Connect with us

Opinión

Recuerdos de Cali hace medio siglo

Constituyó aquella competición el primer certamen multidisciplinario de ese tipo para quien suscribe.

Por José Francisco Reinoso Zayas (*)

La Habana, 30 nov (Prensa Latina) El mismo escenario donde hoy atletas de entre 18 y de 21 años desarrollan su primera lid continental, fue la sede de los VI Juegos Panamericanos en 1971: Santiago de Cali, nombre oficial desde 1536.

Constituyó aquella competición el primer certamen multidisciplinario de ese tipo para quien suscribe, entonces con apenas 21 años, pleno de sueños y con la disposición de defender la enseña tricolor al igual que la mayoría de los integrantes de la delegación en las competencias, disputadas del 31 de julio al 13 de agosto.

A diferencia de este magno acontecimiento que comprende deportistas de 41 naciones en 37 modalidades y la disputa de mil 910 medallas, hace cinco décadas participaron 31 países, que intervinieron en 134 pruebas para un total de 596 galardones.

Enseñanzas inolvidables nos dejó la pugna caleña por la entrega de los concursantes en cada instalación y, como ahora, aunque existía determinado número de deportistas con edades por encima de la establecida actualmente, muchas de las figuras de 1971 eran noveles promesas que lograron actuaciones sobresalientes.

Entre ellas, el de mayor trascendencia resultó el triplista pinareño, de apenas 19 primaveras, Pedro Pérez Dueñas, quien asombró al universo tras superar al favorito brasileño Nelson Prudencio, subcampeón olímpico, y estableció registro mundial de Âí17.40 metros!

Noche de gloria para el deporte cubano en el estadio donde se llevó a cabo la inauguración de la nueva competencia este año, el Pascual Guerrero, porque aquel 5 de agosto de 1971 catapultó al nuestro a ser seleccionado el Mejor Deportista Latinoamericano en la encuesta anual de la Agencia Prensa Latina.

También una escuadra con boxeadores establecidos como el ya fallecido Enrique Regüeiferos y Rolando Garbey, plateados en los Olímpicos de México 1968, debutaba con título de Emilio Correa y bronce de Teófilo Stevenson, devenido posteriormente el púgil aficionado más grande de siempre.

En ese contexto se dieron a conocer la velocista Silvia Chivás (tercero en el hectómetro y plata en el relevo 4×100) y las reinas en las modalidades de lanzamientos del disco y la jabalina, Carmen Romero y Tomasa Núñez, en ese orden.

Igualmente, destacaron los voleibolistas con sendos títulos en ambos sexos, entre quienes figuraban novatas de la talla de Nelly Barnet, Ana Ibis Díaz, Mavis Guilarte, Mercedes Roca, Claritza Herrera; y sus compañeros Alfredo Figueredo, Carlos Dilaút,    Lorenzo Martínez, Luis Felipe Calderón y Ernesto Martínez.

Actitud patriótica protagonizaron los baloncestistas cuando un provocador intentó bajar del mástil la bandera cubana, lo que generó una rápida respuesta por parte de todos, con los jóvenes Juan Carlos Domecq, Rafael  Cañizares, Oscar Varona, Juan Roca, Tomás Herrera y Alejandro Urgellés, ganadores del bronce.

Igual estuvieron las veinteañeras Maité Borrero, Sara Cupull, Matilde Charro, Marta Reinoso, Caridad González, Georgina Vázquez y Sonia de la Paz.

Entre otras páginas históricas escritas, además por los peloteros, tiradores, pesitas, veleros, esgrimistas, gimnastas, ciclistas, clavadistas, hockistas, luchadores, polistas, remeros, nadadores y las nadadoras del sincronizado, los futbolistas dieron su modesta contribución al lograr por primera vez la tercera posición.

La actuación tuvo un gran aporte de nuevos jugadores como Carlos Henry Bracha, Andrés Roldán, Carlos Azcuy, José Luís Elejalde, René Bonora y Miguel Rivero, entre otros.

Cali 1971 significó el inicio de la consolidación del deporte cubano a nivel de América pues ascendió por primera vez al segundo lugar de la clasificación por naciones -detrás de Estados Unidos-, con 105 medallas: 30 de oro, 49 de plata y 26 de bronce.

Por esas coincidencias de la vida, como hace medio siglo, ahora en Cali-Valle 2021 se perfilan jóvenes valores con el fin de potenciar el deporte de alto rendimiento en la isla para el futuro inmediato.

Sin dudas, muchos trascenderán en este ciclo olímpico que abarca los Centroamericanos de El Salvador 2022 -será al año siguiente-, los Panamericanos de Chile 2023 y la lid olímpica de París 2024.

Ejemplos de esas estrellas en desarrollo son los canoístas Katherine Nuevo y José Ramón Pelier, las ondinas Andrea Becali y Maité González, los pesista Edisbel Corrales y Marifélix Sarría, los judocas Omar Cruz y Talía Nariño, la clavadista Anisley García y el boxeador Ewart André, por solo mencionar algunas.

(*) Exportero de la selección nacional y expresidente de la Asociación de Fútbol de Cuba.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Opinión