la temporada de 1918.

 En agosto, Chase también fue acusado de intentar sobornar a jugadores de la Liga de la Costa del Pacífico, por lo que se le prohibió participar en el béisbol organizado en su estado natal.

Curiosamente, sin embargo, el comisionado de béisbol Kenesaw Mountain Landis nunca expulsó oficialmente a Chase del béisbol organizado.

Finalmente, por supuesto, los años de juerga comenzaron a pasar factura, al igual que un accidente automovilístico de 1926 que cortó un tendón de Aquiles.

Los últimos quince años de su vida fueron miserables. Negó haber tenido un papel en la organización del arreglo de los Medias Negras, aunque admitió que lo había sabido de antemano y expresó su pesar por haber guardado silencio.

“Había estado involucrado en todo tipo de apuestas con jugadores y apostadores en el pasado, y sentí que este no era el momento para quedarse “. Añadió: “Daría cualquier cosa si pudiera empezar de nuevo.

Estaba completamente equivocado, al menos en la mayoría de las cosas, y mi mejor prueba es que estoy de espaldas, sin un centavo”. Pero, insistió: “Nunca aposté contra mi propio equipo”. Murió el 18 de mayo de 1947.

SU VIDA PERSONAL

Harold Harris Chase nació el 13 de febrero de 1883 en Los Gatos, California, un pequeño pueblo a unas diez millas al sur de San José.

El hecho de que años después de su muerte ciertos libros de referencia de béisbol lo enumeraran como Hal H. Chase o Harold Homer Chase solo sirve para enfatizar el velo de misterio que rodeaba a este hombre extraño, talentoso y enigmático.

Su vida profesional estaba tan bien documentada como la de la mayoría de los jugadores más conocidos, sin embargo, estaba en tantas controversias que incluso los hechos más básicos informados por la prensa contemporánea fueron distorsionados, suprimidos u olvidados por historiadores recientes.

Quizás Chase, al igual que Aaron Burr, se ha convertido en víctima de un «efecto de halo inverso». Una vez que se ha decidido que él es malvado, todas sus acciones se juzgan bajo esa luz y, a su vez, se utilizan para reforzar la presunción original.

En septiembre de 1941, Chase se sometió a una larga entrevista con un reportero de Oakland que se publicó en Sporting News.

Quizás la revelación más sorprendente fue su admiración por el juez Landis. Chase había escrito una carta a Landis, el 29 de octubre de 1931, refiriéndose a sus «errores pasados» y preguntándole sobre su estado.

Landis respondió el 4 de noviembre; Si bien el Comisionado no reveló el contenido, aparentemente indicó que no había cargos oficiales contra Chase por parte de su oficina.

En abril de 1947, Chase fue nuevamente entrevistado por Sporting News. Luego fue hospitalizado en Colusa, California, y sabía que se estaba muriendo, pero no hizo confesiones sorprendentes en el lecho de muerte.

 

SUS ÚLTIMOS 15 AÑOS FUERON MISERABLES

Chase jugó en ligas de forajidos o semiprofesionales durante una década más o menos. Con el tiempo, beber le arruinó la salud y, según un artículo publicado en Chase por la Society for American Baseball Research, «sus últimos 15 años fueron miserables».

Vivía de la caridad de su hermana y su marido, a quienes les molestaba la imposición.

FOTO: Aquellos que vieron jugar a Hal Chase (en la foto en 1909) dijeron que era un excelente primera base. Pero podría ser mejor conocido por arreglar juegos. (Cortesía de la Biblioteca del Salón de la Fama de Cooperstown).

Falleció el 18 de mayo de 1947 en Colusa, California y su funeral se llevó a cabo en San José, no lejos de donde nació 64 años antes., en el cementerio Oak Hill Memorial Park.

No cabe duda de que Chase era una persona compleja. Ha sido descrito como perverso, retorcido, amoral, un genio maligno y un hippie; pero a veces afable y generoso. ///

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Efemerides Rafael Baldayac