Connect with us

Beisbol

Lo que perderá MLB para siempre con el bateador designado universal

Sí, todavía tenemos al increíble Ohtani, pero no cuenta como lanzador bateador porque es demasiado bueno, al igual que Babe Ruth.

Bartolo Colón, batea un jonrón. Fuente Externa

Por Tim Kurkjian | ESPN

El DH universal, con toda su uniformidad, practicidad y Shohei Ohtani, entristece a algunos de nosotros, porque elimina uno de los elementos subestimados del juego: los lanzadores que batean o no batean, lo que, durante 150 años, ha brindado grandes estadísticas, historias y sonrisas.

Sí, todavía tenemos al increíble Ohtani, pero no cuenta como lanzador bateador porque es demasiado bueno, al igual que Babe Ruth. Son/fueron jugadores de doble vía, como lo es, en un nivel inferior, Michael Lorenzen de los Los Angeles Angels, quien en 2019 se convirtió en el primer jugador desde Ruth en 1921 en conectar un jonrón, obtener la victoria y jugar en el campo en el mismo juego. «Tengo una tarjeta de béisbol en la que solo aparecemos Babe Ruth y yo», dijo Lorenzen. «No hay nada mejor que eso».

Y sí, un lanzador podría batear en 2022 si, digamos, un juego dura 18 entradas, si a un equipo no le quedan jugadores de posición y un jugador de posición se lesiona. Un lanzador tendría que jugar en el campo o batear. Pero para los propósitos de esta historia, los lanzadores nunca volverán a batear en las grandes ligas.

«Lo voy a extrañar», dijo el lanzador de los Nueva York Mets Max Scherzer, al que le encanta batear y correr las bases tanto como cualquier lanzador en el juego. «Me molesta tanto como debería molestarme».

«No lo voy a extrañar», dijo el lanzador de los Atlanta Braves Charlie Morton. «No creo que nadie quiera verme ponchar en tres lanzamientos y caminar de regreso al banquillo 98 de cada cien veces».

«Yo fui un bateador de .088 y siempre he estado a favor de los lanzadores que batean; me encantan las rarezas», dijo el ex lanzador Jim Deshaies, ahora locutor de los Chicago Cubs. «Jon Lester se había ido de 68-0 cuando llegó aquí [con los Cachorros], y luego comenzó a batear. Creo que los lanzadores deberían batear. Creo que es bueno para el juego. Quiero decir, el jonrón de Bartolo [Colón] fue mágico«.

De hecho, así fue. En 2016, Colón, con sobrepeso, subestimado e inolvidable, y a los 42 años, se convirtió en el jugador de mayor edad en batear su primer jonrón de las Grandes Ligas, que representó uno de los viajes alrededor de las bases más lentos y alegres en la historia del béisbol, y desencadenó uno de las celebraciones en el dugout más salvajes que jamás hayamos visto. «Cuando regresamos al dugout, solo estamos Bartolo y yo; todos los demás están escondidos en el túnel», dijo el entonces receptor de los Mets Kevin Plawecki, quien estaba en base en el momento del jonrón. «No sabía qué hacer, ¿abrazarlo de nuevo? Y luego, todos salieron disparados del túnel. Fue increíble. Todos los muchachos del equipo se acercaron y le dieron un gran abrazo. Fue una locura».

Fue una locura. Fue magico. Ahora esa magia se ha ido.

Nunca lo volveremos a ver. Nunca volveremos a ver muchas cosas:

  • Nunca veremos a un lanzador conectar dos jonrones el Día Inaugural, como Madison Bumgarner, el único lanzador en hacer eso, lo hizo en 2017. Adrian Beltre conectó 477 jonrones y Johnny Bench conectó 389, pero ninguno conectó uno el Día Inaugural; Bumgarner acertó dos en el mismo Día Inaugural. El Salón de la Fama le pidió su bate histórico, pero él se negó y dijo: «Soy un lanzador, no un bateador». Bumgarner también conectó dos grand slams en su carrera, lo que le dio tantos como Pete Rose y Derek Jeter en 25,248 turnos al bate combinados.
  • Nunca veremos lo que hizo Rick Wise en 1971: conectar dos jonrones mientras lanzaba un juego sin hits.
  • Nunca veremos a un lanzador robar otra base. Los 34 robos de Wild Bill Donovan son la mayor cantidad en la carrera de un lanzador desde 1900. Red Faber (1915) es el último lanzador en robar tres bases en un juego. Don Newcombe (1956) es el único lanzador en conectar dos jonrones y robar una base en un juego. A principios de la década de 1990, la señal de robo de los Piratas era que el mánager Jim Leyland pusiera una mano en el hombro del entrenador de bateo Milt May. Leyland una vez llamó a May para decirle algo durante un juego y accidentalmente colocó una mano sobre el hombro de May. Brian Fisher, un lanzador que estaba en primera base, pensando que era la señal de robo, saltó a segunda. «Se deslizó y simplemente se tapó», dijo el entonces entrenador de tercera base de los Pirates, Rich Donnelly. «Cuando terminó su deslizamiento, estaba más cerca de la primera base que de la segunda».
  • Nunca veremos una lista de lanzadores tan gloriosa. En 2007, Daisuke Matsuzaka se unió a Cy Young y Babe Ruth como los únicos lanzadores de los Medias Rojas en tener un juego de múltiples carreras impulsadas en la postemporada. Cy Young, Babe Ruth… Daisuke Matsuzaka.
  • Nunca veremos a un lanzador conectar un jonrón dentro del campo, el último hecho por Butch Henry en 1992. Fue el único jonrón de su carrera.

«Mi primera carrera impulsada de mi carrera llegó con una base por bolas con las bases llenas contra David Palmer. Fue dejado en libertad aproximadamente una semana después de eso. Me sentí responsable de eso.»

Ex lanzador Jim Deshaies

  • Extrañaremos el proceso de pensamiento en el plato del lanzador de los Dodgers Julio Urías, quien el año pasado tuvo una carrera impulsada en cinco aperturas consecutivas. Un compañero de equipo dijo: «Urías no puede correr en absoluto. En su primer turno al bate sin nadie en base, pretenderá que no puede batear cierto lanzamiento, como que se queda soñando despierto como solía hacer Manny Ramírez». Luego, más adelante en el juego, con corredores en base, el lanzador cree que puede lanzar ese lanzamiento nuevamente porque Julio no puede batearlo, pero Julio está listo para eso y generar una carrera».
  • Nunca tendremos esta conversación en un camerino de las Grandes Ligas: Chris Dudley de los Nets acertó 1 de 18 desde la línea de tiros libres en un partido de la NBA en 1990. El lanzador de los Padres Bruce Hurst, un gran aficionado al baloncesto y un verdadero buen tirador, pero un bateador con promedio de por vida de .113, dijo: «El equivalente en béisbol sería como irse de 300-1 en el plato… ¡lo cual sería bastante bueno para mí!»
  • Nunca veremos un logro en la carrera como el del lanzador Hoyt Wilhelm, quien conectó un jonrón en el primer turno al bate de su carrera, luego bateó 431 veces más sin volver a conectar otro.
  • Nunca veremos nada que iguale a Dennis Tankersley, quien, en 2002, registró su primera victoria en las Grandes Ligas y conectó su primer jonrón en las Grandes Ligas en el mismo juego, pero jugó dos temporadas más y nunca ganó otro juego y nunca conectó otro jonrón.
  • Nunca tendremos otra pregunta de trivia para competir con esta: ¿Quién es el último bateador ambidiestro de la Liga Americana en ganar el MVP? Vida Blue, lanzador, en 1971.
  • Nunca tendremos al hilarante relevista Larry Andersen, que no es un buen bateador, explicando la temporada (1988) cuando comenzó la misma yéndose de 2-2 diciendo: «Si me voy de 1-1, estoy bateando 1.000, así que si me voy de 2-2, creo que debería estar bateando 2.000. De esa manera, si hago un out en mi próximo turno al bate, mi promedio solo bajaría a 1.500». O que el hilarante entrenador de primera base Jim Frey (entonces con los Orioles) le diga al lanzador Mike Flanagan cuando llegó a la primera base: «Mantén el pie izquierdo en la almohadilla y obtén la mayor ventaja posible con el pie derecho». O que el hilarante ex jugador de cuadro de los Mets, Wally Backman, que no estaba tratando de ser gracioso, diga cuando se le preguntó a quién de los Mets de 2021 en declive querría en el plato en la situación clave, «[Jacob] deGrom».
  • Nunca tendremos una competencia dentro de un cuerpo de lanzadores como la de los Cerveceros de 2021. El entrenador de banca, Pat Murphy, compró una estatua de madera de 4 pies de altura que se le otorgó a cualquier lanzador de los Cerveceros que recibiera una base por bolas sin abanicar su bate. La estatua honoraria se colocaba en el casillero de ese lanzador hasta que el siguiente lanzador lograra la hazaña. «Está en mi casillero ahora», dijo con orgullo el lanzador de los Cerveceros Adrian Houser. «Es muy competitivo. Tan pronto como sucede, la estatua se mueve de inmediato. Podría estar en mi casillero para siempre».
    • Nunca más tendremos esta perspectiva: el lanzador Storm Davis se fue de 16-1 en su carrera en las Grandes Ligas. Cuando le pregunté si era un buen bateador en la escuela secundaria, dijo: «Bueno, bateé .450 en la escuela secundaria. Pero todos batearon .450 en la escuela secundaria». No, Storm, no todos alcanzaban los .450 en la escuela secundaria.
    • Nunca veremos a un ganador del Cy Young con un promedio de bateo más alto que el campeón de jonrones de ese año, como sucedió en 1982 con Steve Carlton (.218) y Dave Kingman (.204).
    • Nunca tendremos a un lanzador conectando un jonrón frente a su hermano, como lo hizo Joe Niekro frente a Phil Niekro. Fue el único jonrón de Joe en 1165 apariciones en el plato en su carrera.
    • Nunca tendremos otra combinación padre-hijo que batee un jonrón como lanzador. En 2021, Ryan Weathers de los Padres pegó un jonrón. Él y su padre, David, se unieron a Jim Bagby Sr. y Bagby Jr., Thornton y Don Lee, Clyde y Jared Wright, y Mel y Todd Stottlemyre. «Estaba consciente de ello», dijo Ryan Weathers. «Pero mi papá anotó dos, así que me hizo pasar un mal rato. Y ahora nunca tendré la oportunidad de empatarlo».
    • Nunca veremos a un lanzador batear un triple. Walter Johnson es el poseedor del récord de lanzadores desde 1900 con 41. Los primeros cuatro Mets en batear un triple a los 40 años fueron, escucha esto, Willie Mays, Moises Alou, Orlando Hernández y Frank Tanana. Los dos últimos fueron lanzadores. Fueron los únicos triples que acertaron en sus carreras. Y Jim Golden en 1962 es el último lanzador de cualquier equipo en conectar dos triples en un juego.
      • Nunca volveremos a tener la discusión sobre el hecho curioso de que es excepcionalmente raro que un jugador de posición batee con la mano derecha y tire con la mano izquierda (Rickey Henderson), pero cada año, un par de docenas de lanzadores (incluidos Randy Johnson, Sandy Koufax y Tommy John) batean con la mano derecha y lanza con la mano izquierda. ¿Por qué? El ex lanzador Terry Mulholland hacía eso. Y explicó: «Debería ser un bateador zurdo, pero tengo cuatro hermanos mayores. Todos batean con la mano derecha. De ninguna manera mi papá me iba a enseñar a batear con la mano izquierda».
      • Nunca tendremos otra escena en el clubhouse como esta: en 1999, el lanzador de los Bravos, John Smoltz, salió corriendo del clubhouse y agarró a un escritor (yo) y dijo sin aliento: «Sé que tengo más bases por bolas [como bateador] que cualquier lanzador activo. Sé que lo hago. Puedes encontrar cosas así. ¿Puedes encontrarlas para mí? Yo hice. Él estaba en lo correcto. Le dije. «¡Lo sabía!» dijo.
      • Nunca tendremos ese momento en el que un lanzador batea en un juego de Grandes Ligas sin haber bateado desde la escuela secundaria. «La mía fue contra Lynn McGlothen en Wrigley Field», dijo el ex lanzador Ed Lynch. «Lanzó tan fuerte que miré hacia abajo y las agujetas de mis zapatos estaban en llamas». Roger Clemens se enfrentó al devastador Dwight Gooden en el Juego de Estrellas de 1986. El primer lanzamiento fue una bola rápida a 97 mph. Clemens le preguntó al árbitro del plato, Bruce Froemming, con incredulidad: «¿Yo lanzo así de fuerte?» Froemming dijo: «Sí, Roger, lo haces». Hizo de Clemens un mejor lanzador porque sabía que nadie podía batear algo lanzado con tanta fuerza.
      • Nunca tendremos un lanzador que establezca un récord de futilidad. El lanzador de los Tigres Eduardo Rodríguez se ha ido de 26-0 en su carrera, por lo que no tendrá oportunidad de romper el récord de las Grandes Ligas establecido por el lanzador Randy Tate (Mets de 1975) para la mayor cantidad de turnos al bate (41) sin hit. El relevista Joakim Soria, que ha disputado 773 partidos y nunca ha tomado un turno al bate, ahora está virtualmente garantizado para romper el récord del lanzador Buddy Groom de 786 juegos sin un turno al bate.
      • Nunca tendremos un lanzador en este exclusivo club: Zack Greinke, quien no habla mucho con entusiasmo, dijo la temporada pasada que estaba ansioso por conectar su próximo jonrón, que habría sido el número 10. Y ahora, no lo hará. También es poco probable que robe otra base, que también habría sido la número 10 y lo habría convertido en el quinto lanzador (con al menos 1,500 entradas lanzadas) desde 1900, y el primero desde Bob Gibson, en tener 10 en su carrera. jonrones y 10 robos en su carrera.
      • Nunca veremos a un lanzador batear como Wes Ferrell, quien conectó la mayor cantidad de jonrones en su carrera como lanzador con 37, 10 más que su hermano, Rick, un receptor que está en el Salón de la Fama. En 1935, Wes Ferrell, entonces con los Medias Rojas, conectó un jonrón de tres carreras como emergente. Al día siguiente, Ferrell conectó un jonrón para dejar tendido al rival y ganar un juego que comenzó. Pasarían 70 años más antes de que los Medias Rojas ganaran juegos consecutivos con un jonrón para dejar tendido al rival.
      • Nunca veremos a un lanzador tan malo en el plato como Daniel Cabrera. Se ponchó en sus primeras 17 apariciones en el plato. Luego conectó un roletazo a primera base contra Chris Volstad. En su siguiente turno al bate, obtuvo una base por bolas contra Hayden Penn. Cabrera se fue de 26-0 con 24 ponches y dos bases por bolas en su carrera. Sin embargo, los lanzadores que aún no pueden batear pueden ejercer presión sobre los lanzadores contrarios. Jim Deshaies, quien tuvo 33 hits en su carrera y 12 carreras impulsadas en 440 apariciones en el plato, dijo: «La primera carrera impulsada de mi carrera llegó con una base por bolas con las bases llenas contra David Palmer. Lo dejaron libre aproximadamente una semana después de eso. Me sentí responsable de eso».
      • Nunca veremos a un lanzador batear como Walter Johnson, quien tiene la mayor cantidad de hits (547) para un lanzador desde 1900. En 1925, Johnson registró el promedio más alto (.433) para un lanzador en una temporada de al menos 50 turnos al bate. Johnson tuvo un promedio de bateo más alto que la efectividad en 12 temporadas, incluyendo 10 años seguidos.
      • Nunca veremos a un lanzador batear como Red Ruffing, quien tuvo 521 hits y 36 jonrones en su carrera, así como un promedio de .269 y un porcentaje de slugging de .389. Como un Yankee, bateó cuatro veces como emergente para el futuro receptor del Salón de la Fama Bill Dickey. De 1928 a 1932, Ruffing bateó .324 en 617 apariciones en el plato, más que 14 futuros jugadores de posición del Salón de la Fama batearon durante ese tiempo.
      • Nunca veremos a un lanzador batear como Jim Tobin, quien bateó .441 (15 en 34) como novato en 1937. El 13 de mayo de 1942, Tobin se convirtió (y sigue siendo) en el único lanzador en batear tres jonrones en un juego: David Ortiz, Gary Sheffield y Rafael Palmeiro conectaron 500 jonrones, pero nunca conectaron tres en un juego. En el primer turno al bate de Tobin en ese famoso día de 1942, el viento aguantó un elevado que fue atrapado en la franja de advertencia en el jardín izquierdo. El día anterior, Tobin había conectado un jonrón como bateador emergente en su único turno al bate. Así que, un lanzador casi conecta un jonrón en cinco turnos al bate consecutivos.
      • Nunca veremos a un lanzador batear como el hermano mayor de George Brett, Ken, quien conectó un jonrón en cuatro aperturas consecutivas, un récord de Grandes Ligas. A George siempre le gustaba decir que Ken era el mejor bateador de la familia. Además, el bateador principal en el equipo de la escuela secundaria de George Brett en su último año fue Scott McGregor, quien lanzaría 13 años en las ligas mayores. «Superé el promedio de George; no lo superé en hits», dijo McGregor. «Después de que firmé [para jugar profesionalmente], fui utilizado como bateador emergente antes de lanzar en un juego. Jugué para Bobby [Cox] durante tres años en las ligas menores. Fui su principal bateador emergente. Pero George me dio elogios cuando fue entrevistado cuando ingresó al Salón de la Fama. Le preguntaron si fue muy buscado en la escuela secundaria. Él dijo: ‘No, todos estaban allí para ver a Scott McGregor'».
    • «No lo voy a extrañar. No creo que nadie quiera verme ponchar en tres lanzamientos y caminar de regreso al banquillo 98 de cada cien veces.»

      El lanzador de los Bravos de Atlanta Charlie Morton

      • Nunca veremos a un lanzador batear como Micah Owings, quien aún posee el récord de jonrones en su carrera en la escuela secundaria del estado de Georgia con 69. Tuvo un porcentaje de slugging de .502 en su carrera y un promedio de bateo de .283 en 205 turnos al bate en las ligas mayores. En 2007, Owings se convirtió en el primer lanzador desde Whitey Ford en 1953 en registrar dos juegos de cuatro hits en una temporada. Pero ni Owings ni Ford tuvieron un juego de cinco hits: el último lanzador en registrar uno de esos fue Mel Stottlemyre, quien se fue de 5-5 y lanzó una blanqueada de dos hits contra los Senators en 1964.
      • Nunca tendremos esta maravillosa combinación de bateo y pitcheo: los últimos lanzadores en batear .300 en una temporada (mínimo 80 turnos al bate) en la que ganaron 20 juegos fueron Catfish Hunter en 1971 y Bob Gibson en 1970.< /li>
      • Nunca volveremos a ver este tipo de producción de lanzadores: en 2009, Chris Carpenter impulsó seis carreras en un juego mientras lanzaba solo cinco entradas, uniéndose a Robert Person (2002) y Vic Raschi (1953) como los únicos lanzadores en el béisbol en la historia en tener más carreras impulsadas que entradas lanzadas en un juego.
      • Nunca veremos a otro lanzador batear un grand slam. En 1966, el lanzador de los Bravos, Tony Cloninger, conectó dos grand slams en un juego. Y cuando Jake Westbrook conectó un grand slam en 2011, los Cardinals se convirtieron en el primer equipo en la historia en obtener un grand slam de un lanzador tres años seguidos. El último grand slam en la historia de un lanzador fue el año pasado por el relevista de los Padres, Daniel Camarena, quien conectó un grand slam ante Max Scherzer de los Nationals. Camarena se convirtió en el tercer relevista en conectar un grand slam en los últimos 70 años, uniéndose a Enrique Romo en 1980 y Don Robinson en 1985. Era la primera vez que Scherzer permitía un jonrón a un lanzador. Fue el primer hit en la carrera de Camarena. Es el primer lanzador desde 1900 en batear un grand slam en su primer hit. «Todavía no parece real», dijo Camarena. «Son cosas de Disney. Cuando era niño, vi mucho la película ‘Rudy’. Me sentía como Rudy. Pensé que me volaría las puertas, pero terminó como si estuviera golpeando una bola contra mi hermano. Si es el último [grand slam golpeado por un lanzador], me aferraré a ese para siempre».
      • Nunca tendremos esta hermosa estadística: Joaquín Andújar lanzó 2,153 entradas en su carrera y Gary Peters lanzó 2,081 entradas, y ninguno de los dos permitió un grand slam. Pero cada uno conectó uno.
        • Nunca tendremos otro día como el 13 de mayo de 2021. El lanzador de los Bravos Huascar Ynoa conectó un grand slam, la segunda apertura consecutiva que conectó jonrón. El mismo día, en su primer turno al bate en béisbol profesional, el lanzador de los Medias Blancas Dylan Cease se fue de 3-3, lo que significa que había registrado un juego de tres hits esa temporada antes Mookie Betts o DJ LeMahieu(entre muchos otros jugadores de posición). La última vez que un lanzador conectó un grand slam y otro lanzador conectó tres hits en el mismo día (y el lanzador tuvo que lanzar ese día, no como emergente) fue en 1950 cuando Erv Palica conectó un grand slam y Ned Garver conectó tres hits. También en 2021, el lanzador de los Gigantes Kevin Gausmany el lanzador de los Bravos Max Fried cada uno tuvo una carrera impulsada. La última temporada en la que dos lanzadores primarios lograron una carrera impulsada fue en 1994 con Mike Stanton y Darren Dreifort.
        • Nunca tendremos un juego como el 16 de abril de 2021. En la 12ª entrada contra los Padres, el lanzador de los Dodgers David Price conectó un elevado de sacrificio, la segunda carrera impulsada de su carrera. La pelota fue atrapada por el lanzador Joe Musgrove, quien había lanzado un juego sin hits siete días antes. Musgrove tuvo que jugar en el jardín izquierdo cuando trajeron al segunda base Jake Cronenworth para lanzar. Fue la primera vez que un lanzador le pegó una pelota a un lanzador de posición desde el 30 de septiembre de 1984, cuando Shane Rawley elevó al jardinero izquierdo Don Robinson en la tercera entrada. Era el último juego de la temporada y Robinson, un buen lanzador, abrió en el jardín izquierdo. «Durante tanto tiempo, quise tener la oportunidad de jugar en el campo; siempre mantengo mis zapatillas puestas en caso de que tenga que batear como emergente, correr como emergente o jugar en una posición», dijo Musgrove. «Cuando llegué al jardín izquierdo, las luces eran mucho más brillantes de lo que pensé que serían, no era como tirar elevados a las 5 en punto durante las prácticas de bateo. Luego, con nuestro intermedista lanzando, un lanzador conectó un elevado para mí. Me habría enojado mucho si no hubiera estado listo para eso».
      • Recuerdos MLB: El primer y único cuadrangular de Bartolo Colón en su carrera

        El 7 de mayo de 2016, Bartolo Colón conectó el primer y único bambinazo en su carrera en Grandes Ligas, en uniforme de los New York Mets, ante los San Diego Padres.

        • Nunca más veremos a un lanzador utilizado como bateador designado. En 1988, el mánager de los Yankees, Billy Martin, usó al lanzador Rick Rhoden como su designado en un juego contra los Orioles. Rhoden bateó séptimo en el orden, por delante del campocorto Rafael Santana y el receptor Joel Skinner, quienes no estaban contentos de estar bateando detrás del lanzador, ni tampoco los jugadores de posición que comenzaron el juego en la banca. «Era mi mejor opción hoy», dijo Martin. Rhoden conectó un elevado de sacrificio en la segunda entrada. En aquel entonces, se le atribuyó la carrera impulsada ganadora del juego.
        • Nunca tendremos el final de una carrera como bateador como la de Max Scherzer. Es un buen bateador para un lanzador: un promedio de bateo de .168 en su carrera con un jonrón, 30 carreras impulsadas y tres bases robadas sin que fuese puesto fuera en intento de robo. Pero el año pasado, en su última temporada en la que bateó, se fue de 59-0. Los únicos jugadores en la historia de las Grandes Ligas que han tenido una peor temporada sin hits son, lo adivinaste, los lanzadores: Bob Buhl, quien se fue de 62-0 en 1962, y Bill Wright, quien se fue de 61-0 en 1950.

          «Me vuelve loco terminar de esa manera», dijo Scherzer, quien dijo que no le pedirá al mánager de los Mets, Buck Showalter, que lo deje batear como emergente para potencialmente terminar con su racha de 59-0. «Mira, disfruté bateando, pero tengo mi jonrón, tengo mis bases robadas, tengo mis carreras impulsadas. Entonces, estoy bien».

        • Via; ESPN.com
1 Comment

1 Comment

  1. Jose Alberto Diaz Reyes

    abril 2, 2022 at 1:40 am

    Mi saludo cordial. Con respecto a la polemica beisbolera sobre «el uso o no del bateador designado o el pitcher como bateador» una solucion que satisface todas las partes puede ser «que la alineacion de bateo sea de 8 bateadores en lugar de la tradicional de 9 (o sea, eliminar el 9no turno al bate)» pues de esta maera se logra SIMULTANEAMENTE eliminar el uso del bateador designado y evitar que el pitcher tenga que batear. Seria interesante polemizar al respecto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Beisbol

A %d blogueros les gusta esto: