Connect with us

Bádminton

USA Badminton en el centro acusaciones de abuso de atletas

Una joven jugadora de bádminton le dijo a una amiga que su entrenador la obligó a tener relaciones sexuales. Nueve años después, la investigación sobre la acusación ha planteado nuevas preguntas sobre la seguridad de los atletas.

USA Badminton se encuentra en el centro de acusaciones de abuso a atletas.(Associated Press)

El problema comenzó con una conversación hace unos nueve años, cuando una jugadora de bádminton adolescente, con talento suficiente para competir internacionalmente, contó a una amiga y compañera de competencias, que un destacado entrenador que ambas conocían la había obligado a tener relaciones sexuales.

En aquel momento no ocurrió nada porque la jugadora no quiso presentar una denuncia a la policía. Pero la historia perduró, mencionada de vez en cuando, mientras el entrenador seguía trabajando con atletas estadounidenses.

Cuando la acusación resurgió el verano pasado, discutida entre los funcionarios de bádminton de EE.UU. antes de los Juegos Olímpicos de Tokio, el momento parecía adecuado para actuar.

Ahora había un mayor énfasis en la protección de las jóvenes atletas, y un nuevo mecanismo desencadenado por el escándalo de Larry Nassar, que vio cómo el deshonrado médico deportivo abusaba de cientos de jóvenes atletas -incluidas estrellas olímpicas como Simone Biles y Aly Raisman- antes de ser atrapado y enviado a prisión.

El movimiento olímpico estadounidense estaba invirtiendo millones de dólares en el Center for SafeSport, un organismo de control creado en 2017 para investigar los abusos. El Congreso había entrado en escena, promulgando leyes para salvaguardar aún más a las atletas y exigiendo a las organizaciones deportivas que fueran más transparentes a la hora de denunciar.

Pero este ambicioso esfuerzo ha tenido dificultades para ganar tracción. SafeSport se ha enfrentado a las críticas por ser ineficaz y todavía hay cierta confusión sobre cómo deben aplicarse las nuevas normas.

El caso de la jugadora de bádminton es un ejemplo, que se disuelve en una historia similar a la de Rashomon, enturbiada por puntos de vista conflictivos y disputas.

En la sede de USA Badminton, en el sur de California, el personal estaba ocupado preparándose para Tokio mientras debatían si debían denunciar la acusación de hace casi una década. El jefe de personal del organismo rector decidió finalmente ponerse en contacto con SafeSport y, posteriormente, con la policía local de la ciudad de Orange. Entonces fue despedido.

“Sabía que iba a ser el fin de mi trabajo”, dijo Alistair Casey. “Pero no había forma de que me quedara callado sobre esto”.

SafeSport ha lanzado recientemente un caso múltiple, investigando la acusación de abuso sexual y una acusación más antigua de violación de la década de 1980. Las autoridades quieren saber si USA Badminton retrasó la denuncia o trató de obstaculizar cualquier investigación.

El Congreso ha sido informado de los incidentes, como exige la ley federal. En una carta fechada el 1 de octubre, el senador Chuck Grassley (republicano de Iowa) instó a USA Badminton a cooperar y mencionó su preocupación por “la probabilidad de represalias contra el denunciante. Si son ciertas, estas acusaciones pueden ser en sí mismas violaciones penales”.

Este no es el primer problema del organismo nacional encargado de supervisar este deporte y de seleccionar un equipo olímpico cada cuatro años.

El Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos ya amenazó con retirar la certificación a USA Badminton por numerosas deficiencias, entre ellas la forma en que gestionaba la seguridad de los atletas, la gobernanza y las finanzas.

El bádminton se salvó con una revisión de su dirección, pero el malestar persiste.

“Están enfadados con nosotros”, dijo Jon Little, abogado del organismo rector, sobre el USOPC y SafeSport.

Little, que ha representado a víctimas de abusos en el mundo del deporte, caracterizó a Casey como una “exempleada amargada” y dijo que nadie en USA Badminton tenía la intención de mantener la acusación en secreto. Sin embargo, se muestra abierto sobre su desprecio por SafeSport.

“A fin de cuentas, tenemos una organización que está preparada para tratar los incidentes de abuso sexual”, dijo Little desde su despacho de abogados en Indianápolis. “Llamen a la policía”.

A pesar de todas las disputas sobre lo ocurrido, de las preguntas sobre lo que pasó entre el entrenador y la joven promesa hace años, todos parecen estar de acuerdo en cómo empezó todo.

En 2012, la joven de 17 años chateaba a través de una aplicación de redes sociales con Bo Zhao, un compañero de la élite.

Zhao recuerda que ella le dijo que un entrenador la había forzado en repetidas ocasiones a mantener relaciones sexuales.

El Times no identifica a las víctimas de abusos sexuales. El entrenador en cuestión no se identifica porque no se han presentado cargos formales contra él. Los intentos de contactarlo para que hiciera comentarios fueron infructuosos.

Zhao, de 20 años, no sabía qué hacer con la denuncia, sobre todo porque su amiga había dejado de jugar en Estados Unidos, se había trasladado a su casa en el extranjero y no quería contárselo a nadie más.

Zhao pidió consejo a Ben Lee, el director de su club de bádminton en el Área de la Bahía de San Francisco. Lee no solo había competido y entrenado a Estados Unidos en los Juegos Olímpicos, sino que también era un veterano agente del Departamento de Policía de Palo Alto.

“No entré en muchos detalles con Ben porque la víctima no quería que dijera nada”, expuso Zhao. “Me dijo que si ella quería seguir adelante con el asunto, tenía que ir al departamento de policía. Entonces no existía SafeSport”.

Lee pensó que “era una de esas cosas en las que no se podía hacer nada”.

A woman participates in a badminton match
El bádminton de EE.UU. se ha enfrentado a la forma en que debe manejar una acusación de agresión sexual. (Dita Alangkara / Associated Press)

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

El asunto quedó en el olvido hasta seis años después, cuando un entrenador del club de Lee fue arrestado bajo la sospecha de haber abusado de una menor. Para entonces ya estaba en vigor el programa SafeSport, así como las leyes federales que exigían a los órganos de gobierno, como el USA Badminton, que informaran de cualquier “hecho que les llevara a sospechar razonablemente que un atleta amateur había sufrido un incidente de abuso infantil”.

Lee y Zhao hablaron brevemente hace tres años sobre el incidente de 2012. Lee, miembro de la junta directiva de USA Badminton por entonces, no tomó ninguna medida en 2018.

“Estas cosas fueron hace mucho tiempo”, manifestó. “Uno cree que está resuelto”.

“El centro no comenta los asuntos para proteger la integridad del proceso de investigación”, dijo un portavoz de SafeSport. “Cuando se trata de no informar o de abuso del proceso… el centro se toma esas acusaciones muy en serio”.

Via: latimes.com 

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Bádminton