Connect with us

Efemerides Rafael Baldayac

Cal Ripken Jr: dueño de una marca insuperable en MLB

Se cumplen 26 años de que Cal Ripken Jr. disputara su partido 2,131 consecutivo para dejar atrás el récord del legendario super astro de los Yankees de Nueva York, Lou Gehrig. Se dice que su marca global de 2,632 juegos sin parar será imposible de romper en las Grandes Ligas.

EFEMERIDES ESPECIAL 06 SEPTIEMBRE 1995:

Por Rafael Baldayac

El miércoles 6 de Septiembre de 1995 el mundo del béisbol vivió una de las más grandes hazañas en la historia de las Grandes Ligas.

Ese dia el estelar campocorto de los Orioles de Baltimore, Cal Ripken Jr. jugaba su partido número 2,131 de manera consecutiva, una de las marcas más difíciles y casi imposible de superar en el béisbol moderno.

Camden Yards, hogar de los Orioles,  sirvió de escenario para que Ripken  quebrada la marca de 2130 encuentros jugados de forma ininterrumpida, impuesta por el “Caballo de Hierro” Lou Gehrig.

Ripken, el Caballo de Hierro de la era moderna, es sin duda toda una leyenda del béisbol, un pelotero extinción, y un jugador franquicia.

Ya para 1995 la expectativa de alcanzar y dejar atrás el récord histórico de Lou Gehrig era grande, este hito le haría un gran bien al deporte para recuperar las glorias individuales.

El 6 de septiembre, contra los Angels de Anaheim, jugó el partido número 2,131. Cuando al quinto inning su marca ya fue oficial, Ripken corrió alrededor del Camdem Yards en medio de una ovación espectacular y una teleaudiencia enorme a todo lo largo y lo ancho de los Estados Unidos.

La racha terminó el domingo  20 de septiembre de 1998 totalizando 2.632 juegos y se ganó el sobrenombre de Iron Man. Su última temporada fue la del 2001. El número que ocupó en su camiseta (8) fue retirado ese mismo año.

El gran «Iron Man»  del beisbol mayoritario cuando se retiró de la alineación de los Orioles ese 20 de septiembre de 1998, puso fin a una racha que despertó de nuevo el interés por el juego tras  la huelga de 1994-95.

Ripken se retiró después de la temporada 2001 con 3,184 hits, 603 dobles, 431 jonrones, 1,695 carreras impulsadas y 19 selecciones del Juego de Estrellas. Fue elegido miembro del Salón de la Fama en 2007.

“Los récords se hicieron para romperse”, es una expresión popular. Sin embargo la mayoría de lo expertos, están de acuerdo con  que la marca establecida hace un cuarto de siglo por  Cal Ripken Jr. jamás será superado.

Lou Gehring poseía la marca de más juegos consecutivos jugados con 2130, récord que perduró por 56 años hasta que llegó el «Caballo de Hierro».

FOTO: Lou Gehrig y su récord estuvieron en el top por 56 años / foto: cortesía

La hazaña comenzó el 30 de mayo de 1982 y finalizó el 6 de septiembre de 1995, cuando en el quinto inning, en partido contra los Angels, se hizo el anuncio oficial del partido 2131 consecutivo y el «Junior» corrió alrededor del Camden Yards en medio de una gran ovación.

Muchos fans del béisbol se preguntan ¿por qué es tan difícil que alguien rompa su récord, si él dejo atrás al de Gehrig? La respuesta está en las matemáticas.

Si un pelotero pudiera jugar 162 partidos por 10 años consecutivos, llegaría a 1620 juegos en fila, o sea, le faltarían 1012 juegos para alcanzar a Cal Ripken Jr.

Esto quiere decir que debería jugar consecutivamente por unos 16 años y medio más o menos, solo para alcanzarlo y de ahí en adelante extender la marca lo más posible.

MIGUEL TEJADA SE ACERCÓ

El dominicano Miguel Tejada es nuestro representante latino que más se ha acercado a la marca, con 1152 juegos consecutivos, desde el 2 de junio del 2000 hasta el 21 de junio del 2007, cuando el lanzador Doug Brocail golpeó a la guagua en su muñeca en la primera entrada.

Cal Ripken Jr.  estuvo por 21 años en las grandes ligas, terminó jugando 2.632 partidos consecutivos, con 8.264 entradas seguidas, participó en 3001 partidos, bateo 431 HR y 3184 hits, con un War de 95.9, lo que quiere decir que no basta solo con aparecer en el juego, sino rendir al máximo durante esa racha.

Luego de saber esto, la pregunta del millón: ¿Cree usted que exista hoy por hoy algún pelotero franquicia con esas condiciones para rendir y batir ese récord?

FOTO: Miguel Tejada es el latino que más se acercó al récord de Ripken con 1152 partidos consecutivos / Foto: Baltimore Suns

 “Cal es un puente, quizás el último puente, volviendo a la forma en que se jugaba el juego. Batear jonrones y todas esas otras cosas buenas no es suficiente. Lo que importa es cómo te manejas en los buenos y en los malos tiempos.

Cal Ripken Jr. fue un retroceso. Jugó duro, jugó para ganar y jugó en todos los partidos.

Eso es lo que Cal nos mostró. Ser estrella no es suficiente. Nos mostró cómo ser más”. – Joe Torre.

El 30 de mayo de 1982, Ripken comenzó «la racha», la racha más larga de juegos consecutivos jugados por cualquier persona en la historia del béisbol (2.632), y en el proceso se ganó el apodo de «Iron Man».

Su compañero en el Salón de la Fama, el campocorto Ozzie Smith, dijo: “Es extremadamente impresionante que Cal haya podido hacer algo como esto mientras jugaba como campocorto.

Tienes que tener tamaño y fuerza, que obviamente él tiene, tienes que tener habilidad y tienes que tener algo de suerte. Siempre he pensado que los torpederos eran los mejores atletas en el campo y esto simplemente lo confirma de nuevo”.

19 veces All-Star y dos veces Jugador Más Valioso de la Liga Americana, Ripken redefinió la posición de campocorto.

Tradicionalmente visto como una posición desde la que no se esperaría mucha ofensiva, Ripken marcó el comienzo de una era de torpederos superestrellas que no solo podían manejar los rigores de la posición a la defensiva, sino que conectaban regularmente 20-30 jonrones y batea para .300.

Ripken fue seleccionado en la segunda ronda del Draft de la MLB de 1978 por los Orioles, la franquicia donde su padre trabajaba como entrenador.

Ripken debutó en las Grandes Ligas en 1981, ganó el Premio al Novato del Año de la Liga Americana en 1982 y el Premio al Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 1983 mientras conducía a Baltimore al título de la Serie Mundial.

En el camino, Ripken pasó de la tercera base al campocorto a pesar del pensamiento convencional que decía que con 6 pies 4 pulgadas y 200 libras no podría cubrir el terreno necesario en defensa.

Pero el impecable posicionamiento y los instintos de Ripken demostraron ser más que compatibles con la posición.

Lideró a todos los torpederos de la Liga Americana en dobles jugadas ocho veces, asiste siete veces, ponches seis veces y porcentaje de fildeo cuatro veces, ganando dos Premios Guantes de Oro.

Ofensivamente, Ripken era un artesano, continuamente haciendo ajustes a su postura de bateo y enfoque al plato.

Agotó 12 temporadas con al menos 20 jonrones, incluidos 10 seguidos, y alcanzó la marca de 100 carreras impulsadas en cuatro ocasiones. Ganó su segundo Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 1991 mientras lideraba la liga en bases totales con 368.

RIPKEN CAMINO AL ESTRELLATO

Calvin Edwin Ripken, Jr. (* 24 de agosto de 1960, Havre de Grace, Maryland) debutó en el año de 1981. En 1982 jugó la tercera base donde consiguió ser considerado novato del año con un promedio de .264 de bateo, 28 homeruns y 93 carreras impulsadas.

Su éxito inicial no quedó estancado como es usual para un novato: el año 1983 fue considerado el Jugador Más Valioso de la temporada.

Sus números acumularon un .318 de bateo, 27 cuadrangulares y 102 RBI; incluso su equipo logró llevarse la Serie Mundial de ese año frente a los Philadelphia Phillies.

El buen desempeño de Ripken tanto en el campo como en el bateo fue lo que hizo de él una figura destacada para ser un short-stop, posición tradicionalmente defensiva.

De 1983 a 1986 tuvo los mejores números ofensivos para un parador en corto.

RIPKEN JUGADOR MUY CARISMÁTICO

 

Su mejor año se produjo en 1991. Después de esos primeros años sus números al bate decayeron, a pesar de que su trabajo en el campo fue siempre notable (apenas 3 errores en 1990).

Fue hasta 1991 que tuvo la mejor de sus temporadas, pues sus promedios ofensivos alcanzaron los .323 de bateo, 34 homeruns y 114 RBI.

Ripken fue nominado «Jugador Más Valioso» de la Liga Americana y del Juego de las Estrellas.

La racha de más juegos consecutivos comenzó un 30 de mayo de 1982; dentro de ese periodo, además, logró una marca no oficial de 8,243 innings jugados sin parar desde el 5 de junio de 1982 hasta el 14 de septiembre de 1987.

FOTO: Rafael Baldayac con Cal Ripken. Ripken caballerosamente, nos cedió una entrevistaba  saliendo de la jaula de bateo al inicio de la temporada de 2001, su última en las Grandes Ligas, siempre con los Orioles de Baltimore.

En ese tiempo, el béisbol en los Estados Unidos había sufrido una de sus peores crisis en el año de 1994 cuando los jugadores se fueron a la huelga.

Ripken fue un jugador carismático, querido y respetado, más aún por su lealtad a un equipo de mediano éxito: Los Orioles de Baltimore. Su popularidad se muestra en las diecinueve veces que fue elegido para el Juego de las Estrellas.

Su actividad extradeportiva es también destacada: después de sobrepasar el famoso récord comenzó apoyar la investigación para la cura de la enfermedad de Lou Gehrig. Ha hecho campañas contra el uso del tabaco y numerosas obras comunitarias.

SALÓN DE LA FAMA DE COOPERSTOWN

Fue ingresado al Salón de la Fama del Béisbol en 2007. Con ese récord histórico, no podía quedar fuera. Pero no fue lo único que hizo en su carrera. Con 3184 hit, de los cuales 431 son homeruns es uno de sólo 8 peloteros con 3000 hits y 400 homeruns.

Bateó 603 dobles, siendo de los pocos peloteros con más de 600 dobles en su carrera. Es uno de los pocos jugadores en la historia con 3000 partidos jugados y está entre los líderes de turnos.

Ciertamente una carrera de salón de la fama que lo llevó a obtener el tercer más alto porcentaje para jugador alguno que ingresa y el más alto para un jugador de cuadro con 98.35%.

JUGADORES CON RACHAS MÁS LARGAS TRAS RÉCORD RIPKEN JR.

 

Ripken, miembro del Salón de la Fama en 2007, dijo adiós como jugador activo  el 6 de octubre de 2001 dejando números impresionantes de 3,184 hits, 603 dobles, 431 jonrones, 1,695 carreras impulsadas y 19 selecciones del Juego de Estrellas. Fue elegido

Se conmemora hoy el 26 aniversario de que Cal Ripken jugara su partido 2.131 corrido superando la marca del estelarísimo Lou Gehrig, figura emblemática de los Yankees de Nueva York.

Se considera que esta marca de 2.632 juegos será imposible de romper en la MLB. De momento, es lo que parece que sucederá.

Desde que Ripken Jr. se retirara de la alineación el 20 de septiembre de 1998 solo un pelotero ha formado una racha de juegos seguidos hasta 1.000 y solo cuatro han conseguido llegar a 500, de acuerdo con Elias Sports Bureau.

Es más, entre los jugadores activos la cadena más larga le pertenece a Whit Merrifield, quien ha jugado en 287 partidos consecutivos (hasta el sábado), todos para los Reales de Kansas City, una racha que comenzó el 25 de junio de 2018.

Después de Ripken, Miguel Tejada tuvo la seguidilla de juegos más larga con 1.152 partidos desde 2000 hasta 2007.

Prince Fielder comenzó el 16 de mayo de 2012 una cadena que terminó durando 547 juegos, la segunda más larga desde que terminó la de Ripken. Terminó cuando Fielder se perdió un juego debido a una rigidez en el cuello que eventualmente conduciría a cirugía que puso fin a su temporada.

Luis González (446), Freddy Galvis (349), el mismo Fielder (317) y Evan Longoria (243) son dueños de otras seguidillas extensas.

CAL RIPKEN JR. VOLVIÓ A CAMDEN YARDS,

La noche del 6 de septiembre de 2020 tras  25 años de haber roto el récord de más juegos jugados de forma consecutiva para un pelotero en MLB (2,131), Cal Ripken Jr. volvió a Camden Yards, el estadio de los Baltimore Orioles, para realizar el ceremonial lanzamiento de la primera bola.

En 1995, cuando Ripken rompió el récord, el ‘Iron Man’ prefirió hacer un pequeño cambio a la tradicional ceremonia del lanzamiento yendo a las gradas y dándole la pelota a su hijo Ryan para que él hiciera el lanzamiento desde su lugar hacia el terreno, donde Ripken Jr. recibió la bola.

“En cierto sentido, parece que fue ayer, donde puedes revivir el momento”, dijo Cal Ripken Jr. a MLB.com recientemente.

“Todo es un momento realmente claro como el cristal, maravilloso. De otras formas, parece que es otra vida. Ya sabes, 25 años es un largo período de tiempo”.

De regreso en 2020, Cal no quería dejar de festejar este momento sin su hijo Ryan, quien ahora fue el encargado de recibir la pelota de su papá ante un vacío Camden Yards.

Como parte de las celebraciones, jugadores y coaches de los Orioles portaron un parche conmemorativo con la cifra “2131” en la manga derecha del uniforme durante el juego del domingo ante New York Yankees.

 Ripken superó a Lou Gehrig en la lista de más juegos disputados de forma consecutiva con 2,131 encuentros y aún jugó 501 encuentros más antes de decidir voluntariamente dejar el récord en 2,632 juegos en 1998.

Hoy en día tras más de un cuarto de siglo de vigencia, el récord de Cal Ripken Jr. es una de esas marcas que se consideran insuperables en el béisbol de las Grandes Ligas (MLB). ///

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Efemerides Rafael Baldayac