Connect with us

Opinión

Siempre con la verdad: El Creso: una bendición

El programa ‘’Creando Sueños Olímpicos”, CRESO, nació con metas definidas, no solo para catapultar el desarrollo deportivo, sino, lograr que esos deportistas, pudieran hacerse profesionales en diferentes disciplinas del saber, como ya ha ocurrido.

3Rph57zb
Por: Ramón Rodríguez

 

El tiempo vuela. Ya han pasado 11 años que don Felipe Vicini, tuvo la genial idea de hacer un gran aporte a su país y qué bueno que lo hiciera a través del deporte y la educación.

Y como la verdad debe siempre florecer, es de justicia significar, que el presidente del Comité Olímpico Dominicano, Luisín Mejía Oviedo, fue una gran fuente de inspiración y confianza para que don Felipe abordara esa proa visionaria que hoy brinda un invaluable valor agregado a la sociedad dominicana.

El programa ‘’Creando Sueños Olímpicos”, CRESO, nació con metas definidas, no solo para catapultar el desarrollo deportivo, sino, lograr que esos deportistas, pudieran hacerse profesionales en diferentes disciplinas del saber, como ya ha ocurrido. Más que decirlo, hay que vociferar: “El CRESO ha sido una bendición para el Ministerio
de Deportes, Comité Olímpico Dominicano, las federaciones deportivas y el país.

Hacer una inversión de casi 100 millones de pesos al año, requiere de grandes niveles organizativos y tener mucha fe en la juventud.

Sé que el señor Manuel Luna Sued, como director ejecutivo de dicho proyecto, ha jugado su rol y, de hecho, tiene la experiencia y la capacidad para que el Creso cumpla su misión histórica en el deporte.

El impacto más contundente de la inversión del CRESO, se apreció en los XXI Juegos Centroamericanos y del Caribe de Mayagüez, 2010.

Ahí logramos dar el gran salto: 31 medallas de oro, 37 plata y 65 bronce, para totalizar 133 y superar las 97 de Cartagena de Indias del 2006.

El deporte dominicano tiene una deuda de gratitud con don Felipe Vicini, las empresas que integran el programa, Luisín Mejía, el siempre recordado Nelly Manuel Doñé y Tony Mesa, quienes impulsaron el aspecto técnico del proyecto en los momentos más difíciles.

Existen válidas preocupaciones en torno al programa del CRESO, luego que ha tomado fuerza la inminente renuncia de Luisín Mejía del COD. Luisín y don Felipe han logrado una gran armonía y juntos han formado una institución sólida, con un legado tangible en beneficio de nuestros atletas de alto rendimiento. Pienso que solamente la unidad de la familia del deporte podría mantener encendida esa luz del CRESO, que ha brindado tanta utilidad social.

Sólo me sale decir, que la vida vale, dependiendo el uso que hagamos de ella. En tal sentido, el Ministerio de Deportes, con el amigo Francisco Camacho a la cabeza, el Comité Olímpico Dominicano y un nuevo liderazgo confiable y capaz, tienen en sus manos, lograr que don Felipe Vicini mantenga el mismo entusiasmo con que se integró en el 2009. Ya lo dije: el tiempo vuela.

 

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Opinión