Connect with us

Efemerides Rafael Baldayac

¡Caso raro! Un intercambio de franquicias en lugar de jugadores

Los Angeles Rams, bajo la propiedad de Carroll Rosenbloom, ganarían siete títulos consecutivos de conferencias y alcanzarían el juego por el título de la NFC cuatro veces. Mientras que los Colts de Baltimore adquiridos por Robert Irsay no ganarían un partido de playoffs hasta 1995.

EFEMERIDES ESPECIAL 13 DE JULIO 1972:

Por Rafael Baldayac

Una de las negociaciones más insólita e inconcebible  en la historia de los deportes la realizaron Carroll Rosenbloom y Robert  Irsay, propietarios de los equipos Baltimore Colts y Los Angeles Rams, en la National Football League (NFL), la mayor liga profesional de fútbol americano de Estados Unidos.

Rosenbloom e Irsay acordaron  el 13 de julio de  1972 intercambiar equipos completo en lugar de jugadores. Esta transacción cambiaría drásticamente el futuro de las dos franquicias.

Mediante este convenio Rosenbloom, que era dueño de los Colts  se convertiría en el propietario de los LA Rams e Irsay, que hacía poco había comprado a los Rams a la familia Reeves, adquiría al equipo de los Colts.

Todo comenzó después de la temporada de 1971, cuando Dan Reeves puso a la venta a los Rams.  Hugh Culverhouse,  futuro amo de Tampa Bay Buccaneers,  presentó una oferta de $ 17 millones por los Rams.  La oferta de  Irsay de último minuto de 19 millones de dólares por los Rams fue 2 millones más que la de Culverhouse.

Sin embargo, en el último minuto, el industrial Robert Irsay de Chicago intervino con una oferta récord de la NFL de 19 millones de dólares adquiriendo a los Rams ese 13 de julio de 1972, e inmediatamente cambiando la franquicia a Carroll Rosenbloom por los Colts. Todo oficializado el mismo día.

La participación mayoritaria de Irsay en los Colts fue inicialmente del 51%, siendo Willard Keland de Racine, Wisconsin, el resto. Además, anunció el nombramiento de Joe Thomas como nuevo gerente general de Baltimore, sucediendo a Don Klosterman, quien acompañó a Rosenbloom a Los Ángeles.

Todos los contratos y el personal permanecerían vigentes. Rosenbloom, siempre el hombre de negocios astuto, insistió en el intercambio en lugar de una venta para evitar pagar 4,4 millones de dólares en impuestos sobre las ganancias de capital.

La cantidad restante de $ 3 millones que le pagarían a los Baltimore Colts de Irsay, fue por mudarse de la desaparecida All-America Football Conference (AAFC), tras la fusión NFL-AFL , su que era su rival más importante tras comenzar a jugar en 1946.

Debido a la mala situación financiera de la AAFC, la liga se disolvió después de la temporada de 1949. Tres equipos de la AAFC, los Cleveland Browns, los San Francisco 49ers y la versión original de los Baltimore Colts, fueron absorbidos por la NFL en 1950.

Sintiendo que su acuerdo de caballeros, establecido con un amistoso apretón de manos con la con el jefe de la familia Reeves, había sido violado, Culverhouse demandó a la liga.

Con la ayuda de Rosenbloom, Culverhouse resolvió su demanda y recibió su franquicia unos años más tarde en Tampa.

La suerte de los Colts y los Rams fue en direcciones muy diferentes.  Los Colts registraron solo tres temporadas ganadoras y cero victorias en los playoffs mientras permanecieron en Baltimore.

Es decir que bajo la nueva propiedad, los Colts no llegaron a la postemporada durante tres temporadas consecutivas después de 1971, y después de la temporada de 1972, el mariscal de campo titular y leyenda Johnny Unitas fue cambiado a los Chargers de San Diego.

Citando preocupaciones similares que Rosenbloom tenía con respecto a un estadio, Irsay finalmente trasladó a los Colts de Baltimore en la oscuridad de la noche a Indianápolis en 1984.

Para los Rams de Rosenbloom, ganaron todos los títulos de la División Oeste desde 1973 hasta 1979. A pesar de su dominio, los Rams perdieron en cuatro juegos de campeonato de la conferencia y perdió su única aparición en el Super Bowl.

Rosenbloom se ahogaría en Miami el 2 de abril de 1979. Su esposa Georgia Frontiere heredó el 70 por ciento y sus cinco hijos recibieron el 30 por ciento restante.

RAMS GANARÍAN 7 TÍTULOS CONSECUTIVOS DE CONFERENCIAS

Los Rams, bajo la propiedad de Rosenbloom, ganarían siete títulos consecutivos de conferencias y alcanzarían el juego por el título de la NFC cuatro veces. Los Colts no ganarían un partido de playoffs hasta 1995.

Doce años después de aquella sorprendente transacción, Irsay usando los Mayflower Trucks trasladó a los Colts a Indianápolis, capital del estado de Indiana, en un momento todavía doloroso para los fanáticos de la ciudad de Baltimore.

Mientras que la franquicia de Los Angeles Rams disfrutó de un gran éxito en el campo durante el mandato de Rosenbloom como propietario de la misma, compitiendo en la división oeste de la National Football Conference (NFC) junto con Arizona Cardinals,  San Francisco 49ers, y Seattle Seahawks.

Los Rams ganaron esta división oeste durante siete temporadas consecutivas (1973-1979) y ganaron un viaje al Super Bowl XIV. Según los fanáticos era entretenido ver al equipo en el campo, pero la situación del estadio del equipo era terrible.

PROBLEMAS DEL ESTADIO DE LOS ANGELES

Los Angeles Memorial Coliseum, hogar de los Rams, tenía 50 años cuando Rosenbloom compró el equipo. En ese momento, la capacidad en el LA Coliseum estaba por encima de 94.000 (reducida a 92.000 en 1979).

El antiguo lugar carecía de las comodidades modernas, incluidos los palcos de lujo, que los estadios de la NFL estaban comenzando a presentar.

Había preocupación debido a la baja asistencia al estadio. En medio de la escasez de fanáticos, Rosenbloom hizo un trato con la ciudad de Anaheim para ampliar el estadio de Anaheim para dar cabida a los Rams.

Es así como en su diseño ampliado, el estadio de Anaheim albergaría un poco más de 65,000, lo que en teoría facilitaría la venta del lugar, dada la política de  “televisión blackout” de la NFL

De acuerdo con esta política, los juegos en el mercado no se televisarían localmente si el equipo no programa su juego en casa 72 horas antes del inicio.

El equipo mantuvo su apodo de «Los Ángeles», pero adoptó el de la ciudad después de la temporada de 1979. A pesar de que los Rams se mudaron solo 30 millas al condado de Orange, una gran parte de la base de fanáticos también dejó el equipo.

El estadio de Anaheim resultó ser un lugar terrible para ver los partidos de la NFL. La ciudad de Anaheim construyó originalmente el estadio como sede de béisbol.

Las líneas de visión estaban distantes y obstruidas. Muchos de los asientos estaban apuntados en la dirección incorrecta, y el calor de finales del verano y principios del otoño causado por los vientos de Santa Ana proporcionaron una mala experiencia para los fanáticos.

 A medida que pasaron los años, la asistencia disminuyó aún más como resultado de que los Angelinos de California,  en el beisbol de Grandes Ligas, tuvieron mayor éxito en la ciudad y a los Rams vieron disminuir su  presencia en el área.

Nueve años después, se  llevaron a cabo conversaciones entre el equipo y el LA Coliseum para devolverse el antiguo lugar. En general, este movimiento supuso un desastre para la franquicia en el mercado de Los Ángeles.

El impacto de los Rams que dejaron la ciudad de Los Ángeles y se trasladaron primero a Anaheim comenzó un efecto dominó que luego afectó a otras ciudades de la NFL que resuenan incluso hoy.

Los Angeles Rams se mudaron por primera vez a St. Louis en 1995. La mudanza fue la culminación de franquicias de propietarios empresarios, equipos que se mudaron a lugares suburbanos y una mala administración y falta de previsión por parte de la alta dirección de los Rams, todo lo cual culminó con la reubicación del equipo Gateway City.

LOS ECOS DEL INTERCAMBIO COLTS-RAMS

Tras la negociación el 13 de julio de 1972, dos semanas después, el 26 de julio, los Baltimore Colts convocaron una conferencia de prensa en el restaurante Chesapeake para anunciar que un empresario de Chicago llamado Robert Irsay había comprado a Los Angeles Rams y los había cambiado a Carroll Rosenbloom por los Colts .

Hoy hace casi 50 años, el fútbol americano profesional en Baltimore y la NFL cambiaron para siempre. El intercambio fue un golpe para Rosenbloom, que logró vender los Colts y comprar los Rams sin pagar ningún impuesto sobre las ganancias de capital.

Sin embargo, la ordenada maniobra tuvo ramificaciones de gran alcance que nadie podría haber imaginado.

Es difícil juzgar qué movimiento tuvo más impacto en la NFL: el movimiento de Rosenbloom a Los Ángeles o la llegada de Irsay a Baltimore.

Lo que hizo Irsay en Baltimore está bien documentado. En los cuatro años antes de que comprara el equipo, los Colts fueron a dos Super Bowls y al juego por el título de la AFC.

También se habían convertido en parte del tejido de la ciudad de Baltimore, como Barry Levinson capturó en su película «Diner», después de ganar títulos consecutivos en 1958 y 1959 y ayudar a impulsar el boom del fútbol americano profesional.

A Irsay le tomó solo 12 años destruir todo eso y trasladar al equipo a Indianápolis. No es que el equipo haya cambiado mucho desde la mudanza. Los Colts todavía buscan su primera victoria en los playoffs en los 50 años que lleva como dueño del club.

Mientras tanto, la llegada de Rosenbloom a Los Ángeles también tuvo graves consecuencias para la liga. Hizo un trato para irse de Los Angeles Coliseum a Anaheim, California, antes de morir ahogado en su casa de invierno de Florida en 1979.

Una vez que Rosenbloom murió, Al Davis, dueño de los Oakland Raiders, puso su mirada en Los Ángeles y libró un par de amargas batallas en la corte para mudarse allí.

Si Rosenbloom hubiera vivido, es poco probable que Davis lo hubiera desafiado en su terreno de Los Ángeles. Davis comprendió que Rosenbloom era un propietario tan astuto como él.

Mientras la liga luchaba contra Davis, retrasó la expansión, y la victoria de Davis preparó el escenario para el traslado de los Colts a Indianápolis y el traslado de los St. Louis Cardinals a Phoenix.

En lugar de conseguir equipos de expansión que podrían haber prosperado, Indianápolis y Phoenix se quedaron atrapados con Irsay y Bill Bidwill y sus equipos mediocres.

Todo esto se debió a ese fatídico día en que Rosenbloom diseñó el intercambio con Irsay.

Sin embargo, a la larga, Baltimore podría haber hecho limonada con esta situación de limón.

Sin el movimiento de Irsay, es poco probable que se hubiera construido Camden Yards. Ahora la ciudad tiene una buena oportunidad de crear un equipo de expansión de la NFL, lo que llevaría a la construcción de un segundo estadio.

Si los dos estadios están bien mantenidos, Baltimore debería tener un futuro brillante en el béisbol y el fútbol durante el próximo medio siglo más o menos.

La era Irsay fue una triste historia deportiva para Baltimore que bien podría tener un final feliz.

///

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Efemerides Rafael Baldayac