Connect with us

Efemerides Rafael Baldayac

Arthur Ashe, elevó activismo de atletas en esferas sociales

Fue el campeón que revolucionó el tenis con un activismo que trascendió más allá de la cancha de juego. Era el Jackie Robinson del tenis masculino, atravesando la exclusividad de un deporte blanco como el lirio y soportando la discriminación racial que ponían a prueba su carácter y determinación en todo momento.

Arthur Ashe/ Fuente Externa

EFEMERIDES ESPECIAL 05 DE JULIO 1975:

Por Rafael Baldayac

Arthur Ashe, quien utilizó su perfil de superastro del tenis mundial para promover los derechos humanos, la educación y la salud pública, se convirtió en el primer jugador afroamericano en competir en el deporte internacional del tenis al más alto nivel.

Ashe, el hombre que  elevó el  activismo de los atletas  hacia las esferas sociales y políticas más amplias, emergió en el apogeo del movimiento por los derechos civiles de Estados Unidos para convertirse en el primer hombre afroamericano en ganar un Grand Slam.

 El sábado 5 de julio de 1975 rompió todos los pronósticos al derrotar a Jimmy Connors, el número uno en el ranking mundial en ese entonces, en la final de Wimbledon el torneo de césped más prestigioso del planeta.

De esta forma Ashe se convirtió hace casi medio siglo en el primer y hasta el dia de hoy único tenista de color en conseguir el título en el All England Club, la Catedral del Tenis, en Inglaterra. Todavía siendo aficionado en 1968,  ganó el Abierto de Estados Unidos ese año, el primer año del torneo.

Sin embargo Ashe no se detuvo allí. Continuó dominando su deporte, para ayudar a eliminar la segregación, y luego para trascenderlo, convirtiéndose en un activista feroz y elocuente por una variedad de causas, incluidos los derechos civiles, el empoderamiento económico, la oposición a la sensibilización sobre el apartheid y el sida.

Primer afroamericano campeón masculino de Wimbledon

Esta fue una final legendaria en Wimbledon, Arthur Ashe se enfrentaría contra el número uno del momento, el favorito a ganar el trofeo y el campeón reinante, Jimmy Connors, uno de los más grandes tenistas de todos los tiempos, temerario, fastidioso y arrogante en la cancha.

Connors y Ashe se enfrentaron tres veces antes de este encuentro y todos los resultados favorecían al número uno.  En una final que reunió la atención de millones, Arthur de 31 años se encontraba en su mejor momento deportivo, él daría la sorpresa al vencer en 4 sets a Jimmy y llevarse así el premio mayor del tenis.

Esta rivalidad no solo existía en campo de juego, sus vidas ya estaban intercaladas cuando Ashe acepto la oferta de representar a los Estados Unidos en la Davis Cup mientras que Connors ganaba $100,000 al vencer al australiano Rod Laver en un partido de exhibición.

Ningún otro tenista masculino de raza negra ha vuelto a alzar la Copa de ’Campeón del Mundo’ en Wimbledon desde que en  Ashe derrotó a Connors.

No obstante hay que reconocer que antes de que el estadou­nidense afroamericano Arthur Robert Ashe Jr. (hijo de un policía de Virginia) ganara el título de Wimbledon, el 5-7-1975, ya lo había conquistado (en 1957 y 1958) otra jugadora de raza negra, ya también fallecida: Althea Gibson, de Carolina del Sur.

Tras Ashe llegaron las hermanas Venus y Serena Williams. Y MaliVai Washington perdió la final de 1996 en el All England ante Richard Krajicek. Pero ningún otro tenista masculino de raza negra ha vuelto a alzar la Copa de ’Campeón del Mundo’ en Wimbledon.

Ese 5 de julio de 1975  cuando Ashe venció también por única vez en su carrera al campeón  Connors, que iba a la final del All England directo desde la portada de Time Magazine y sin ceder un set en la ruta.

 Ashe desmontó a Jimbo por 6-1, 6-1, 5-7 y 6-4  para escribir su nombre como el primer jugador afroamericano en ganar tenis masculino de Wimbledon, y al fin alzó el puño hacia su palco: “Nada que ver con el Black Power”, matizó Arthur, que murió en 1993 de SIDA contraído por una transfusión.

Después de retirarse anticipadamente de los deportes debido a una cirugía cardíaca, Ashe utilizó su perfil de deportista y su porte legendario para promover los derechos humanos, la educación y la salud pública.

Arthur Robert Ashe Jr. nació el 10 de julio de 1943 en Richmond, Virginia. Pasó la mayor parte de sus primeros años con su madre, Mattie Cordell Cunningham Ashe, quien le enseñó a leer a la edad de cinco años. Su madre murió al año siguiente de una enfermedad cardíaca. El padre de Ashe, Arthur Ashe padre, trabajó como cuidador en un parque llamado Brook Field en los suburbios del norte de Richmond.

El joven Arthur vivía en el terreno con cuatro canchas de tenis, una piscina y tres diamantes de béisbol. Esta fue la clave de su desarrollo como futuro atleta estrella. Su apodo inicial era «Skinny» o «Bones», pero creció y llegó a medir dos metros y medio y medio con una complexión delgada.

Como tenista amateur

Ashe comenzó a jugar al tenis a los seis años. Recibió instrucciones de R. Walter «Whirlwind» Johnson, un médico afroamericano de Lynchburg, Virginia, que abrió su casa en los veranos a las perspectivas del tenis, incluida la gran Althea Gibson (1927-).

Johnson usó métodos de estilo militar para enseñar habilidades de tenis y para enfatizar su código especial de deportividad, que incluía respeto, apariencia aguda y «no hacer trampas en ningún momento».

Ashe asistió a las Escuelas Públicas de la Ciudad de Richmond y recibió un diploma de la Escuela Secundaria Maggie L. Walker en 1961.

Después de su éxito como jugador junior en la Asociación Americana de Tenis (ATA), fue el primer joven afroamericano en recibir una clasificación nacional de la Asociación Americana de Tenis sobre césped (USLTA).

Cuando ganó el National Interscholastics en 1960, fue el primer título nacional de la USLTA que ganó un afroamericano en el Sur.

La Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) le otorgó una beca completa.

En 1963, Ashe se convirtió en el primer jugador afroamericano en ganar el campeonato estadounidense de pista dura masculina, y en el primero en ser nombrado miembro de un equipo de la Copa Davis Junior de Estados Unidos (un torneo internacional masculino).

Se convirtió en el campeón de individuales y dobles de la National College Athletic Association (NCAA), lo que llevó a la UCLA al título de la NCAA en 1965.Después de graduarse con una licenciatura en administración de empresas, Ashe sirvió en el ejército durante dos años, durante los cuales se le asignó tiempo para las competiciones de tenis.

En 1968, Ashe creó un programa de tenis para el centro de las ciudades de Estados Unidos. Es tan cierto que el Arthur Ashe de Nueva York es el estadio más grande de tenis del mundo, con capacidad para 23.700 espectadores, como que es el escenario más bullicioso de ese deporte.

Nacido el 10 de julio de 1943 en Richmond, Virginia, fue el único hombre afroamericano en lograr el trofeo de Wimbledon (en 1975, al derrotar en la final al por entonces número 1 del ranking, Jimmy Connors).  Ganador de la Copa Davis en varias oportunidades, también fue el campeón del primer US Open abierto a jugadores amateurs y profesionales, en 1968.

Campeón de tenis y activista social

Sin embargo, su obra fue más valiosa que todos sus éxitos deportivos. Promotor de la igualdad, combatió el racismo en EE.UU. y el apartheid en Sudáfrica. Fue símbolo, bandera y voz.

Una frase célebre tenista norteamericano  Arthur Ashe dice: Comienza donde estas. Usa lo que tiene. Haz lo que pueda. Fuente Externa

«Arthur me dio la paliza más grande de mi vida. Fue en 1978, en mi primer Roland Garros, en la cancha central. Me ganó fácil (6-2, 6-4 y 6-4). Solo le faltó el canasto y música», sonríe José Luis Clerc, ante La Nación.

«Arthur jugaba con ángulos tremendos, se te metía en la cancha y todas las voleas eran cruzadas y cortas. Cuando sacaba, lo hacía abierto y con efecto; tenías que buscar la pelota 50 metros hacia afuera», aporta Batata, 4º del ranking en 1981.

Doce años antes de aquella exhibición en París que Clerc no olvida, Modesto «Tito» Vázquez tuvo un primer encuentro con Ashe. Fue en Buenos Aires. «Vino a Argentina para jugar el campeonato de la República, en 1966.

Lo hizo como integrante de un equipo de Copa Davis de Estados Unidos que utilizó el torneo como entrenamiento para después competir con Brasil, de visitante y en cancha de tierra (fue en Porto Alegre, por las semifinales del Inter-zonal; ganaron los locales 3-2). Yo tenía 17 años, era el mejor junior argentino.

Me tocó Ashe en la primera rueda y me ganó en dos sets», dice el excapitán del equipo nacional de Copa Davis. El destino volvió a unir a Vázquez y a Ashe. Fue en la UCLA, la universidad de California. En tiempos distintos, fueron becados allí.

Ashe combatió racismo y apartheid

«Cuando estuve en la UCLA él ya había terminado, pero venía de vez en cuando a entrenarse. Lo admiré: era elegante, espigado, ágil, jugaba con anteojos, tenía un saque muy rápido, muy buen revés.

FOTO: Con su liderazgo ayudó a eliminar la segregación racial, convirtiéndose en un activista feroz y elocuente por una variedad de causas, incluido los derechos civiles, la pobreza, el apartheid y el sida.

Pero más allá de eso, se involucró en los problemas raciales; en esa época estaban fuertes las Panteras Negras (movimiento que defendía los derechos de los negros), pero él no militaba.

Siempre iba a países pobres, a África, colaboraba mucho. Descubre a Yannick Noah en Camerún, en uno de los tours que hacía para promover el tenis. Fue una suerte de embajador. Era culto, estudioso, leído.

Tuvo momentos de felicidad, se enamoró de una mujer que era una fotógrafa conocida (Jeanne Moutoussamy)», ilustra Vázquez, que en 1975 vio en vivo, en el All England, la victoria de Ashe sobre Connors por 6-1, 6-1, 5-7 y 6-4.

«El triunfo contra Connors fue una especie de combate. Jimmy había nacido en una zona bastante racista de Estados Unidos (en East St. Louis, Illinois). Él no era racista pero había vivido esa niñez en la que se odiaba a los negros y había pica. Ese triunfo fue importante».

Ashe vivió en los tiempos del movimiento de los derechos civiles con Martin Luther King. Y esa independencia que marca Vázquez al acotar que no militaba en partidos y que él era el mismísimo impulso, quedó graficado en «Levels of the game (Los niveles del juego)», un libro escrito en 1969 por John McPhee, ganador del Pulitzer.

«Debido a su color de piel, mucha gente espera de Ashe que sea algo más que un jugador de tenis; le exigen que sea, en términos generales, un líder.

 Cuanto más gana, más palabras o gestos se esperan de él. La prensa negra lo ha criticado por no hacer suficiente por la causa. En repetidas ocasiones le han ofrecido participar en huelgas y piquetes y se ha negado. Los activistas negros le han instado a renunciar al equipo de Copa Davis.

Lo han llamado tío Tom (en referencia al personaje de una novela escrita por Harriet Beecher Stowe sobre la esclavitud en el siglo XIX. El tío Tom era el esclavo negro de la casa que no se planteaba otra vida de la que tenía)».

Tres veces le negó la entrada Sudáfrica

Sudáfrica le negó tres veces la entrada a Ashe, hasta que logró la autorización y jugó en medio del apartheid. Alcanzó el Nº 2 en 1976 y ganó 33 títulos. Pero en 1979, a los 36 años, padeció un primer ataque cardíaco que requirió una cirugía y lo obligó a retirarse.

Sufrió un segundo problema de corazón y una cirugía posterior, en 1983, terminaría condenándolo, ya que en la transfusión de sangre contrajo el VIH.

Visitó la Argentina otra vez en 1987 para ofrecer clínicas de tenis en La Horqueta, el club de San Isidro que dirigía Clerc, pero no reveló que tenía esa cruel enfermedad hasta abril de 1992. Creó una fundación para la lucha contra el sida.

El 4 de febrero de 1993 Ashe iba a participar de un foro sobre sida en Connecticut, pero no pudo hacerlo por una neumonía, cuadro que se agravó como consecuencia del VIH.

Ese día, de todos modos, grabó un mensaje en video en el que llamó a tener esperanza a los enfermos como él.

Reconocimientos y grandes honores

Imagen de Arthur Ashe sosteniendo en su mano el libro Medicine for the layman. Heart attacks, editado por el National Institutes of Health, como forma de promover los cuidados para prevenir las enfermedades cardiovasculares. La imagen fue tomada en la década de 1980. Ashe había sido operado del corazón  con un cuádruple Bypass (baipás coronario) en 1979. Fuente Externa

Tiene un monumento en Richmond dedicado a él, en la «Monument Avenue» (Avenida de los Monumentos) tradicionalmente reservada para figuras de los Estados Confederados de América.

Esto creó algunas controversias en una ciudad que fue capital de los Estados Confederados durante la Guerra Civil Estadounidense.

El estadio principal del complejo USTA National Tennis Center en el Flushing Meadows Park, en New York, donde se juega el Abierto de Estados Unidos, fue nombrado  Arthur Ashe Stadium en su nombre. Actualmente es el estadio de tenis con más capacidad en el planeta.

Su campeonato de Wimbledon de 1975 fue elegido en el Nº95 entre los 100 Grandes Momentos del Deporte por un canal de televisión británico.

En 2005 el Servicio Postal de los Estados Unidos anunció el lanzamiento de una estampilla en honor a Ashe, la primera en la historia en mostrar la portada de la revista Sports Illustrated.

La revista TENNIS Magazine lo ubicó en el puesto Nº30 en la lista de los «40 Jugadores más grandes de la Era Open».

Enseñanza de Arthur Ashe sobre su propia muerte

 “Sé que nunca me hubiera perdonado si hubiera elegido vivir sin un propósito humano, sin tratar de ayudar a los pobres y desafortunados, sin reconocer que quizás, el regocijo puro de la vida viene al tratar de ayudar a otros”

Arthur Ashe, el legendario Jugador de Wimbledon, se estaba muriendo de Sida, que había adquirido accidentalmente el virus del HIV por algunas de las transfusiones que le colocaron por una operación al corazón en 1983.

Mantuvo en privado su condición, hasta poco tiempo antes de morir por neumonía consecuencia del Sida.

Dos días después, el 6 de febrero de 1993, falleció en Nueva York, a los 49 años, dejando dolor y enseñanzas. «El final fue doloroso, fue un shock. Trascendió todo, trabajó para la humanidad, para la igualdad».

 

////

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Efemerides Rafael Baldayac