Connect with us

Opinión

Un millonario mexicano, casi excepcional. Capítulo 20

PRÓLOGO. Traigo a colación las siguientes palabras, pronunciadas en 1989 por un personaje de nuestro beisbol, que tienen que ver con los acontecimientos de todos conocidos de 1980, «simplemente» porque le encuentro una tremenda asociación dialéctica con eventos que se dieron 43 años antes, en lo que parecía «una nueva guerra» entre nuestro país y los vecinos del norte (y que en determinado momento obligó a los gobiernos de ambos países a intervenir. Lo veremos más adelante).

Por CESÁREO SUÁREZ NARANJO.  

 

Con mi amigo VÍCTOR CADENAS había viajado a la ciudad de JUCHITÁN, para presenciar el partido de ese sábado, y quedarnos para ver el del domingo, entre los XAHUIS locales y el equipo de MATÍAS ROMERO de la Liga Invernal del Istmo. 

Hospedados, ya, en el mejorcito hotel de aquel lugar, estábamos en el lobby, esperando…lo mismo que esperaban algunas otras personas, casi todos señores de «edad». 

Se escuchó un murmullo entre esas personas, que dirigieron sus miradas hacia la escalera, cosa que también hicimos nosotros. 

Con una imagen de pulcritud, después del tremendo partido de esa tarde, con su figura inconfundible y sin faltarle su puro, bajaba don RAMÓN ARANO BRAVO, cariñosamente conocido como «TRES PATINES», quien tenía a su cargo la dirección del equipo. 

Al verme, se dirigió hacia nosotros, en primera instancia (¡más de 40 años de conocernos!), y mientras nos saludaba me decía: «voy a atender a estas personas, que me están esperando para platicar. Acércate». 

Acto seguido se vio rodeado por todos ellos, mientras tomaban asiento. 

Hubo varios temas de los que se habló, entre ellos, por supuesto, lo del juego. Pero, entonces, vino «la parte candente» de la plática, pues surgió una pregunta que «parecía obligada». 

«RAMÓN», habló una de esas personas, «¿Qué nos puedes decir acerca de la huelga de los jugadores, en ese año de 1980?». 

Dándole un pequeño sorbo a una copita de brandy (eso era más que suficiente para «darse gusto»); y con el clásico hablar «trespatinesco», su respuesta no se hizo esperar. «Mira, si HÉCTOR ESPINO y YO nos hubiésemos unido al movimiento, la Liga Mexicana se hubiera venido abajo. No sé exactamente qué fue lo que pensó ESPINO; pero YO, por mi lado, le debo mucho a la Liga, y no me quise unir, teniendo ya toda una vida jugando, y todavía por lo que aún me quedaba en esos momentos. Esa es la realidad». 

La verdad, no cabía esperar otra pregunta, al respecto (para cuando se dio la huelga, ARANO ya llevaba 279 triunfos de por vida). 

RAMÓN ARANO

LA ASOCIACIÓN DIALÉCTICA. Bien; en 1946, JORGE PASQUEL hizo «sus correrías» dentro del beisbol organizado; y muchos dicen «que puso a temblar al establishment». ¡Puede ser! De todo lo que sabemos de esa «aventura», es que PASQUEL no agarró ningún «pez gordo»; y lo más cercano a «estrellas» de las Ligas Mayores fueron VERNON STEPHENS y MAX LANIER. Pero, con eso, el beisbol organizado NO SE VINO ABAJO. 

Pero, reflexionamos: ¿Y qué tal que si a esa «fuga» de jugadores (FRED MARTIN, LOU KLEIN, MAX LANIER, SALVATORE MAGLIE, MICKEY OWEN, GEORGE HAUSSMAN, DANNY GARDELLA, ROBERTO ORTIZ, LUIS RODRÍGUEZ OLMO, etc.) se les hubieran unido STAN MUSIAL, TED WILLIAMS, PHIL RIZZUTO, JOE DIMAGGIO, HAL NEWHOUSER, por pensar en solo «unos cuantos? Entonces, SÍ, PASQUEL hubiera puesto «de rodillas» al beisbol de nuestros vecinos, y su pasatiempo nacional se hubiese visto trastornado. 

Afortunadamente (y aquí «habla» la ley de la lógica y la razón que hay en mi) los deseos – irrefrenables – del magnate veracruzano no se vieron cumplidos. Las razones por lo cual pienso así, las he venido manifestando a lo largo de mis 19 artículos anteriores, e insistiré en ellas. 

VICTOR HUGO, Y UNO DE SUS PENSAMIENTOS. (O LO QUE ES LO MISMO: PEQUEÑOS VS. GRANDOTES).  

Por lo regular (que podría ser: «casi siempre») «la gente» ve con agrado que en alguna actividad, sobre todo en competencias deportivas, «el chico le pegue al grande». 

Permítanme, entonces, reproducir la siguiente frase: «Des affreux gèants trės bètes, vaincus par des nains pleins d’esprit». «Los terribles gigantes, bastante torpes, vencidos por pequeños hombres, llenos de valor». 

En las historias, sean verdad o únicamente leyendas, hemos visto como «gente pequeña» derrota a los grandotes. Esta frase, de VICTOR HUGO, y que tomo del libro de PAWELLS Y BERGIER «El Retorno de los Brujos», nos lleva a recordar lo que oímos o leímos acerca de David y Goliat; o de Ulises derrotando al enorme Cíclope. (¡También se vale pensar, para que haya cuando menos una idea beisbolística, en los milagrosos METS derrotando a los ORIOLES!) 

A RÍO REVUELTO, GANANCIAS DE PESCADORES. JORGE PASQUEL muchas veces fue alabado por haber atacado los cimientos del beisbol organizado. Al igual que JOHN MONTGOMERY WARD, quien como ya vimos, en su tiempo defendió a los jugadores (aquí, debidamente entendida la idea de: «defender») y que algunos lo calificaron como «San Jorge luchando contra el Dragón», hubo quienes le adjudicaron al magnate veracruzano el mismo marbete (VIRTUE, pág. 145).  

En lo particular, no encuentro adecuada la comparación pues sus INTENCIONES fueron totalmente diferentes; así que, I’m sorry, pero «no siempre, el fin justifica los medios», ¿verdad mi estimado MAQUIAVELO?. PASQUEL, «simplemente», se aprovechó de las circunstancias. 

HAY A QUIENES LES GUSTA HACER, PERO NO LES GUSTA QUE LES HAGAN. La actitud, soberbia, de PASQUEL, y sobre todo sus acciones, debió haber exasperado – ciertamente – a la gente del beisbol organizado. 

Se lo pongo de la siguiente manera: tal vez usted se ha topado con alguien impositivo, al cual le gusta – para su propia conveniencia – usar la «ley del embudo». De «todo para acá, nada para allá». 

Lo que hizo PASQUEL no fue una gracia, un chiste… aunque haya quienes se lo celebren; opiniones las cuales respeto. (En «aquellos tiempos», en mi inconsciencia de chamaco, cuando se daban los hechos, y cuando me enteraba de ello a través de la revista «»Beisbol», o de alguno de los diarios capitalinos, lo pasaba por alto, pues obviamente no me daba cuenta de las consecuencias). 

Fuera de que «Él pensara que lo que sucedía en el beisbol organizado, que los propietarios de los equipos manejaran las relaciones con sus jugadores ERA UN MONOPOLIO», en su mayor parte podemos considerarlo como «un valor entendido». Así se habían venido manejando, y así lo seguirían haciendo por 29 años más. 

Y «así» lo habían considerado los tribunales, respaldados por «la Ley Sherman», que ya comentamos en nuestro capitulo anterior. Y él, «un fuereño», no iba a cambiar el «status quo». ¡Y mucho menos, practicando la acción ilegal del «TAMPERING»! 

Por eso es que hemos publicado las palabras de MAX LANIER: «Es bueno que exista la cláusula de reserva, porque ello ayuda a conservar el orden» (capitulo 18), como las de CASEY STENGEL, MICKEY MANTLE, TED WILLIAMS, STAN MUSIAL, ROBIN ROBERTS y EDDIE YOST (capitulo 19). 

Tal vez, en la realidad, eso no sea así. Tan «no era así», que gracias a CURT FLOOD en su batalla sin éxito (en lo personal; pero no infructuosa, por lo obtenido por los jugadores pocos años después) las cosas cambiaron radicalmente. 

Y como decía el coronel JACOB RUPPERT respecto a la contratación de los jugadores que pertenecían a «sus Yankees»: «mi gerente negocia con los jugadores; pero yo negocio con BABE RUTH». 

Pongo este ejemplo, porque en aquellos tiempos, casi todos los jugadores estaban «al otro lado de la mesa», y eso de «negociar» era tan solo «dorar la píldora»…menos unos cuantos (usted ya sabe: TY COBB, EDDIE COLLINS, TRIS SPEAKER…y pare de contar). 

Cuando personajes como ANDY MESSERSCHMITT, DAVE MCNALLY, CATFISH HUNTER, y también gracias a MARVIN MILLER, lograron «darle vuelta a la tortilla», ya los jugadores pudieron sentarse con los dueños «del mismo lado de la mesa», y lo han venido haciendo desde entonces. Pero no vayamos tan de prisa. 

HAY QUIENES TODAVÍA NO QUIEREN ACEPTAR QUE PASQUEL COMENZÓ LA GUERRA. PASQUEL podrá haber hecho que algunos jugadores (inconformes, ¡claro está!) sintieran – metafóricamente hablando – «el olor de sus billetes», y «volaran» tras de ellos, pues era muy difícil detenerlos, con los sueldos que les pagaban; ¡eso que ni qué! Pero, entonces (nos preguntamos) ¿por qué los grandes jugadores ya mencionados, y «todos los demás», no corrieron atrás del olor de los billetes, y dieron «el salto»? 

Afortunadamente, aún conservo uno de los manuales de cuando (hace ya, ¡uff!, regular tiempo) se nos instruía, a través de las lecciones que nos enviaban, para darnos a conocer «cuáles eran las principales MOTIVACIONES para que un hombre realizara su trabajo, ya fuese en una industria o en cualquier otra actividad». Se llevaba uno la sorpresa de que en NINGUNA de las encuestas que llevaron a cabo grandes empresas del país vecino aparecía que el «dinero» tuviese la prioridad; y de diez opciones, «el factor monetario» venía ocupando las más de las veces el sexto o séptimo lugar en la escala. 

Así lo demostró, con todo valor, STAN MUSIAL, rechazándole a los hermanos de PASQUEL el portafolio que llevaban, con 50,000 «grandes» en su interior (capitulo 1 de esta serie); y así lo entiendo, respecto a los demás jugadores, que DECIDIERON RESPETAR SUS CONTRATOS. 

Veamos «algo»: al gran pitcher BOB FELLER le ofreció un contrato de $300,000 por tres años (págs. 132 y 133 del libro de VIRTUE). Le contestó FELLER: «me disculpo por no aceptar su GENEROSO ofrecimiento, debido a mis actuales compromisos». «¡Ese muchacho (sic) es todo un caballero!», dijo PASQUEL, «los demás jugadores estelares a los que les ofrecí contratos no tuvieron la cortesía de dar una respuesta». Y ¿qué esperaba? 

Pero no nos quedemos «cortos» en cuanto a lo que ocurrió – finalmente – con MUSIAL.  

Veámoslo también, por que interesa; la respuesta definitiva que le dio MUSIAL a ALFONSO PASQUEL, según VIRTUE fue: «…que se sentía obligado a respetar (bound to «honor») su contrato con los Cardenales». ¡Ahí está! MUSIAL hacía valer «su palabra de hombre». 

Pero, hacíamos mención de un aspecto, «¡muy humano!; el de «hacer, pero que no te gusta que te hagan». 

Y es muy sencillo (y, si quiere herr KANT, lo pueden incluir en el «campo de la ética»…). Cuando los dueños de los equipos – los «afectados, y los que aún no» – comenzaron a reaccionar y plantearle a PASQUEL una contraofensiva, a éste no le gustó nada…(¡nadita de nada!, dice la canción). 

Se cruzaron palabras duras, por ambos bandos…¡pero PASQUEL se sintió «muy digno, y se hizo el ofendido». 

La cosa estuvo así – y reproduzco de Virtue (pág 143 y ss.): «…. la gente de las Ligas Mayores sintió la necesidad – urgente – de contrarrestar (las actividades de PASQUEL). Comenzando con algunas «minucias»…». 

«El juego inaugural de la Liga Mexicana, (entre los «eternos rivales: Azules de Veracruz y Diablos Rojos del México, en que – por cierto – hizo “la primera pitcheada el presidente MANUEL ÁVILA CAMACHO) sufrió retraso por una semana, debido a que los jerarcas de las Mayores hicieron presión en los fabricantes de bats y pelotas a fin de que se negaran a proveer de ellos a la Liga Mexicana… 

«Los fabricantes recibieron nuestro pedido por 2,000 pelotas, y luego se rehusaron a cumplirlo», dijo PASQUEL. «Tuvimos que obtener esos artículos en las tiendas de Estados Unidos dedicadas al menudeo; y daba la impresión de que los estábamos contrabandeando…» (¿sabría cómo hacerlo, PASQUEL?). 

«… El Comisionado CHANDLER al emitir el edicto a los jugadores (que dieron el «brinco») lo hizo presionado por BRANCH RICKEY y CLARK GRIFFITH, de los DODGERS y los SENADORES, respectivamente…(y) todos ellos etiquetando a la Liga Mexicana como una liga «proscrita» (outlaw), haciendo comentarios en el sentido de que los parques de una «liga menor» (bush league) no tienen la capacidad para mantener (sic) a los jugadores… RICKEY la calificó de «ilegal»; y en nada se sintió divertido al enterarse de que un pitcher de origen canadiense – JEAN-PIERRE ROY – se había autonombrado como «buscador» para PASQUEL, en el campo de entrenamiento de los DODGERS, acercándose de manera furtiva a sus compañeros, susurrándoles ofertas de entre $1,000 y $10,000 para dar el brinco a la Liga Mexicana». 

BOB FELLER

(Este jugador, quien se hizo el «chistoso» tuvo una magnífica actuación con el equipo de MONTREAL, sucursal de los DODGERS en la Liga Internacional, en 1945 con marca de 25-11, fue subido a las Mayores, pero únicamente vio acción en unos cuantos partidos. RICKEY no estaba para jueguitos de esa naturaleza. El jugador viajó a México, se puso en contacto con PASQUEL, pero este no lo contrató. ¿sería el mismo, que en 1951, jugó unos cuantos partidos con los DIABLOS ROJOS?). Seguimos: 

«…CHANDLER se hizo eco de las palabras de RICKEY y de GRIFFITH: «Los PASQUEL operan completamente fuera de la ley…y no tienen ningún interés en lo que es «decente y benéfico para las Ligas Mayores»…» 

Esos comentarios (y otros más, «peorcitos») provenientes de esos tres personajes hicieron enojar a PASQUEL: «nos han ofendido de muchas maneras…». Lo que más molestó a PASQUEL es que se hayan referido a la Liga Mexicana como una «liga proscrita» (outlaw)… 

«Algunos amigos norteamericanos trataron de persuadirlo a fin de que se diese cuenta de que su reacción era exagerada, a causa de la «semántica», pues «outlaw» no tiene en inglés la connotación que él imaginaba…(les damos “algunos” otros significados de “outlaw” que aparecen en “Linguee”, “por si las dudas”: delincuente, forajido, bandido, criminal, malhechor, bandolero, etc.) 

«De cualquier manera, PASQUEL llevó el caso al Presidente ÁVILA CAMACHO (¡pero qué necesidad!). «Me dijo», declaró PASQUEL, «que estaba dispuesto a respaldarme con TODAS las facultades diplomáticas, si necesitaba ayuda para hacer (¿obligar?) que esos norteamericanos se retractaran de sus palabras, al habernos calificado como forajidos; no somos forajidos, sino HONESTOS hombres de negocios, ofreciendo dinero americano, «bueno, honesto (sic)..». 

Soberbio, infatuado, ¡pero no tonto! Siempre tuvo en donde apoyarse; así que se refugió bajo las faldas de «papá Gobierno», que lo respaldaba sin CORTAPISAS…y que le permitía «hacer y deshacer» (cosas «legales, y otras no tanto»), teniendo por seguro que nadie le pondría coto ..¿o sí? 

DOS HISTORIAS QUE CONOCÍA A «MEDIAS»: LAS OTRAS LIGAS NACIONALES. Nuestro propósito no es hablar de la Liga del beisbol norteamericano, conocida por ese nombre, sino de otras dos; una, mexicana, y otra cubana. 

Vamos, primero, con «nuestra» LIGA NACIONAL; y ello, de inmediato, hace que surjan recuerdos nostálgicos. Porque en ella jugaron peloteros de todos conocidos. Y uno de ellos, originario de COSAMALOAPAN platicaba con mi padre sus «andanzas». Era el pitcher JOSÉ «CHAPERITA» MEDINA. 

La LIGA NACIONAL, de la que ya, más tarde, se contó de ella en los ámbitos beisboleros como «El Misterio de la Liga que desapareció». Esto llegué a saberlo por referencias que hicieron, entre otros, TITO RONDÓN y PEPE “MONTERREY” GONZÁLEZ. 

Ya, con anterioridad, hice mención a la forma en que PASQUEL buscó deshacerse de ese que, para él, era una “piedra en el zapato” (recordemos que compró a muchos de la prensa; ¡y ni hablar de su apoyo “incondicional”, FRAY NANO!). 

Pero yo, a pesar de haber «leído algo» en el libro azul escrito por RAFAEL REYES NÁJERA «KID ALTO» (en la sección dedicada al equipo AZTECAS de la Liga Invernal Veracruzana), ignoraba muchos detalles. 

Gracias al libro de VIRTUE, logro enterarme, en lo que se relaciona con ese año de 1946. 

Ya decíamos que los dueños de los equipos de las Ligas Mayores, junto con el Comisionado, se pusieron a «la defensiva», y hasta buscaron llevar a las cortes estadounidenses al magnate mexicano. Porque no se iban a quedar con los brazos cruzados. Ni siquiera usted ni yo lo haríamos. Pero, aparte, recurrieron a otras tácticas. Veamos. 

NUNCA ESCUCHÉ EL NOMBRE DE UN JUGADOR DE RENOMBRE. Esto es, PRECISAMENTE, en relación a la Liga Nacional, que operó por un tiempo en nuestro país, principalmente en ciudades al norte. Que, “al parecer” (y perdóneme que sea impreciso) se había fundado por 1944. 

Para 1946, cuando PASQUEL comenzó a socavar los cimientos del beisbol organizado, «parece» que estos tuvieron intenciones de respaldar esa liga (digo: «parece», porque a fin de cuentas, no se alcanza a ver «nada claro» en ese aspecto). 

Veamos lo que dice VIRTUE (pág. 133): «…(BRANCH) RICKEY y algunos otros dueños de equipos de las Ligas Mayores decidieron – en la primavera de 1946 – respaldar a una segunda liga profesional recién formada, la LIGA NACIONAL, con la esperanza de que atrajera aficionados y jugadores de la Liga Mexicana. El beisbol organizado le dio el reconocimiento oficial como de clase «B».  

«…Eso significaba que los equipos de las Ligas Mayores podrían asignar a jugadores a esa liga para su sazonamiento, con la condición de que (ya) no podrían jugar peloteros de color. La Liga incluía a un equipo del lado estadounidense, los TEXANOS en EL PASO, TEXAS (ANDY COHEN, mgr.), y los demás equipos estaban ubicados en ciudades de la zona norte de nuestro país, tales como los INDIOS de JUÁREZ (YAMO ORNELAS, mgr.), los DORADOS de CHIHUAHUA (LUÍS SANSIRENA), los PERICOS de SALTILLO (AGUSTÍN VERDE); y los LAGUNEROS (¿Laguna/Esperanza?) de TORREÓN (con REYNALDO CORDEIRO…a propósito: ¿se alternarían con GÓMEZ PALACIO?, porque en una página de “BASEBALL REGISTER”, de lo poco que aparece, es que SÍ incluyen a la Liga Nacional, en la lista de “ligas menores” del beisbol organizado). 

. Pero el equipo en que se pensaba para jugar un papel de mayor importancia eran los AZTECAS (el cual, «como TODOS SABEMOS», era propiedad de un señor de nombre ALEJO PERALTA, y puso de manager a ZENÓN OCHOA) porque iba a servir como «punta de lanza», al tener como sede la misma capital de la república. 

¡Y ya ni se diga el montón de trabas que PASQUEL le puso a PERALTA con su equipo AZTECAS, en la capital de la república! Para empezar, «el parque DELTA era exclusivamente, para los equipos de la Liga Mexicana», y PERALTA tuvo que irse a otro parque, de mucho menos capacidad. 

Para empezar, hubo varios jugadores pertenecientes a equipos de la Liga Mexicana que se pasaron a este circuito (pero tampoco fue una «desbandada»). Además de mi paisano CHAPERITA, hubo gente muy conocida, como MANUEL ARROYO, PANCHO ALCARAZ, VICENTE TORRES, «con un corazón bien puesto», VINICIO GARCÍA en sus años de novato, BLAS «MÁSCARA» GUZMÁN, KIKO MARTÍNEZ, “CHARRASCAS” RAMÍREZ; el ya tantas veces mencionado ZENÓN OCHOA. Y hasta llegó el pitcher cubano CONRADO MARRERO, con los INDIOS. 

Es famoso el duelo de pitcheo – doble – en el que se trenzaron ALCARAZ y el CORAZÓN TORRES. En un mismo día se enfrentaron en dos ocasiones. 

Pero de que PASQUEL estaba enormemente enojado, ni duda cabe. «¡Nosotros tenemos un negocio en marcha, con una antigüedad de 22 años, y no uno que surge y desaparece de la noche a la mañana (sic)! 

(La palabra que emplea VIRTUE en esto – acertadamente – es: «Fly-by-night», que se refiere a empresas en las cuales la gente no puede confiar por no tener una seguridad en su funcionamiento). 

Y, si, apenas al mes de haberse inaugurado esa temporada, terminó abruptamente, por verse afectada la economía de quienes patrocinaban los equipos. 

Pero, a lo que nos debe llevar el enfoque es de que no nos «suena» el nombre de algún jugador «interesante» que el beisbol organizado haya enviado a esa liga. Es de pensarse que las «intenciones» del beisbol organizado, solo quedaron en eso, y nada más los «encampanaron» pero nunca les dieron el apoyo prometido.  

¡Bueno!, para que no vayan a decir “que no investigo”, en esa página de “Baseball Reference”, aparecen unos “cuantos jugadores”; da risa, la verdad, pues con los “TEXANOS” estuvieron estos jugadores: OKEY FLOWERS y BILL HAIRS; ¡y párele de contar!  

«EL OTRO FRENTE». Cuando por primera vez leí una semblanza en toda forma acerca de la vida de BETO ÁVILA debió haber sido allá por 1981 o 1982, cuando los hermanos GUILLERMO y LUIS AGUILAR, quienes se autonombraban «Los Emisarios del Pasado», publicaron una serie de artículos diversos en las páginas de la revista «HIT». 

Es decir: lo que antes leía acerca de BETO siempre fue de una manera «desperdigada». Ahí pude ver, con mayor información, las tres ocasiones que el jarocho viajó a Cuba para participar en el beisbol Invernal de la isla. 

Mi atención va, directamente, a lo que se refiere a la segunda: esto es, la de 1946/47. En esa ocasión, me enteré, viajaron otros reconocidos jugadores mexicanos. La «razón» la supe, «a medias». La noticia no alcance a captarla del todo. Esto es: «que algunos jugadores pertenecientes a los cuatro equipos del beisbol cubano se habían pasado a otra liga». Algo se decía en el sentido de que «no podían jugar en la Liga «oficial» (la «institucional», fundada en el invierno de 1878/79) los jugadores cubanos que en verano lo hacían en México». Pero hasta ahí. 

Y, para el año siguiente, BETO también se fue a ese circuito, que se denominó «Liga Nacional». Reitero; por las fechas que leí esos artículos no le puse la mayor atención. 

Ahora, ¡claro!, con el libro de VIRTUE en mis manos, es natural de que me entere de todo «el tejemaneje» que se llevó a cabo. 

EAN-PIERRE ROY

De ello no hace falta más que traducir lo que consigna VIRTUE en la página 144 (y «que no tiene mucha vuelta de hoja»): «…CLARK GRIFFITH arregló una reunión con BERNARDO PASQUEL los días 9 y 10 de marzo (de 1946) en LA HABANA, cuando los SENADORES de (WASHINGTON) celebrarían juegos de exhibición en CUBA». 

GRIFFITH era el dueño de los SENADORES (y, como vimos, uno de los que más se mostraban molestos por las actividades que habían comenzado a llevar a cabo «los hermanos PASQUEL» para piratearles jugadores a los equipos de las Ligas Mayores). BERNARDO, por su parte, estaba en Cuba para contratar la mayor cantidad posible de jugadores ligamayoristas). Seguimos: 

«El Director de Deportes (en el gobierno cubano, presidido por RAMÓN GRAU SAN MARTÍN) LUIS ORLANDO RODRÍGUEZ actuaría como mediador. Se pensaba que en cierto momento estaría también presente (el Alto Comisionado HAPPY) CHANDLER. Sin ningún aviso, GRIFFITH canceló el encuentro. RODRÍGUEZ deseaba una tregua que beneficiara a los jugadores cubanos que jugaban en los Estados Unidos y en México. Pero no hubo tal tregua, sino un convenio que más adelante «apretaría» a la Liga Mexicana. 

«…Ese verano la Liga Cubana fue reconocida como miembro del beisbol de ligas menores de Estados Unidos, y sujeta a las IMPOSICIONES del beisbol organizado…(dice bien, VIRTUE, con la palabra: » the dictates», que traducida debidamente, significa «imposiciones», pues los Estados Unidos – ya lo sabemos, «gracias a la historia» – en la «protección de sus intereses, en la isla», imponía condiciones en muchas áreas políticas y económicas). Seguimos: 

«Eso traía en consecuencia que ningún jugador cubano que jugara en la Liga Mexicana podría jugar beisbol invernal en CUBA. Lo que llevó a que los jugadores afectados, tales como TOMÁS de la CRUZ, SANTOS AMARO, y AGAPITO MAYOR, y managers como ADOLFO LUQUE formasen una liga rival, la Liga Nacional… en Puerto Rico, Panamá y Venezuela se firmaron, posteriormente, similares convenios para tener sus ligas reconocidas oficialmente, con lo cual México quedaba aislado…». 

Considero que con esto es suficiente la transcripción/traducción que hacemos de este episodio que, reiteramos, «ocurrió en el verano de 1946». 

Ahora bien; ahora vienen las razones por las que hice «este rollo», trayendo a colación las actuaciones de BETO ÁVILA en el beisbol cubano. Y es que, «resulta», que también los peloteros norteamericanos debieron haber estado vetados para jugar en la llamada «liga oficial». Es lo que no alcanzo a explicarme: ¿Por qué, entonces, si pudo hacerlo en ese 1946/47 LOU KLEIN, uno de los que dieron «el brinco», pues la información – que leímos puntualmente – nos llevó a conocer que él y BETO pelearon por el título de bateo, que finalmente quedó en manos del norteamericano…?. Ahí queda. 

Únicamente podríamos agregar que esa fue la ocasión que, al terminar la temporada, BETO se quedó en Cuba, y pidió a los directivos de los DODGERS que le permitieran participar en el «spring training»; y no se quedó porque los directivos le ofrecían únicamente $6,000 y el pedía $12,000. 

Para nuestro siguiente capítulo, que será el último: “GLORIA Y OCASO DE LOS PASQUEL”. 

 Por ser necesario, nos adelantamos un poco en el tiempo (¡ya habrá ocasión para regresar!). 

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Advertisement

Trending

Advertisement

Opinión

Advertisement

More in Opinión