Connect with us

Opinión

¿Qué es el ‘Barçagate’?

Redes, pagos camuflados y detenciones.

Bartomeu, en el Palau Blaugrana.ENRIC FONTCUBERTA / EFE

La detención del expresidente del FC Barcelona Josep Maria Bartomeusubraya la convulsa situación de la entidad azulgrana y señala del nuevo al que fuese mandatario del club desde 2014 a octubre de 2020. El arresto llega como consecuencia de las investigaciones policiales sobre el Barçagate, la supuesta trama difamatoria que urdió la directiva de Bartomeu a través de las redes sociales contra opositores y algunos jugadores, contratando a una empresa externa (I3 Ventures) a la que se le pagó seis veces por encima del valor de mercado.

¿Cómo se destapó el Barçagate?

La trama salió a la luz el 17 de febrero del año pasado, cuando el programa Què t’hi Jugues, de la Cadena SER, informó de que la directiva de Bartomeu había atacado a través de diferentes cuentas específicas en las redes sociales a personas vinculadas al club y empleados, con el objetivo de desprestigiarlos y reforzar la imagen pública del entonces presidente.

¿En qué consistía?

La empresa I3 Ventures, presidida por el empresario argentino Carlos Ibáñez, orquestó una campaña difamatoria contra las personas que no eran afines a la junta de Bartomeu y generó estados de opinión negativos contra dichas personas. Según la información de la SER, el Barcelona abonaba un millón de euros anuales a esta empresa, aunque la cantidad se dividía en cinco facturas, asignadas a diferentes departamentos del club, para que todas fueran inferiores a 200.000 euros y así los contratos no tuvieran que someterse a la aprobación de la junta directiva.

¿Cuáles eran las cuentas?

Según informó en su día Què t’hi Jugues, la empresa I3 Ventures (especializada en Big Data) gestionaba las siguientes: Més que un club (con 66.000 seguidores), Respeto y Deporte (56.000), Alter Sports (27.000), Sport Leaks (21.000), Justicia y Diálogo en el Deporte (8.500) y Jaume, un film de terror (5.000).

¿Quiénes eran los objetivos?

Al parecer, las acciones de I3 Ventures se concentraron en futbolistas de la actual plantilla como Leo Messi o Gerard Piqué; exjugadores y preparadores como Pep Guardiola, Carles Puyol o Xavi Hernández; personalidades como Joan Laporta (favorito en las elecciones del próximo domingo), Víctor Font (también candidato) o el empresario Jaume Roures; y el canal autonómico catalán TV3.

¿Cómo reaccionó Bartomeu?

El club negó rotundamente cualquier tipo de relación con dicha empresa, en un comunicado en el que aseguraba que sí había contratado una serie de “servicios de monitorización de redes sociales con el objetivo de tener conocimiento, tanto de los mensajes positivos como los negativos, de los que la entidad es el objeto”, así como que el club velaba por “proteger y preservar su reputación. En su comunicado, la directiva exigía además “la rectificación inmediata de las informaciones difundidas”. De la mano, I3 Ventures transmitió otra nota en la que incidía en la falsedad de las acusaciones, y que entonces tenía la responsabilidad del “tracking y monitoreo de todas las redes sociales y canales digitales para dicha institución (el FC Barcelona), con los alcances referidos exclusivamente a su Gestión Reputacional”.

¿Qué consecuencias tuvo esa reacción?

Días después de que saltase el escándalo, Bartomeu anunció que el club rompía su vinculación con I3 Ventures y encargó una auditoría externa a PriceWaterhouseCoopers, que descartó la existencia de una campaña difamatoria. “El Barça contrató a finales de 2017 los servicios de una empresa. Pero ante la confirmación de que una de las cuentas está vinculada a esa empresa (‘Respeto y Deporte’), esta mañana hemos dado instrucciones para rescindir el contrato”, trasladó la entidad. La tensión creció sobremanera entre los miembros de la junta y finalmente dimitieron seis directivos: Emili Rousaud, Enrique Tombas, Josep Pont, Silvio Elías, Maria Teixidor y Jordi Calsamiglia.

¿Cuáles han sido los últimos pasos?

El Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona admitió a trámite la denuncia de la plataforma Dignitat Blaugrana por presunta administración desleal y/o corrupción entre particulares por parte de algunos directivos de la junta de Bartomeu. Posteriormente, los Mossos d’Esquadra, a petición de la jueza que lleva el caso, Adriana Gil, efectuaron un registro a finales de junio en el Camp Nou. Y este lunes, 1 de marzo de 2021, la trama vivió al último giro con la detención de el expresidente Bartomeu, su consejero delegado, Óscar Grau; el jefe de los servicios jurídicos, Román Gómez Pontí; y el asesor presidencial Jaume Masferrer.

Via: elpais.com

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Advertisement

Trending

Advertisement

Opinión

Advertisement

More in Opinión