Connect with us

Toques

TOQUES: Tres Años de Gestión

Cumplimos tres años de la gestión administrativa de Felipe Payano en la Secretaría de Deportes. Demás está recordar que no soy “chupa medias, ni tumbo polvo”, pero doy al César lo que les corresponde. Por ende emito a continuación mi juicio sobre esa labor.
Lo cierto es que el secretario de Deportes, Felipe -Jay- Payano, es un funcionario cuyo comportamiento en el ejercicio de sus atribuciones, permite ponderarlo y reconocerlo como un servidor público capaz y eficiente.
Independientemente de que su trabajo lo desarrolla con organización, disciplina y energía, y del respaldo firme que le ha dado el presidente Leonel Fernández, nos encontramos con que su toque humano es el componente complementario en la definición de su personalidad.
Ese toque humano es precisamente que le permite visualizar y plasmar en proyectos y realidades, objetivos específicos que hoy sirven de orgullo para la juventud dominicana.
Es esa visión de futuro y de amor por la juventud y su país, que lo lleva a ser un hombre abierto, receptivo, cordial y humilde. Y es ahí, en ese intercambiar inquietudes con quienes se les acercan, que él genera ideas, entusiasmo y solidaridad para el buen desarrollo del deporte aficionado nacional.
Por esas razones y otras similares, es que Jay Payano tiene buenas relaciones con atletas y con los dirigentes de las asociaciones y federaciones deportivas. Pero no solo con éstos, sino con los miembros de la prensa del sector, con clubes culturales y con instituciones relaciones con la sana formación de la adolescencia y la juventud.
Por eso es que él se empeña, gestiona y consigue mejorar la ayuda económica a los atletas, entrenadores e inmortales del deporte. Y lo mismo logra en el caso de las subvenciones para los programas de las federaciones, para los campamentos de iniciación deportiva y para los juegos escolares.
Ese accionar, lógicamente, es lo que posibilita el éxito de nuestros muchachos y muchachas en competencias nacionales e internacionales. Todo ha quedado demostrado en los Juegos Nacionales de Monte Plata, en los Juegos de Cartagena y en los Panamericanos de Río de Janeiro.
Y lo que se dice aquí es poco ante las encuestas realizadas que lo colocan como el funcionario más popular del actual gobierno.
LOS ESTADIOS
El debatido caso de las malas condiciones de los estadios donde ese escenifica el torneo de béisbol profesional de invierno, me ha llamado siempre la atención. Y pienso siempre cual sería la mejor forma de mantener esas instalaciones en buen estado físico.
Los que llevamos muchos años ligados al béisbol, hemos presenciado fracasar los patronatos, las administraciones militares y también, como en oportunidades en gestiones anteriores, desde la Secretaría de Deportes, se olvidan de que esas instalaciones están bajo su cargo.
También hemos sido testigos, en oportunidades desde adentro, de que es un “dolor de cabeza” para el Secretario de Obras Públicas, cada vez que les dan una orden, sin presupuesto asignado, de que sean reparados de urgencia los parques de jugar pelota profesional.
Vista y analizada la situación, hago la siguiente proposición.
SUGERENCIA
Qué como Estado Moderno, el nuestro, debe crear un fondo especial para el mantenimiento de las infraestructuras donde se juega el deporte rey.
Esos fondos deben ser asignados, según sus necesidades, a los equipos de béisbol profesional y que sean estos quiénes se encarguen del mantenimiento de los estadios.
Un organismo del Estado, llámese Secretaría de Obras Públicas, de Deportes, o la Oficina Coordinadora de Obras del Estado, previamente debe determinar los costos de un mantenimiento riguroso y continúo en cada instalación y asignar el dinero.
Al siguiente torneo, Escogido y Licey, tienen la responsabilidad de que el legendario estadio Quisqueya, esté en las mejores condiciones. De la misma manera responderán los directivos de los equipos Águilas Cibaeñas, Gigantes del Cibao, Estrellas de Oriente y los Toros del Este.
NO TEMO
No tengo ningún temor de la pulcritud de esos hombres de béisbol. Hago la sugerencia, por la sencilla razón, de que, a quienes más les duelen esas instalaciones es los ejecutivos de cada equipo de béisbol invernal.
Los estadios son sus segundos hogares. Allí están sus oficinas, pasan la mayor parte del tiempo y están ligados a la empleomanía oficial que vegeta en los mismos.
Lanzo la primera piedra sin esconder la mano. Ojala que la sugerencia no caiga en el vacío y que sea madurada por los interesados. ¡Es lo único que aspiro por el bien del béisbol y de las instalaciones, dignas de mejores usos!
OTRO TEMA
Desde el Gobierno se debe respetar las decisiones tomadas por los ejecutivos del béisbol invernal en cuánto al alquiler de los mismos en temporada muerta.
Recuerden los daños que causan diversos espectáculos artísticos, políticos y religiosos, entre otros, que son motados allí. A esos eventos hay que buscarle otros escenarios, que los hay. De lo contrario, a Dios que reparta suerte y apliquemos a este cuento la moraleja de que: “En casa yo soy el jefe y llevo los pantalones”.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Toques