Connect with us

Lanzando Para Home

Marge Schott, inició accionista menor en Rojos Cincinnati

Vendió el equipo en 67 millones de dólares a un grupo lidereado por el empresario de Cincinnati Carl Linder

Marge Schott/ Fuente Externa
araujo22-3-639x470-1-2-2-1-4-2-1-2-2-2-2-2-2-2-3-2-2-2-2-1-1-1-1-1
Por Alfonso Araujo Bojórquez
SINALOA, Sonora, México.- Marge Schott nació en Cincinnati y fue una de las cinco hijas de Charlotte y Edward Henry Unnewehr.
Su padre se enriqueció en el negocio de la madera. Asistió a escuelas parroquiales y se graduó en la Academia Sagrado Corazón.
En la universidad, Marge Schott se convirtió en un miembro de Theta Phi Alphafraternidad.
Se casó con Charles Schott, un miembro de una familia rica de Cincinnati, en 1952 y heredó sus concesiones de automóviles e intereses en otras industrias, cuando murió de un ataque al corazón en 1968. Viuda a los 39 años, Marge Schott, nunca se volvió a casar y tampoco tuvo hijos.
Schott había sido una fan de los Rojos de Cincinnati, durante la mayor parte de su vida; a partir de 1963, se celebró una subasta para recaudar dinero para el Hospital de Niños de Cincinnati, a la que asistieron varios jugadores de los «Rojos».
En 1981, Schott compró una participación minoritaria de los «Rojos», como parte de un grupo encabezado por magnates de seguros, William y James Williams.
El 21 de Diciembre de 1984, ella compró una participación de control de un contrato de 11 millones de dólares, por lo que se convirtió en director general y convertirse en la primera mujer en comprar un equipo de Ligas Mayores de béisbol.
En 1985, fue nombrada presidenta y directora general del club. Cinco años más tarde, los «Rojos» ganaron la Serie Mundial, cuando barrieron a los «Atléticos» de Oakland.
Schott se convirtió rápidamente en uno de los propietarios más públicamente visibles de béisbol. Los «Rojos» habían sido durante mucho tiempo una franquicia orientada a la familia, y los aficionados elogiaron sus esfuerzos para mantener los precios de venta de entradas y concesiones baratas.
Se mantuvo el precio del hot dog a un dólar y se mantuvo palcos alrededor de 12 dólares, siendo el más barato en todo el béisbol de Ligas Mayores.
A diferencia de la mayoría de los propietarios, se sentaba en un asiento regular en el Riverfront Stadium, donde firmaba autógrafos a sus aficionados.
A pesar de no tener hijos propios, a menudo se les permitió a grupos de niños que entraran al terreno de juego, pero lo que más llamó la atención, que siempre estaba cerca de ella su mascota San Bernardo de nombre Schottzie, que muy seguido defecaba en el terreno de juego y eso no le gustaba a nadie.
Tuvo muchos problemas con varios jugadores de los Rojos, que no estaban de acuerdo con la política de la dueña, porque comentaba que tenía que pagar a los jugadores mientras estaban en la lista de lesionados, en particular al héroe de la Serie Mundial, José Rijo, de quien dijo, que ganaba tres millones de dólares, estando sentado en la banca.
En una ocasión hizo el comentario: «Nunca contratar a un negro, pues prefiero tener un mono entrenado que trabaje y no un negro lesionado.
En otra ocasión comentó que no quería jugadores que usaran aretes y dijo: «Me criaron para creer que los hombres que usen aretes son «afrutados».
Finalmente vendió el equipo en 67 millones de dólares a un grupo lidereado por el empresario de Cincinnati Carl Linder.
Ella murió a los 75 años en el Hospital de Cristo en Cincinnati…Después más lanzamientos.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Trending

Opinión

More in Lanzando Para Home