Connect with us

Archivos de Beisbol de Radhamés Bonilla

¿Oferta envenenada a las Aguilas Cibaeñas?

Nota del Editor: Es una costumbre en todos los deportes ofrecer sumas extra a sus sueldos a los atletas para que redoblen sus esfuerzos y ganen los eventos. En el béisbol profesional es una costumbre en América Latina y en las Águilas, hasta la han exigido los jugadores en oportunidades.

Foto Melvin Mercedes atteriza en el plato
Por Radhamés Bonilla

El Listín Diario publica la información de que el accionista de las Aguilas Cibaeñas Juan Bautista Sánchez Peralta (Juanchy),  le hizo una oferta a los jugadores de 10 millones de pesos, si ganasen el campeonato.

La crónica revela que luego de haber hecho la oferta, el ofertante  retiró la misma.

Que recordemos es la primera vez que en el béisbol dominicano se hace una oferta de dinero  a jugadores de un equipo, a cambio de un resultado, en plena serie semi final.

Aunque no se consumara la oferta, da lugar a analizar este inusual caso, y nos preguntamos:

1ro.) ¿Puede la Liga Dominicana de Béisbol Profesional (LIDOM) hacer caso omiso a este hecho sin precedentes, aun en el caso de que el mismo no se consumó por decisión del propio ofertante?

2do.) ¿Cuál pudo haber sido el propósito o intención real del ofertante a sabiendas de la precedente   confrontación pública con la actual directiva aguilucha?

3ro.) ¿Es racional creer que con esa oferta, el ofertante  pretendía beneficiar a sus rivales accionistas o por el contrario, que él mismo se beneficiaría en algo?.

4to.) ¿Por qué si la oferta era real fue tan rápidamente retirada sin darle tiempo a la directiva a analizarla, responderla adecuadamente  pronunciándose  sobre la misma?

5to.) ¿Hay seriedad en una oferta de esa naturaleza, cuando el dinero ofertado nunca salió de las manos de quien hizo la oferta.

6to.) ¿habrá subestimado el ofertante a los directivos de las Águilas  Cibaeñas creyéndolos capaces de aceptar pura y simplemente semejante tan sospechosa e inusual oferta, sin investigar el por qué de la misma?

7mo.) ¿Debe la Directiva de Aguilas Cibaeñas responder una oferta que nunca le fue hecha oficialmente?

8vo.) ¿ Por qué si la oferta era real y sincera no se hizo por escrito formal? 

9no.) ¿ No se viola la norma de la ética de un torneo organizado por LIDOM cuando una persona accionista de un equipo, en plena serie final, hace una oferta de esa naturaleza? y

10mo.¿ Se habría intentado sorprender a la directiva de Aguilas Cibaeñas, induciéndola al grave error de comprometerse con los peloteros, sin tener en sus manos el dinero ofertado, aun en el caso de que tal oferta no fuere moralmente censurable?

Ante las anteriores interrogantes es mas que pertinente y racional llegar a las siguientes conclusiones:

PRIMERO: La oferta aludida se hizo en contravención de la vieja norma ética que defiende «los mejores intereses del béisbol».  Nada similar oficialmente ocurre en las Grandes Ligas, el supuesto modelo beisbolero al que está adscrito el béisbol dominicano y LIDOM tiene derecho a pronunciarse y fijar una posición, ante un elemento que eventualmente puede afectar y desestabilizar el torneo.  

SEGUNDO: Aun en el caso de que no se violara una norma ética, no se tuvo nunca la intención real de mantener la oferta, como evidencia su rápido retiro.

TERCERO: No resulta  mínimamente creíble que un accionista que aunque sea individualmente mayoritario, hoy no cuenta con la mayoría para dirigir y disponer de las Aguilas Cibaeñas, que él pretendiera beneficiar a sus accionistas rivales. 

CUARTO:  Se ha atentado contra la moral que sostiene la limpieza del espectáculo del béisbol. 

QUINTO: No debe de tenerse por real y sincera  una oferta de esa naturaleza hecha directamente a los peloteros,  en vez de hacerse la propuesta formal a los directivos de Aguilas Cibaeñas, aun en el hipotético caso de que la misma no fuese contraria a la moral y a los mejores intereses del béisbol.

SEXTO: Parece que todo se trató de un ardid o ratonera  enmascarada con  una oferta evidentemente envenenada, que lo que probablemente ha hecho es acrecentar el alejamiento y la desconfianza de los directivos aguiluchos con el ofertante, en vez de conciliar los intereses entre todos.

Es lo que se desprende de los hechos.

Y todo así, hasta que no se demuestre lo contrario.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Archivos de Beisbol de Radhamés Bonilla