Connect with us

Olímpicos

Huellas de Allyson Felix antes del renacer olímpico

Poseedora de nueve preseas -seis de oro y tres de plata- bajo la silueta de los cinco aros, la esprínter mantuvo en secreto su estado de gestación «por miedo a arriesgar su carrera», según relató luego de dar a luz en 2018 a Carmyn, hoy su principal fuente de inspiración.

Allyson Felix con su pequeña hija antes de una competencia/ Fuente Externa.

Por Jhonah Díaz González, enviado especial

Tokio, (Prensa Latina).- La estadounidense Allyson Felix enfrenta los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 como un símbolo de lucha contra la desigualdad de género y las injusticias que rodean a las madres deportistas.

A sus 35 años, Felix ya no es aquella adolescente con rostro angelical que debutó en el atletismo de Atenas 2004 y ahora su imagen de perfil en Facebook deja al desnudo parte de su cuerpo y exhibe la cicatriz del proceso quirúrgico al que sobrevivió tras esconder un embarazo y sufrir un parto prematuro.

Poseedora de nueve preseas -seis de oro y tres de plata- bajo la silueta de los cinco aros, la esprínter mantuvo en secreto su estado de gestación «por miedo a arriesgar su carrera», según relató luego de dar a luz en 2018 a Carmyn, hoy su principal fuente de inspiración.

Especialista en 200 y 400 metros planos, con 11 títulos universales en una trayectoria profesional que frisa las dos décadas, «Pata de gallina», como la conocen, corrió sobre el tartán dos veces en junio, cuando tenía ocho y nueve semanas de gestación.

Ella protagonizó ese silencio cómplice porque sabía el «precio» de la maternidad en sus condiciones y estuvo a punto de pagarlo después de aquel precioso 28 de noviembre de hace tres años, ya con la pequeña de apenas 1.559 kilogramos al nacer en sus brazos.

El 1 de agosto de 2019, en el clasificatorio de su país para el Mundial de Doha, Qatar, Felix compitió sin patrocinador, porque la compañía Nike no aceptó las solicitudes de garantías por maternidad e intentó echarla a un lado pese a su estatus y ser una de las atletas norteamericanas más queridas.

En pleno proceso de recuperación, la marca deportiva decidió ofrecerle un contrato un 70 por ciento más bajo que el anterior y ello obligó a la recién estrenada madre a acelerar su retorno a las superficies sintéticas.

«He sido una de las deportistas más comercializadas por Nike, si yo no puedo asegurar estas facilidades, ¿quién podrá?», espetó por aquellos días al diario The New York Times, justo antes de tomar auge una batalla que ganó -cual carrera- en julio de 2019.

Esas fueron semanas peliagudas debido a que diversas atletas unieron sus voces contra las posturas discriminatorias de las empresas contra la mujer deportista que cumple su deseo de ser madre.

Ante tal tesitura, Felix entendió todo: «Las atletas tenemos demasiado miedo de decir públicamente que si tenemos hijos corremos el riesgo de que nuestros patrocinadores nos recorten el salario durante nuestro embarazo y después».

Su lucha hizo cambiar las políticas contractuales de la empresa. «Si la atleta queda embarazada, Nike no puede aplicar ninguna reducción relacionada con el rendimiento por un período de año y medio, comenzando ocho meses antes de la fecha del parto», explicó en una nota de prensa fechada el 12 de agosto de 2019.

Tras aquellos incidentes, Allyson Felix no ha vuelto a ser la misma: obtener medallas dejó de ser su propósito principal, en cambio, levantar la voz ante la injusticia devino práctica habitual, y empoderar a las mujeres es la muestra más sincera de cómo comprende el mundo.

A pocos días de iniciar un viaje al óvalo de 400 metros en sus quintos Juegos Olímpicos, la velocista más laureada de los mundiales es representada por Athleta -línea que no patrocinaba a profesionales-, y lanzó hace un mes Saysh, una marca «ideada para visibilizar el estilo de vida de las mujeres del siglo XXI».

Felix también encuentra en los medios de comunicación y las redes sociales espacios para dar voz a los indefensos: «Nunca subestimes el poder de tu capacidad para crear un cambio», repite en sus perfiles.

Postear en Facebook, además, es una de sus prácticas más habituales y es ahí justamente, en el territorio virtual, donde puede verse la herida de la cesárea urgente que dejó huellas y marcó su pasado, presente y futuro.
mv/jdg

Click to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Boletín

Recibe nuestro boletín en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Trending

Opinión

More in Olímpicos