Connect with us

Efemerides Rafael Baldayac

55 años del knock-out más fotogénico en historia del boxeo

EFEMÉRIDES 25 DE MAYO 2020:MUHAMMAD ALI Y SONNY LISTON, una victoria por nocaut en el primer round de Ali, en uno de los más controvertidos resultados en la historia del boxeo

Alí celebra el nocaut a Sonny Liston, a quien llamaba «levantate pendejo a pelear»/ Fuente Externa

baldayac-pondra-a-circular-obra-historica-de-las-aguilas-2-2-2-2-1-1

Por Rafael Baldayac

Muhammad Ali revalidó su título de campeón del mundo de pesos pesados ante Sonny Liston el martes 25 de mayo de 1965, hace hoy 55 años, en uno de los combates más polémicos y extravagantes de la historia del boxeo.

Alí se autodefine como «el más grande de todos los tiempos». Un calificativo que el mundo terminó adoptando tras rendirse a él como uno de los mejores púgiles de todos los tiempos gracias a combates que ya son parte de la historia del deporte y que ayudaron a agrandar la leyenda de un deportista que trascendió el cuadrilátero.

Alí tenía 22 años y todavía era conocido como Cassius Clay cuando ganó el título de los pesados al vencer a Sonny Liston por primera vez el 25 de febrero de 1964 en Miami, Florida.

El impetuoso retador que hablaba rápido se burló de Liston sin cesar en la previa de la pelea, pero pocos esperaban que ganara. Clay salió fuerte, usando su velocidad y juego de piernas para sacar ventaja contra el lento Liston.

ALI.04

Después del sexto round, Liston, con heridas y moretones bajo los ojos y aparentemente con un hombro lesionado, anunciaba que no podía continuar. Clay ganó la pelea por nocaut técnico y luego proclamó al mundo: «Soy el más grande!»

Ese 25 de mayo de 1965, ya como Mohamed Ali, se volvió a enfrentar a Liston en una revancha en Lewiston, Maine. Fue una victoria por nocaut en el primer round de Ali, en uno de los más controvertidos resultados en la historia del boxeo.

A mitad del primer asalto, Liston tiró un jab de izquierda y Ali respondió con una derecha rápida, golpeando a su rival desde abajo. Liston cayó de espaldas, se dio la vuelta y se puso en una rodilla y luego cayó de nuevo.

Muchos de los asistentes no vieron el golpe decisivo, apodado por los críticos como «golpe fantasma» pero llamado por Ali el «golpe de anclaje». La escena era caótica, con el árbitro Jersey Joe Walcott luchando para conseguir que Ali se fuera a una esquina neutral, lo que creó confusión sobre el recuento.

ALI.07

Liston dijo que fue golpeado por un «buen golpe de derecha», pero dijo que podría haber continuado pues había oído claramente el recuento.

Hoy tras 55 años de esta segunda pelea entre Muhammad Alí y Sonny Liston, recordada por muchos por terminar de nuevo por la vía del nocaut,  por lo que algunos llamaron «golpe fantasma» el que derribó a Liston y una fotografía legendaria de Ali de pie sobre un derrotado Liston.

Se recuerda que esta pelea del 25 de mayo de 1965, fue la segunda entre ambos peleadores, ya que siguió a su primer enfrentamiento por el título de los pesos pesados el 25 de febrero de 1964, en Miami Beach, Florida.

La pelea de 1964 fue la última de Alí como Cassius Clay, su primera pelea de campeonato de peso pesado, y la pelea del año de The Ring. Alí ganó cuando Liston se retiró después de seis asaltos, alegando una lesión en el hombro.

Polémico combate de revancha

De manera que esta segunda pelea Ali-Liston ocurrió 15 meses después de la primera. Fue la primera pelea de Alí después de que anunció su conversión al Islam y cambió su nombre, y llegó en circunstancias inusuales.

Menos de tres semanas antes de la pelea, la misma se trasladó de Boston debido a las preocupaciones por los promotores de que los promotores estaban involucrados en el crimen organizado.

La pelea se trasladó al St. Dominics Hall, una pista de hockey sobre hielo en Lewiston, Maine. La pelea atrajo a 2,434 espectadores, una asistencia afectada por la ubicación remota y el temor a la violencia.

ALI.05

La pelea fue breve y controversial.

Liston falló con un jab de izquierda, y Alí respondió rápidamente con una rápida derecha, noqueando a Liston en el primer round.

Era la primera vez Liston había sido noqueado en su carrera y el segundo más rápido nocaut (en dos minutos, 12 segundos) de la carrera de Alí. El único nocaut más rápido de Alí (y su único otro nocaut en el primer round) ocurrió en su cuarta pelea contra Jimmy Robinson en febrero de 1961.

Alí inicialmente se paró sobre Liston, gesticulando y burlándose de él. Después de que Liston se levantó, los combatientes reanudaron la pelea antes que el árbitro Jersey Joe Walcott la detuviese, ya que Liston había sido contado fuera.

ALI.06

55 años del knock-out más fotogénico

El golpe definitivo fue rápido, y mucha gente no lo vio. Algunos pensaban que Liston se tiró a la lona, y muchos en la multitud comenzó a abuchear y gritando, «Arreglo».

El golpe fue ha llamado a menudo el «golpe fantasma.» Al día de hoy, todavía hay controversia en torno al nocaut, aunque el vídeo parece mostrar el cuello de Liston contorsionado cuando recibió el golpe de Alí.

Más de medio siglo de la icónica escena.

Él estaba sentado dos filas por delante de John Rooney, que capturó la misma instantánea y se llevó el World Press Photo de 1965. Hoy se cumplen 55 años de esa icónica escena.

ALI.03

“¡Levántate y pelea, cabrón!”, gritaba Muhammad Ali. Sonny Liston, que sí llegó a levantarse, lo hizo demasiado tarde.

La pelea por el título de los pesos pesados duró dos minutos y ocho segundos, quizás los más controvertidos de la historia del boxeo.

“Tomé tres grandes fotos… Dos minutos y ocho segundos, no está mal para una noche de trabajo”, recuerda Liefer en SI. La revancha del matón, después de perder un año antes su condición de campeón ante el joven irreverente y bocazas, acabó siendo todo lo contrario.

ALI.02

“¿Alguien lo ha visto?”, se preguntaba Milton Gross, uno de los decanos del periodismo pugilístico, tras la pelea. Hablaba del famoso “golpe fantasma” o “golpe ancla”, como se denominó al puñetazo que tumbó a Liston.

Una derecha ascendente que derrumbó al gigante y dejó desconcertado a una gran parte del público.

“Los aficionados al boxeo han estudiado las filmaciones del minuto siguiente con la misma atención fanática que los eruditos sobre el asesinato de Kennedy han puesto en la película de Zapruder”, cuenta David Remnick en Rey del Mundo, una de las biografías más reconocidas de Ali.

“La pelea Ali-Liston en Lewinston, Maine, nunca volveré a tener una noche como esa, jamás”, ha explicado Neil Leifer, autor de la mejor fotografía de deportes del siglo XX según Sports Illustrated.

“Levántate y pelea”, en el ring y en la vida.

La foto de Leifer es mucho más que una foto. Es una obra de arte, un instante que refleja un principio fundamental para guiarse en este mundo.  La diferencia es que la película del combate despejó dudas, sobre todo a cámara lenta.

Sonny Liston, tendido en el suelo y Muhammad Ali, de pie, gritándole para continuar con la pelea, el 25 de mayo de 1965. (John Rooney – AP)

“Liston no vio venir el golpe, que le dio en la mejilla, y siempre son los golpes que no se ven venir los que causan peores problemas”, recuerda Mort Sharnik en el libro.

Entre otras muchas teorías, algunos defienden que el púgil se tiró a la piscina. Él siempre lo negó hasta su trágica muerte cinco años más tarde. “¡Joe, Joe! ¡La pelea ha terminado!”, le espetó Nat Fleischer, redactor de la revista Ring, a Joe Walcott, árbitro del combate.

Liston había tardado 12 segundos en erguirse de nuevo, pero el estruendo en el cuadrilátero confundió a Walcott. La pelea siguió unos momentos hasta que Francis McDonough, el cronometrador, logró comunicar la cuenta correcta al juez.

“Perdí porque Fleischer era más rápido que Walcott contando hasta diez”, declaró Liston.

Cassius Clay se reinventó a sí mismo y se convirtió en el atleta más icónico del siglo pasado, en Muhammad Ali.

En “el más grande de todos los tiempos”, como acostumbraba a recordar él mismo a los periodistas.

“La verdad es que yo no sé aún si eres un campeón o un gran payaso, pero no puedo menos que admirarte, pues sea en una cosa o en otra, te sales de lo corriente”, escribió Carlos Pardo en Mundo Deportivo tras la pelea.

El «más grande de todos los tiempos”

Clay o Ali, entonces nadie lo tenía demasiado claro, era un espécimen único. “Me encantaba fotografiar a Ali en la ceremonia de pesaje

Era realmente divertido y siempre creaba una sinfín de posibilidades para sacar buenas fotografías”, explica Leifer.

“Sonny Liston no sabía que hacer de ese personaje. No hubo nadie como él antes y es fácil de entender por qué”.

“Digamos que me conformaría con ser recordado como un gran campeón de boxeo que se hizo predicador y campeón de su pueblo”, declaró Ali ya retirado, leyenda viva de antaño. 

“Y ni siquiera me importaría que la gente se olvidase de lo guapo que era”, añadió mostrando su personalidad única.

ALI.01Lewinston celebra el lunes esa velada del 25 de mayo de 1965, que muchos consideran la más controvertida y extravagante de la historia del boxeo con el estreno del documental Raising Ali. 

“Es un retrato sentimental de una vieja ciudad industrial que fue visitada por la grandeza”, comenta Charlie Hewitt, su productor, al The New York Times.

Un total de 2.434 personas pagaron entrada en el viejo y mal acondicionado pabellón de la parroquia local. Todavía es la peor cifra en un combate por el título en el boxeo moderno.

Los reporteros elevaron la asistencia hasta los 4.000 espectadores, ya que al final abrieron las puertas al recinto. 

Una ciudad modesta, situada en el estado de Maine, a más de 200 kilómetros de Boston, que quedó marcada. Siempre será el improbable escenario de una de las imágenes más icónicas de la historia del deporte.

Floyd Patterson, Sonny Liston y Muhammad Ali fueron dioses de los cuadriláteros durante una época en la que Estados Unidos aplaudía sus éxitos deportivos, pero no les permitía entraren los restaurantes y los hoteles de los blancos.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Efemerides Rafael Baldayac