Connect with us

Natación

‘Mighty Mo’ comienza su segundo siglo como campeona natación

Al cumplir sus 100 dijo: “Gracias a todos. Gracias a todos”, cantó. “Gracias, amigos de la natación. Gracias a todos”.

Maurine Kornfeld se mete en la piscina para entrenar en el Centro Acuático Rose Bowl. Kornfeld, conocida por su equipo como “Mo”, acaba de cumplir 100 años. (Francine Orr/Los Angeles Times)
 
 

El coro de «¡Feliz cumpleaños!” sonó en la superficie de la piscina, retumbando entre docenas de nadadores, que se balanceaban entre las líneas de los carriles, cada uno de ellos ataviado con un gorro de látex rosa, adornado con rosas blancas y un “100».

 

Maurine Kornfeld se situó en la cubierta del Centro Acuático del Rose Bowl y, sonriendo por encima de sus compañeras de equipo, balbuceó su respuesta: “Gracias a todos. Gracias a todos”, cantó. “Gracias, amigos de la natación. Gracias a todos”.

Kornfeld, una de las nadadoras masters más condecoradas de Estados Unidos, lleva años recibiendo términos superlativos. La “Mighty Mo”, varias veces campeona nacional y poseedora de 20 récords mundiales de grupos de edad, cumplió 100 años el sábado, celebrándolo en la piscina e intentando repetidamente, con un éxito limitado, desviar la atención hacia sus compañeros de cloro.

Sus compañeros se maravillan de las proezas acuáticas de una mujer que no empezó a nadar en serio hasta que cumplió los 60 años. Pero están aún más encantados con Mo, la compañera de equipo y amiga, que reconoce sus vidas, esperanzas y preocupaciones.

 

 

 Susan Gold tiende la mano a su amiga Maurine Kornfeld ante la mirada de otras
Susan Gold tiende la mano a su amiga Maurine Kornfeld después del entrenamiento de natación en el Centro Acuático del Rose Bowl el sábado.

(Francine Orr/Los Angeles Times)
(Francine Orr/Los Angeles Times)

“Es increíble. Siempre está pendiente de los demás y de lo que les importa”, dijo Susan Gold, consultora de relaciones públicas. “Está prosperando de verdad, viviendo de verdad. Parece que está envejeciendo al revés. Es una especie de magia élfica”.

Kornfeld nada con regularidad en piscinas de Glendale y Sherman Oaks, junto con el equipo de masters de Pasadena, por el que compite en encuentros de todo el mundo. Los nadadores de cada una de esas piscinas la reclaman como propia.

“Es como si se hubiera convertido en un gurú de la piscina”, dijo Nancy Niebrugge, una nadadora del Rose Bowl y amiga. Sentada en el jacuzzi después del entrenamiento del sábado a las 6:30 de la mañana, Kornfeld echó la cabeza hacia atrás y se rió.

Kornfeld cree que no hay mejor manera de empezar el día que al amancer. “Me quita las telarañas del cerebro”, dice. Le encanta la sensación de la piscina. “El agua es algo muy sensual”, comenta. Le gusta mucho pasear de espaldas, en particular, mirando al cielo y a los pájaros. Le gustan especialmente sus compañeros anfibios. “Todos tendemos a acercarnos uno al otro”, dice, “quizá porque tenemos las mismas luchas”.

La trayectoria de Kornfeld comenzó en Great Falls, Montana, durante la administración del presidente Warren G. Harding. Su padre tenía una tienda de ropa para hombres y su madre crió a dos niños Kornfeld y a su vivaz hermana.

Los niños de finales de los rugientes años 20 y de la Gran Depresión tenían más libertad. Para la joven Mo, eso significaba viajes frecuentes a la biblioteca, donde alimentó un temprano amor por el aprendizaje, y por las calles de su ciudad natal. En los días en los que no tenían clases, los niños vagaban desde la mañana hasta la puesta de sol. Libres de las miradas entrometidas de sus padres, se dedicaban a sus propias aventuras.

Aunque no era habitual en las mujeres de su época, Kornfeld se marchó a la universidad. En la Universidad de Chicago, la estimulación intelectual no tenía fin.

“Uno se codeaba con algunos de los mejores y más brillantes”, dijo Kornfeld, hace unos años, sobre la universidad que apoyaría durante décadas.

Tras obtener una licenciatura y un máster en trabajo social, se trasladó a Los Ángeles, donde inició una larga carrera como trabajadora social, prestando servicio al Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles y al Centro Médico Cedars-Sinai, entre otros.

Maurine Kornfeld nada la carrera de espalda
Maurine Kornfeld nada a espalda en su centenario. Kornfeld es una campeona de natación que no se dedicó a este deporte hasta la edad de jubilación.
(Francine Orr/Los Angeles Times)

La actividad favorita de Kornfeld durante años ha sido el senderismo, aunque nadaba de vez en cuando. No encontró el camino a la natación en el equipo de Masters -un programa para acuáfilos de todos los niveles- hasta la edad de jubilación. Se unió a él porque ese equipo de la YMCA de Glendale llenaba todos los carriles.

Su primer entrenador tuvo que convencerla para que nadara con la cabeza baja. Pronto, el entrenador Dom Neefe hizo que no solo nadara con la cabeza gacha, sino que participara en las competencias y ganara.

Cuando sus compañeros de equipo le dejaron claro que no dejarían pasar su centenario sin una fiesta, Mighty Mo insistió en un evento discreto.

La entrenadora de natación Cheryl Simmons saluda a Maurine Kornfeld.
La entrenadora de natación Cheryl Simmons sorprende a Maurine Kornfeld con un nuevo gorro de natación.

(Francine Orr/Los Angeles Times)

(Francine Orr/Los Angeles Times)
 Maurine Kornfeld abraza a su amiga en la piscina
Maurine Kornfeld habla con su amiga y compañera de equipo Tanisha Graves durante el entrenamiento de natación.
(Francine Orr/Los Angeles Times)

(Francine Orr/Los Angeles Times)

“Ella no quería un gran alboroto. No deseaba ningún regalo. Absolutamente ningún regalo”, dijo Cheryl Simmons, una compañera de equipo y amiga que pronto asumirá el cargo de entrenadora del equipo Rose Bowl Masters. “Tampoco quería quitarle atención a Chad”.

Chad Durieux, un canadiense de 42 años que ha entrenado al equipo de la Rose Bowl durante 16 años, se traslada a Japón con su mujer y sus dos hijos, un cambio importante para el entrenador y el equipo de 250 nadadores.

“Te dirá que levantes el brazo más alto o que patees más fuerte”, dijo Kornfeld. “Pero su mayor fuerza ha sido tomar esta amalgama de individuos extraños y rudos y formarlos no solo como un equipo, sino como una gran familia extendida”.

Al pasar de los 95 años, los encantos contraintuitivos de “envejecer” empezaron a dar verdaderos dividendos en las carreras. Hablando claro: Kornfeld ha sobrevivido a la mayoría de la competencia. Es una de las nadadoras masters más veteranas de Estados Unidos.

Maurine Kornfeld saluda a Chad Durieux cerca de las piscinas
Maurine Kornfeld saluda a su entrenador de natación, Chad Durieux, antes del entrenamiento de las 6:30 de la mañana en el Rose Bowl Aquatics Center.
(Francine Orr/Los Angeles Times)

(Francine Orr/Los Angeles Times)

Según las reglas de este deporte (para las carreras que se miden en metros), Kornfeld se clasificó para nadar en la categoría de 100 a 104 años a partir del 1 de enero. Al nadar este verano en las pruebas de estilo libre y espalda, se embolsó otros seis récords mundiales.

Kornfeld reacciona con aplomo a los logros y a las aclamaciones que los acompañan.

“No hay ningún tipo de alarde. Ella se limita a decir: ‘He conseguido mi mejor tiempo y he conseguido un récord. Eso está bien’”, dice Durieux. “Es una perspectiva totalmente diferente a la de muchos de los muchachos más jóvenes”.

Si algo ha aprendido en 10 décadas es a no estar demasiado segura de nada. No hace proselitismo, ni siquiera en cuestiones de longevidad.

“No puedo decir que sea algo particular en mí», dijo Kornfeld a la fotógrafa del Times Francine Orr, que se inspiró en Kornfeld para retomar su vida de nadadora. “No puedo decir que sea porque comí Wheaties, o no comí Wheaties o ese tipo de cosas, excepto que he sido muy afortunada”.

Simmons visitó a Kornfeld recientemente en el acogedor bungalow de Hollywood donde ha vivido durante décadas. Estaba segura de que ella no quería regalos ni los necesitaba.

 

La centenaria señaló la abundancia de recuerdos y plantas florecientes que la rodeaban.

“Mira a tu alrededor”, le dijo a su amiga. “Tengo todo lo que necesito”.

Maurine Kornfeld y Lynda Leopold, 73 ríen durante el entrenamiento.
Maurine Kornfeld y Lynda Leopold comparten una sonrisa durante el entrenamiento. Leopold, de 73 años, sobrevivió al tornado de Ruskin Heights en Kansas City en 1957.
(Francine Orr/Los Angeles Times)

(Francine Orr/Los Angeles Times)
 

Maurine Kornfeld se mete en la piscina para entrenar en el Centro Acuático Rose Bowl. Kornfeld, conocida por su equipo como “Mo”, acaba de cumplir 100 años. (Francine Orr/Los Angeles Times)
 
 

El coro de «¡Feliz cumpleaños!” sonó en la superficie de la piscina, retumbando entre docenas de nadadores, que se balanceaban entre las líneas de los carriles, cada uno de ellos ataviado con un gorro de látex rosa, adornado con rosas blancas y un “100».

Maurine Kornfeld se situó en la cubierta del Centro Acuático del Rose Bowl y, sonriendo por encima de sus compañeras de equipo, balbuceó su respuesta: “Gracias a todos. Gracias a todos”, cantó. “Gracias, amigos de la natación. Gracias a todos”.

Kornfeld, una de las nadadoras masters más condecoradas de Estados Unidos, lleva años recibiendo términos superlativos. La “Mighty Mo”, varias veces campeona nacional y poseedora de 20 récords mundiales de grupos de edad, cumplió 100 años el sábado, celebrándolo en la piscina e intentando repetidamente, con un éxito limitado, desviar la atención hacia sus compañeros de cloro.

Sus compañeros se maravillan de las proezas acuáticas de una mujer que no empezó a nadar en serio hasta que cumplió los 60 años. Pero están aún más encantados con Mo, la compañera de equipo y amiga, que reconoce sus vidas, esperanzas y preocupaciones.

 Susan Gold tiende la mano a su amiga Maurine Kornfeld ante la mirada de otras
Susan Gold tiende la mano a su amiga Maurine Kornfeld después del entrenamiento de natación en el Centro Acuático del Rose Bowl el sábado.

(Francine Orr/Los Angeles Times)
(Francine Orr/Los Angeles Times)

“Es increíble. Siempre está pendiente de los demás y de lo que les importa”, dijo Susan Gold, consultora de relaciones públicas. “Está prosperando de verdad, viviendo de verdad. Parece que está envejeciendo al revés. Es una especie de magia élfica”.

Kornfeld nada con regularidad en piscinas de Glendale y Sherman Oaks, junto con el equipo de masters de Pasadena, por el que compite en encuentros de todo el mundo. Los nadadores de cada una de esas piscinas la reclaman como propia.

“Es como si se hubiera convertido en un gurú de la piscina”, dijo Nancy Niebrugge, una nadadora del Rose Bowl y amiga. Sentada en el jacuzzi después del entrenamiento del sábado a las 6:30 de la mañana, Kornfeld echó la cabeza hacia atrás y se rió.

Kornfeld cree que no hay mejor manera de empezar el día que al amancer. “Me quita las telarañas del cerebro”, dice. Le encanta la sensación de la piscina. “El agua es algo muy sensual”, comenta. Le gusta mucho pasear de espaldas, en particular, mirando al cielo y a los pájaros. Le gustan especialmente sus compañeros anfibios. “Todos tendemos a acercarnos uno al otro”, dice, “quizá porque tenemos las mismas luchas”.

La trayectoria de Kornfeld comenzó en Great Falls, Montana, durante la administración del presidente Warren G. Harding. Su padre tenía una tienda de ropa para hombres y su madre crió a dos niños Kornfeld y a su vivaz hermana.

Los niños de finales de los rugientes años 20 y de la Gran Depresión tenían más libertad. Para la joven Mo, eso significaba viajes frecuentes a la biblioteca, donde alimentó un temprano amor por el aprendizaje, y por las calles de su ciudad natal. En los días en los que no tenían clases, los niños vagaban desde la mañana hasta la puesta de sol. Libres de las miradas entrometidas de sus padres, se dedicaban a sus propias aventuras.

Aunque no era habitual en las mujeres de su época, Kornfeld se marchó a la universidad. En la Universidad de Chicago, la estimulación intelectual no tenía fin.

“Uno se codeaba con algunos de los mejores y más brillantes”, dijo Kornfeld, hace unos años, sobre la universidad que apoyaría durante décadas.

Tras obtener una licenciatura y un máster en trabajo social, se trasladó a Los Ángeles, donde inició una larga carrera como trabajadora social, prestando servicio al Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles y al Centro Médico Cedars-Sinai, entre otros.

Maurine Kornfeld nada la carrera de espalda
Maurine Kornfeld nada a espalda en su centenario. Kornfeld es una campeona de natación que no se dedicó a este deporte hasta la edad de jubilación.
(Francine Orr/Los Angeles Times)

La actividad favorita de Kornfeld durante años ha sido el senderismo, aunque nadaba de vez en cuando. No encontró el camino a la natación en el equipo de Masters -un programa para acuáfilos de todos los niveles- hasta la edad de jubilación. Se unió a él porque ese equipo de la YMCA de Glendale llenaba todos los carriles.

Su primer entrenador tuvo que convencerla para que nadara con la cabeza baja. Pronto, el entrenador Dom Neefe hizo que no solo nadara con la cabeza gacha, sino que participara en las competencias y ganara.

Cuando sus compañeros de equipo le dejaron claro que no dejarían pasar su centenario sin una fiesta, Mighty Mo insistió en un evento discreto.

La entrenadora de natación Cheryl Simmons saluda a Maurine Kornfeld.
La entrenadora de natación Cheryl Simmons sorprende a Maurine Kornfeld con un nuevo gorro de natación.

(Francine Orr/Los Angeles Times)

(Francine Orr/Los Angeles Times)
 Maurine Kornfeld abraza a su amiga en la piscina
Maurine Kornfeld habla con su amiga y compañera de equipo Tanisha Graves durante el entrenamiento de natación.
(Francine Orr/Los Angeles Times)

(Francine Orr/Los Angeles Times)

“Ella no quería un gran alboroto. No deseaba ningún regalo. Absolutamente ningún regalo”, dijo Cheryl Simmons, una compañera de equipo y amiga que pronto asumirá el cargo de entrenadora del equipo Rose Bowl Masters. “Tampoco quería quitarle atención a Chad”.

Chad Durieux, un canadiense de 42 años que ha entrenado al equipo de la Rose Bowl durante 16 años, se traslada a Japón con su mujer y sus dos hijos, un cambio importante para el entrenador y el equipo de 250 nadadores.

“Te dirá que levantes el brazo más alto o que patees más fuerte”, dijo Kornfeld. “Pero su mayor fuerza ha sido tomar esta amalgama de individuos extraños y rudos y formarlos no solo como un equipo, sino como una gran familia extendida”.

Al pasar de los 95 años, los encantos contraintuitivos de “envejecer” empezaron a dar verdaderos dividendos en las carreras. Hablando claro: Kornfeld ha sobrevivido a la mayoría de la competencia. Es una de las nadadoras masters más veteranas de Estados Unidos.

Maurine Kornfeld saluda a Chad Durieux cerca de las piscinas
Maurine Kornfeld saluda a su entrenador de natación, Chad Durieux, antes del entrenamiento de las 6:30 de la mañana en el Rose Bowl Aquatics Center.
(Francine Orr/Los Angeles Times)

(Francine Orr/Los Angeles Times)

Según las reglas de este deporte (para las carreras que se miden en metros), Kornfeld se clasificó para nadar en la categoría de 100 a 104 años a partir del 1 de enero. Al nadar este verano en las pruebas de estilo libre y espalda, se embolsó otros seis récords mundiales.

Kornfeld reacciona con aplomo a los logros y a las aclamaciones que los acompañan.

“No hay ningún tipo de alarde. Ella se limita a decir: ‘He conseguido mi mejor tiempo y he conseguido un récord. Eso está bien’”, dice Durieux. “Es una perspectiva totalmente diferente a la de muchos de los muchachos más jóvenes”.

Si algo ha aprendido en 10 décadas es a no estar demasiado segura de nada. No hace proselitismo, ni siquiera en cuestiones de longevidad.

“No puedo decir que sea algo particular en mí», dijo Kornfeld a la fotógrafa del Times Francine Orr, que se inspiró en Kornfeld para retomar su vida de nadadora. “No puedo decir que sea porque comí Wheaties, o no comí Wheaties o ese tipo de cosas, excepto que he sido muy afortunada”.

Simmons visitó a Kornfeld recientemente en el acogedor bungalow de Hollywood donde ha vivido durante décadas. Estaba segura de que ella no quería regalos ni los necesitaba.

La centenaria señaló la abundancia de recuerdos y plantas florecientes que la rodeaban.

“Mira a tu alrededor”, le dijo a su amiga. “Tengo todo lo que necesito”.

Maurine Kornfeld y Lynda Leopold, 73 ríen durante el entrenamiento.
Maurine Kornfeld y Lynda Leopold comparten una sonrisa durante el entrenamiento. Leopold, de 73 años, sobrevivió al tornado de Ruskin Heights en Kansas City en 1957.
(Francine Orr/Los Angeles Times)

(Francine Orr/Los Angeles Times)
Via: latimes.com
 

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Natación