Connect with us

Efemerides Rafael Baldayac

Tom LaSorda, tuvo un juego de  25 ponches

EFEMÉRIDES 31 DE MAYO 2020: Su mayor hazaña en 14 años por ligas menores

Tom LaSorda/ Fuente Externa

baldayac-pondra-a-circular-obra-historica-de-las-aguilas-2-2-2-2-1-1-1-1

Por Rafael Baldayac

 

EFMERIDES 31 de Mayo 1948:

 

Muchos años antes de que Tommy Lasorda se consagrara como figura emblemática de los Dodgers de Los Angeles era conocido como «Tom», lanzando en ligas menores con el conjunto Schenectady Blue Jays de clase C,  filial de los Phillies de Philadelphia en la Canadian-American League, ubicada en el estado de New York.

Tom en aquel entonces con apenas 20 años fue autor de una de las mejores actuaciones de pitcheo en la historia de las ligas menores, cuando el domingo el 31 de mayo de 1948, ponchó a 25 bateadores en una victoria 4×3 sobre los Amsterdam Rugmakers en juego que se extendió a 15 entradas.

El joven lanzador dependiendo una pesada bola rápida y una curva endemoniada dejo con bate nulo a por lo menos un rival en cada episodio contra los Rugmakers.

Tommy había firmado con  Philadelphia Phillies en 1945 en las temporadas 1946 y 1947 no jugó porque se enlisto con el Ejército de Estados Unidos donde estuvo de octubre de 1945 a la primavera del 1947.

Con una edad que se acerca al centenario, Lasorda recuerda la hazaña y todavía describe ese juego como un punto culminante de su carrera.

«Oh sí, lo recuerdo muy bien. Recuerdo al jardinero izquierdo de Amsterdam, lo ponché seis veces», se rió Lasorda.

El record de ponches duro por 4 años

Tom 2

L os 25 K de Lasorda establecieron un récord profesional de béisbol para ponches de un solo juego en ese entonces.

 Ron Necciai rompió el récord cuatro años después, el 13 de mayo de 1952, abanicando a 27 hombres tirando para el Bristol Twins contra Welch Miners en la Liga Appalchian Clase D.

Es raro encontrar lanzadores que cubran un juego completo en la era actual y mucho menos ver en el box en entradas extras ya que son más cautelosos limitando la cantidad de lanzamientos para aminorar la carga de trabajo en el brazo.

 Los lanzadores de ligas menores raras veces llegan a cien lanzamientos por inicio. «Bobby Valentine y yo una noche tratamos de calcular cuántos lanzamientos hice en 15 entradas», recordó Lasorda. «Calculamos más de 300 lanzamientos».

Esa tarde los 4.064 fanáticos presentes observaron con asombro cómo la resistencia de Lasorda se mantuvo a pesar de su colosal cantidad de lanzamientos.

Lasorda se detuvo de acumular aún más ponches cuando terminó el juego con un strickout para cerrar la parte de abajo del de la decimoquinta entrada.

Además en ese histórico  partido produjo la carrera de la victoria con un sencillo.  En los siguientes dos partidos ponchó a 15 y 13.bateadores respectivamente esto llamó la atención a Los Dodgers de Los Ángeles.

Lasorda en liga menores

Tom 3

Tom Lasorda en esa campaña de 1948 con el Schenectady de la Canadian-American League, termino con marca de 9-12, 4.29 de efectividad en 32 partidos, 18 como abridor. Trabajo 192.0 entradas, tolero 180 hits, ponchando a 112 rivales, pero concedió 153 transferencias.

Se recuerda que Lasorda jugó para Cristóbal Mottas en La Zona del Canal de Panamá de 1948-1950 ganando su equipo el campeonato y lanzó también para el equipo Almendares de Cuba en la temporada invernal 1957-58.

 En su largo de recorrido de 14 campañas por las ligas menores tuvo marca de 136-104 en 406 juegos.  Tuvo una jornada de 284 aperturas en el box, 100 completo, 21 blanqueadas, cubriendo 2,166.2 de entradas con 2,001 hits permitido, 864 ponches y regalando mil 158 boletos.

 Tom Lasorda, quien dirigió de 1976 a 1996 a los Dodgers de Los Angeles, rival desde anoche de Boston, sustituyendo a otro inmortal, Walter Alston, por retiro, y en esas dos décadas ganó las series mundiales de 1981 y 1988, que de paso ha sido su última coronación.

De hecho, este último clásico otoñal siempre será recordado porque los Dodgers superaron en cinco juegos a Oakland, que se había apuntado 104 triunfos, y por el cuadrangular como emergente del lesionado Kirk Gibson ante el cerrador Dennis Eckersley para sellar el éxito en el primer partido.

Equipos entre 1945 a 1960

Tom 4

Lasorda vistió los uniformes de los equipos Concord Weavers, Schenectady Blue Jays, Greenville Spinners, Montreal Royals, Brooklyn Dodgers, Kansas City Athletics, Denver Bears y Los Angeles Angels.

Mejor conocido como el gerente colorido y querido de los Dodgers de Los Ángeles, Tommy Lasorda pasó la mayor parte de su carrera profesional en Canadá.

Firmado originalmente por los Filis de Filadelfia, el zurdo feroz aterrizó con los Dodgers de Brooklyn en 1948.

A partir de 1950, Lasorda lanzó un récord de nueve temporadas con los Reales de Montreal, la filial de los Dodgers Triple-A.

En 1951, logró 12 victorias, la primera de seis campañas en las que registró al menos 10 victorias para los Reales, y ayudó al club a obtener un título de liga. Triunfaría esa temporada en 1953, cuando registró 17 victorias y llevó a los Reales a otro campeonato.

Luego de breves paradas en Grandes Ligas con Brooklyn y Kansas City y una temporada en la organización de los Yankees de Nueva York, Lasorda regresó a Montreal en 1958 para ganar 18 juegos y ganar los honores de pitcher más valiosos del circuito.

Si está visitando la comunidad de Schenectady, cerca Albany, capital del Estado de New York,  con la esperanza conocer el  histórico parque de pelota donde Lasorda, no lo vas a encontrar.

El escenario donde Lasorda logró la hazaña, lamentablemente  ya no esta.  El “Estadio McNearney “ fue demolido en el año 2000 por los propietarios del Stadium Golf Club y del lugar solo quedan los recuerdos.

Jamas sospechaba que iba a ser durante más de seis décadas, la cara de los Dodgers de Los Ángeles y que  después de más de setenta años en la organización seguiría  siendo la encarnación de Dodger Blue.

Lasorda, dirigió a los Dodgers de Los Ángeles entre 1976 y 1996, fue incluido en el Salón de la Fama en 1997 después de una carrera en la que ganó 1,599 juegos, dos series mundiales y dos banderines más de la Liga Nacional, todos con los Dodgers, cosas que nunca imaginó cuando lanzaba en las ligas menores.

Su carrera en el beisbol mayoritario

Thomas Charles Lasorda, ex lanzador y manager de  Grandes Ligas, cumplirá 93 años de vida el próximo 22 de septiembre.

Nació en 1927 en la pequeña ciudad de Norristown,  condado Montgomery, Pensilvania. Con 5-10 de estatura y 175 libras de pesos en su época de atleta.

Tom 5

Lasorda es más recordado como manager después de dirigir por 20 años a  Los Dodgers de Los Ángeles el último manager con más años dirigiendo un equipo de Las Ligas Mayores.

También fue comentarista por tres temporadas junto a la voz oficial de Los Dodgers Vin Scully.

 En 1977 fue introducido al Salón de La Fama del Béisbol, en este 2020 cumplió 71 años de estar en la organización.

Aún sigue siendo la figura emblemática de los Dodgers de Los Ángeles, no solo porque, de acuerdo a sus propias palabras, su sangre es azul, sino simplemente, porque decir Dodgers, es decir Lasorda, o viceversa.

Actuación fugas en Grandes Ligas

Como lanzador tuvo una breve actuación en las Grandes Ligas. El 5 de agosto de 1954 hizo su debut con Dodgers Brooklyn que ganaron La Serie Mundial de 1955 Lasorda no jugó pero sí le dieron el anillo de La Serie Mundial porque pertenecía a la organización.

Lanzó dos temporadas para Dodgers y una para Kansas City,  jugó para Yankees en 1956. El 8 de julio de 1956 fue su última participación como jugador con Los Atléticos de Kansas City.

Entonces regreso a los Dodgers en 1957 bajo la inspiración del manager Ralph Houk. Pasó gran parte de su carrera en las ligas menores como buscador de talento para Dodgers 1961-1965.

Más tarde fue manager en la liga invernal de la República Dominicana con Tigres de Licey donde ayudó al equipo a ganar el campeonato y la Serie del Caribe de 1973 en Venezuela.

Tom 6

Tuvo marca de 0-4, 6.48 de efectividad en solo 26 juegos, seis como abridor, un salvamento, tirando 58.1 innings, aceptó 53 hits, nueve jonrones, 49 carreras limpias, poncho a 37, pero dio 56 bases por bolas y tiró 11 wild pitches, incluyendo siete en un tercer episodio de un partido.

 Tom Lasorda, quien dirigió de 1976 a 1996 a los Dodgers de Los Angeles, sustituyó a otro inmortal, Walter Alston, por retiro, y en esas dos décadas ganó las series mundiales de 1981 y 1988, que de paso ha sido su última coronación.

De hecho, este último clásico otoñal siempre será recordado porque los Dodgers superaron en cinco juegos a Oakland, que se había apuntado 104 triunfos.

Todos recuerdan que  por el cuadrangular como emergente del lesionado Kirk Gibson ante el cerrador Dennis Eckersley para sellar el éxito en el primer partido.

Lasorda, que como lanzador no brilló en las Mayores, pero sí en las ligas invernales de Cuba con Almendares, dos veces en los cincuenta; de Panamá, con Cristóbal Mottas, en 1948,.

Tambien lanzó en invierno en Puerto Rico con los Indios de Mayagüez, en 1955, cuando el propietario era Babel Pérez, quien le firmó por $350.00 al mes, una fortuna en aquella época romántica.

Tom 7

Sus inicios en la dirigencia

Comenzó en 1973 como coach de tercera con Dodgers y tres años más tarde se convirtió en manager del equipo,  el 29 de septiembre de 1976.

Lasorda como manager terminó con un récord de  1,599 victorias y 1439 derrotas,  dirigiendo a los Dodgers de Los Ángeles de 1976 a 1996.

Teniendo como máximos logros el haber ganado dos Series Mundiales, 1981 y 1988. Sumó 8 títulos divisionales en 20 años de carrera además participó en cuatro campeonatos de la Liga Nacional.

Tom 8

Dos veces Manager del Año en la Liga Nacional, en 1983 y 1988. Se retiró como capataz de la tropa azul en 1996 y en la temporada de 1997 su número dos fue retirado.

 Tommy dirigió a 9 jugadores que fueron ganadores del  trofeo novato del año en esta lista se incluye al mexicano Fernando Valenzuela.

El último juego fue en junio 23 de 1996 se despidió con una victoria de 4-3 frente a Los Astros de Houston.

Regreso del retiro en el 2000 para dirigir a La Selección de Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Sydney Australia ganando la medalla de oro.

Más de 6 décadas con los Dodgers

Con más de seis décadas ligado a la organización, la misma que naciera en Brooklyn y que luego se mudó a Los Ángeles, lo convierten en el personaje más longevo –más que Vin Scully– dentro del equipo, como jugador, mentor, manager, asesor y embajador.

Es por ello que, quien en sus días de pelotero, fuera un lanzador, está presente en casi todos los juegos, en primera fila, muy cerca del home plate y del dogout, lo mismo que en los eventos más importantes de la organización.

Él tiene la facultad, la autoridad y los conocimientos, para aconsejar, reprender o aleccionar, a cualquier miembro de la entidad, así se trate de la gerencia, del manager de turno y su cuerpo de asistentes, hasta llegar a los peloteros, sin importar si son estrellas, o novatos.

Por ello, no resulta extraño ver a Lasorda, en algún lugar de Dodgers Stadium, en improvisadas tertulias, rodeado de jugadores.

Tommy logró dos títulos durante su gestión al frente de los Dodgers, el de 1981 y el de 1988. Desde entonces, parece haberse perdido el toque mágico.

Un Tommy Lasorda que, a sus 93 años de edad, no cambia, que mantiene su jovialidad y quien, luego de sufrir un ataque cardíaco en septiembre de 2012, asegura estar en inmejorables condiciones físicas.

Lasorda ha estado por casi siete décadas en la organización, donde comenzó como pitcher de Ligas Menores en 1949. Se desempeñó como lanzador, coach y manager con los Dodgers.

Anécdotas: “La Mondonga”,  puso la reversa

Tom 9

Tom Lasorda, era un asiduo visitante, junto a Mochín Pichardo, del restaurante “Lucky Seven” de Evelio Oliva, donde su plato favorito era “callos madrileños”, léase mondongo, de ahí que fuese apodado “La Mondonga”, narra el periodista Bienvenido Rojas en una sus anécdotas.

Tom es una leyenda viviente del béisbol, miembro del Salón de la Fama de Cooperstown como mánager desde 1997 y con sus 89 años continúa atado a su gran pasión, que es el béisbol. Dirigió a los Leones del Escogido y los Tigres de Licey, y en Cuba lanzó con los Alacranes de Almendares.

Tom Lasorda, Almendares. En un juego en el Estadio del Cerro trató de enfrentar al árbitro Amado Maestri. Lasorda se acercó al pentágono para cuestionar un par de bolas/strikes dados por el umpire cubano Maestri.

Conforme Lasorda se acercaba al pentágono, Maestri abrió su chaqueta lo suficiente para que el pitcher pudiera ver una enorme pistola que tenía ajustada a sus pantalones. Lasorda frenó de golpe y puso la reversa y sólo atinó a gritarle: “Maestri, eres el mejor umpire que he conocido”.

////

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Efemerides Rafael Baldayac