Connect with us

Opinión

!Siempre con la Verdad! Al nuevo ministro de Deportes

Si las nuevas autoridades deportivas, tienen una visión de cambios, entonces, esperamos que asuman con responsabilidad, la actualización de la Ley General de deportes: 356-05, que duerme plácidamente en los anaqueles de las oficinas deportivas

3Rph57zb_400x400
Ramón Rodríguez
centrodeidiomaswashington@gmail.com

 

El nuevo ministro de Deportes que asumirá a partir del 16 de agosto, deberá actuar con determinación y plena conciencia de que existe un gran vacío en términos jurídicos y un desorden mayúsculo en algunas federaciones, y para males peores, un Comité Olímpico desenfocado, en una lucha de grupos, que lacera el avance del Movimiento Deportivo.

Si las nuevas autoridades deportivas, tienen una visión de cambios, entonces, esperamos que asuman con responsabilidad, la actualización de la Ley General de deportes: 356-05, que duerme plácidamente en los anaqueles de las oficinas deportivas.

El nuevo ministro que quiera casarse con la gloria, o más bien, asumir sus responsabilidades, debe encarar con valentía los conflictos de intereses, cuya primera amenaza, es el aumento de policías y militares en las federaciones y el mismo Comité Olímpico, sin un marco jurídico que los avale. El tema es amplio y sus complicaciones mayores.

El nuevo ministro tendrá sus enemigos, pero según, Martin Luther King: ‘’ Para tener enemigos no hace falta declarar la guerra, solo basta con decir lo que se piensa’’.
Si es verdad que el cambio va: entonces, de una vez y por todas, el Ministerio de Deportes y el COD, tendrán que asumir una ruta crítica. Sanear las federaciones incumplidoras en sus rendiciones de cuentas y si es preciso: comenzar con el mismo Comité Olímpico, para que sirva de modelo a la transparencia. ¿Lo hará el nuevo ministro? Habría que esperar.

Están pasando cosas en el deporte que crean indignación. Sabemos que Mejía no es un hombre de fomentar el grupismo y de hecho, no lo necesita, ha ejercido un innegable liderazgo. Ahora bien, lacera los sentidos que por un asunto de conveniencia de grupos, esa entidad se haya negado a responder una carta pública que enviara, Junior Arias Noboa, donde plantea, buscar una solución al impasse de Esgrima. Eso no debe ocurrir, pero el amigo Luisín, sigue jugando a la paz, dentro de una guerra permanente, como decía: León Trotsky.

Mientras Luisín no defina con tiempo, si se va o se queda, todo será tiempo perdido en el COD. Y veremos el triste espectáculo, de un grupo que apoya a Hockey, sin importarle las irregularidades, a la vez que impide que se toque el punto de esgrima, porque entiende que no cuenta con ese voto. Esa es la realidad. Penoso. ¿verdad?

Ansiosos esperamos el decreto de designación del nuevo ministro de Deportes y con mucho más anhelos, que cumpla con valentía, los cambios prometidos.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Opinión