Connect with us

Fallecimiento

Murió niño promesa del baloncesto en Pueblo Nuevo

Modesto era una estrella en la cancha y quienes lo veían jugar vaticinaban del gran futuro que tenía como baloncestista

Modesto se desplaza por la cancha con el balón. Fuente Externa
Tuto Tavarez

 

SANTIAGO.- Los habitantes del  ruidoso barrio de Pueblo Nuevo amanecieron en silencio este miércoles, se sentía un luto colectivo y una gran tristeza en los rostros, como cuando el club pierde una final en el Baloncesto Superior.

La razón de tantas congojas era el fallecimiento de Juan Modesto Domínguez Rodríguez, un niño que los pocos años que vivió llevó con orgullo el uniforme de La Bahía.

Modesto era una estrella en la cancha y quienes lo veían jugar vaticinaban del gran futuro que tenía como baloncestista.

Pero detrás de esa fogosidad y alegría en la cancha, en el cuerpo tierno de Modesto se escondía un cáncer que iba haciendo estragos en su anatomía.

Este martes Modesto no pudo continuar luchando contra el terrible y silencioso enemigo y como escribió el poeta Miguel Hernández: “Un manotazo duro, un golpe helado, un hachazo invisible y homicida, un empujón brutal te ha derribado”.

Desde los cinco años de edad, Modesto comenzó a recibir los conocimientos del baloncesto, con los entrenadores Melvin Rosario y Gregory Roque.

“La cancha era su lugar favorito y allí lo encontraban cuando no tenía labores de estudios”, explicó Rosario.

PHOTO-2020-07-29-09-41-27

En el centro delante Modesto cuando ganaron el evento. Fuente Externa

 

Dentro de sus hazañas se resalta su participación en un torneo en Puerto Rico, donde los competidores tenían 13 años y él jugó solamente con nueve.

Modesto, quien es hijo de Juan Modesto Domínguez y Ángela Rodríguez, nació en el 2007.

Hace cerca de tres años que se le descubrió un tumor en la cabeza, del cual fue intervenido y recibió quimioterapia, pero falleció el martes.

“Era aguerrido en la cancha, pero también un gran colaborador por lo que era muy apreciado por sus compañeros”, expresó con voz cortante Melvin Rosario, mientras los niños en silencioso vestían el uniforme del club Pueblo Nuevo frente al cuerpecito inerte.

“Temprano levantó la muerte el vuelo, temprano madrugó la madrugada, temprano está rodando por el suelo. No perdono a la muerte enamorada, no perdono a la vida desatenta, no perdono a la tierra ni a la nada”.

1 Comment

1 Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Trending

Opinión

More in Fallecimiento