Connect with us

Baloncesto

Qué pasó con Brittney Griner:  Aficionados esperan noticias 

Se cree que Griner, una de las mejores basquetbolistas del mundo, ha sido detenida en Rusia a causa de lo que funcionarios de aduanas describieron como cargos de drogas.

Credit…Michael Hickey/Getty Images

Alanis Thames y

Cuando Brittney Griner está en la cancha de baloncesto, todos lo saben. Con una estatura de 2 metros y 6 centímetros, Griner es más alta que la mayoría de las jugadoras. Atrapa rebotes por encima de los brazos extendidos de sus oponentes y sus compañeras de equipo saben bien cuál es la forma más segura de anotar: pasándole la pelota.

Desde que las Mercury de Phoenix la seleccionaron en el primer lugar del draft en 2013, Griner se ha convertido en una de las jugadoras más dominantes de la historia: siete veces convocada al Juego de las Estrellas, campeona de la WNBA y dos veces ganadora de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos.

Pero en la actualidad, Griner, de 31 años, ha quedado enredada en una disyuntiva geopolítica. En lugar de estarse preparando para la temporada de la WNBA que comienza en menos de dos meses, se cree que está detenida en Rusia a causa de lo que funcionarios de aduanas describieron como cargos por drogas. Hay muy poca información sobre su caso o su estado mientras se desarrolla una guerra en Ucrania.

“Con todos los problemas con Rusia y sus ataques a Ucrania, ¿se ha convertido Brittney en una ficha de negociación política?”, se preguntó Debbie Jackson, entrenadora de baloncesto de Griner en la secundaria. “¿Esto es parte de la política? Para mí casi nada de esto tiene sentido, me resulta difícil creer que esto es lo que realmente sucedió”.

Colin Allred, congresista por Texas, le dijo a ESPN el miércoles que Griner había sido detenida el 17 de febrero y que él estaba colaborando con el Departamento de Estado para que la liberaran. Un vocero del congresista confirmó ese informe.

Griner se encontraba en Rusia jugando en una liga de baloncesto profesional, una práctica común de las jugadoras de la WNBA entre temporadas, ya que en las ligas extranjeras pueden ganar salarios mucho mayores de lo que le pagan sus equipos estadounidenses. Se desconoce la fecha y las circunstancias de la aparente detención de Griner. La WNBA dijo que para el sábado 5 de marzo, ya todas sus jugadoras, excepto Griner, habían salido del país.

Al parecer Griner enfrenta hasta diez años de prisión si es declarada culpable de los cargos de drogas, según las acusaciones de que en su equipaje había cartuchos de vapeo que contenían aceite de hachís. Las autoridades rusas, que dijeron el sábado 5 de marzo que habían detenido a una atleta estadounidense por estos cargos de drogas, no nombraron a Griner, pero la agencia de noticias rusa Tass sí lo hizo.

El lunes 7 de marzo, la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que había visto informes sobre Griner, pero que la ley federal de privacidad impedía que el gobierno de Estados Unidos discutiera sobre la detención de una persona sin su consentimiento por escrito. Los funcionarios estadounidenses han acusado repetidas veces a Rusia de detener a ciudadanos estadounidenses con pretextos.

Los representantes de Griner se han negado a comentar sobre el estado del caso más allá de declarar que estaban trabajando para traerla de regreso a Estados Unidos. La incertidumbre ha causado una oleada de apoyo entre los fanáticos y simpatizantes de Griner, quien es considerada una jugadora innovadora conocida por su imparable bombardeo de clavadas y su posición como una de las atletas gay más destacadas.

Una congresista en Houston, la ciudad natal de Griner, ha exigido su liberación. Las jugadoras de la WNBA han publicado mensajes de “Free Brittney” (“Liberen a Brittney”) en Twitter.

“No hay palabras para expresar este dolor”, escribió el lunes la esposa de Brittney, Cherelle Griner, en una publicación de Instagram dirigida a Brittney. “Me duele, nos duele. Esperamos el día para amarte como familia”.

Griner (42) durante el partido del campeonato nacional de la NCAA de 2012 contra Notre Dame. Griner jugó en Baylor durante cuatro temporadas.
Credit…Justin Edmonds/Getty Images

Griner era una estudiante de primer año de 1,72 metros en el equipo de voleibol de la secundaria Nimitz de Houston cuando Jackson le propuso jugar al baloncesto.

Al principio, Griner se rio ante la idea de probar un deporte que nunca había practicado y del que no sabía casi nada. Pero rápidamente se enamoró de él, dijo Jackson. A ello contribuyó el hecho de que en su último año creciera más de 20 centímetros, hasta los dos metros de altura.

“No era como una persona alta y torpe que tenía que madurar en su cuerpo”, dijo Jackson. “Estaba realmente muy dotada en cuanto a coordinación”.

Griner obtuvo una beca de baloncesto en la Universidad de Baylor, donde durante cuatro años actuó con una combinación de tamaño, habilidad, fluidez y velocidad como ninguna otra jugadora de baloncesto femenino del país. Era capaz de anotar a voluntad bajo la canasta, y sus clavadas en los momentos más destacados la hacían fascinante.

“Nadie puede hacer lo que ella puede hacer”, dijo Nancy Lieberman, la primera mujer que jugó en un equipo profesional masculino, durante la primera temporada de Griner en Baylor. “Ni Cheryl Miller. Ni Lisa Leslie. Ni Candace Parker”.

Griner llevó a Baylor a un récord invicto durante la temporada 2011-12, que los Bears culminaron con una victoria sobre Notre Dame en el partido del campeonato nacional. Ganó tres veces el premio a la jugadora del año de la Big 12 y realizó 18 clavadas en Baylor. Antes de ella, pocas mujeres habían hecho una clavada en un partido universitario.

Griner ha sido una de las mejores anotadoras de la WNBA a lo largo de su carrera. Ha promediado 20,5 puntos por partido en la temporada 2021.
Credit…Cooper Neill para The New York Times.

Las Mercury ficharon a Griner en 2013, con la esperanza de que su llegada rejuveneciera a la franquicia. El cambio fue inmediato al poner a Griner a jugar junto a Diana Taurasi, la máxima anotadora de la historia de la WNBA. Las Mercury llegaron a los playoffs durante la temporada de novata de Griner y ganaron el campeonato durante su segunda temporada. La temporada pasada, la jugadora fue clave para que las Mercury llegaran a las finales de la WNBA, donde perdieron frente a las Sky de Chicago.

“En cuanto a talento, sin duda era una fuerza y sigue siendo una fuerza”, dijo Pamela Wheeler, exdirectora del sindicato de jugadoras de la WNBA. “Creo que todos esperaban que Griner guiara a la liga, lo cual hizo, hacia una nueva era”.

El año en que Griner fue reclutada, la liga cambió de marca, modificando su logotipo y centrándose en la promoción de tres novatas: Griner, Skylar Diggins-Smith y Elena Delle Donne.

Griner parecía encajar bien, con una personalidad atractiva, una buena disposición a reírse de sí misma y una pasión por denunciar el acoso escolar. También se mostró franca respecto a ser lesbiana, algo que se ha vuelto más común en el deporte, en parte gracias a ella.

“Estoy dispuesta a aceptar el reto”, dijo Griner en su momentosobre el hecho de formar parte del cambio de marca. “He cambiado cosas en el baloncesto universitario, supongo que se puede decir, así que estoy dispuesta a ello. Nunca me asusto de nada. Cualquier cosa que me lancen, estoy preparada para ello”.

Mientras elevaba su juego a nivel nacional, Griner también se forjó un nombre en el baloncesto internacional. Ganó dos medallas de oro olímpicas con la selección nacional femenina de Estados Unidos en 2016 y 2021 y comenzó a jugar para equipos en Rusia y China durante los recesos de temporada de la WNBA.

Griner ha jugado durante varios años en el UMMC Ekaterinburg, un equipo profesional de baloncesto femenino de Rusia, durante la temporada baja de la WNBA.
Credit…Erdem Sahin/EPA, vía Shutterstock.

Se presume que casi la mitad de las 144 jugadoras de la WNBA estaban jugando para equipos internacionales durante el receso de temporada, incluidas más de una docena en Rusia y Ucrania. Griner ha jugado para el equipo ruso UMMC Ekaterinburg durante varios años.

“Aunque varias jugadoras también lo hacen por el dinero”, dijo Wheeler, la exdirectora del sindicato de jugadoras, “también lo hacen por amor al juego, para poder seguir jugando y mantenerse en forma”.

El salario base máximo para las jugadoras de la WNBA es de alrededor de 228.000 dólares, pero se sabe que los equipos internacionales pueden llegar a pagar varios cientos de miles de dólares e incluso más de un millón de dólares. En la temporada 2022, Griner tiene previsto ganar un salario justo por debajo del máximo de la WNBA. Con el salario mínimo de la WNBA en alrededor de 60.000 dólares, muchas jugadoras obtienen la mayor parte de sus ingresos jugando en el extranjero.

Pero jugar en el extranjero no es una “oportunidad turística” para la mayoría de las jugadoras, señaló Courtney Cox, profesora asistente de la Universidad de Oregón, quien dijo que viajó a Rusia en 2018 como parte de una investigación para un libro sobre el baloncesto profesional femenino en todo el mundo.

“Existe esta red de susurros de dónde es seguro jugar, en la que las jugadoras comparten información: dónde te pagan a tiempo, dónde te cuidan, los mejores entrenadores, toda esta información”, dijo Cox. “Hay una especie de vínculo traumático, creo, que se produce, cuando juegas en algunos de estos espacios donde podrías ser una de las únicas jugadoras estadounidenses, dependiendo de las políticas de la liga”.

Cuando Rusia invadió a Ucrania el 24 de febrero, las jugadoras de la WNBA que estaban en ambos países huyeron.

Griner besó a su esposa, Cherelle Griner,  en las gradas después de que las Mercury derrotasen a Las Vegas Aces en las semifinales de las eliminatorias de la WNBA 2021.
Credit…Ethan Miller/Getty Images

Jugar en Estados Unidos puede tener sus propios problemas. En sus memorias In My Skin, Griner escribió sobre su paso por la Universidad Baylor, una universidad bautista que tenía una política oficial contra la homosexualidad en aquel momento. En el libro, Griner cuenta que Kim Mulkey, su entrenadora, le advirtió que “mantuviera sus asuntos a puerta cerrada” y le dijo que cubriera sus tatuajes y eliminara las publicaciones de las redes sociales relacionados con su novia o asuntos de la comunidad LGBT.

Pero la Griner que entró a la WNBA exhibió una determinación para demostrar que se sentía cómoda siendo ella misma. Habló sobre ser gay, usó trajes de vestir y corbatines, mostró sus tatuajes y modeló ropa de hombre para Nike como la primera atleta abiertamente gay patrocinada por la marca.

“Se mostró como alguien que simplemente era ella misma”, dijo Amira Rose Davis, profesora asistente en la Universidad Estatal de Pensilvania que se especializa en raza, deportes y género. “Cuando Griner firma con Nike, cuando rechaza los roles de género o cuando sale en portadas, está elevando el poder de las atletas para escribir sus propias narrativas sobre ellas mismas”, agregó.

En mayo de 2015, Griner se casó con la ala-pívot de las Shock de Tulsa, Glory Johnson, solo unas semanas después de que fueran arrestadas por pelear en su casa en Phoenix. La WNBA suspendió a ambas por siete juegos, y poco tiempo después terminaron su relación.

En 2019, Griner se casó con Cherelle, quien también asistió a la Universidad Baylor. En una publicación de Instagram el sábado 5 de marzo, Cherelle agradeció a quienes habían mostrado su apoyo y pidió privacidad “mientras continuamos trabajando para regresar a mi esposa a casa sana y salva”.

Un cartel que dice “Liberen a Brittney” fue visto en el alma mater de Griner, Baylor, durante un partido el sábado.
Credit…Raymond Carlin Iii/USA Today Sports, vía Reuters

Poco se ha dicho públicamente sobre la situación de Griner en Rusia. La agente de Griner, Lindsay Kagawa Colas, se negó a proporcionar detalles. Ni siquiera confirmó si Griner había sido detenida.

Colas dijo a través de un comunicado que estaba “al tanto de la situación” en Rusia y que había estado en contacto con Griner y su “representación legal” allí. “Mientras trabajamos para traerla a casa, su salud mental y física siguen siendo nuestras preocupaciones principales”, dijo Colas.

Jackson, que fue entrenadora de Griner en la secundaria, tiene dudas sobre los cargos.

“Me cuesta creer que Brittney, o cualquier atleta profesional que conozca las leyes de ese país, las normas y diferencias culturales y lo completamente diferente que es el sistema político, haya considerado siquiera poner en su equipaje de mano una sustancia prohibida en ese país”, dijo.

Las peticiones públicas de los funcionarios estadounidenses para la liberación de sus ciudadanos detenidos fuera del país suelen tener poco efecto sobre los captores extranjeros. Estos casos se resuelven con frecuencia a través de la diplomacia entre bastidores, y es posible que los detalles nunca se hagan públicos. Algunos analistas afirman que llevar el caso a la arena política con demandas airadas podría dificultar su resolución y ejercer presión sobre el otro país para que no se considere que ha cedido sin obtener a cambio una victoria clara.

La familia y amigos de Griner solo quieren que regrese a casa. Johnson, su exesposa, publicó un mensaje de apoyo en Instagram.

Cherelle Griner dijo en Instagram que este ha sido “uno de los peores momentos de mi vida”.

“Mi corazón, nuestros corazones, se saltan latidos con cada día que pasa”, dijo.

Lara Jakes y Michael Crowley colaboraron con este reportaje.

Jonathan Abrams es reportero de deportes. @jpdabrams

Via: nytimes.com

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Baloncesto