Connect with us

Efemerides Rafael Baldayac

Comercializacion y “Guerra publicitaria” beisbol invernal R.D.

Cuando 62 emisoras se conectaron para la transmisión por primera vez de un juego Aguilas Cibaeñas-Estrellas Orientales en San Pedro de Macorís, 38 de estas estaciones correspondían a una cadena patrocinada por la firma licorera J. Armando Bermúdez y la cigarrilleras Compañía Anónima Tabacalera.

Por Rafael Baldayac

EFEMERIDES ESPECIAL 30 DE OCTUBRE 1968:

Un partido entre las Aguilas Cibaeñas y las Estrellas Orientales transmitido la noche del miércoles 30 de octubre de 1968, desde el estadio Tetelo Vargas de San Pedro de Macorís, está registrado como el juego de serie regular de  mayor cobertura y dando inicio a la llamada “Guerra Publicitaria” en el beisbol invernal dominicano.

La cadena con un total de 62 radioemisoras, diseminadas por todo el territorio nacional, ha sido la más amplia hasta ahora en la pelota criolla, número de estaciones que confirma el entusiasmo que existía entre la fanaticada dándole seguimiento a nuestro beisbol profesional.

Esta gran cobertura marcaba el inicio de la “guerra” publicitaria en los eventos deportivos entre las principales empresas comerciales, decididas a convencer a los miles y miles de fanáticos a adquirir sus productos o servicios con el propósito de  competir en el mercado.

Treinta y ocho de las 62 emisoras correspondían a una cadena patrocinada por la firma licorera J. Armando Bermúdez y la cigarrilleras Compañía Anónima Tabacalera.

Estas dos empresas con sede en la ciudad de Santiago de los Caballeros, respaldando a las Aguilas Cibaeñas, según reseña Félix García Estrella en el tomo uno de la Enciclopedia Total del Beisbol Dominicano.

Mientras que las restantes 24 estaciones radiales formaban la cadena auspiciada por la firma licorera Brugal & Compañía y la cigarrilleras E. León Jiménes, una con sede en Puerto Plata y la otra en Santiago de los Caballeros.

 Estas empresas se disputaban la preferencia de los consumidores, usando múltiples  estrategias, siendo la más impactante esta monumental cobertura por todo el país anunciando sus marcas líderes en la transmisión de la pelota.

Los más connotados narradores, comentaristas y locutores del país, fueron contratados por estas empresas para conformar las cadenas radiales para llevarle a los fanáticos las incidencias de los partidos del campeonato de beisbol invernal.

Hace una década, la pelota de invierno movía alrededor de RD$200 millones.

Según un trabajo de investigación publicado por el periodista Nathanael Pérez Nero para el inicio de la temporada 2009-10, los equipos ofrecían casi un centenar de opciones para la comercialización.

Desde las cabinas de transmisiones hasta el mínimo rincón visible al público dentro y fuera del parque, había al menos 97 formas de hacer dinero para los equipos a través de la comercialización de la publicidad.

Esto no incluía las ventas de las boletas, que con el paso del tiempo ha perdido valor en el porcentaje de ingresos, aunque años tras años estas suben de precios.



En la radio ofrecían 31 renglones hábiles para ser vendidos, en la televisión 35, a lo interno del parque siete tipos de vallas, las licencias de productos comestibles y bebidas eran 18 y en los uniformes de los jugadores se observaba colocación de publicidad en seis lugares.

Los datos estaban contenido en las propuestas publicitarias que presentaban las comercializadoras a los potenciales clientes, propuesta a la que Diario Libre tuvo acceso a un ejemplar de cada una de los seis equipos.

Un cálculo estimado realizado en base al potencial de venta por del diario arrojó que la comercialización podría vender para la serie regular entre RD$196 millones y RD$200 millones.

Según las consideraciones del periodista Pérez Nero, este era  un mercado diferente a otras ligas profesionales.

En la pelota dominicana los equipos no venden derechos de transmisión a estaciones de radio y televisión; todo lo contrario, los arrendan a través de las empresas que los comercializan y exprimen el bagazo hasta el último jugo.

De ahí que en una cadena de transmisión donde el público quiere escuchar los análisis y la narración, el personaje estelar es el locutor comercial, quien debe mover muy bien la carpeta que tiene enfrente para cumplir con el enorme cuestionario relacionado al juego.

Esta saturación, que en el caso de la televisión llega hasta reducir el tiempo de juego que reciben los espectadores, causa malestar al fanático, al punto que muchos optan por activar la función «mute» (silencio) de sus controles.

«No batee de foul tome tal antigripal», «No dejes que te hagan out, adquiere una póliza de tal aseguradora», «No te ponches, paga con la mejor tarjeta del mercado», «Hit supermercado El Cangrejo, el que vende más barato», son algunas de las cuñas que se venden en la pelota.

 Los mercadólogos sostienen que la publicidad trabaja en la psiquis de los receptores y los hace asumir los productos que se les presenten a través de diferentes vías científicamente trabajadas.

LAS DIFERENCIAS DE MERCADOS

A la hora de vender los detalles del béisbol cada mercado tiene su precio, según el poder adquisitivo de su público, cantidad de personas que residan en la demarcación y posibilidad de exposición del equipo.

Así, mientras anunciar el bateador de turno en uno de los equipos de la Capital durante la temporada cuesta RD$5,7 millones en radio, en La Romana «apenas» hay que pagar RD$483 mil.

En las provincias de los equipos de mercados pequeños (Gigantes, Toros y Estrella) habita el 8% de la población dominicana (805,361 personas) y en las de los grandes (Licey, Escogido y Águilas) habita el 37% (3, 600,000).

EL BÉISBOL INVERNAL LLEGO A MOVER MILES DE MILLONES

El Listín Diario en un trabajo de José Peguero, en octubre de 2014, señalaba que “La cifra del día: El Béisbol invernal en RD mueve de 3 mil a 4 mil millones”

No se trata sólo de las boletas, la cantina, venta de indumentaria de los equipos, sino también de los que venden las gorras afuera de los parques de béisbol, fritangas y cornetas.

En ese entonces el presidente de la Liga Dominicana de Béisbol (Lidom), Leonardo Matos Berrido, no habló de una cifra precisa, pero sí de por dónde rondaba el movimiento económico. “Hay varios supuestos, se habla de tres a cuatro mil millones de pesos que mueve el béisbol cada año”, dijo.

El presidente de la Liga fue el invitado principal de Diálogo Libre del periódico Diario Libre, encuentro al que asistió junto Quilvio Hernández y Miguel Guerra, presidentes de los conjuntos Águilas Cibaeñas y Tigres del Licey, respectivamente.

La cifra mencionada, sostiene Matos Berrido, incluye, por ejemplo, desde el que vende las gorras pirateadas hasta el que las fabrica. Eso es sólo un capítulo de tantos tentáculos que generan ganancias gracias al béisbol; unos van a las arcas de los equipos, otros se quedan en la economía informal.

“Porque es que el béisbol mueve muchas actividades que ni la Liga ni los equipos no solamente no las controlan, sino que muchas veces hasta las desconocen”, apuntó para entonces el titular de la Lidom.

Equipos de Lidom tomarán préstamos a BanReservas para el torneo

Un lustro después, todo ha cambiado radicalmente. El presidente de la Liga Dominicana de Béisbol (Lidom) confirmó que los equipos tendrán que asumir préstamos con el Banco de Reservas para afrontar los compromisos económicos de un torneo 2020-2021 que adelanta será deficitario, sin fanáticos en los estadios.

Vitelio Mejía Ortiz, titular de la Lidom, reveló que los efectos del COVID-19 en la economía dominicana pueden disminuir en más de la mitad los ingresos por concepto de patrocinio al certamen.

“Habrá un presupuesto deficitario al extremo de que los equipos van a tener que asumir facilidades crediticias con el Banco del Reservas, en términos comerciales, es decir, con la misma tasa de interés que la banca privada y que los equipos se van a pasar un tiempo asumiendo el pago de esas facilidades”, dijo Mejía.

El torneo está programado comenzar el 15 de noviembre, con una serie regular de 30 partidos que debe terminar a mediados de diciembre. En lugar del round robin o todos contra todos esta vez se jugará una serie semifinal.

La liga prevé un torneo deficitario con reducción de 60% en patrocinios

Según las declaraciones del presidente de la Lidom “Va a ser un año deficitario, hemos retomado con algunos patrocinadores que originalmente se habían alejado, pero aun así entendemos que puede haber una disminución de un 60 por ciento en el patrocinio”, reiteró Mejía.

Mediante un documento de prensa, el licenciado Vitelio Mejía Ortiz, presidente de Lidom, informó que por razones de todos conocidas relacionadas con el COVID-19, que plantea un escenario distinto al proyectado anteriormente, la Liga ha optado por iniciar el próximo torneo empezando el día 15 de noviembre de 2020 y terminando a más tardar el 15 de enero de 2021.

El formato aprobado será: Serie Regular con 30 fechas del 15 de noviembre al 19 de diciembre, con 6 días de descanso; una serie al mejor de tres juegos del 21 al 23 de diciembre a disputarse entre los equipos que hayan quedado en 4to y 5to lugar, siempre que la diferencia entre ambos sea de máximo 3 partidos.

Habrá una Serie Semifinal pactada a siete encuentros desde el 26 de diciembre al 4 de enero entre los equipos que hayan finalizado primero y cuarto y los equipos que hayan finalizado en el 2do y 3er lugar, con 3 días libres; y una Serie Final 7/4, con 3 días de descanso, que en caso de extenderse al máximo finalizaría el 15 de enero. 

El presidente de Lidom informó que se hicieron ajuste en algunas particularidades del calendario, tales como mecanismo para juegos suspendidos y cualquier otro aspecto relativo a las medidas de carácter sanitario que estarán rigiendo para el torneo. Se aplicarán 10,000 pruebas para identificar posibles casos de COVID-19.

/////

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Efemerides Rafael Baldayac