Connect with us

Opinión

Siempre con la verdad: “El complot del parque”

Momentodeportivord, da acogida desde hoy a la prestiosa columna Siempre con la verdad, del profesor Ramón Rodríguez, la cual se publica en el vespertino El Nacional.

Ramón Cáceres, ex presidente de la República/ Fuente Externa
35_Deportes_30_1-okp01
Por: Ramón Rodríguez

Algunos historiadores han sostenido que la conspiración contra el presidente Ramón Cáceres, mejor conocido, como Mon, nunca contempló el asesinato del gobernante, sino, obligarle a darle cabida al principio de la alternabilidad.

Sin embargo, todo terminó con una calamidad pública, aquel domingo 19 de noviembre del 1911, con la muerte del mandatario y la del líder de los conspiradores, Luis Tejera, quien fue picado por “la guardia de Mon”, haciéndose famosa la frase de su padre, Don Emiliano: “Bien muerto, pero mal matao”. En el olimpismo se ha presentado un caso que resiste el parangón histórico.

Es conocido que un grupo de miembros del Comité Olímpico Dominicano sostuvo varias reuniones, cuyo tema principal, según mis fuentes, era mediar en un conflicto entre el coronel Diego Pesquiera y el primer vicepresidente del COD, Antonio Acosta (Colin).

Lo cierto es, que dicho conciliábulo tomó unos matices totalmente violatorios a los estatutos del COD, pues se tocaron aspectos que chocan con las normas éticas de esa entidad, ya que se iba a emplazar públicamente al presidente, Luisín Mejía Oviedo, a que “saltara por la ventana”  y dejara la presidencia en el mes de diciembre.

Este acto de felonía podría pasar a la historia del deporte olímpico como: “El complot del parque del Este”’.

Alguien que lea este artículo, sin estar empapado del tema, podría preguntar: ¿Pero por qué exigirle a Luisin que entregue en diciembre, si algunos de los complotados también fueron electos hasta el 2022?.

La verdad ante todo: Ciertamente que existe un acuerdo entre Luisín Mejía y Antonio Acosta, que impidió un enfrentamiento electoral entre ellos. Testigos hay de más. Siempre se habló del mes de diciembre. Ahora bien, bajo ningún concepto se justifica que se intentara desconocer la autoridad de Mejía, cuyo mandato
en términos legales es hasta el 2022.

Esta reprochable actitud contra el presidente del COD, me convence más de la propuesta de Luis Chanlatte, de que el COD debe trabajar solamente con 5 miembros y varias comisiones. Así habrá menos conspiración y más trabajo.

Desde esta tribuna de la verdad, envío todo mi apoyo y solidaridad al presidente Luisín Mejía y mi condena pública, a quienes intentaron, impúdicamente sacarlo por la puerta de atrás. Estaban tan embrujados, que olvidaron que atentaban contra un miembro del COI.

Siendo honesto, hay que decir, que el amigo Mejía debe asimilar esta dolorosa lección: debe organizar su retirada y promover una reforma estatutaria, donde nunca jamás, un presidente del COD pueda permanecer por tanto tiempo. Ese es el sentir y el espíritu de esas reuniones conspirativas. Casi todos quieren ser presidentes del COD y necesitan espacios.

En cuarto al acuerdo de diciembre. Ya habrá tiempo de que Colin y Luisín se beban un cafecito como en los viejos tiempos, conscientes ambos, de que la misma flecha  nvenenada que busca afanosamente la “muerte” de Luisín, es la misma que procura herir de gravedad al señor Antonio Acosta.

centrodeidiomaswashington@gmail.com

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Trending

Opinión

More in Opinión