Connect with us

Opinión

Siempre con la verdad: Tokio: Entre luces y sombras

Los Juegos están al doblar de la esquina. No hay marcha atrás. En Tokio, el sector privado ha asumido el compromiso de dar un nuevo impulso económico al evento, aportando casi el 50 por ciento de la inversión.

Estadio Olímpico de Tokio/ Fuente Externa
Por: Ramón Rodríguez

Hasta donde yo sepa, en el país no se imparte el curso de ‘’desarrollar actitudes premonitorias’’. Sencillamente, todo aquel que posee el difícil don de escuchar, siempre tendrá la capacidad de prever y evitar situaciones engorrosas.

Eso fue lo que les faltó a dos o tres miembros del COD, cuya soberbia le llegó al cielo, y ahora, por más que quieran esconder la cabeza como el avestruz, todo el mundo sabe que ellos han metido el olimpismo dominicano, en un verdadero ‘’bochinche’’, como decía el precursor de la independencia de Venezuela: Francisco de Miranda.

Sin embargo, a pesar de algunas dificultades y de la situación que vive el país, debido a la pandemia del coronavirus, la República Dominicana y el gobierno de Luis Abinader, representado en materia de deportes por el ministro, Francisco Camacho, tienen un compromiso patrio: tener una participación digna en los Juegos Olímpicos de Tokio, programados para iniciar el 23 de julio del 2021.

Los Juegos están al doblar de la esquina. No hay marcha atrás. En Tokio, el sector privado ha asumido el compromiso de dar un nuevo impulso económico al evento, aportando casi el 50 por ciento de la inversión.

El Comité Organizador ha revelado que, sin hacer mención de algunas inversiones de infraestructura, el costo de la justa será, hasta el momento de 12, 600 millones de dólares, de los cuales, los patrocinadores locales, aportarán, más de 6000 mil millones.

Aunque se llegó a hablar de 25 mil millones de dólares, la crisis mundial ha obligado al COI y al Comité Organizador a hacer y rehacer varios presupuestos. El bisturí hizo una prudente operación al presupuesto inicial y los juegos están en marcha con la determinación de hacer una justa memorable, proporcionando alegría, como terapia a un ambiente de tristeza mundial.

El Ministerio de Deportes y el Comité Olímpico Dominicano, tienen un gran compromiso con el país. Vivimos momentos especiales, en los cuales, no se puede despilfarrar los recursos del Estado. Estamos en el deber de asistir orgullosamente a la justa mundial y hacer las cosas ordenadamente y con transparencia absoluta. En tal sentido, lo recomendable es trabajar con el presupuesto de ‘’Tokio 2020’’ y tomar  el bisturí para hacer los recortes de acuerdo a la situación económica que vive la nación.

Los más grandes aliados de Francisco Camacho y Luisin Mejía, serán los de siempre: nuestros insignes atletas. Ellos han sabido en todas las circunstancias, representar la patria con dignidad, integridad y orgullo.

Y, por lo tanto, deben tener todo el apoyo de nuestras autoridades deportivas, pues ellos llevan la luz a esos espacios opacos del deporte que provocan tanto bochinche.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Opinión