Connect with us

Momento Histórico

A cien años de su nacimiento, Pancho Cróquer sigue vigente

En 1936, entró a trabajar en la emisora La voz de Aragua, primero como mensajero, telefonista y terminó siendo locutor suplente. Su primera experiencia fue en el programa Diario Hablado como sustituto del locutor principal

El locutor aragüeño es considerado como el mejor relator deportivo de todos los tiempos en Venezuela/ Fuente Externa
Por Carlos Batista

 

CARACAS, Venezuela.- Este sábado se cumple el centenario del nacimiento de Francisco José Cróquer, «Pancho Pepe», quien fuera locutor, narrador deportivo y corredor de autos de turismo y carreras. Nació en Turmero, estado de Aragua, el 23 de mayo de 1920 y falleció en Barranquilla, Colombia el 18 de diciembre de 1955. Tenía 35 años.

Se le considera, de acuerdo a sus logros, como el mejor narrador venezolano de todos los tiempos.


En 1936, entró a trabajar en la emisora La voz de Aragua, primero como mensajero, telefonista y terminó siendo locutor suplente. Su primera experiencia fue en el programa Diario Hablado como sustituto del locutor principal.

Luego, en la década de los 40 se trasladó a la emisora caraqueña Estudios Universos y a Ondas Populares. Se dedicó a las narraciones deportivas, especialmente al boxeo y el beisbol, mostrando con su gruesa voz un dominio pleno de los relatos.

En sus inicios en la radio deportiva se desempeñó como locutor comercial en los años cuarenta en las transmisiones de beisbol. Laboró junto a Pablo Morales y Abelardo Raidi desde el estadio San Agustín.

Formó parte de la famosa cadena internacional deportiva Gillette junto a Buck Canel, en la que también laboró el «Musiú» Lacavalerie.

Entre sus logros está el de ser el primer venezolano en narrar un Mundial de Fútbol en 1950 desde Brasil, como lo acota el historiador Javier González.

También incursionó en la televisión, además de en el aspecto deportivo, como animador de programas musicales y declamador.

Falleció en un accidente ocurrido en Barranquilla en 1955. Corría en una competencia automovilística y perdió el control de su auto Maserati y cayó por un vacío de terreno de 150 metros de profundidad.

Sus restos fueron traídos a Caracas por una comitiva de amigos entre los que se encontraba el legendario periodista de El Universal Omar Lares, su gran amigo. El cortejo fúnebre se trasladó desde el aeropuerto La Carlota hasta el estadio Universitario. Desde allí el pueblo le llevó a su última morada en el Cementerio General del Sur.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Momento Histórico