Connect with us

Efemerides Rafael Baldayac

Ciclón San Zenón destruyó instalaciones deportivas RD

Hace 91 años el play Gimnasio Escolar, el Hipódromo La Primavera, y el Coliseo de Boxeo, fueron destruidos por el ciclón San Zenón. El estadio de beisbol había sido construido en 1911 durante el gobierno de Horacio Vásquez.

EFEMERIDES ESPECIAL 10 DE SEPTIEMBRE 1930:

Por Rafael Baldayac

Una semana después de la destrucción de la ciudad de Santo Domingo, impactada por el huracán San Zenón, salen publicados en la prensa los resultados de los graves daños a las edificaciones capitalinas, incluyendo las instalaciones deportivas, ocasionadas por el devastador fenómeno que causó más de tres mil muertes y unos seis mil heridos.

Es el miércoles 10 de septiembre de 1930, cuando a través de los medios se da a conocer en detalles la destrucción del play Gimnasio Escolar y el Hipódromo Primavera, que eran las dos más importantes instalaciones deportivas de la época.

San Zenón, que arrasó con la capital dominicana, a solo 24 días de Rafael Leónidas Trujillo ascender al poder, también acabó con el coliseo de boxeo del Malecón, entre otras obras recreativas que se habían levantado en la llamada Ciudad Primada de America.

Este potente huracán de categoría 4 que causó miles de muertos y heridos a los daños se agrega la destrucción de más de 10 mil casas, dejando pérdidas económicas por encima de los RD$25 millones, según los registros históricos.

El Gimnasio Escolar era el estadio de beisbol que habían sido construidos en 1911 durante el gobierno de  Horacio Vásquez,  militar y político dominicano que ocupó la presidencia  en dos periodos (1902–1903 y 1924–1930), siendo derrocado por una revuelta de la Guardia Nacional encabezada por Rafael Leónidas Trujillo.

Este parque de pelota estuvo localizado en Ciudad Nueva, entre las calles Pina y Cambronal, de este a oeste; la José Gabriel García y los arrecifes de la costa, de norte a sur.

Como una formación rectangular,  era un casi dos veces más largo que ancho, con gradería de un solo ramal, situado paralelamente a la línea de home a primera.

Tras su destrucción por el paso del ciclón San Zenón, el miércoles 3 de septiembre de 1930,  tres años más tarde fue rehabilitado y convertido en el Campo Deportivo Municipal, reinaugurado en fecha 7 de enero de 1933.

Los capitaleños, al nuevo parque, le siguieron llamando Gimnasio Escolar, hasta que fue destruido en 1943, para dar paso a los festejos del Centenario de la Independencia Nacional.

El Campo Deportivo Municipal ocupó los mismos terrenos del Gimnasio Escolar, pero al revés. En el primero, el home estaba en la esquina noreste, en el segundo, en la noroeste.

Según los historiadores de la época este stadium fue escenario de grandes acontecimientos, como los campeonatos de 1936 y del 1937; series internacionales con equipos renombrados, tales como: “Estrellas Cubanas”, “Concordia” (dos veces), “Richmond”, “Hazleton”, “Almendares”, “Ponce”, “Cuban Stars”, “Cincinnati”, etc.

En 1935, cuando el estadio todavía carecía de cerca, se originó un célebre batazo  de cerca de 500 pies disparado por el inolvidable slugger norteamericano, el inmortal Johnny Mize, quien vistiendo la franela del “Concordia”, equipo que patrocinaba el tirano venezolano Juan Vicente Gómez.

El estacazo de Mize por el right fiel fue a parar al sitio donde se encontraba encallado el poderoso y acorazado “Menphis”. El garrotazo, contundente y enorme, que se dice recorrió más de 490 pies, fue declarado tubey por regla. Los fanáticos coreaban “la llevó al Menphis”.

Este buque de guerra que durante la ocupación norteamericana de 1916 fue arrojado sobre los arrecifes de la ciudad capital, era propiedad de la marina de los Estados Unidos.

El mal tiempo imperante causó aquel desastre. Fueron infructuosos los esfuerzos por salvar la nave, fallecieron varios marines.

La legendaria embarcación fue dejada abandonada después de grandes esfuerzos para rescatarlo. Con el correr del tiempo convertido en chatarra, fue vendido aquel enorme coloso.

Hipódromo La Primavera.

Mientras que el Hipódromo La Primavera de Santo Domingo, se inauguró el jueves 27 de febrero del 1919, el primer parque de carreras de caballos en la ciudad capital.

FOTO: Fotografía cedida por el Archivo General de la Nación de los daños que dejó el huracán San Zenón. EFE/Archivo General de la Nación

Sin embargo para la segunda década del siglo pasado, ya existían hipódromos en Santiago y en San Pedro de Macorís, primero que en Santo Domingo, la capital dominicana.

Los ejemplares nativos Colombina, Prim y Hatuey y los importados Katinka y Littleman salieron victoriosos en la primera jornada hípica de esta instalación deportiva que once años despues, el 3 de septiembre de 1930, fue destruida totalmente por San Zenón.

Una publicación del periódico Listín Diario de fecha 1 de marzo de 1919, reseña lo siguiente: “Ayer tarde ante una concurrencia numerosísima, muy superior a la capacidad del local, se efectuó la inauguración del hipódromo de Santo Domingo”.

Agrega:  “Amplio sitio de deportes que viene a llenar una necesidad que se dejaba sentir y en la cual nuestro público, falto de diversiones, podrá gozar diversos espectáculos tal como las carreras de caballos, iniciadas bajo los augurios del éxito cabal”, (Jacinto Silvestre, Listín Diario, marzo 1, 1919).

Paradójicamente, en la capital dominicana eran populares las carreras de burros,  acuerdo al historiador deportivo Rafael V. Peña. Otra crónica deportiva de la época expresaba: “Con verdadero éxito se llevó a efecto ayer tarde la corrida de burros organizada por el club Unión. Concurrieron unos veintes jinetes, enmascarados.

Todos los balcones del trayecto estaban cuajados de bellezas y una inmensa concurrencia llenaba las aceras, agregando que, desde la esquina de la calle 19 de Marzo, punto de partida, hasta el parque Colón. Eduardo Pellerano S., Luis  Eduardo Henríquez y Geo Pou, se llevaron los tres primeros lugares”, (Listín Diario, febrero 7, 1910).

San Zenón fue un huracán «muy destructivo, era de una categoría muy alta, posiblemente la máxima» y su ojo pasó justo por encima de la capital dominicana, que por aquel entonces era una pequeña urbe de unos 70.000 habitantes, explicó a Efe el director del Archivo General de la Nación, Roberto Cassá.

«Gran parte de las edificaciones eran precarias, de madera, y se encontraban fuera del centro colonial de la ciudad amurallada», cuyos edificios de piedra resistieron mejor los vientos.

Sin embargo, la población salió a la calle tras la primera embestida del fenómeno, creyendo que el ciclón ya había pasado de largo cuando, en realidad, era su centro, en calma, lo que estaba sobre la ciudad.

INSTALACION DEPORTIVA CAMBIO DE NOMBRE

Convertido en Campo Deportivo La Primavera, en el mismo se inició la rivalidad entre los eternos rivales, Amarillos, luego Azules del Licey y de los Capitaleños de los Escogidos, después Leones del Escogido.

En este lugar se celebraron los torneos locales entre Licey y Escogido en 1922 y 1924 y los nacionales entre Licey, Escogido, Toros de Santiago y Panteras de Macorís, en 1923, y Licey, Escogido y Águilas Cibaeñas o Sandino, en 1929.

Allí también iniciaron sus carreras boxísticas, Luis E. Pérez, “Kid 22-22”; Carlos Manuel Mercado, “Papacito del Mercado” y Octavio Almonte, “El Toro Isleño”, entre otros, cuando se legalizó el deporte de fistiana en el país,  a finales de la década del 1920.

El diamante del Hipódromo La Primavera de Santo Domingo fue escenario del campeonato de beisbol  profesional  inaugurado el 9 de marzo de 1929, el cual hasta ese momento llegó a ser el más importante de todos los efectuados, por la calidad de los jugadores y lo reñido que resultó.

CAMPEONATO DE BEISBOL DE 1929

 

FOTO: Equipo Licey que se proclamó Campeón del campeonato de beisbol de 1929.

Tres equipos se enfrentaron, Licey, Escogido y el “Sandino”, representativo de Santiago. Los partidos

se escenificaron en el centro del Hipódromo La Primavera, se jugaban los sábados en tarde y domingos en la mañana. En algunas ocasiones excepcionales en las tardes dominicales.

Los Tigres del Licey vencieron a sus rivales y se coronaron monarcas del béisbol profesional dominicano en donde actuaron refuerzos cubanos y puertorriqueños, que para entonces eran los mejores en el mercado beisbolero de las Antillas Mayores.

Tras la destrucción de esta importante instalación deportiva el beisbol local se sumió en un prolongado letargo desde 1930 en adelante por la migración de los mejores jugadores de la época a las ligas de Cuba, Puerto Rico y Venezuela.

Con la rehabilitación de los centros deportivos en enero de 1933, Licey reapareció jugando contra Good Year y el Escogido en el Campo Municipal de los Deportes, antiguo Gimnasio Escolar, que no estaba inaugurado formalmente. Se jugó en fines de semanas pro fondos de terminar la reconstrucción del estadio.

Jugaron una serie de quince juegos entre Licey y Escogido, jugando con figuras locales que no viajaron a las demás ligas del Caribe. Durante este año Licey tenía marca de 12-9 con un empate contra el Escogido.

A finales de julio Licey tenía marca de 14-9, dos empates y viajo a Santiago a jugar en el Campo Municipal de los Deportes. Dividió honores.

Ponce regresó en septiembre de 1931 a jugar con Licey, Escogido y Santiago. Una vez terminada la serie Licey y Escogido, siguieron jugando los fines de semana.

Los Alacranes del Almendares o Cuban Stars, llegaron en noviembre derrotando a Licey y Escogido, respectivamente.

A finales de mes el Richmond, que venía desde Puerto Rico, se enfrentó a Santiago, Licey y Escogido. El equipo norteamericano Hazleton perdió una nueva serie ante Licey.

A finales de enero de 1934, Licey, Escogido y el Concordia disputaron la Copa Trujillo Martínez, ganada por los venezolanos. Licey le ganó al Escogido la Copa Dominican Tobacco en el mes de mayo.

Más tarde formaron un equipo de recogidos de otros equipos, lo llamaron Caribe BBC para enfrentarlo al Licey, y en el primer juego perdieron 13-1. Luego Licey fue a Santiago con el cubano Lefty Tiant ganando los dos partidos que realizaron antes de viajar a Puerto Rico a una serie con equipos de ese país.

La serie jugada en octubre fue la primera transmitida por radio, enfrentándose a Leones de Ponce, Norfolk Stars, Concordia, regresando al país con pobre marca de 2-6.

Comenzando el año de 1935, a los 28 días, mediante decreto 1190, se incorporó el Club Atlético Licey, por instancia suscrita de su presidente Virgilio Abreu.

La Primavera desapareció a mediados de los años 30, y no fue sino hasta principios de la década del 1940, cuando surgió nuevamente el hipismo en el país, con la construcción de hipódromos en diferentes ciudades,  incluyendo al entonces majestuoso Perla Antillana, inaugurado el jueves 23 de febrero del 1944, en la capital dominicana.

SAN ZENÓN, HALLÓ DESPREVENIDA A LA CIUDAD CAPITAL

En los últimos 100 años, decenas de fenómenos, entre tormentas tropicales y huracanes, han castigado a la República Dominicana y al Caribe, pero solo unos pocos permanecen indelebles en la memoria de los dominicanos.

La ciudad de Santo Domingo fue impactada hace 91 años por este potente huracán de categoría 4 que causó más de tres mil fallecidos, hirió al doble de esa cantidad, destruyó más de 10 mil casas y dejó pérdidas de más RD$25 millones, según datos publicados en la prensa.

Solo habían transcurrido dos semanas de que Rafael Leónidas Trujillo Molina había empezado su era dictatorial, cuando pasado el mediodía del miércoles 3 de septiembre de 1930, los capitalinos sintieron la furia de San Zenón.

Los vientos de este fenómeno de 240 kilómetros por hora arrasaron a los vulnerables sectores de Villa Francisca, Ciudad Nueva y Gascue, levantados en madera, techo y zinc fuera de las murallas de la Zona Colonial.

Hasta ese momento, el ciclón de Lilís, en 1894, era el fenómeno que la población tenía conocimiento. El poco acceso a la información, más la débil estructura de las viviendas, fue la conjugación perfecta para el castigo del ciclón.

Un informe de Antonio Cocco Quezada, exdirector de la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet), indica que hubo datos confusos previos a su llegada. Por ejemplo, se indicaba que el ciclón tocaría tierra en Jamaica y Puerto Rico, Estados Unidos y Cuba emitían boletines que se contradecían entre sí.

La Oficina de Meteorología de Santo Domingo había informado que el huracán pasaba a más de 100 kilómetros al sur de la isla, y en ese sentido, Aduana, los bomberos y la Policía emitieron algunos avisos y sonaron las alarmas, pero la población omitió el llamado.

RÁPIDA ACCIÓN DE TRUJILLO

Al día siguiente todo era una hecatombe, pero Trujillo reaccionó de inmediato y declaró estado de emergencia y dio respuestas.

Los presos fueron usados para enterrar los cadáveres, la Cruz Roja montó un hospital temporal, se instalaron cocinas para brindar alimentos, los guardias empezaron a limpiar la ciudad y se canalizó la ayuda internacional.

Frank Moya Pons, en su libro El ciclón San Zenón y la “Patria Nueva”, narra que Trujillo hizo del fenómeno un “reto y una oportunidad y asumió ambas con energía”. El Congreso le otorgó poderes y declaró una ley marcial para facilitar y agilizar la reconstrucción de la ciudad.

Los historiadores coinciden que el ciclón San Zenón fue la punta de lanza para Trujillo venderse como un “mesías” y así afianzarse en el poder más allá, hasta su muerte en 1961.

EL NOMBRE DE SAN ZENÓN: San Zenón fue bautizado con ese nombre porque el huracán subió de categoría el 2 de septiembre, día que en que el catolicismo celebra el día de san Zenón de Nicomedia, un mártir del siglo IV, víctima del emperador Juliano el Apóstata.///

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Efemerides Rafael Baldayac