Connect with us

Boxeo

Comenzó en Cuba la historia de los mundiales de boxeo

El gigante Stevenson no envió a la lona con su demoledora pegada al rival por el oro, el estadounidense Marvin Stinson, pues quizás una de sus piernas lesionada le restó movilidad y le impidió rememorar aquellos nocauts que lo llevaron al título olímpico dos años antes.

Teófilo Stevenson/ Fuente Externa

Por Julio Fumero

La Habana, 30 ago (Prensa Latina).- Cuando al cubano Teófilo Stevenson le levantaron el brazo en señal de victoria concluía en esta capital el I Campeonato Mundial de Boxeo Aficionado, un día como hoy de 1974.

El gigante Stevenson no envió a la lona con su demoledora pegada al rival por el oro, el estadounidense Marvin Stinson, pues quizás una de sus piernas lesionada le restó movilidad y le impidió rememorar aquellos nocauts que lo llevaron al título olímpico dos años antes.

Sin embargo, sí permitió callarle la boca a un Stinson que vaticinó «vengar la afrenta» sufrida por su compatriota Duanne Bobick en el camino hacia el fajín de los pesos pesados en Múnich 1972, cuando el llamado Esperanza Blanca quedó destrozado por los puños del cubano.

Stevenson se convirtió así en el quinto de los púgiles anfitriones en obtener la corona, para darle a Cuba ampliamente el primer lugar por países en un certamen iniciado el 17 de agosto.

A finales de 1973 los delegados de la Asociación Internacional de Boxeo Amateur se reunieron en Montreal, Canadá, para decidir sobre la sede y programa de competencia de ese torneo del orbe inicial.

Había entonces divergencias sobre la forma de realizarlo, pues una parte se pronunciaba por libre participación de boxeadores y otra por llevar solo a los medallistas en eliminatorias continentales.

En una cerrada votación prevaleció la primera de esas opiniones y a La Habana le dieron la sede por los esfuerzos cubanos en favor de dicha opción, además del ya fuerte aval nacional en el pugilismo internacional.

De esa manera, a esta capital asistieron 263 concursantes de 45 países, quienes disputaron en esos días los 11 juegos de medallas posibles en otras tantas divisiones de peso por entonces.

Entre aquellos había varios que brillaban en el firmamento boxístico, además de Stevenson, como son los casos de los soviéticos Vassily Solomin (escogido el más técnico) y Rufat Riskiev (el Tigre de Tashkent), el yugoslavo Mate Parlov y el boricua Wilfredo «Bazooka» Gómez.

Riskiev, Parlov y Gómez fueron dueños indiscutibles de los cetros en sus respectivos pesos.

De África vino Ayube Kalule, quien le dio a Uganda el título en la división superligera, así como el minimosca keniano Stephen Muchoki, ganador de una honrosa medalla de plata al caer en la final ante el local Jorge Hernández.

Los púgiles de Cuba encabezaron el medallero con cinco de oro, una de plata y dos de bronce, seguidos por los de la Unión Soviética con 2-2-4, de Estados Unidos (1-2-1), Yugoslavia (1-0-2), Puerto Rico (1-0-1) y Uganda (1-0-1).

Otros países ubicados en el cuadro de preseas fueron Rumanía (0-2-1), Venezuela (0-2-0), Bulgaria (0-1-1), Kenya (0-1-0), República Democrática Alemana (0-0-3), España, Francia, Ghana, Nigeria, Panamá y Polonia, todos con 0-0-1.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Boxeo