Connect with us

Efemerides Rafael Baldayac

Ciudad de Santiago juega papel protagónico historia beisbol RD

os santiagueros tienen el honor de ser pioneros en el país, al jugar primer partido bajo las reglas oficiales del beisbol, implementada por Alexander Cartwright en 1845. El juego, con equipos completos de que se tenga noticia, fue celebrado el domingo 30 de agosto de 1903 en el sector Gurabito, promovido por la elite santiagués que estudiaba en universidades EE.UU.

EFEMERIDES ESPECIAL 30 DE AGOSTO 1903:

Por Rafael Baldayac

Estados Unidos, para las élites de los países caribeños colonizados por el imperio español, representaba los principios “modernos” de la época: gobernabilidad democrática, avance tecnológico y poder capitalista.

Muchas de esas élites hicieron negocios en los Estados Unidos, enviaron a sus hijos a la universidad norteamericanas e importaron muchas influencias culturales de la poderosa nación del norte.

El béisbol ofrecía solo una forma para que imitaran a los ciudadanos estadounidenses y se despojaran de los vestigios del dominio español. Se acabaron las corridas de toros, entró el béisbol.

Tal como sucedió con los Estados Unidos donde el beisbol comenzó a formar parte de la vida de los norteamericanos  a raíz de la llegada de los colonos ingleses que se establecieron en el Nuevo Mundo, así también lo exportaron a los demás países del continente.

Es casi siete décadas más tarde y  un año después de la Independencia de la Republica Dominicana, que se da a conocer la lista de reglas publicadas por Alexander Cartwright en 1845, conocidas como las Knickerbocker Rules por ser las aplicadas por el equipo Knickerbockers, que se estableció y evolucionó la forma moderna del juego.

Mediante esta influencia norteamericana se dice que el beisbol llegó a America teniendo a Cuba como la pionera. El primer cubano que trajo un bate a su patria fue Nemisio Guillo en 1864., dos años antes de la llegada de los marines a la isla antillana.

Guillo aprendió a jugar en Mobile, Alabama, donde estudiaba, y después de él dos cubanos más fueron enviados a Mobile, incluido su hermano, Ernesto Guillo.

Una vez regresaron a Cuba estos pioneros cubanos del deporte fundaron el club de béisbol de La Habana (Habana Base Ball Club), el primer equipo de pelota del que se tenga conocimiento, no solo en Cuba, sino en toda América Latina.

Con mayor fuerza el béisbol se comienza a practicar en el Caribe en 1866 enseñado por los cubanos, que mejoraron la técnica con la presencia de los marineros estadounidenses que estaban allí para cargar azúcar.

Ocho años después, en 1874, se jugó el primer juego organizado de béisbol entre equipos cubanos. En los años venideros sería Cuba quien difundiría el béisbol por toda el área del Caribe.

Se dice que fueron los inmigrantes cubanos, que huían de la guerra de diez años de su país, (1868-1878) quienes extendieron el juego por todo el Caribe, incluida República Dominicana.

Estos inmigrantes traen consigo el juego llamado «Béisbol» o «Beisbol» los dominicanos, pero también  nos traen los primeros molinos de azúcar mecanizados de la nación en el siglo XIX.

Con esta influencia el béisbol y azúcar comienza a desarrollarse, como  parte de  la transformación cultural de la época, esta práctica que rápidamente se incorpora a la vida diaria de los dominicanos.

Los dominicanos aprendieron rápidamente el juego llegando a formar equipos de pelota entre los años 1890 y 1895.

SANTIAGO DE LOS CABALLEROS, EL PRIMER SANTIAGO DE AMERICA

Sin embargo es en la ciudad de Santiago de los Caballeros, el primer Santiago de America,  donde consta que se jugó por primera vez un partido con las reglas oficiales del beisbol en la República Dominicana, a principio del siglo pasado.

De manera que el primer partido de béisbol con equipos completos de que se tenga noticia en el país, se produjo el domingo 30 de agosto de 1903, en un terreno de 400 yardas cuadradas (334.5 m2) que obtuvo del ayuntamiento en el sector Gurabito, el Nuevo Jockey Club, entidad encargada de desarrollar actividades deportivas.

Una nota periodística de la época señala que se jugó el partido, siguiendo las “reglas cubanas” contenidas en el libro que orientaba sus prácticas.  Los cubanos conocieron el beisbol 1866 con la llegada de los marineros norteamericano a la entonces colonia española.

En nuestro caso, curiosamente este histórico encuentro tuvo como escenario la misma porción de terreno, donde está actualmente ubicado el Estadio Cibao, hogar de las Aguilas Cibaeñas, área de la parte baja de Santiago,  donde el inexorable paso del tiempo se ha encargado de modificarlo todo.

LAS  ÉLITES ESTUDIABA EN UNIVERSIDAD EE.UU.

Un grupo de jóvenes que habían estudiado en universidades  de los Estados Unidos, introdujeron de manera más formal el beisbol en nuestro país, siendo la ciudad de Santiago la primera en organizar partidos bajo las reglas modernas de Alexander Cartwright.

Agustín Aybar asegura que en esta ciudad de Santiago los primeros partidos de manera informal tuvieron lugar en un solar en la esquina de las calles Las Rosas y San Luis alrededor del año de 1894.

Manuel Arturo Tavares Julia fue alumno interno entre los once y quince años de edad, esto es entre 1898 y 1902, de la Sacred Heart Academy, en West Chester, Estado de Nueva York (1898-1901) y del Seton Hall College de South Orange, en New Jersey (1901-1902).

Andrés Pastoriza Valverde y Juan Francisco Batlle Espaillat eran alumnos en The Peekskill Military Academy, en Peekskill, Nueva York, también para 1902.

Por cartas de Andrés Pastoriza, la fotografía, tomada en el estudio de Moreno López en Nueva York, corresponde a mediados de febrero de 1902, según el álbum familiar de doña Julia Amelia Cabral Tavares de Thomén.

Durante su estadía en aquellos colegios, Tavares, Pastoriza y Batlle mantuvieron comunicación epistolar y en al menos tres de sus cartas de 1901 y 1902 se hace referencia al béisbol como atracción a la que se abrió su curiosidad en aquellas peripecias existenciales.

Así creció la pasión de los dominicanos por el béisbol, un deporte que forma parte de nuestra cultura y orgullo como nación.

LOS PRIMEROS EQUIPOS DE BÉISBOL DOMINICANO

La ocupación de Estados Unidos desde 1916 hasta 1924 dio lugar a nuevas incursiones, como administradores militares proporcionaron dinero para formar y adquirir equipos para los clubes de aficionados, mientras que la organización de partidos entre clubes dominicanos y clubes de marines de Estados Unidos.

Los primeros equipos de béisbol dominicano fueron fundados en 1891 y llevaban por nombre “Ozama” y “Nuevo Club”, y el 7 de noviembre del año 1907 se creó el equipo llamado “Licey”, para competir contra estos dos equipos.

Desafortunadamente, los equipos Ozama y Nuevo Club desaparecieron más tarde, mientras que los Tigres del Licey permanecen hasta el día hoy, con más de 100 años de historia.

Dominan pelota profesional sin rival hasta 1921, cuando se fundó el equipo Escogido, producto de la fusión de varios equipos de la época.

Tales fueron el «San Carlos»,»Los Muchachos» y el «Delco Lite», dando lugar, con peloteros «escogidos» de esos tres equipos, al nacimiento del equipo «Escogido», cuya fundación oficial se remonta al 17 de febrero de 1921; es decir, catorce años después de haber sido fundado el equipo Licey.

Sin embargo, lejos de las plantaciones azucareras, en Santiago de los Caballeros se seguía jugando de manera organizada.

El primer estadio de pelota profesional en Santiago fue el play Enriquillo, ubicado en el sector La Joya, en lo que hoy es el Barrio La Tabacalera, inaugurado como campo deportivo el domingo 23 de septiembre de 1917 con un encuentro entre los combinados Yaque e Inoa.

A partir de 1923 el béisbol organizado en República Dominicana empezó a tomar mucho terreno, con equipos que representaban las ciudades de Santo Domingo, Santiago y San Pedro de Macorís.

PERÍODO DE “BEÍSBOL ROMÁNTICO” 

Durante este período de “béisbol romántico” se desarrolló lentamente una estructura de liga. Dado que cada ciudad tiene su propio equipo y las entidades corporativas ya eran proveedoras de uniformes, guantes y otros equipos, era solo cuestión de tiempo antes de que esto se convirtiera en una operación rentable.

Aunque el béisbol se utilizó por primera vez para promover la cohesión y apaciguar el deseo de ocio de los trabajadores, rápidamente este cambio permitió a las empresas la oportunidad de ganar partidos y dar a conocer su nombre al público como publicidad y permitió que los jugadores de pelota talentosos ganaran un salario.

Para 1937, dos cosas eran ciertas en República Dominicana: el béisbol era el pasatiempo nacional y Rafael Trujillo estaba afianzado como líder.

Trujillo había sido entrenado por las fuerzas estadounidenses durante la invasión y había ascendido de la policía a jefe del ejército en 1928. Se convirtió en presidente en 1931.

Trujillo rápidamente buscó consolidar el control sobre la economía nacional. Él no era un fanático del béisbol, pero él y su hijo Ramfis lo vieron como una herramienta útil para unificar la población.

La capital de Santo Domingo pasó a llamarse Ciudad Trujillo, y este fue el sitio del experimento del súper equipo Dragones de Ciudad Trujillo.

En 1936, las Estrellas Orientales de San Pedro de Macorís derrotaron al Licey en el campeonato nacional. Posteriormente, Trujillo fusionó Licey y Escogido llamándole Dragones de Ciudad Trujillo.

Para contrarrestar esto, San Pedro de Macorís firmó a los tres mejores jugadores prospecto de Pittsburgh Crawfords, que fueron Satchel Paige, Josh Gibson y Cool Papa Bell; todos procedentes de la Negro League, pero cuando llegaron al país, fueron detenidos por Trujillo y obligados a militar para los Dragones.

El equipo fue creado como un truco publicitario para dominar la liga de béisbol dominicana y mostrar el poder total de Trujillo sobre la nación.

Dado que el equipo estaba dirigido por el gobierno de Trujillo, también intentó reclutar jugadores de otras naciones.

Tres futuros miembros del Salón de la Fama del Béisbol de los Pittsburgh Crawfords de la Liga Negra jugaron en la República Dominicana: el lanzador Satchel Paige, el receptor Cool Papa Bell y el jardinero Josh Gibson. A los tres se les prohibió jugar en las ligas mayores estadounidenses aún segregadas.

Las Águilas Cibaeñas de Santiago más tarde firmaron a varios jugadores cubanos de la Negro League, incluido el lanzador Luis Tiant (padre del lanzador del mismo nombre que jugó para los Medias Rojas de Boston) y el lanzador y jardinero Martín Dihigo.

Los Dragones derrotaron a las Águilas y a las Estrellas, para ganar el campeonato de 1937, pero la enorme cantidad de dinero utilizado para financiar la temporada, llevó a la bancarrota a los otros equipos, poniendo fin al béisbol profesional en la República Dominicana por un periodo de diez años.

Durante ese tiempo la atención se centró en los equipos amateur del país con los mejores jugadores participando en los torneos regionales y en el círculo deportivo militar dominicano.

EL BEISBOL PROFESIONAL EN R.D.

El béisbol profesional se reanudó en 1951 como una liga de verano que permaneció hasta 1954. La pelota rentada se ha jugado en la República Dominicana por más de un siglo.

La Liga Dominicana de Béisbol Profesional se fundó en 1955, organizando su primer torneo de la etapa invernal, a partir de octubre de 1955 cuando llegó la modernidad de esta liga al inaugurarse el Estadio Quisqueya en Santo Domingo, primer parque  equipado con un moderno sistema de iluminación para habilitar los juegos nocturnos.

En la actualidad hay 6 equipos en el campeonato de beisbol profesional de la Republica Dominicana organizado por la Lidom.

Santo Domingo cuenta con dos clubes  (Tigres del Licey y  Leones de Escogido); en San Pedro de Macorís tiene su sede las Estrellas Orientales y en Santiago, las Águilas Cibaeñas, que son los cuatro conjuntos tradicionales.

Los expansionistas equipo   Toros -Azucareros del Este], en La Romana y Gigantes del Cibao en San Francisco de Macorís completan los equipos de la Lidom.

Cada equipo juega una temporada de cincuenta partidos que empieza el mes de octubre y termina en febrero.

Durante más de 100 años, el béisbol ha estado en el centro de la vida cultural de la República Dominicana.

Para la generación joven, el béisbol también simboliza el sueño y la esperanza de un futuro mejor, con la posibilidad de convertirse en uno de los jugadores de Grandes Ligas.

La “pelota”, como la llamamos aquí, es más que un deporte. Es una pasión sin límites, que despierta el nacionalismo y el orgullo patrio. ///

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Efemerides Rafael Baldayac