Connect with us

Opinión

Siempre con la verdad: Ley de Deportes: cero

A esto hay que añadir la fuerte presión que recibe Luisín Mejía, para que presente su “formal” renuncia. Sé que un grupo de personalidades y empresarios insisten en convencer al líder banilejo para que cumpla su mandato hasta el 2022.

Por Ramón Rodríguez

Cuando la vida nos da la oportunidad de tomar decisiones trascendentales, hay que obrar con sentido de la historia, para luego no arrepentirnos. El deporte dominicano atraviesa, lo que yo he llamado: “’Una asimetría deportiva”.

Es decir, mientras Francisco Camacho y su equipo de técnicos no cesan de trabajar, recibiendo elogios, incluso del mismo presidente Abinader, el Comité Olímpico Dominicano, se mantiene en una lucha grupal a muerte.

A esto hay que añadir la fuerte presión que recibe Luisín Mejía, para que presente su “formal” renuncia. Sé que un grupo de personalidades y empresarios insisten en convencer al líder banilejo para que cumpla su mandato hasta el 2022.

Hay quienes sostienen que Mejía Oviedo será el gran responsable de lo que se presagia pasará en el COD en su ausencia.

Luisín ha perdido el entusiasmo. Se siente traicionado por dirigentes que él llevó de la mano al COD y hoy lo obligan a lanzarse por la ventana, tal y como hizo una vez: Simón Bolívar para salvar la vida.

Hoy más que nunca se necesita una Ley de Deportes sabia, que toque los temas medulares sin temor: evitar que los federados permanezcan 30 y 35 años, definir el estatus de policías y militares en el deporte olímpico. Legislar sobre el rol del Círculo Deportivo de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional con relación al COD.

Esa Ley tiene que ser específica en los conflictos de intereses. Necesitamos una ley justa, equilibrada, con sentido de igualdad. ¿Cuál es el miedo a tocar esos aspectos?
El empresario Manuel Estrella puso el dedo sobre la llaga en la “Cumbre por el Deporte”. Habló de pecados originales de la Ley 356- 05. Conflictos en la repartición de fondos, disparidad entre el COD y Miderec, una inconcebible estructura
por encima del ministro de Deporte, lucha por el derecho al voto.

En fin, una ley desactualizada, según sus palabras. Si a esto le sumamos los señalamientos que ha hecho el editor deportivo del Nacional, Leo Corporán, sobre los retos que tiene el deporte, entonces, no podemos llevar esta ley como caña para el ingenio.

Comparto la responsable posición asumida por Luisin Mejía: hay que comenzar desde cero.
Nadie conoce mejor que Francisco Camacho las debilidades y fortalezas del deporte. Su experiencia como un veterano federado y ahora como ministro de Deportes, le da el aval para opinar con autoridad.

Pienso que la nueva Ley podría ser el gran legado de Camacho, pero tiene que darle
al país, una ley histórica, que sancione cualquier tipo de corrupción, pero hay que comenzar desde cero.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Opinión