Connect with us

Al Bat

La dimensión del beisbol

Y si los dos primeros relevos estuvieron más que efectivos, ¿por qué moverlos?

Por Jesús Alberto Rubio

Se veía llegar el triunfo 14 de Julio Urías tras dejarle el 4-0 a los relevos a partir de la sexta…pero ya vimos lo ingrato de lo sucedido.

Hay dos preguntas claves:

1.- Si Julio estaba OK… ¿por qué no darle más innings?

2.- Y si los dos primeros relevos estuvieron más que efectivos, ¿por qué moverlos?

Así, llegaría a la loma “el maloso” de la película y bye bye triunfo 14.

Ocurrió algo semejante por los Mets:

Si Edwin Díaz en su episodio –el noveno– tuvo el total control de los Dodgers… ¿por qué su mánager trajo al siguiente un sustituto?

Estoy hablando de Edwin Díaz, preciso y aclaro con toda autoridad de lo que él representa sobre el montículo.

Por ello, me sonreí al ver esa decisión para la décima y rápido le dije a mi vástago: “verás que Will Smith le pegará jonrón”… ¡y así sucedió!

Qué beisbol estamos viendo hoy con tanta “estrategia” de pitcher que no tiran más allá de la séptima –o de la quinta—y el continuo movimiento de los relevistas, aunque éstos tengan gran efectividad y control del enemigo.

Qué dimensión.

Ahora, por demás interesante el siguiente tema retroalimentativo/vinculante, como seguimiento en Al Bat sobre qué hay con los peloteros de antaño y los de hoy.

 

Humberto García

 

Difiero totalmente con Bernabé López Padilla; no se trata de honor o pundonor. Ningún pitcher de antaño podría mantener el mismo ritmo en estos tiempos; en los últimos 50 años todos los cambios han sido para favorecer al bateador, desde la reducción de la altura de las lomas, el BD, estadios más cortos, pelotas más voladoras, mejores bats, cascos, guanteletas, resinas, etc.

La respuesta de Bernabé López:

Humberto: ciertamente el beisbol ha cambiado. Antes bateábamos sin casco en la cabeza y todas las protecciones que se ponen ahora y el receptor no se blindaba como hoy.

Los corredores que querían anotar carrera medio mataban al cátcher y ahora éste ya no puede bloquear el home plate.

Antes los pitchers no sabían a qué velocidad tiraban, ni cuántos lanzamientos hacían y se molestaban si el manager los sacaban. Hoy, “encantados” de que así suceda.

 Hablo de los que cobran por jugar –antes los pitchers jugaban otras posiciones cuando no les tocaba lanzar y si lo hacían y el manager lo requería de la lomita se iban a otra posición.

Había amor por la franela.

Antes los peloteros no tenían las atenciones médicas de hoy, ni las prestaciones que les dan; todo era muy rustico.

Le pregunté a Memo Luna que opinaba sobre el beisbol de antes y el de hoy y me dijo que era más difícil el de antaño en muchos aspectos.

En cuanto a que los pitchers de antes no aguantarían el ritmo del presente, creo que los de hoy son los que no aguantarían el modus vivendi del ayer y resultan más fregones los de antes.

Y viene Humberto García:

Bernabé: es más nostalgia que realidad; el beisbol es más competitivo y competido en la actualidad. Antes era un deporte muy limitado y las carencias de calidad trataban de suplirlas con entrega.

Las personas mayores nos aferramos a nuestros tiempos, pero el desarrollo del beisbol es tan evidente como el del teléfono fijo con los celulares; aquellos duraban mucho, pero éstos tienen más y mejores funciones.

¿Por qué los pitchers hacen menos lanzamientos y duran pocas entradas y sus carreras son más cortas?

Se lo diré, sin que por favor se fije en la repetición que hago del adverbio comparativo más:

Su loma para impulsarse es más baja; su zona de strike está más reducida; la bola está diseñada para volar más; los estadios son con campos más cortos; bardas más bajas y diseñadas para favorecer a los bateadores de poder.

Los bats han sido modificados; las guanteletas tienen mayor y mejor agarre; proliferan resinas que les dan más resistencia a los bats.

A los pitchers ni resina los dejan usar; cero substancias para su labor; el pitcheo se ha modificado para prevalecer, como instinto de supervivencia, donde al final vuelven a tener la ventaja, por el hecho de que nunca podrá cambiar que el lanzador tenga el control de la pelota.

Otro punto que ha hecho la labor más complicada es la llegada del BD, que le dio más poder y velocidad al juego, aunque también apoyó un poco la labor del pitcher.

¿Qué tal…?

Cerremos con lo de hace dos días en cuando al Juego “Campo de los Sueños”:

Juan Carlos Torres Mendívil: viéndolo por tv y vídeos se eriza la piel inclusive hasta un nudo en la garganta por detener las emociones; ahora imagínate ser unos de los acaudalados privilegiados en vivirlo en vivo la ceremonia previa al partido, simplemente rebasa todas las expectativas.

Bernabé López: Todo muy al estilo Hollywood desde la presencia de Kevin Costner y el final me pareció preparado pues no hubo cohetes cuando los homeruns de Yankees y en el final de película sí; qué casualidad.

Anda pues.

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Al Bat