Connect with us

Toques

El béisbol Dominicano y el dopaje

El mundo de hoy rechaza los extremismos y todo el mundo con cierto sentido común busca progreso, oportunidades, las cuales se fortalecen en un sistema de competencia real y dentro de las normas legales.

Vitelio Mejía Ortiz. Fuente Externa.

Héctor García

Por conocimiento de casos, en oportunidades, me he permitido solicitar a la Liga de Béisbol Profesional Dominicano (LIDOM) la instauración del sistema Control de Dopaje, no sólo en los peloteros, sino a nivel de todo el que interviene en él, incluyendo los directivos de equipos.

El béisbol Dominicano, si no es el mejor del Caribe, no llega al segundo puesto en calidad, organización y seguimiento presencial, radio, televisión, periódicos y redes, pero lamentablemente se juega sin la aplicación de pruebas de dopaje.

El mundo de hoy rechaza los extremismos y todo el mundo con cierto sentido común busca progreso, oportunidades, las cuales se fortalecen en un sistema de competencia real y dentro de las normas legales.

En toda institución, sea pública o privada, la ética es fundamental.

Todo el mundo observa con gran interés, el hecho de que el deporte en sentido general está penetrando en muchas ocasiones por el facilismo y la prisa en alcanzar objetivos que son normales y naturales en toda persona humana, pero que la convivencia social y la civilización que vivimos en la actualidad, requieren que las cosas se hagan dentro de los preceptos adjetivos y constitucionales.

Es por ello que, solicitamos, no solo a la Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana (LIDOM), sino a la Confederación de Béisbol del Caribe, que preside el Dominicano Juan Francisco Puello Herrera, la instauración del sistema de dopaje, en las Ligas de Béisbol, que está bajo su mando.

Indagando con conocedores de la materia, sólo la Liga de Béisbol Profesional de Verano de México, mantiene ese control, pero parece ser que ninguna otra lo hace, lo que quiere decir que todos asistimos a una Serie del Caribe, quizás enferma, o tal vez, podrida.

Puedo afirmar que las Series del Caribe de Béisbol, también están contaminadas por los “bates alterados”, mejor conocido como “bates con corcho” y nadie interviene.

Pero bueno, lo de allá, aunque nos afecte, no es principalía en esta opinión, sino la pelota Dominicana.

Nuestro propósito es, que no haya riesgos, ni obstáculos insanos para que un pelotero u otro atleta, así como sus directivos de terrenos y oficinas adquieran o mantengan su principalía en la actividad que
conforme a su vocación han escogido.

Por eso es necesario, que el doctor Vitelio Mejía Ortiz, consagrado, presidente de la LIDOM, se ponga los pantalones y a partir de octubre exija la prueba de dopaje en el béisbol Dominicano.

Si asistimos a otros eventos fuera del país, donde hay seriedad y dopaje, resultaría penoso que en un simple dopaje, ese pelotero, dirigente o directivo arruine una carrera exitosa, por lo que las autoridades de cada área deben tratar de que se respeten las normas a todos los niveles por el bien de la sociedad y una gran parte de la juventud Dominicana que sigue de cerca nuestro béisbol.

En las manos de Vitelio Mejía, dejamos la delicada, pero necesaria decisión, aclarando y recordando que nuestro país es signatario de un acuerdo con la Agencia Mundial Antidopaje.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Toques