Connect with us

Opinión

Estrellas del Béisbol: Abner Doubleday

Abraham Lincoln está recostado en su cama a punto de morir después del disparo recibido en el teatro Ford. Reunidos alrededor de él, sus consejeros más cercanos, pide que se acerque el general Abner Doubleday.

Por Héctor Barrios Fernández
www.beisboldelosbarrios.com

Esta primera historia fue transmitida por el comentarista Bill Sterns como si fuera la palabra de Dios y aunque no tiene absolutamente ninguna base, de hecho es irresistible:

Abraham Lincoln está recostado en su cama a punto de morir después del disparo recibido en el teatro Ford. Reunidos alrededor de él, sus consejeros más cercanos, pide que se acerque el general Abner Doubleday.
“Abner,” susurra Lincoln, “no…dejes…que…el béisbol…muera.”
Y con esas sus palabras finales, Lincoln se desvanece.

Si esta historia es verdad, Doubleday probablemente habría respondido, “¿qué cosa es béisbol?”
Doubleday no es el hombre que inventó el béisbol, más bien el béisbol lo inventó a él.
Abner fue un notable hombre, un graduado de la academia militar en West Piont, quien disparó la primera pistola en el Fuerte Sumter.
Murió en 1893 antes de que alguien cercano a él le preguntara si fue de verdad el inventor del béisbol.
Ciertamente nunca reclamó tal cosa.

El mito acerca de su invento en Cooperstown, N. Y., cuando joven, no fue tratado sino hasta 1907, cuando Albert Goodwill Spalding quien había sido excelente lanzador de Grandes Ligas y ahora empresario y fabricante de artículos deportivos, formó una “Comisión” para descubrir los verdaderos orígenes del juego.
Las bases para la conclusión del grupo fue, según palabras del reporte oficial, una circunstancial declaración hecha por un “reputable caballero”.


El reputado caballero fue un octagenario ingeniero de minas en Denver llamado Abner Graves, dijo que cuando era un jovenzuelo viviendo en Cooperstown en 1839, Abner Doubleday una vez dibujó el diagrama de un diamante para desarrollar un juego de “Town Ball” en la granja de Elihu Phinney.
El Presidente de la “Comisión Mills”, un ejecutivo de la empresa fabricante de elevadores llamada “Otis Elevadores” y veterano de la guerra civil, quien estuvo al servicio de Doubleday, escribió:
“Puedo bien entender cómo una mente ordenada del embrión de West Point trazaría un bosquejo para limitar a los participantes de cada lado y distribuirlos en el campo en cada una de sus posiciones, cada uno con cierta cantidad de territorio por cubrir.”

No hay que tomarlo exactamente al pie de la letra, especialmente considerando que Doubleday estaba en esos días asistiendo como estudiante a West Point y no inventando el béisbol en Cooperstown.

Conforme a los orígenes del béisbol, hay dos escuelas de pensamiento, los que piensan que se creó a sí mismo: creación contra evolución. Muchos académicos mantienen que un empleado bancario y bombero voluntario llamado Alexander Joy Cartwright inventó el béisbol.
El mismo Spalding se refirió a Henry Chadwick, el primer cronista deportivo, como “el padre del béisbol.”
Pero Chadwick conoció del juego como uno derivado del “cricket” y del “rounders.”
Muchos años antes, en 1798, Jane Austen mencionó un juego de “base ball” en su novela “Northanger Abbey” y en un poema anónimo aparecido en “A Little Pretty Pocket Book” de John Newbery, considerado el primer libro editado para niños en 1744, se hace referencia al base ball o baseball, quizás refiriéndose al juego de “rounders”, antecesor del béisbol.

Transcribo parte del poema en inglés porque no me atrevo a transcribirlo en español.

B is for

Base-ball

The ball once struck off

Away flies the boy

To the next destined post

And then home with joy.

Espero sus amables comentarios en: info@beisboldelosbarrios.com

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Opinión