Connect with us

Opinión

Todos los extremos son malos

De no cuadrar la propuesta a los miembros del sindicato, es posible que lleguemos al 4 de julio sin la firma de un nuevo acuerdo para la temporada 2020, evento que de por sí tiene la fiebre alta debido al gran número de contagios dentro de todo el territorio norteamericano

 

 Por George Torres

 

En toda discusión o intercambio de planteamientos entre grupos que en el fondo son asociados pero que buscan un plan para beneficio de ambas partes, lo primero que deben entender sus interlocutores es que alejando las posibilidades también alejan a quienes brindan su apoyo tradicional, conduciendo el evento por un tramo degradante tanto para el presente como para el futuro del mismo.

Los grupos eligen sus respectivos representantes no solo para fungir como auténticos defensores del sector representado, sino para actuar con cabeza fría en un determinado momento, recurriendo a soluciones por encima de las contradicciones antagónicas, de las cuales aprendimos que todo se resuelven a través de la violencia.

Cada proceso deja huellas y se enmarca dentro de la capacidad receptiva de cada quien en aras de un levantamiento de manos conjunta. Ante la solución, no se canta victoria, se respira profundo en el entendido de que todos luchan por el mismo objetivo. A todos favorece o desfavorece el éxito o el fracaso.

En el caso de Major League y el Sindicato de Jugadores, por momentos parece que el camino se estrecha alejando toda posibilidad de un entendimiento. Las ofertas de parte y parte no vislumbran un sendero semi abierto para penetrar en silencio y concluir satisfactoriamente el diálogo. La más reciente presentada por MLB garantiza a los jugadores el cincuenta por ciento del sueldo repartido de manera proporcionar y hasta un 75 por ciento si la temporada se completa.

De no cuadrar la propuesta a los miembros del sindicato, es posible que lleguemos al 4 de julio sin la firma de un nuevo acuerdo para la temporada 2020, evento que de por sí tiene la fiebre alta debido al gran número de contagios dentro de todo el territorio norteamericano.

Los dueños alegan pérdidas millonarias, toda vez que una de sus principales fuentes de ingresos está en la presencia de público en los estadios, algo que por el momento no sería factible. Sin público se pierde, además del ánimo y los gritos de emoción, una importante suma de ingresos que ha sido tomada como base para cambiar acuerdos previamente analizados.

Según lo publicado a raíz de la nueva oferta por parte de MLB, se da como un hecho que el sindicato no está dispuesto a aprobarla. En ese sentido, el juego sigue trancado y no se visualiza un razonamiento lógico que permita desviar la atención hacia un rumbo de negociaciones en las cuales el dinero no sea la base fundamental. Mientras tanto, si usted quiere ver béisbol del bueno siga conectado a los documentales o póngase a jugar “Play Station” para ver si conecta un buen palo con las bases llenas.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Opinión