Connect with us

Olímpicos

Atletas narran cómo sería el confinamiento en Tokio

Los dos clavadistas participaron en la Copa Mundial de esa modalidad de la natación, clasificatoria para los Juegos Olímpicos y narran la experiencia que pasaron durante su estadía en Tokio (mayo, 1-6). La competencia se realizó en el Centro Acuático de Tokio, sede de la natación en las Olimpíadas.

Frandiel Gómez y Jonathan Ruvalcaba. Fuente Externa

Por Carlos Sánchez G.

Frandiel Gómez y Jonathan Ruvalcaba probaron de manera cercana lo que se vive en Tokio y lo que muchos de los atletas del mundo vivirán durante los Juegos Olímpicos (julio 23/agosto 8) en la capital nipona.

Los dos clavadistas participaron en la Copa Mundial de esa modalidad de la natación, clasificatoria para los Juegos Olímpicos y narran la experiencia que pasaron durante su estadía en Tokio (mayo, 1-6). La competencia se realizó en el Centro Acuático de Tokio, sede de la natación en las Olimpíadas.

“En esta competencia nos tuvieron a todos los deportistas muy controlados. Estuvimos como en una especie de burbuja”, dijo Ruvalcaba, quien logró un puesto para la competencia de clavados de los Juegos Olímpicos de Tokio, para la modalidad de tres metros.

Los Juegos han recibido rechazo vía online y presencial. Bajo ese ambiente compitieron los dos clavadistas dominicanos, probablemente los únicos deportistas del país que han ido a Tokio durante la pandemia, en especial ahora que se recrudece en un país que cierra prácticamente sus fronteras.

“Desde el día en que llegamos al aeropuerto, nos subieron a un vehículo y nos trajeron al hotel”, continúa Ruvalcaba.

“Aquí en el hotel estuvimos encerrados, no podíamos salir, no podíamos conocer, no podíamos dejar el hotel”.

Del hotel, señala Gómez, no salían de la habitación, más que “solamente a recoger los alimentos y no podíamos bajar ni al lobby”.

Frandiel Gómez y Jonathan Ruvalcaba probaron de manera cercana lo que se vive en Tokio y lo que muchos de los atletas del mundo vivirán durante los Juegos Olímpicos (julio 23/agosto 8) en la capital nipona.

Los dos clavadistas participaron en la Copa Mundial de esa modalidad de la natación, clasificatoria para los Juegos Olímpicos y narran la experiencia que pasaron durante su estadía en Tokio (mayo, 1-6). La competencia se realizó en el Centro Acuático de Tokio, sede de la natación en las Olimpíadas.

“En esta competencia nos tuvieron a todos los deportistas muy controlados. Estuvimos como en una especie de burbuja”, dijo Ruvalcaba, quien logró un puesto para la competencia de clavados de los Juegos Olímpicos de Tokio, en la modalidad de tres metros.

Y control es lo que tendrán los atletas en Japón al máximo nivel. Varias situaciones llaman la atención alrededor de los Juegos. Por ejemplo, el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach tenía previsto visitar Hiroshima (Japón) el próximo lunes para la ceremonia del pase de la antorcha, pero canceló su viaje, según informó el comité organizador este lunes.

También, una petición en línea que pide la cancelación los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020 debido a la pandemia supera ya las 200.000 firmas, según reportes de agencias.

Para ambos Juegos se esperan a 15.000 atletas, miles de jueces, dirigentes, patrocinadores, periodistas y trabajadores de los medios, entre otros.

Bajo ese ambiente compitieron los dos clavadistas dominicanos, probablemente los únicos deportistas del país que han ido a Tokio durante la pandemia, en especial ahora que se recrudece en un país que cierra prácticamente sus fronteras.

“Desde el día en que llegamos al aeropuerto, nos subieron a un vehículo y nos trajeron al hotel”, continúa Ruvalcaba. “Aquí en el hotel estuvimos encerrados, no podíamos salir, no podíamos conocer, no podíamos dejar el hotel”.

La razón por la que no podían abandonar la residencia en que se hospedaron es porque “había “guardias, policías, fuera del hotel cuidándonos, si uno lo intenta (salir), no nos dejan. En la piscina (del hotel) es lo mismo, solamente teníamos acceso a la piscina y al hotel, no pudimos conocer la ciudad”.

Del hotel, señala Gómez, no salían de la habitación, más que “solamente a recoger los alimentos y no podíamos bajar ni al lobby. Era de la piscina (de competencia) al hotel y del hotel a la piscina”, que estaba a unos cinco a 10 minutos en bus.

De algo se dieron cuenta y es que “no hay mucha gente en la calle, todos están con las medidas de seguridad”, dice Ruvalcaba, refiriéndose a las mascarillas y el distanciamiento. “Se me hace que es una buena manera de controlar este evento y esto sirve para replicarse en los Juegos Olímpicos. Me parece que es muy viable la forma de cuidar a los atletas, a las personas de Japón y que sí se puedan realizar los Juegos Olímpicos sin ningún problema”.

Frandiel Gómez y Jonathan Ruvalcaba probaron de manera cercana lo que se vive en Tokio y lo que muchos de los atletas del mundo vivirán durante los Juegos Olímpicos (julio 23/agosto 8) en la capital nipona.

Los dos clavadistas participaron en la Copa Mundial de esa modalidad de la natación, clasificatoria para los Juegos Olímpicos y narran la experiencia que pasaron durante su estadía en Tokio (mayo, 1-6). La competencia se realizó en el Centro Acuático de Tokio, sede de la natación en las Olimpíadas.

“En esta competencia nos tuvieron a todos los deportistas muy controlados. Estuvimos como en una especie de burbuja”, dijo Ruvalcaba, quien logró un puesto para la competencia de clavados de los Juegos Olímpicos de Tokio, en la modalidad de tres metros.

Y control es lo que tendrán los atletas en Japón al máximo nivel. Varias situaciones llaman la atención alrededor de los Juegos. Por ejemplo, el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach tenía previsto visitar Hiroshima (Japón) el próximo lunes para la ceremonia del pase de la antorcha, pero canceló su viaje, según informó el comité organizador este lunes.

También, una petición en línea que pide la cancelación los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020 debido a la pandemia supera ya las 200.000 firmas, según reportes de agencias.

Para ambos Juegos se esperan a 15.000 atletas, miles de jueces, dirigentes, patrocinadores, periodistas y trabajadores de los medios, entre otros.

Bajo ese ambiente compitieron los dos clavadistas dominicanos, probablemente los únicos deportistas del país que han ido a Tokio durante la pandemia, en especial ahora que se recrudece en un país que cierra prácticamente sus fronteras.

“Desde el día en que llegamos al aeropuerto, nos subieron a un vehículo y nos trajeron al hotel”, continúa Ruvalcaba. “Aquí en el hotel estuvimos encerrados, no podíamos salir, no podíamos conocer, no podíamos dejar el hotel”.

La razón por la que no podían abandonar la residencia en que se hospedaron es porque “había “guardias, policías, fuera del hotel cuidándonos, si uno lo intenta (salir), no nos dejan. En la piscina (del hotel) es lo mismo, solamente teníamos acceso a la piscina y al hotel, no pudimos conocer la ciudad”.

Del hotel, señala Gómez, no salían de la habitación, más que “solamente a recoger los alimentos y no podíamos bajar ni al lobby. Era de la piscina (de competencia) al hotel y del hotel a la piscina”, que estaba a unos cinco a 10 minutos en bus.

De algo se dieron cuenta y es que “no hay mucha gente en la calle, todos están con las medidas de seguridad”, dice Ruvalcaba, refiriéndose a las mascarillas y el distanciamiento. “Se me hace que es una buena manera de controlar este evento y esto sirve para replicarse en los Juegos Olímpicos. Me parece que es muy viable la forma de cuidar a los atletas, a las personas de Japón y que sí se puedan realizar los Juegos Olímpicos sin ningún problema”.

Via: diariolibre.com

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Advertisement

Trending

Advertisement

Opinión

Advertisement

More in Olímpicos