Connect with us

Lanzando Para Home

¿Alguna vez un pícher lanzó un juego perfecto, de más de 9 innings?

Respuesta: aunque la pregunta anterior, parece recibir la respuesta, ésta pregunta como un discurso de Gaylord Perry, está cargada.

araujo22-3-639x470-1-2-2-1-4-2-1-2-2-2-2-2-2-2-3-2-2-2-2-1-1-1-1-1-1-1-1-1-1-1-1-1-1-1-1-1-1-1-1-2-2-2-2-2-2-1-1-1-1-1-1-1-1-1-1-1-1-2-1-1-2-2-2-2-2-2-2-2-2-2-2
Por Alfonso Araujo Bojórquez
SINALOA, Sonora, México.- Mejor que perfecto?. Esta pregunta involucra un juego muy famoso, que tuvo lugar en la década de 1950.
¿Alguna vez, un lanzador, consiguió un juego perfecto, que fue más allá de los nueve innings?. Respuesta: aunque la pregunta anterior, parece recibir la respuesta, ésta pregunta como un discurso de Gaylord Perry, está cargada.
Si bien es cierto que Harvey Haddix, lanzó un juego perfecto que llegó a la entrada 13 en la temporada 1959, una extraña decisión de los oficiales de base en 1991, le quitó su estado de perfecto.
La regla establece que para que un lanzador obtenga crédito por un juego sin hits, debe lanzar 9 entradas y lanzar todo el juego (incluidas las entradas más allá del noveno inning) sin permitir hit.
Por lo tanto, lo que la mayoría está de acuerdo, es que el juego más perfecto de todos los tiempos no se reconoce como tal.
Esto es lo que sucedió en esa noche histórica. Haddix, un zurdo diminuto, para los «Piratas» fue perfecto durante 12 entradas contra los «Bravos» de Milwuakee.
Félix Mantilla abrió la 13a. entrada y alcanzó la base por un error del antesalista de los «Piratas» Don Hoak. Eddie Mathews se sacrificó poniendo al corredor en posición de anotar.
Eso propició que el manager de Pittsburgh, Danny Murtaugh, ordenó una base intencional para el peligroso Hank Aaron, preparando un doble-play. El pandemonio se produjo, cuando Joe Adcock conectó un jonrón.
Pero, debido a otra regla del béisbol, solo recibió crédito por un doble. Sin embargo, la razón por la que le robaron un cuadrangular, no es tan extraño como la que lastimó a Haddix.
Aaron vio que la pelota se elevaba profundamente y pensó que caería cerca de la cerca, tocó la segunda base, pero nunca se molestó en ir a la tercera.
Cuando Adcock rodeó las bases y tocó la tercera base, técnicamente fue culpable de pasar a un corredor y por lo tanto, recibió crédito de un doble y no jonrón. Adcock también recibió una carrera impulsada en lugar de tres…Después más lanzamientos.
Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Lanzando Para Home