Connect with us

Lanzando Para Home

El 5 de diciembre recibiré mi tercer Salón de la Fama

En 1948 a la edad de 14 años, escribí por primera vez sobre béisbol en un periódico vespertino de nombre «Ahora» y concursé sobre el deporte rey, en la famosa revista «HIT», que se publicaba en la ciudad de México, quedando en segundo lugar, solo superado por un señor de apellido González, que radicaba en la ciudad de México.

eed47d656dd86ba2e72a1fb3304b3a94-3
Por Alfonso Araujo Bojórquez
SINALOA, Sonora, México.– Nací en Navojoa, Sonora, el 15 de Enero de 1934. Desde niño me gustó el béisbol, lo jugué en las calles aledañas a mi casa, la calle Rincón y la avenida Abasolo. Muy cerca estaba el Estadio Revolución. Hice estudios de primaria en la escuela «Felipe Salido», la secundaría en la «Othon Almada» y de contabilidad, en el Colegio del profesor Leonardo Magaña.
En 1948 a la edad de 14 años, escribí por primera vez sobre béisbol en un periódico vespertino de nombre «Ahora» y concursé sobre el deporte rey, en la famosa revista «HIT», que se publicaba en la ciudad de México, quedando en segundo lugar, solo superado por un señor de apellido González, que radicaba en la ciudad de México.
Años más tarde, tuve la oportunidad de escribir sobre béisbol de la Liga Invernal de Sonora y además corresponsal de los periódicos La Afición y Heraldo de México.
A partir de 1957, me convertí en locutor, trabajando primero en Obregón, luego en Navojoa, me fui a Ensenada y de ahí a la ciudad de México, unos meses en Villa Hermosa, Tabasco y en 1960 arribé a Cd. Obregón, laborando en varias radios.
Cuando estaba trabajando en XEIQ, el dueño de esa radio. don Jesús Corral Ruiz, que también era dueño del Diario del Yaqui, me propuso que escribiera una columna de béisbol y así nació «Lanzando para Home» en 1961.
Primero estuve en el sonido local del «Estadio «Alvaro Obregón», durante los juegos de la liga de invierno, más tarde me nombraron anotador oficial, puesto que ocupé por más de 20 años.
Tuve la oportunidad de trasmitir los juegos del equipo de Obregón, por la radio XEHX en 1964 y para 1968, era el gerente de los «Yaquis», puesto donde estuve por espacio de dos temporadas.
Cuando se inauguró el nuevo estadio en 1970 y que después sería bautizado como «Tomás Oroz Gaytán», fui el cronista oficial de los «Yaquis» por espacio de 15 temporadas. En 1991 estuve laborando en el Canal 2 de Televisoras Grupo Pacífico y en un programa de nombre «Barra Deportiva».
A principios de los ochenta, me surgió la idea de escribir un libro sobre la Liga Mexicana del Pacífico y como desde 1970, había investigado todos los partidos de la Liga Invernal de Sonora, que cambió de nombre a Liga Invernal Sonora-Sinaloa, con la llegada de Culiacán y Mazatlán, para acompañar a los fundadores que fueron, Hermosillo, Guaymas, Empalme y Obregón, la tarea fue más fácil.
En esa temporada de 1982-83, era encargado de las Relaciones Públicas de la liga, amén, de ser el compilador oficial, me permitió sacar a la luz dicho libro, que me imprimieron en la ciudad de México, a donde hice un viaje especial en un pick-up, para traer los tres mil libros. En ese mismo año tuve la oportunidad de hacer la Guía Oficial.
Un poco decepcionado por lo difícil de vender los primeros libros, en principio me dije que ahí terminaba la experiencia de escribir libros sobre beisbol. Pronto cambié de parecer y saqué uno sobre la Liga «Alfonso Robinson Bours», que era la liga de primera fuerza de Obregón y me lo imprimieron en una imprenta local.
Sabíamos lo importante que había sido don Alfonso como directivo de Obregón en la vieja Liga de la Costa del Pacífico y más tarde presidente por varias temporadas de dicho circuito, me entrevisté con don Juan Bours y le hice ver, que don Alfonso, merecía estar en el Salón de la Fama de Monterrey y tuvo a bien, apoyarme para escribir un libro sobre ese circuito invernal y eso influyó para que Don Alfonso, fuera otro inmortal.
Estuve en Mazatlán, Culiacán, Los Mochis, Obregón, Guaymas y Hermosillo, consultando los periódicos de esas ciudades y saqué la información para escribir dicho libro.
Había estado en las primeras Series del Caribe en San Juan, Santo Domingo, Caracas y Hermosillo. Había poca información sobre las primeras celebradas de 1949 a 1960 en Cuba, Puerto Rico, Panamá y Venezuela. Ya había escrito un libro sobre estos eventos, pero con datos muy escuetos.
Al terminar la de 1987 en Hermosillo, tomé la determinación de investigar dichas series y viaje a San Juan, Puerto Rico, donde en la hemeroteca de la Universidad de Rio Piedras, estuve leyendo y apuntando los box-scores de esa primera etapa, además de récords que se impusieron en esos años.
Entraba a las 8 de la mañana y salía como zombie a las cinco de la tarde y eso lo hice por espacio de dos semanas.
A finales de ese año hice un viaje a La Habana y ahí completé el total de datos, para escribir no solo en el aspecto narrativo, sino sacar los récords individuales y por equipo de ese famoso certamen.
Antes de eso, escribí libros sobre los «Ostioneros» de Guaymas, que no se me pagó. Otro sobre los «Potros» de Tijuana, que me fue liquidado, pero no salió a la luz. Me llamaron de Mazatlán para que escribiera uno sobre los «Venados» fue tanto el éxito, que me pidieron otro, que también tuvo buena acogida y no tuve problema por sus pagos.
A finales de los ochenta estuve trasmitiendo juegos de la Liga «Clemente Grijalva» y el dueño de la radio, aprobó que investigara y escribiera sobre este circuito. Lo malo fue que no lo mandaron imprimir. Algo parecido sucedió con otro libro sobre los «Tomateros» de Culiacán.
Alejandro Coronado me pidió que escribiera uno sobre los «Yaquis» y él se encargaría de todo. Influyó mucho los tres campeonatos que ganaron los «Yaquis» para que saliera a la luz, un libro sobre el historial de este equipo. En mi carrera como periodista y cronista de béisbol, me hizo formar parte de los que votamos por los peloteros, directivos, cronistas y umpires para llegar al Salón de la Fama que está en Monterrey, Nuevo León.
Fui nombrado presidente del comité elector en 1988 y los nuevos inmortales fueron: Héctor Espino, Pedro «El Mago» Septien, Lino Donoso, Horacio Piña, el directivo Arnulfo Rodríguez y el periodista Abel Francisco Cano.
La ceremonia oficial se llevó a cabo en el Parque Famosa de Monterrey en el intermedio de un doble juego.
Una de las más grandes satisfacciones que he tenido a través del tiempo en el béisbol, fue cuando en 1997, llegué y en la forma como lo hice, a dicho recinto histórico. Resulta que cuando fue nombrado en forma directa, el cronista capitalino, Jorge «Sonny» Alarcón, protesté ante Pedro Treto Cisneros y como ya había tenido un pleito verbal, cuando me imprimió un libro sobre la historia de la Liga Mexicana del Pacífico y no cumplió con el trato que hicimos, pues de los mil libros que me prometió, solo me envió 385.
En la Convención celebrada en 1996 en Culiacán, me propusieron como candidato, junto con José Isabel «Chabelo» Jiménez, creyendo que competiríamos uno contra el otro, el señor Treto, nos metió a competir contra los peloteros.
Esto lo supe, hasta que se llevó a cabo el conteo de los votos, terminando en segundo lugar, solo superado por Maximino León, quedando en tercero el cubano Andrés Ayón. El ampayer, Victos Saiz, entró directo.
Este 5 de Diciembre del 2020, estaré llegando a mi tercer Salón de la Fama, que es de los «Yaquis». Pues el segundo fue en Culiacán en la Serie del Caribe del 2017…Después más lanzamientos.
Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Lanzando Para Home