Connect with us

Ciclismo

Valverde gana en el muro, donde Superman vuelve a vestirse de rojo en Vuelta a España

SÉPTIMA ETAPA: Victoria del campeón del mundo tras una subida de 15 minutos que selecciona a los cuatro magníficos de la Vuelta

1567183645_556464_1567183918_noticia_normal_recorte1Valverde deja clavado a Roglic en los últimos metros. PHOTOGOMEZ SPORT

La etapa atraviesa la Sierra de Espadán, agreste entre pinos que sobreviven agarrados de las laderas, como se agarran a la carretera para sobrevivir los ciclistas, que lanzados por el Movistar impaciente, sufren camino de una subida implacable, donde la Vuelta del 19 empieza a decidirse.

Valverde gana en la cima de una ascensión que es un muro de cuatro kilómetros, y Superman, como sabía, recupera el maillot rojo, la tercera vez que le toca estar arriba en el tiovivo que no para. Con Nairo y Roglic forman el grupo de los cuatro magníficos, los que la séptima etapa ha seleccionado para que de entre ellos salga el ganador.

Viendo arder el Amazonas, Siberia y el Ártico dicen los científicos que estamos entrando en una nueva Edad geológica, el piroceno, y el ciclismo impaciente levanta la mano con un ya lo sabíamos, y aquí están nuestros jóvenes casi niños que llegan quemando etapas, con prisa, que el mundo se va a acabar, y están en la Vuelta, donde un día, el jueves, vuela Pogacar, que aún no ha cumplido los 21, y otros, lunes, miércoles, viernes, en días alternos, lo hace Superman, que tiene 25 años, pero que asombra en las grandes ligas desde los 21.

ASÍ VA LA CLASIFICACIÓN

NOMBREDIFERENCIA
1COLMiguel Angel López28h 19:13
2SLOPrimoz Roglic+ 00:06
3ESPAlejandro Valverde+ 00:16
4COLNairo Quintana+ 00:27
5POLRafal Majka+ 01:58
6SLOTadej Pogacar+ 02:36
7COLJohan Esteban Chaves+ 02:52
8NZLGeorge Bennett+ 03:34
9NEDWilco Kelderman+ 03:36
10ITAFabio Aru+ 03:36

Pero cuando en el cemento antiguo, vertical y resquebrajado de Mas de la Costa, ataca Valverde, Pogacar ya está perdido y Superman le mira y se aparta, y luego bautiza, admirativo, la acción fulgurante del campeón del mundo, y la llama «la disparada». Valverde le mira, y sonríe, agradecido, como, en el espíritu de armonía y conciliación que reina en su Movistar le agradece a Nairo su trabajo.

Tiene casi 40 años, como no hace más que recordar en dos de cada tres frases que pronuncia, y se autotitula «el abuelo del pelotón», y llega del pleistoceno, de cuando ellos estaban recién destetados, y él también ya era un joven pirómano, como ellos, como también lo fue Nairo, 10 años más joven, que se siente fuerte y tira y tira, a tirones sube, analítico y sabio, con cambios de ritmo de su cuerpo pequeño y ligerísimo, y su motor que se revoluciona y no se quema.

Su fuerza decide quiénes pueden ganar la Vuelta. Su ritmo alegra a su compañero Valverde, que mide y calcula y a 200 metros dispara, y triunfa, y Nairo dice: «Cuando ve la meta, Alejandro se transforma y hace lo que sabe hacer mejor, ganar». Y Valverde, como un niño caprichoso, feliz en el jijí jajá del ambiente: «Me apetecía muchísimo ganar esta etapa»

La subida son 15 minutos, una explosión que Superman, hombre de largo aliento, dice que no le va bien; que Roglic resiste tranquilo, es su medida; que Valverde, el hombre del muro de Huy y del muro del Infierno de Innsbruck, aprovecha, porque son su goce, y que Nairo trabaja.

El domingo, en Andorra, Superman dice que será su día; el martes, la contrarreloj de Pau, será el día de Roglic. Valverde, el Bartali del siglo XXI, no duda que su día también llegará.

El italiano ganó dos Giros y dos Tours con 10 años de diferencia, y con una guerra entre medias. Valverde ganó la Vuelta de 2009 y dice: «Ganar la Vuelta con 10 años de diferencia sería la leche».

Vía: El País

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Ciclismo